MENSAJE DEL 25 DE FEBRERO DE 2021 EN MEDJUGORJE, BOSNIA-HERZEGOVINA

“¡Queridos hijos! También hoy Dios me ha permitido estar con ustedes para invitarlos a la oración y al ayuno. Vivan este tiempo de gracia y sean testigos de esperanza, porque les repito, hijitos: con la oración y el ayuno incluso las guerras pueden ser suprimidas. Hijitos, crean y vivan en la fe y con la fe este tiempo de gracia; mi Inmaculado Corazón no abandona a ninguno de ustedes en el desasosiego si recurre a mí. Intercedo por ustedes ante el Altísimo y oro por la paz en sus corazones y por la esperanza en el futuro. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Message 25 February 2021

“Dear children! God has permitted me to be with you also today, to call you to prayer and fasting. Live this time of grace and be witnesses of hope, because I repeat to you, little children, that with prayer and fasting also wars can be suppressed. Little children, believe and live this time of grace in faith and with faith; and my Immaculate Heart does not leave any of you in peacelessness if you have recourse to me. I intercede for you before the Most High and I pray for peace in your hearts and for hope for the future. Thank you for having responded to my call.”

Messaggio 25 febbraio 2021

”Cari figli! Dio mi ha permesso di essere con voi anche oggi per invitarvi alla preghiera e al digiuno. Vivete questo tempo di grazia e siate testimoni della speranza perché, vi ripeto figlioli, con la preghiera e il digiuno anche le guerre si possono respingere. Figlioli, credete e vivete nella fede e con la fede questo tempo di grazia e il mio Cuore Immacolato non lascia nessuno di voi nell’inquietudine se ricorre a me. Intercedo per voi davanti all’Altissimo e prego per la pace nei vostri cuori e per la speranza nel futuro. Grazie per aver risposto alla mia chiamata.”

Botschaft 25 Februar 2021

„Liebe Kinder! Gott hat mir erlaubt, auch heute bei euch zu sein, um euch zum Gebet und Fasten aufzurufen. Lebt diese Zeit der Gnade und seid Zeugen der Hoffnung, denn ich wiederhole euch, meine lieben Kinder, dass mit Gebet und Fasten auch Kriege abgewehrt werden können. Meine lieben Kinder, glaubt, und lebt im Glauben und mit dem Glauben diese Zeit der Gnade; und mein Unbeflecktes Herz lässt keinen von euch in Unfrieden, wenn er bei mir Zuflucht sucht. Vor dem Allerhöchsten halte ich Fürsprache für euch und bete für den Frieden in euren Herzen und Hoffnung für die Zukunft. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid!“

Message 25 février 2021

“Chers enfants! Dieu m’a permis d’être avec vous encore aujourd’hui pour vous appeler à la prière et au jeûne. Vivez ce temps de grâce et soyez témoins d’espérance car, je vous le répète, petits enfants, par la prière et le jeûne, même les guerres peuvent être repoussées. Petits enfants, croyez et vivez ce temps de grâce dans la foi et avec foi ; et mon Cœur Immaculé n’abandonne aucun de vous dans l’inquiétude si vous avez recours à moi. J’intercède pour vous devant le Très Haut, je prie pour la paix dans vos cœurs et l’espérance dans l’avenir. Merci d’avoir répondu à mon appel.”

Poruka 25 veljača 2021

„Draga djeco! Bog mi je dopustio da i danas budem s vama, da vas pozovem na molitvu i post. Živite ovo vrijeme milosti i budite svjedoci nade, jer ponavljam vam, dječice, da se molitvom i postom i ratovi mogu suzbiti. Dječice, vjerujte i živite u vjeri i s vjerom ovo vrijeme milosti, a moje Bezgrješno srce ne ostavlja nikoga od vas u nemiru ako se meni utječe. Zagovaram vas pred Svevišnjim i molim za mir u vašim srcima i nadu za budućnost. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.“

© CHILDREN OF MEDJUGORJE – 17 DE febrero DE 2021

Para ver el boletín de febrero de 2021 de  © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 17 de febrero de 2021  

Sor Emmanuel

Fray Marinko Sakota – «En la escuela de la Virgen»

Las palabras de Fray Marinko Sakota, párroco de Medjugorje, sobre «La Escuela de la Virgen» con motivo del Congreso on line organizado junto con el Centro alemán los días 30 y 31 de enero de 2021.

Fuente: http://www.centromedjugorje.org

CUARESMARIO MARIANO DIGITAL

Devocional Cuaresmario Mariano en formato digital.

COMPRAR AQUÍ

Un devocional para conocer las distintas apariciones de la Virgen y rezar en la Cuaresma para prepararte bien para la Pascua.

Con la compra del devocional nos ayudas en la evangelización.

Fuente: http://www.uncuraenlasredes.com

Llegó intrigado a Medjugorje en plena guerra: se quedó, se hizo católico y se convirtió en fraile

Peculiar historia del protestantismo al catolicismo y a una nueva orden religiosa

La vida de John Boughton ha dado muchas vueltas. El ahora fraile franciscano de la Renovación, una orden de reciente creación y muy centrada en la evangelización, era en el pasado un joven protestante. Mientras estudiaba Medicina llegó a sus manos un libro sobre Medjugorje, un lugar que además estaba situado en medio de un complejo conflicto bélico. Pero decidió ir hasta allí, donde experimentó una fuerte conversión que le llevó al catolicismo y más tarde a la vida religiosa.

En el canal de Fruits of Medjugorje, este fraile cuenta todo su proceso de conversión y el papel que la Virgen María tuvo en él.

Oí hablar de Medjugorje por primera vez en otoño de 1991 y fui por primera vez en febrero o marzo de 1992, entonces tenía 28 años y estudiaba Medicina”, relata el ahora fraile.

Todo comenzó cuando un amigo suyo también protestante vio la conversión al catolicismo de otro amigo, y sobre todo, el cambio que había dado su vida. Él quería su paz.

Así, John cuenta que se encontraba con su amigo Robert hablando y éste le dijo: “John, no sé qué hacer, pero el cambio es tan radical en Jeff… y me ha dado este libro sobre Medjugorje. Léelo y dime lo que piensas”.

Aunque eran amigos de toda la vida, e incluso de niños habían sido monaguillos juntos en la iglesia episcopal, nunca habían hablado de religión hasta ese momento. Una vez que lo había leído su amigo preguntó a John qué le parecía aquello de Medjugorje. “Le dije que tenía que ser una de estas tres cosas: era del diablo, estaban locos o tenía que ser real”.

Y allá que fueron a comprobarlo, aunque en realidad descartaban que todo fuera obra del diablo o de la locura de los videntes.

Era 1992 y la guerra ya sacudía la entonces Yugoslavia. Y como John estudiaba Medicina decidió llevar también suministros médicos en sus maletas hasta Belgrado y de allí hasta Sarajevo y Medjugorje. Iban con un grupo de carismáticos de Texas y el norte de México.

Uno de los primeros signos incluso antes de llegar a Medjugorje se produjo cuando fueron acusados de contrabando de medicamentos e iban a ser llevados a prisión. Pero John asegura que pudo percibir la fuerza del Rosario que el grupo con el que iba estaba rezando para que pudieran ser liberados. Finalmente, el jefe militar les soltó y les dejó continuar.

“Esa fue la primera experiencia sobre el poder del rosario. Llegamos a Medjugorje después de un par de días y de otras historias, y fue una experiencia increíble ver lo que hace el rosario y encontrarnos con la Virgen porque como protestantes no conocíamos a Nuestra Señora”, asegura.

Debido a la guerra eran el único grupo de peregrinos que había en Medjugorje. Y allí no sólo pudo conocer en profundidad a la Virgen, sino también otro elemento que le era muy ajeno y le fascinó: la Adoración al Santísimo.

“A pesar de la guerra, era un lugar muy pacífico y se notaba la diferencia”, cuenta. Y así fue cómo preguntó a Dios qué quería que hiciese con su vida. “Finalmente firmé un cheque en blanco con Jesús y dije: ‘está bien Señor, haré lo que quieras, incluso… y pensé en la cosa más loca que se me ocurrió, incluso me convertiré en franciscano en Bosnia, no sé quienes son, no sé lo que hacen, acabo de conocer a uno, pero yo lo haré si tú quieres”. No sabía que todo lo que allí dijo se acabaría cumpliendo

Entonces –recuerda John- “la paz descendió sobre mí en ese momento y aunque no pensaba en convertirme en franciscano, con el tiempo al regresar a casa después de esa peregrinación me di cuenta a través de la dirección espiritual que estaba verdaderamente llamado a dejar mi vida en manos del Señor, pero todavía no estaba convencido con la Iglesia Católica”.

Pero sentía esa llamada al catolicismo y a la vida religiosa. Primero tuvo que dejar a su novia y luego supo que los recién convertidos no pueden ingresar en la orden al menos hasta dos años después.

“Por la Providencia de Dios y a través de la mano de Nuestra Señora pasé ese tiempo, la mayor parte de estos dos años, en Medjugorje dirigiendo convoyes de ayuda durante la guerra con St. David’s Relief Foundation, por lo que estuve bajo la tutela del padre Svet y el padre Slavko durante casi dos años aquí”, relata.

Sus dos primeros años como católico los pasó en la iglesia de Santiago de Medjugorje. Según recuerda John, “fue algo hermoso porque podía ver literalmente día a día, a veces varias veces al día, los frutos del cielo y el infierno, uno al lado del otro. Dejábamos el pequeño y pacífico Medjugorje y llegábamos más allá de Mostar hasta Zenica y Tuzla, puntos alrededor y más allá de Sarajevo y veíamos los frutos del infierno” provocados por la guerra.

“No tenía idea de lo que se suponía que era la vida religiosa desde adentro, no tenía concepto formado de nada de eso, pero sabía en mi corazón que estaba llamado a ser un fraile. Me invitaron a unirme a la Provincia franciscana en Medjugorje, me sentí honrado por esa invitación, pero también sabía en mi corazón de alguna manera que tenía que regresar a EEUU”, relata.

Cuando la guerra empezó a remitir en 1995 y su ayuda ya no era tan necesaria supo que tenía que regresar y preguntó al padre Svet, “¿dónde debo ir?”. Y este religioso le habló por primera vez de ese “pequeño y extraño grupo de frailes en el Bronx”. Se trataba de los Franciscanos de la Renovación, la orden a la que ahora John pertenece.

“Mi teoría es que Medjugorje tiene el carisma de que Nuestra Señora está dando órdenes de marcha para sus tropas y colocándolas alrededor del mundo para poder hacer lo que Dios quiere, ser luces del amor de Jesucristo en una época muy oscura”, señala.

Por ello el fraile John asegura que “necesitamos estar activos, necesitamos salir, necesitamos proclamar la verdad y el amor, las cosas que Nuestra Señora nos invita a hacer. Son herramientas con un objetivo en mente, hacer espacio para Jesucristo, para que se coloquen en el primer lugar en nuestros corazones para que individualmente podamos, de cualquier manera que el Espíritu Santo nos inspire a hacer, salir y traer esa luz de Cristo a otras personas”.

Fuente: http://www.religionenlibertad.com

Mons. Henrik Hoser – «Medjugorje como modelo de la nueva evangelización para el mundo»

Tras la celebración del Congreso on line del Centro Alemán, que ha tenido lugar entre los días 30 y 31 de enero de 2021, reproducimos el vídeo con las palabras de Mons. Henryk Hoser, Visitador apostólico de la parroquia de Medjugorje en relación al lema principal de este evento: “Medjugorje como modelo de la nueva evangelización para el mundo”, que ha sido seguido por más de 4.000.000 de personas en todo el mundo.

Fuente: http://www.centromedjugorje.org

MENSAJE DEL 25 DE ENERO DE 2021 EN MEDJUGORJE, BOSNIA-HERZEGOVINA

“¡Queridos hijos! En este tiempo los invito a la oración, al ayuno y a la renuncia, para que sean más fuertes en la fe. Este es el tiempo del despertar y del renacer. Así como la naturaleza se da, también ustedes, hijitos, piensen en todo lo que han recibido; sean portadores alegres de la paz y del amor para que estén bien en la tierra. Anhelen el cielo, porque en el cielo no hay tristeza ni odio. Por eso, hijitos, decídanse de nuevo por la conversión y que la santidad reine en su vida. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Message 25 January 2021

“Dear children! I am calling you at this time to prayer, fasting and renunciation, that you may be stronger in faith.This is a time of awakening and of giving birth. As nature which gives itself, you also, little children, ponder how much you have received. Be joyful bearers of peace and love that it may be good for you on earth. Yearn for Heaven; and in Heaven there is no sorrow or hatred. That is why, little children, decide anew for conversion and let holiness begin to reign in your life. Thank you for having responded to my call.”

Messaggio 25 gennaio 2021

”Cari figli! In questo tempo vi invito alla preghiera, al digiuno ed alla rinuncia affinché possiate essere più forti nella fede. Questo è tempo di risveglio e di rinascita. Come la natura che si dona anche voi figlioli, riflettete su quanto avete ricevuto. Siate portatori gioiosi della pace e dell’amore per star bene sulla terra. Anelate al Cielo perché nel Cielo non c’è né tristezza né odio. Perciò, figlioli, decidetevi di nuovo per la conversione e la santità regni nella vostra vita. Grazie per aver risposto alla mia chiamata.”

Botschaft 25 Januar 2021

„Liebe Kinder! Ich rufe euch in dieser Zeit zum Gebet, zum Fasten und zum Verzicht auf, damit ihr im Glauben stärker seid. Dies ist die Zeit des Erwachens und des Gebärens; so wie die Natur, die sich hingibt, denkt auch ihr, meine lieben Kinder, wie viel ihr empfangen habt. Seid frohe Träger des Friedens und der Liebe, damit es euch wohl ergehe auf Erden. Sehnt euch nach dem Himmel, und im Himmel gibt es weder Trauer noch Hass. Deshalb, meine lieben Kinder, entscheidet euch von neuem zur Umkehr und möge die Heiligkeit in eurem Leben die Herrschaft übernehmen. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid!“

Message 25 janvier 2021

“Chers enfants ! Je vous appelle en ce temps à la prière, au jeûne et au renoncement pour vous rendre plus forts dans la foi. Ceci est un temps de réveil et de mise au monde. Comme la nature se donne, vous aussi petits enfants, réfléchissez à tout ce que vous avez reçu. Soyez de joyeux porteurs de paix et d’amour pour être bien sur la terre. Aspirez au ciel, or au ciel il n’y a ni tristesse ni haine. C’est pourquoi, petits enfants, décidez-vous à nouveau pour la conversion et que la sainteté se mette à régner dans votre vie. Merci d’avoir répondu à mon appel.”

Poruka 25 siječanj 2021

‘Draga djeco! Pozivam vas u ovom vremenu na molitvu, post i odricanje da biste bili jači u vjeri. Ovo je vrijeme buđenja i rađanja. Kao priroda koja se daje, i vi, dječice, razmišljajte koliko ste primili. Budite radosni nositelji mira i ljubavi da bi vam bilo dobro na zemlji. Žudite za nebom, a u nebu nema tuge ni mržnje. Zato, dječice, iznova se odlučite na obraćenje i neka svetost zavlada u vašem životu. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.”

MENSAJE EXTRAORDINARIO DADO POR LA VIRGEN A IVÁN EL 21 DE ENERO DE 2021

«Queridos hijos, mi Hijo, muchas veces en el Evangelio, dice estas palabras: “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo los haré descansar, les daré fortaleza.” También hoy los invito, queridos hijos: vayan a Él, encuéntrenlo, decídanse por Él y vayan con Él hacia el futuro. De ese modo, estarán seguros y protegidos, porque el mundo de hoy no puede darles seguridad ni paz, solo Él puede hacerlo. De manera especial los invito, queridos hijos, a perseverar en la oración. Yo, su Madre, oro por todos ustedes e intercedo ante mi Hijo por todos ustedes. Gracias, queridos hijos, por haber respondido hoy a mi llamado.»

MENSAJE DE MONS. HENRIK HOSER, DAD0 EN MEDJUGORJE EL 18 DE ENERO DE 2021

Desde Medjugorje, Mons. Hoser envía un importante mensaje a los peregrinos de Estados Unidos, que bien puede aplicarse a lo que se está viviendo en distintos países del mundo. Al pie del texto encontrarán el link del audio de su alocución (en francés, subtitulada en inglés)

MENSAJE DE MONS. HENRIK HOSER, DAD0 EN MEDJUGORJE EL 18 DE ENERO DE 2021

[una lectura magistral de los signos de los tiempos]

Queridos peregrinos de los Estados Unidos, me dirijo a ustedes desde Medjugorje, lugar al que aman y visitan con frecuencia en tiempos normales.

Se viven tiempos difíciles a causa de la pandemia, no solamente en los Estados Unidos y otras partes del mundo, sino también aquí en Medjugorje por el reducido número de peregrinos debido a las restricciones de movilidad impuestas por el régimen sanitario mundial. Aquí, como ustedes saben, veneramos a la Santísima Virgen, Reina de la Paz. Paz que queremos proclamar también a todos, a quienes están cerca y a quienes se encuentran lejos.

Podemos comparar el tiempo que vivimos con un acontecimiento muy grave expresado en el Evangelio. Después de la muerte del Señor, el mundo quedó sumergido en las tinieblas, como nos lo relatan los evangelistas. De la misma forma, cuando Jesucristo, el Hijo de Dios, el Hijo del Hombre, que ha sido enviado para salvarnos, muere en el corazón de los hombres, esos corazones se llenan de tinieblas. Así también, el mundo que suprime a Jesús de su vida se sumerge en las tinieblas. Tenemos que vivir este tiempo de prueba e interpretarlo como un signo de los tiempos.

Dios que es el Señor de la historia, que es el dueño de nuestra vida presente, quiere darnos signos para que los interpretemos. Uno de ellos es: “Sin mí, no pueden hacer nada”. Por lo tanto, debemos aferrarnos a su presencia en nosotros y en nuestro alrededor, para disipar las tinieblas y dirigirnos hacia la luz. Él nos trae luz. Como dice el cántico de Zacarías: Él es el sol que viene de lo alto. Y tenemos tanta necesidad hoy en día de este sol.

Les dirijo este mensaje para que vivan inteligentemente su situación en los Estados Unidos, utilizando la inteligencia del corazón. Quisiera formularles un presagio: si Estados Unidos se compromete a encausar su vida hacia el desarrollo y la protección de la vida humana en todas las etapas de su existencia, se salvará. Si la política los impulsa hacia la negación del valor de la vida humana, contribuirá a incrementar las tinieblas que nos atemorizan.

Estamos llamados a ser testigos y a proclamar en el mundo la esperanza, esperanza que proviene de Dios. Porque Dios nos aguarda en el futuro. Él nos espera en el tiempo por venir y no en el pasado. Y vamos hacia Él para vivir lo que nos ofrece: la paz con Dios y con todos los hombres. Comenzando por los que están más cerca de nosotros, hasta alcanzar a los más alejados.

Que este tiempo, en el que esperamos tiempos mejores, los fortalezca en la fidelidad y el valor para transitar los momentos difíciles de su vida, y que la Virgen María, Reina de la paz, los bendiga, los proteja y los ame sin límites.

Dios los bendiga.

Mons. Henrik Hoser

© CHILDREN OF MEDJUGORJE – 18 DE ENERO DE 2021

Para ver el boletín de enero de 2021 de  © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 18 de enero de 2021  

Sor Emmanuel

MENSAJE EXTRAORDINARIO DADO POR LA VIRGEN A IVÁN EL 16 DE ENERO DE 2021

«Queridos hijos, también hoy quiero animarlos a que renueven los mensajes que les doy, a que vivan mis mensajes. En este tiempo de gracia, quiero llamarlos a que abran sus corazones, especialmente en sus familias. Vivan, oren y trabajen. Gracias, queridos hijos, por haber respondido hoy a mi llamado.»

Vídeo del momento de la aparición

Entrevista deL Padre Livio a Marija con motivo del mensaje del 25 de diciembre de 2020

Livio: Queridos amigos, ahora tenemos en directo a Marija de Medjugorje que nos dará el mensaje de la Reina de la Paz de hoy 25 de diciembre 2020. ¡Buenas tardes Marija!

Marija: ¡Buenas tardes padre Livio! Un afectuoso saludo a todos los oyentes de Radio María y les deseo a todos una feliz y serena Navidad. Hoy, como cada 25 de mes, la Virgen nos ha dado el mensaje, pero esta vez de manera especial ya que la Virgen ha llegado con el Niño Jesús en brazos. Además hoy es una fiesta muy especial porque ha nacido nuestro Salvador. El mensaje que la Virgen nos ha dado hoy es el siguiente:

“¡Queridos hijos! Les traigo al Niño Jesús que les trae la paz, Él, que es el pasado, el presente y el futuro de su vivir. Hijitos, no permitan que se apaguen su fe y la esperanza en un futuro mejor, porque han sido elegidos para ser testigos de esperanza en cada ocasión. Por eso estoy aquí con Jesús para que los bendiga con Su paz. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Livio: Marija, entonces hoy ha sido una aparición especial porque la Virgen llevaba consigo al Niño Jesús.

Marija: Así es. La Virgen ha venido con el vestido dorado con el Niño Jesús en brazos y sobre todo con gran gozo como cada año. Les he ofrecido toda la situación que estamos viviendo y he pedido a la Virgen y al Niño Jesús que nos libren de esta pandemia para poder, en la libertad y con esperanza ir hacia un futuro mejor. Cuando la Virgen ha terminado el mensaje se ha quedado en silencio y yo, siguiendo las palabras del mensaje, he aprovechado para pedírselo. La Virgen ha dado Su bendición, en cambio el Niño Jesús no se ha movido ya que es un niño y miraba a su Madre que lo llevaba en brazos. El Niño Jesús miraba a Su Madre con tanta ternura, es una escena bellísima. Es muy conmovedor porque puedes ver la ternura de Dios a través de este Niño en brazos de su madre. La Virgen estaba muy guapa, estaba tan tierna, ¡era el Paraíso!

Livio: ¿La Virgen miraba también a Jesús?

Marija: Sí, primero lo ha mirado a Él, después a mí y luego me ha dado el mensaje. Pero el Niño Jesús miraba a la Virgen no a mí.

Livio: Jesús aparece como un recién nacido, ¿pero tenia los ojos abiertos?

Marija: Sí, recién nacido, pero en algún momento abría los ojos para mirar a la Virgen, con una carita tan, tan bonita que te daban ganas de llorar de la emoción. Es que se trata de una ternura a la cual nosotros no estamos acostumbrados. La verdad es que cada vez vemos menos recién nacidos, al menos aquí en Italia, que parece que se haya vuelto la tumba para muertos y no la cuna para la vida. A menudo ruego a la Virgen para que nos dé la vida a través de tantas nuevas familias con muchos hijos. Una vez, la Virgen dijo a Mirjana que no debíamos tener miedo a tener muchos hijos porque cada hijo es una bendición para la familia. En nuestro tiempo ya no se cree en esa bendición, por eso no nacen niños. Nuestros gobiernos no hacen nada para las familias numerosas. Pidámosle al Señor que mueva nuestro corazón. Además, ahora con el problema del Covid, se tiene miedo a tener hijos, se piensa que no se puede sobrevivir con los hijos dado que en vez de ser una bendición, se cree que son solo una preocupación.

Livio: Nosotros deberíamos, como lo hace el Niño Jesús, tener nuestra mirada fija en la Virgen, mirarla como lo hace Él, con el mismo amor.

Marija: Exactamente. Nosotros debemos fijar nuestros ojos en la Virgen y seguir adelante con la esperanza tal como nos ha dicho esta tarde. Con la esperanza y la paz que nos trae el Niño Jesús para un futuro mejor. Ahora, tenemos miedo del futuro, pero no debemos permitir que se apague esa esperanza. Roguemos pues para que muchos que no tienen fe, la puedan adquirir para poder confiar en el futuro. Me acuerdo que, al principio de las apariciones en Medjugorje, la Virgen nos dijo que fuéramos a confesarnos y a felicitar a nuestros amigos y vecinos y que nos deseáramos la paz. Fue muy bonito ver cómo se pedían perdón unos a otros y se abrazaban después de tantos años. La Navidad, es esa vida nueva que la Virgen nos dice. Nosotros somos cristianos y debemos demostrarlo con los hechos para ser reconocidos como tales. Personas que aman, que perdonan, que comparten, que oran, que se sacrifican, pero con alegría. La Virgen nos dice que con el ayuno y la oración, incluso las guerras podemos alejar. Ayer ofrecimos a la Virgen la novena de Navidad porque cada uno de nosotros ofreció algo (ayunos, pequeños o grandes sacrificios, etc…) para la salvación de la humanidad y la Virgen, con una sonrisa, lo aceptó contenta diciendo que no nos íbamos a arrepentir. Yo creo que cualquier sacrificio que hagamos no se desvanece en el aire, sino que la Virgen lo acoge y nos lo devuelve con el bien para nuestra vida espiritual y para bien de toda la humanidad.

Livio: Dime Marija, La impresión que he tenido de este mensaje, como también con el de Jakov, es que en estos momentos en que la humanidad se ha puesto en el lugar de Dios, la Virgen reafirma con fuerza que Jesús reina cuando dice: “Él es el pasado, el presente y el futuro de vuestro vivir.” Este es un mundo que quiere preparar un futuro sin Dios, pero la Virgen dice que no es así. Nuestro futuro es Jesús, ya que Él reinará, Él vencerá.

Marija: Sí, cierto. Tantas veces veo que los mismos sacerdotes tienen un comportamiento de buenismo que no es acertado. Nosotros cristianos no debemos ser tan permisivos y aceptar o justificar cualquier cosa por una falsa misericordia. Debemos ser fuertes en nuestras decisiones, con nuestro testimonio, con todo lo que hacemos. Debemos ser fuertes en la fe, pero también amorosos, como lo es la Virgen con toda la humanidad. Por esto Dios le ha permitido estar entre nosotros para guiarnos y ayudarnos. Yo creo que ahora estamos viviendo la vida de un desierto, todos encerrados en casa, con toque de queda, etc., pero este desierto es también una preparación por los cuarenta años de la presencia de la Virgen entre nosotros. Tomémoslo como una invitación del Cielo. Nos habíamos acostumbrado demasiado bien, no le temíamos a nada, habíamos tomado el lugar de Dios, en cambio la Virgen nos dice que pongamos a Dios en el lugar de Dios. Muchas personas con las que he hablado me han dicho que en este tiempo su vida espiritual había vuelto a despertar, y yo les digo que eso es gracias a Dios, porque ya no tenemos que correr de un lado a otro sino que ahora tenemos tiempo para pensar en Dios. También ahora, en la época de Navidad, ya no hay tanta disponibilidad para comprar regalos porque tenemos miedo de entrar en las tiendas, tenemos miedo del virus, y al quedarnos en casa podemos aprovechar esta oportunidad para rezar más, para vivir este desierto que nos aproxima al aniversario de los 40 años de la presencia de la Virgen entre nosotros.

Livio: Marija, permíteme hacer una observación acerca del mensaje recibido por Jakov. He notado que en ambos mensajes, hoy, aparece la palabra “futuro”. En el mensaje de Jakov, la Virgen habla del futuro en el sentido de un desánimo por parte de nosotros, una pérdida de esperanza. En cambio me parece que estamos en un tiempo en el que la Virgen está realizando su plan, y nosotros deberíamos ayudarla con esperanza y con vigor.

Marija: No se trata solo de esto, sino también que nosotros debemos estar seguros de ello, de que la Virgen es la mujer del futuro que ha venido entre nosotros. Ella ve lo que nosotros estamos viviendo, y nos ha dicho que su Corazón Inmaculado triunfará. Para ello, debemos creer y obrar.

Livio: Marija, Ella dice que no debemos permitir que se apaguen nuestra fe y nuestra esperanza. Estamos viviendo un momento de auténtica tentación. Muchos corren el riesgo de ceder al mal, y ahora es el tiempo de la vigilancia y de la resistencia.

Marija: Yo no creo que estén cediendo al mal, sino que están dormidos. Están como perdidos entre tantos entretenimientos, como niños con un juguete nuevo. Creo que mucha gente está perdida en asuntos que no son importantes, que solo son materiales, mientras la Virgen nos dice que no tenemos que permitir que la fe se apague, ni que se desvanezca la esperanza en un futuro mejor. Ahora vivimos días tras día porqué no confiamos en el futuro, pero en realidad el futuro será tal y como queramos nosotros mismos. Puede ser un futuro de general o de soldado raso. La Virgen nos está llamando a estar en primera línea, a ser testimonios, a ser alegría para los demás, a vivir la vida en lugar de sobrevivir. La Virgen nos pide que seamos agentes activos en la construcción de un mundo mejor. Y nosotros, con lo que transmitimos, somos parte de este mundo mejor. Me acuerdo que quedamos sorprendidos cuando la Virgen, el día después de la muerte del padre Slavko, nos dijo que nuestro hermano acababa de nacer en el Cielo. Hoy, de manera especial, la Virgen nos pide que recemos por nuestros difuntos, ya que muchos pasan del purgatorio al paraíso. Nosotros quedamos sorprendidos por las palabras de la Virgen porque el padre Slavko era uno de nosotros: era un sacerdote, era un hermano, era un amigo, y pensábamos que tendría que pasar por una purificación. En cambio, igual que con el ladrón crucificado al lado de Jesús, todo el mundo tiene esta posibilidad. Nosotros también , aunque seamos pecadores, aunque estemos alejados, tenemos la posibilidad de volver a Dios; sobre todo hoy mismo, ante la ternura del Niño Jesús y de su Madre, que hoy también nos ha repetido que nos quiere, que nos ama, que está entre nosotros para ayudarnos y guiarnos hacia la santidad.

Livio: Según tu opinión, Marija, ¿cómo estamos viviendo este tiempo de prueba? Un día la Virgen dijo que puede ser un tiempo de purificación o también de endurecimiento de los corazones. ¿Cómo lo estamos viviendo?

Marija: Hay muchas personas que viven este tiempo en la oración. Hay muchos grupos de oración, muchas pequeñas iniciativas que están brotando, no en la iglesia como se hacía antes, cuando se reunían grupos de oración del estilo de Medjugorje, también en salones, centros deportivos, etc. Ahora son más bien reuniones familiares, y esto es bueno porque es lo que la Virgen ha ido pidiendo ya desde el inicio de las apariciones. Ella pedía que los primeros grupos de oración fuesen en familia, una familia en la que se reza juntos. Creo verdaderamente que todo esto es una bendición, ya que no es fácil rezar en familia, puesto que nuestros hijos podrían decir que predicamos bien pero no actuamos de la misma manera. En cambio, en este momento, tenemos necesidad de actuar conforme a la oración, hacia nosotros mismos y hacia el prójimo, hacia nuestros amigos o nuestros vecinos. Dar testimonio es una obra fundamental. En nuestro ámbito restringido, hacer grandes cosas.

Livio: Marija, estamos viviendo un momento muy difícil ya que la misma Virgen nos ha revelado que nuestras vidas corren peligro, y lo mismo le pasa a la Tierra donde vivimos. El peligro es que las almas están enfermas y se dirigen hacia una muerte espiritual. La gente va perdiendo ilusión. Me acuerdo que cuando hubo la caída del Comunismo, la Virgen avisó que tuviéramos cuidado en no pensar que Dios no sea lo suficientemente poderoso para llegar a realizar lo que ha decidido. Así que debemos confiar en que Dios, incluso en los momentos más difíciles, lleva siempre a cabo su proyecto.

Marija: ¡Por supuesto! La Virgen, en cuanto mujer, y mujer de futuro, como mujer que ve mucho más que nosotros, porque Ella ve desde el cielo, sabe que nosotros podemos cambiar este futuro, sabe que podemos transformar el mal en un bien, y si Ella dice “no permitáis”, nosotros no lo permitiremos, porque nosotros rezamos, mantenemos viva la esperanza en una vida futura mejor, no solamente para nosotros y para nuestros hijos, sino para todos, incluidos aquellos que no creen, aquellos que no aman, aquellos que no rezan y no adoran a Jesús. Nosotros somos más, somos aquellos que testimonian, que aman, que adoran, que rezan; esta es nuestra vida. Porque, sobre todo a partir de cierta edad, se vuelve mucho más simple hacer experiencia de Dios. Es muy fácil hablar de Dios, porque estamos enamorados, y ese perfume de Dios sale de tu corazón, de tu actitud, y con tu vida te conviertes en ejemplo para los demás. Nos convertimos en la esperanza, en el perfume de Dios para los demás. Es parecido a lo que experimentan las monjas de clausura. Ellas también son mujeres de Dios, y son humanas. Ellas también tienen sus más y sus menos, pero están consagradas a Dios, rezan, aman, se confiesan, intentan mejorar día tras día. En este tiempo de Navidad se nos llama a la confesión, ya que nunca es tarde. Así que, vamos a la iglesia, a mirar a Jesús, a san José, a la Virgen. Vamos a la iglesia a rezar a la Sagrada Familia, para que nuestras familias sean como ellos.

Livio: Hoy en día, para resistir a las tentaciones, a este clima de ateísmo imperante, es necesario estar enamorados de Dios, estar enamorados de Jesucristo, ya que en caso contrario acabamos arrasados. Para ello, es necesario encontrarle cada día en la oración.

Marija: Es verdad. Además, la oración es como un bombón: cuando empiezas a comerlo, seguirías sin parar. Lo mismo con la oración: cuando empiezas a rezar, seguirías sin parar. También en el mensaje de hoy, la Virgen nos dice que somos elegidos. En el profundo del alma, creo que esto es un privilegio que el Señor nos está dispensando. No somos personas cualesquiera, somos especiales: especiales a los ojos de Dios, especiales a los ojos de la Virgen. Por esto la Virgen nos está llamando, para que nuestras almas perciban esa fuerza que hace de nosotros unos elegidos. Nosotros los humanos no somos como una flor o como un animal, sino que somos algo más. Nosotros somos criaturas elegidas por Dios para crear un futuro mejor y para dar testimonio. Testimoniar la esperanza, testimoniar que Dios es amor, es paz, es luz, es el Espíritu Santo que nos está guiando hacia las alturas de la vida espiritual.

Livio: Marija, una última pregunta. En pocos días entraremos en el año 2021 y nos acercaremos al 40 aniversario de las apariciones de la Virgen en Medjugorje. ¿Qué hay que esperar de ello?

Marija: Siempre digo que la Virgen está con nosotros, nos está guiando, nos está amando, y una persona que se siente amada no tiene ningún temor.  Y nosotros somos amados por Dios, amados por la Virgen, amados por el Cielo.  Con valor, vamos adelante, recemos y seamos alegres. Seguramente, en nuestras vidas no todo es alegría, también hay muchas dificultades materiales, hay muchos que han perdido el trabajo, hay muchos que están preocupados por su futuro; pero este es el año de san José, y él se preocupaba por sacar adelante a su familia, para alimentar a Jesús y a María con su trabajo de carpintero. Ellos vivieron una vida sencilla, y creo que esta pandemia nos ha llevado a considerar las cosas en su esencialidad, a vivir una vida sencilla. Cuando llegue nuestro momento, cuando falleceremos, ¿qué nos llevamos al Cielo? No nos llevaremos mil abrigos o mil zapatos o mil otras cosas, no nos llevaremos nada de todo eso. Miremos de librarnos de tantas cosas que son superfluas, y apostemos por lo esencial. Apostemos por lo que cuenta, y la Virgen nos lo repite siempre: pensad en las cosas del Cielo, y lo demás nos lo dará el Señor. En cada situación, incluso en esta situación de dificultad, creo que deberíamos adoptar una mirada más larga en perspectiva, una mirada como la de Dios. La providencia ya pensará en nosotros, Dios pensará en nosotros. Consagremos nuestras familias, y obtendremos beneficios, encontraremos las soluciones. Hay tantas familias que viven en la confusión: debéis tener valor y humildad, y empezar a rezar juntos. Ya veréis como se solucionan incluso las situaciones más difíciles. Si no tenéis trabajo, rezad a san José, y ya veréis que el trabajo llegará. Sobre todo en este año especial dedicado a san José, vamos a darle la oportunidad de actuar.

Livio: Marija, me gustaría terminar esta entrevista tal y como la empezamos, o sea con los ojos del Niño Jesús. Leí que en las primeras Navidades de las apariciones, en la Navidad de 1981, el Niño Jesús os miró, a vosotros los videntes.

Marija: Sí. Nos miró varias veces, y otras veces estaba mirando a su Madre con ojos enamorados. Yo le pido que yo también esté cada vez más enamorada de Ella, para que pueda ser cada vez más el reflejo de la Virgen, en este mundo que tiene tanta necesidad de la ternura y del amor de Dios. En esas Navidades a las que te refieres, nosotros éramos unos niños, unos jóvenes, y el Niño Jesús nos miró y nos guiñó el ojo y luego se amagó bajo el manto de la Virgen, en su pecho. Pero antes de amarse, nos miró y nos guiñó el ojo, en una actitud de complicidad, de simpatía, así que empecemos a guiñar el ojo a todos los demás, y el padre Slavko nos regañaba porque decía que no teníamos que guiñar el ojo a las personas. Pero el sentido por parte del Niño Jesús era el de demostrarnos que tenía nuestro mismo corazón, nuestra misma actitud. Fue bellísimo, un acto de ternura y de complicidad hacia nosotros. Y ahora acabemos con la oración.

Livio: Gracias Marija por recordarnos esa anécdota.

Traducción del italiano a cargo del equipo de www.virgendemedjugorje.org

Fuente: Radio María Italia

«Frutos de Medjugorje» – Magnus MacFarlane-Barrow: ‘Mary’s Meals es un fruto de Medjugorje’

Fuente: http://www.centromedjugorje.com

UN SANTO PARA EL 2021

Mi Comunidad (de las Bienaventuranzas) tiene una hermosa tradición que favorece activamente su unión con la Iglesia del Cielo. Al alba de cada nuevo año, le pedimos a un santo que nos elija. Nos protegerá, nos inspirará los buenos senderos a tomar y nos introducirá en su propia gracia.

Para saber qué santo nos ha elegido, nos reunimos en oración. Después de haber invocado al Espíritu Santo, hacemos circular entre nosotros un canasto lleno de papelitos cuidadosamente doblados. En ellos están escritos numerosos nombres de santos, así como una frase o palabra de su autoría. Cada uno de nosotros recibe también una tarea en unión con ese santo. Naturalmente, hemos extendido esta tradición a quienes nos visitan, a nuestros amigos y a nuestras familias, y ellos demuestran una gran alegría al recibir un santo para todo el año. Una vez más, tenemos la oportunidad de maravillarnos ante las maniobras de la Providencia, porque frecuentemente el año no termina sin que el nuevo compañero haya realizado cosas muy hermosas para su protegido.

Para la Santísima Virgen, la santidad no es una teoría confusa, lejana e inaccesible, sino una victoria de amor aplicada a cada momento de nuestra jornada, por más insignificante que parezca. Al conectarnos con esos maravillosos compañeros que son los santos, ella nos sana una vez más de nuestra falta de encarnación, dicho de otra forma, de nuestra falta de corazón. Así como en la Tierra tejió con sus manos la túnica de su Jesús, María teje todavía hasta los mínimos vínculos entre sus hijos del Cielo y los de la Tierra; Ella teje la Iglesia final. Para ello, no utiliza otro hilo que el amor, ni otro telar que su corazón. Queridos santos… ¡les abrimos nuestras puertas!

Un santo para el 2021

“Una vieja tradición en la Iglesia consiste en sacar un santo al principio del año. En efecto, santa Faustina habla de esta práctica de su comunidad en su Diario (ver § 360). También nosotros hemos pedido un santo que acompañara a nuestra familia de Enfants de Medjugorje durante el 2008, ¡y hemos recibido a san Maximiliano Kolbe! Ya lo habíamos recibido en el 2001; señal de que nos ama con un amor muy particular y cuenta con nosotros para que vivamos con la Inmaculada. ¡El nos ayudará a amarla más que nunca! Invoquémosla juntos cada día de este año para que él nos obtenga la gracia de consagrarnos a la Virgen y de trabajar con ella asidos de su mano. La rama de habla inglesa, Children of Medjugorje, recibió a santa María Magdalena, ¡otra amiga de la Virgen!, y la española a la beata Mariam de Bethleem.

Cada uno puede recibir también un santo particular. Este santo será su compañero de ruta durante todo el año, será su amigo, su confidente. Lo protegerá, lo ayudará en su vida cotidiana y le hará descubrir su propio camino de santidad. Lo enriquecerá con sus virtudes y le hablará al corazón, de acuerdo al grado de intimidad que usted desee vivir con él. ¡Conozca su vida, quizás hasta pueda leer sus escritos!”

Sor Emmanuel

Recomendamos imprimir la lista de santos, recortar los nombres y ponerlos en una canasta. Durante sus reuniones de familia (de amigos o de comunidad), luego de haber invocado juntos al Espíritu Santo, que cada uno tome un papelito y descubra qué santo lo ha elegido para el 2020. ¡En efecto, son ellos quienes nos eligen y no nosotros a ellos! Junto con ese santo, recibirá una tarea particular y una intención de oración.

¡Divulgue esta tradición, sus amigos también necesitan la ayuda del Cielo y el ejemplo de los santos!

El archivo con los nombres de los santos lo puedes bajar AQUÍ

MENSAJE DEL 25 DE DICIEMBRE DE 2020 EN MEDJUGORJE, BOSNIA-HERZEGOVINA

“¡Queridos hijos! Les traigo al Niño Jesús que les trae la paz, Él, que es el pasado, el presente y el futuro de su vivir. Hijitos, no permitan que se apaguen su fe y la esperanza en un futuro mejor, porque han sido elegidos para ser testigos de esperanza en cada ocasión. Por eso estoy aquí con Jesús para que los bendiga con Su paz. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Message 25 December 2020

“Dear children! I am carrying to you little Jesus who brings you peace, Him who is the past, present and future of your existence. Little children, do not permit for your faith and hope in a better future to be extinguished, because you are chosen to be witnesses of hope in every situation. That is why I am here with Jesus that He may bless you with His peace. Thank you for having responded to my call.”

Messaggio 25 dicembre 2020

”Cari figli! Vi porto Gesù Bambino che vi porta la pace, Colui che è il passato, il presente ed il futuro del vostro vivere. Figlioli, non permettete che si spengano la vostra fede e la vostra speranza in un futuro migliore perché voi siete stati scelti per essere i testimoni della speranza in ogni situazione. Per questo sono qui con Gesù affinché vi benedica con la Sua pace. Grazie per aver risposto alla mia chiamata.”

Botschaft 25 Dezember 2020

”Liebe Kinder! Ich bringe euch den kleinen Jesus, der euch den Frieden bringt, Er, der die Vergangenheit, die Gegenwart und die Zukunft eures Daseins ist. Meine lieben Kinder, erlaubt nicht, dass euer Glaube erlischt und die Hoffnung in eine bessere Zukunft, denn ihr seid auserwählt, bei jeder Gelegenheit Zeugen der Hoffnung zu sein. Deshalb bin ich mit Jesus hier, damit Er euch mit Seinem Frieden segnet. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid!”

Poruka 25 prosinac 2020

”Draga djeco! Nosim vam malog Isusa koji vam nosi mir. On koji je prošlost, sadašnjost i budućnost vašeg življenja. Dječice, ne dopustite da se ugasi vaša vjera i nada u bolju budućnost, jer vi ste izabrani da budete u svakoj prilici svjedoci nade. Zato sam ovdje s Isusom da vas blagoslovi svojim mirom. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.”

APARICIÓN ANUAL A JAKOV DEL 25 DE DICIEMBRE DE 2020

En la última aparición diaria del 12 de setiembre de 1998, la Virgen le dijo a Jakov Colo que tendría una aparición cada año, el 25 de Diciembre. Así ha ocurrido también este año.

La Virgen dirigió el siguiente mensaje a través de Jakov:

”Queridos hijos, también hoy Jesús está aquí al lado de ustedes. Aun cuando piensen que están solos y no hay luz en la vida de ustedes, Él está allí y nunca los ha dejado ni se ha alejado de ustedes. La luz de Su Nacimiento ilumina este mundo y la vida de ustedes. Su Corazón está siempre abierto para recibir cada uno de sus sufrimientos, cada tentación, cada miedo y cada necesidad. Sus manos están extendidas hacia ustedes para abrazarlos como un padre y decirles lo importante que son para Él, cuánto los ama y se preocupa por Sus hijos. Hijitos, ¿su corazón está abierto a Jesús? ¿Han puesto su vida completamente en sus manos? ¿Han aceptado a Jesús como su padre, a quien siempre pueden acudir y encontrar en Él consuelo y cuanto necesitan para vivir la verdadera fe? Por eso, hijos míos, entreguen su corazón a Jesús y permitan que gobierne sus vidas, porque solo así podrán aceptar el presente y podrán enfrentar el mundo en el que hoy viven. Con Jesús, todo miedo, sufrimiento y dolor desaparecen cuando el corazón de ustedes acepta Su voluntad y todo lo que llega a la vida de ustedes. Jesús les dará la fe para aceptarlo todo y nada los alejará de Él, porque los toma firmemente de la mano sin permitir que se alejen y se pierdan en los momentos difíciles, porque Él se ha convertido en el Señor de la vida de ustedes. Los bendigo con mi bendición maternal.”

EN ESTA NAVIDAD REGALÉMOSLE LA BENDICIÓN MATERNAL DE LA GOSPA A NUESTROS SERES QUERIDOS

Queridos hermanos,

Sabiendo que en muchos de nuestros hogares se celebra uno de los acontecimientos más importantes de la historia de la humanidad, hablamos de la venida de Jesús al mundo, sin darle la importancia que amerita; les proponemos que, en esta Navidad, a cada uno de nuestros seres queridos les regalemos la bendición maternal de la Gospa.

A cada persona que le digamos Feliz Navidad, en silencio le podemos decir: “Recibí la bendición especial y maternal de la Virgen y te la transmito”, esta es la formula que utiliza la vidente Marija para transmitir la bendición maternal de la Gospa. Se puede utilizar cualquier otra formula que el Espíritu Santo nos suscite en el momento, hemos puesto esa a modo de ejemplo.

En esta Navidad el mejor regalo que le podemos hacer a nuestros seres queridos es la presencia de Dios y de la Virgen en sus vidas.

A continuación les damos toda la información necesaria para que sepan que es la bendición maternal de la Gospa y como la podemos obtener.

¿Qué es la bendición especial y maternal?

Es una bendición que recibe ese nombre -especial y maternal-; santa María la otorgó a los presentes en Medjugorje el 15 de agosto de 1988 y desea que se trasmita a todas las criaturas -individualmente-, con las palabras que cada uno prefiera -pueden ser interiores-.

Esta bendición otorga la gracia de que el Padre celestial incrementará su presencia y permanecerá siempre junto a la persona bendecida y le ayudará especialmente a su conversión. Los devotos de Medjugorje ya la han recibido, y pueden transmitirla. (La bendición del sacerdote es superior).

En una de sus apariciones, la Virgen pidió a Marija -una de las videntes- que se impartiera “Su bendición especial materna.”

Explicó: En Medjugorje la Virgen ha dado una “bendición especial materna”, y ha pedido que se transmita a todas las criaturas. Marija ha contado que ella da esta bendición especial y maternal de una manera muy simple. Diciendo, por ejemplo:

“Recibí la bendición especial y maternal de la Virgen y te la transmito.”

Sobre la forma de transmitir esta bendición, Marija ha dicho:

“Ella nos deja libres. Tú puedes agregar las oraciones que quieras con tu corazón.”

La Virgen, afirma Sor Emmanuel, ha pedido que vivamos y transmitamos sus mensajes, que demos testimonio de ellos. ¿Por qué añadir entonces la transmisión de esta bendición?

Porque el testimonio no sustituye la bendición; se trata de otra realidad. La Virgen pide a los padres que den el ejemplo, que sean portadores de paz, pero Ella les pide también que bendigan a sus hijos.

Es otra necesidad para el crecimiento del niño, el testimonio por sí sólo no transmite la protección como lo hace la bendición.

Mensaje de María Reina de la Paz (29-11-1988)
“Bendigan (con la bendición especial) aun a aquellos que no creen. Ustedes pueden darles esta bendición del corazón para ayudarlos en su conversión. Bendigan a toda persona que encuentren. Les doy una gracia especial. Deseo que le den esta gracia a los demás.”

¿Cómo puedo obtener la bendición maternal? ¿Es necesario ir a Medjugorje, o encontrarme con alguien que haya ido a Medjugorje, para obtenerla?

La respuesta es muy simple, la Gospa ha dado esta bendición a todos, ya que cada mensaje que da es para el mundo entero.

Aquellas personas que viven los mensajes ya tienen este regalo, lo pueden hacer suyo y transmitirlo a todos los demás. No es necesario tener que ir a Medjugorje, o encontrarme con alguien que haya ido a Medjugorje, para obtenerla. Sólo por el hecho de vivir los mensajes ya obtenemos la bendición maternal de la Gospa.

Es importante saber que la Gospa nos da este regalo para que nosotros lo incorporemos y para transmitirlo a los demás.

Gospa

La Virgen le explicó a la vidente Marija que por su bendición especial y maternal, el Padre Celestial se proponía el deber -se comprometía Él mismo- de permanecer de forma muy especial junto a la persona que la recibía, para ayudarla cada día en su conversión, hasta su muerte (por supuesto que el Padre está siempre junto a sus hijos, pero se trata aquí de un incremento gratuito de su presencia, obtenido a través de la Virgen María).

La Virgen le recomendó a Marija que hablaran de esta bendición y la transmitieran en voz alta solo a las personas que ya están en el camino de la fe. En cuanto a los demás debemos dársela de forma silenciosa y, naturalmente, siempre con amor.

Es muy importante saber que la bendición del sacerdote es superior, la vidente Marija precisa que es necesario que hagamos esta distinción.

Las manos del sacerdote han recibido la santa unción, y su bendición hace llover todas las gracias del Cielo. La Gospa le dijo un día: “Si los sacerdotes supieran lo que le dan a una persona cuando la bendicen, si pudieran verlo, bendecirían sin cesar”.

La bendición especial y maternal de la Gospa es un regalo, un regalo que pasa por la Virgen en su calidad de Madre, es un regalo maternal que recibimos desde el Cielo.

¡LES DESEAMOS UNA MUY FELIZ NAVIDAD A CADA UNO DE USTEDES Y SUS FAMILIAS!

El equipo de ROSAS PARA LA GOSPA

© CHILDREN OF MEDJUGORJE – 16 DE DICIEMBRE DE 2020

Para ver el boletín de diciembre de 2020 de  © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 16 de diciembre de 2020  

Sor Emmanuel

«Frutos de Medjugorje» – David Parkes: ‘Una historia de curación y conversión’

Y desde ese día hasta el día de hoy, el dolor, las náuseas, los vómitos y la diarrea como consecuencia de la enfermedad de Crohn han desaparecido instantáneamente.

Después de varios testimonios de personas cuyas vidas han sido transformadas por Medjugorje, y de mostrar la película «Don de la conversión» en el canal de YouTube «Fruits of Medjugorje» («Frutos de Medjugorje»), se ha publicado el testimonio de David Parkes.

Parkes era futbolista profesional cuando le diagnosticaron la enfermedad de Crohn. Los médicos le dijeron que le quedaban dos meses más de vida. Fue a Medjugorje, y después del milagro de su curación física, vino la espiritual. David comenzó entonces a construir su carrera en el mundo de la música cristiana. Desde 2001, vive en Medjugorje parte del año, trabajando para Peregrinaciones Marianas.

http://www.centromedjugorje.org

Volvió cambiada de Medjugorje: sueña con un pequeño ejército de María para rezar por los difuntos

Con la Virgen como principal intercesora, sumar a muchos en la oración

Paula Martínez-Cubells es una diseñadora afincada en Madrid, separada, con dos hijos, que ha contado en MaterMundi TV su testimonio de avivamiento en la fe y mayor cercanía a la Virgen a raíz de su peregrinación a Medjugorje, en Bosnia.

En su trabajo la trataban mal para presionarla a que se fuera. Muy desanimada, aceptó ir con su hermana a un viaje a Medjugorje. “Como no había tenido vacaciones, pensaba que esas iban a ser mis mejores vacaciones para descansar ese año”, explica.

Una vez allí descubrió que el “descanso” era poco. Era una peregrinación espiritual y las hacían madrugar, subir a un monte, bajar, rezar un rosario detrás de otro, y tantas otras cosas. Sin embargo, “allí me empecé a tranquilizar y a sentir una alegría impresionante”, recuerda.

Recuerda que cuando volvió a Madrid se sentía ligera y alegre, “como en una nube, flotando”. “Sólo le pedía a la Virgen María que me diera alegría, estar contenta por dentro, porque por fuera es muy fácil”.

Paz tremenda, también en las dificultades

Con todo, “a los dos meses me echaron del trabajo como era de esperar”.

En su vida seguía habiendo problemas, y graves, pero ella los vivía ahora con un “tremendo” sentimiento de paz. Y aún es así. “Desde entonces mi vida la vivo de otra manera, siento mucha paz en el corazón, los problemas siguen ahí pero puedo con ellos. Me siento acompañada de la mano de María”, reconoce.

Aunque Paula fue formada en una familia católica en la que le enseñaron a rezar desde niña, Medjugorje significó para ella un encuentro muy especial con Dios. “Fue cuando pude conocer de verdad el amor de Él. Me hizo ver cómo me amaba desde siempre y yo había estado mendigando el amor”, afirmaba.

Orar por los difuntos del Purgatorio, con la intercesión de María

Además, ese avivamiento espiritual a través de la Virgen fue acompañado por un ansia grande hacia la adoración eucarística y unas grandísimas ganas de rezar por los difuntos que se purifican en el Purgatorio. Ella habla del Purgatorio como un “hospital de misericordia”, donde los difuntos están llenos de deseo de unirse plenamente a Dios. “En ese sanatorio somos nosotros los enfermeros“, llamados a orar por los fallecidos.

“Cuando volví, no sé por qué razón, empecé a rezar mucho por las benditas almas. Esto se juntó a que en mi caso empecé a tener un conocimiento mayor de mi linaje, de mis antepasados y de mi vida. Supe de una persona del pasado que había hecho mucho daño a mi familia y esto en vez de hacerme rechazarlo -que sería lo que haría cualquiera- empecé a rezar por su alma”, explica. Se cumplía así el mandato de Jesús: “amad a vuestros enemigos, orad por los que os persiguen”.

Toda esta experiencia que comenzó hace ya ocho años la han querido hacer realidad ella y su hermana este año. “Queremos dar a conocer que hay unas benditas almas, la gente se muere, pero no nos morimos, seguimos vivos en otro sitio y estamos necesitados. Esas benditas almas que son las personas que han muerto en gracia de Dios pero que no pueden en ese momento disfrutar de su luz y de su presencia, por la misericordia del Señor, pueden estar en el purgatorio”, explica Paula.

Un boletín, animar a otros…

Lamenta que en esta época moderna “no hablamos ni de la muerte”. Con su hermana lanzaron unos boletines para repartir en parroquias animando a orar por los difuntos. “No dudo que mis padres estén en el Cielo porque eran muy buenos… pero en realidad no lo sé”, explica. Hoy cree que es muy importante rezar por nuestros difuntos.

Para ella, hay un “ejército de María”, de “pequeños soldados de la Virgen” que rezan pidiendo la intercesión de la Madre de Dios por los difuntos, también usando la liturgia de las horas.

(Resumen escrito por el portal de noticias marianas CariFilii a partir de la entrevista en vídeo de MaterMundi)

ENTREVISTA DE PADRE LIVIO A MARIJA CON MOTIVO DEL MENSAJE DEL 25 DE NOVIEMBRE DE 2020

P. Livio: Queridos amigos, ahora tenemos en línea a Marija de Medjugorje que nos comunicará el mensaje de la Reina de la Paz de hoy 25 de noviembre 2020. ¡Buenas tardes Marija!

Marija: ¡Buenas tardes padre Livio! Un saludo muy cordial a todos los oyentes de Radio María. Como cada 25 de mes, la Virgen nos ha dado un mensaje, y el de hoy, es el siguiente:

“¡Queridos hijos! Este es un tiempo de amor, de afabilidad, de oración y de alegría. Oren, hijitos, para que el Niño Jesús nazca en sus corazones. Abran sus corazones a Jesús que se da a cada uno de ustedes. Dios me ha enviado a ser alegría y esperanza en este tiempo. Y yo les digo: sin el Niño Jesús no tienen la ternura ni el sentimiento del Cielo que están escondidos en el Recién Nacido. Por eso, hijitos, trabajen en ustedes mismos. Al leer la Sagrada Escritura descubrirán el nacimiento de Jesús y la alegría, como en los primeros días que Medjugorje dio a la humanidad. La historia será verdadera: lo que también hoy se repite en ustedes y en torno a ustedes. Trabajen y construyan la paz a través del sacramento de la Confesión. Reconcíliense con Dios, hijitos, y verán milagros en torno a ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

P. Livio: Marija, este es un mensaje extraordinario, un mensaje de Navidad, incluso me atrevería a decir, que es uno de los mensajes más navideños que ha dado en todo este tiempo.

Marija: Sí, es verdad. Es un mensaje muy bello, muy largo y muy navideño, como tú dices, y también es un mensaje muy comprometido. La Virgen, antes de que empecemos a decorar las casas con los adornos navideños, ya quiere empezar a obrar en y con nosotros, quiere transmitirnos las instrucciones para vivir este tiempo a la espera de la Navidad. Yo misma he quedado sorprendida por este mensaje, y me ha dado una alegría enorme, como en los primeros años en Medjugorje, cuando la Virgen nos decía que los campos no eran cultivados y que por el frio, la gente estaba tranquila en casa cerca de la estufa. No quiero decir, que la Virgen nos quiera cerca de la estufa, pero casi. Es bonito ver cómo la Virgen nos ha recordado la alegría de esos primeros años de su presencia entre nosotros. Ese es un don al que, desafortunadamente, parece que nos hayamos acostumbrado. Para mí, gracias a Dios, no es así. Antes de la aparición, estando con unos amigos, les decía que, gracias al Cielo, también hoy la Virgen nos iba a dar un mensaje porque Dios es tan misericordioso que nos manda a Su Madre para decirnos que nos ama. La ternura que Dios siente por la humanidad, con la presencia de la Virgen, no ha cesado. La Virgen nos quiere acercar al Paraíso para aliviarnos de todas las preocupaciones de este mundo de hoy. Como en tiempos del comunismo, durante el cual nos preocupábamos de cómo poder expresar de la mejor manera la Navidad en nuestras casas ya que no podíamos poner ningún signo que se viera por la ventana, pero la Virgen nos ayudaba con su presencia y nos decía que pusiéramos una flor en el pesebre de la iglesia como signo de nuestra pertenencia a Jesús y de lo que nuestro corazón le quería ofrecer. Con estos pequeños detalles, concretos como el de una flor, sentíamos una inmensa alegría escondida en el corazón ya que no podíamos decir para que queríamos esa flor. Era una cosa nuestra, personal que debíamos y queríamos hacer y nos llenaba de alegría. Era una cosa pequeña, pero grande a los ojos de Dios porque era una invitación de la Virgen.

P. Livio: En este mensaje se ve realmente que la Virgen es una madre que lleva en brazos a su Niño, pero también nos lleva a nosotros. ¿Cómo estaba hoy la Virgen? ¿Sonreía cuando te ha dado el mensaje?

Marija: La Virgen se veía serena, como siempre, a pesar de la situación que nosotros vivimos. Aquí, ya sabes que estamos en la zona roja. De hecho, mis amigos de Medjugorje me preguntan por qué no vamos allí ya que se está mucho mejor. Pero en estos días hemos tenido un luto en casa ya que ha muerto mi suegra con 94 años y habíamos decidido quedarnos aquí para estar cerca de ella y tengo que decir que ha sido un tiempo de unidad familiar y al mismo tiempo también de gracia. Cuando ya no había nada que hacer y nos preguntaron si la queríamos llevar al hospital o tenerla en casa, decidimos que se quedase en casa como siempre se había hecho en Medjugorje en estos casos. Además, si la mandábamos al hospital significaba no poder estar cerca de ella con la oración, el afecto y las pequeñas cosas que le podían dar un poco de alegría. Este ha sido para mí también un tiempo de gracia porque la muerte forma parte de la vida. Hoy en día se quiere esconder la muerte y  deshacerse del muerto lo antes posible sin importar los sufrimientos espirituales de la persona enferma. Nosotros hemos vivido un tiempo de gracia y lo siento como un don de Dios que, a pesar de estar en la zona roja del Covid, hemos podido rezar mucho más y estar más unidos que nunca.

P. Livio: Marija, Piensas entonces que, a pesar de todo lo que está sucediendo, con toda esta agitación ¿podemos igualmente vivir con profundidad la alegría de la Navidad?

Marija: ¡Y no solamente! Yo digo que todos los nacidos, morirán. Esto es lo importante y la Virgen nos llama para que seamos conscientes de que la muerte forma parte de la vida. Hoy, de forma muy especial, la Virgen nos muestra a Jesús Niño, nos habla de Su ternura, de Su amor, Su calor, Su alegría… todo ese sentimiento del Cielo que se esconde en el recién nacido. Esto me ha llenado de una inmensa felicidad porque cada corazón delante de un recién nacido se deshace. Este debe ser un estímulo para todos nosotros, para trabajar más en nosotros mismos. La Virgen nos quiere decir que, en este momento no es importante si nos dicen que estamos en zona roja o en zona amarilla, lo importante es la relación que haya entre nosotros y Dios y esto nadie nos lo puede quitar. Nosotros estamos en el proyecto de Dios y esto nos debe dar la paz interior. No debemos buscar nuestra tranquilidad en las medicinas, en las vitaminas, etc., etc. Cuando la hermana muerte llama a la puerta, no hay medicina o vitamina que valga. Por tal motivo, nosotros debemos estar siempre preparados, porque la muerte forma parte de nuestra vida. La Virgen nos mostró el Paraíso, el Purgatorio y el Infierno para decirnos que nuestra vida no se acaba aquí sino que continúa en el Paraíso. Ayer celebramos 20 años de la muerte del padre Slavko y para nosotros era un día de fiesta porque celebrábamos el haberlo conocido. El padre Slavko era un sacerdote que vino a Medjugorje mandado por su obispo para observar todo lo que sucedía en Medjugorje. El padre Slavko se puso en primera línea y empezó a seguir todo lo que la Virgen pedía. Era un gran hombre, un hombre humilde, tan humilde que daba a los demás lo que le regalaban a él. Una vez, yo le regalé un jersey muy bonito, muy franciscano y pensé que le iría muy bien para subir a la colina porque era de muy buena lana. Pasaban los días y yo no le veía el jersey hasta que le pregunté y él ¿Qué crees que me respondió? Que se lo había dado a otra persona que lo necesitaba más que él. Yo le veía siempre con un jersey de algodón y me hacia sentir mal, por eso pensé que era el regalo ideal para él. La Virgen, durante estos años, nos ha explicado en tantos mensajes que nosotros somos un regalo para los demás y los demás para nosotros, que somos un don de Dios. Yo pienso en tantos peregrinos que vinieron a Medjugorje, tantas personas que llevo en el corazón y que ahora ya están en el Paraíso. Tantas personas que en este momento escuchan Radio María y nos sentimos unidos en el amor, en la batalla, en la oración … siendo, como dice la Virgen, el mundo nuevo, aquel mundo nuevo que lo ve todo positivo, más bonito, más alegre, más amoroso. Gente que cada día combate contra el mal con pequeños gestos de amor y de oración. Recordemos que la Virgen dijo que con la oración y el ayuno, incluso las guerras podemos alejar. Por lo tanto, debemos creer que el bien vence sobre el mal, incluso en la situación actual.

P. Livio: Marija, la Virgen nos dice que la Navidad es una historia real y que esta historia de Navidad se puede revivir también hoy. ¿Qué quiere decir con esto?

Marija: Quiere decir que nosotros debemos permitir que Jesús nazca en nuestro corazón como puede ser a través de la lectura de la Sagrada Escritura, como nos ha dicho la Virgen en tantos mensajes. También en el mensaje de hoy nos dice que leyendo la Sagrada Escritura descubriremos el nacimiento de Jesús y la alegría. De ese modo, también nosotros sentiremos la ternura que los pastores sintieron cuando se acercaron a Jesús y la alegría que sintieron los Reyes Magos. La felicidad del nacimiento no fue solo para la Virgen y san José, sino también para todos aquellos que se le acercaron. Por esto, nosotros debemos trabajar para construir esa paz que nos llega solamente a través de Dios. La Virgen nos pide construir un mundo que no se acabe nunca porque, como cristianos, no moriremos nunca. Hemos nacido a imagen de Dios y por eso no moriremos nunca ya que cuando muramos en la Tierra, naceremos en el Paraíso, tal como nos dijo la Virgen del padre Slavko.  La Virgen llevó a Vicka y Jacob físicamente al Paraíso, al Purgatorio y al Infierno para que testimoniaran a aquellos que no creen que existan. Los demás videntes lo vimos solo como a través de una ventana. En el Paraíso veíamos a las personas felices, hermosas… eran imagen de Dios. En la Tierra hay gente guapa, gente fea, gente delgada, gente gorda, en cambio en el Paraíso son todos perfectos como Dios. Nosotros debemos intentar ir hacia esa perfección como nos pide la Virgen desde hace casi cuarenta años.

P. Livio: Entendemos que la Navidad es una historia real si la vivimos en nuestro corazón, por lo tanto, debemos hacer que Jesús nazca en nuestro corazón. Así comprenderemos que es una historia real porque la podemos experimentar.

Marija: Exactamente. Yo entiendo siempre mejor porqué la Virgen nos dijo que pusiéramos la Sagrada Escritura en un lugar visible de la casa y la leyéramos cada día. Yo me acuerdo que en mi familia no era el sacerdote el que venía a casa para bendecirnos, sino que era mi padre el que lo hacia y aquel signo de la cruz en la frente cuando salíamos de casa, o el agua bendita que mi madre echaba en la casa y sobre nosotros antes de que nos despertáramos. A veces nos reíamos de ella diciéndole que bastaba una gota y no media botella, pero ella era tan generosa, que lo era también con el agua bendita. También ponía en la comida la sal bendecida diciendo que ello hacía siempre bien. Por esto, en este tiempo de preparación para la Navidad, debemos prepararnos también con esas pequeñas oraciones juntos, volviendo a esas costumbres de antes que muchos han olvidado. Podríamos empezar ahora en el tiempo de Adviento, como si se tratara del calendario de los niños en el que hay una chocolatina para cada día, con siete Pater, Ave María y Gloria, un rosario, las letanías, etc. En Medjugorje tenemos una costumbre muy bonita que por la mañana, durante el tiempo de adviento, a las cinco de la mañana hay la Santa Misa y las únicas luces encendidas en la iglesia, hasta hace muy pocos años, eran las de las velas del altar lo que significaba la espera del nacimiento de Jesús. Me acuerdo que, muchos días después de la misa se volvía a casa y nos metíamos otra vez en cama ya que todavía era oscuro, frío y no había nada que hacer. Incluso íbamos con el pijama debajo del abrigo con bufanda, gorro y las botas, así era más fácil meterse en la cama una vez volvíamos a casa. Debo decir que siento nostalgia de esos tiempos. Es verdad que ahora no podemos ir a misa a las cinco de la mañana, pero sí que al despertarnos, antes de desayunar, podemos hacer una pequeña oración. Cada uno de nosotros puede elegir alguna, como por ejemplo, una oración al Niño Jesús que, si buscamos en internet, encontraremos muchas.

P. Livio: Marija, la Virgen nos llama también al sacramento de la confesión.

Marija: Sí, esta es la cosa más bonita. Me acuerdo de que cuando la Virgen llegó con el nombre de Reina de la Paz a Medjugorje, nos dijo: “Paz, paz, paz”, “Paz entre Dios y entre los hombres”. Este es el mensaje más importante de la Virgen con el cual se presentó en Medjugorje. Me acuerdo de que en la primera Navidad que la Virgen pidió que fuéramos a confesarnos, lo primero que se debía hacer era pedir perdón al prójimo. Es decir, no puedo ir a confesarme si primero no hago las paces con mi hermano. Esta Navidad puede ser también especial en esto ahora que estamos más juntos con la familia más cercana. Tantas veces la relación se empobrece, surge indiferencia. Ahora es un buen momento para hacer algo para reavivar esa relación y hacer que haya paz y haciendo ese gesto del perdón para así poder ser un verdadero don unos para otros. Este tiempo de Adviento nos ayuda mucho. Me acuerdo que durante ese tiempo, como grupo de oración, nos poníamos en el silencio de nuestra habitación, o yendo a la colina de la aparición o a la colina de la Cruz con papel y lápiz para preparar nuestra confesión. No esa confesión en la que se repiten siempre los mismos pecados, sino que debe ser un camino. El padre Slavko, que era mi guía espiritual, y lo digo con mucho orgullo. Él era el que siempre se sacrificaba, parecía duro cuando me hacia levantar temprano por la mañana para ir a la colina de la aparición o la colina de Cruz, pero eso que parecía un sacrificio, me hacía sentir muy bien, a pesar del frío que hacía en muchas ocasiones. A esa hora de la mañana con la aurora en el cielo al descender la colina, sentía una gran felicidad. Lo hermoso de ese sentimiento es que sientes haberlo hecho por Dios. Se siente una satisfacción enorme cuando se ora por los que no oran, se ama por los que no aman a Jesús. ¡Estas experiencias son extraordinarias! Sobre todo después de una confesión bien hecha que te hace sentir en paz con Dios y con el prójimo. Desde la colina decía todas las oraciones del movimiento de Renovación del Espíritu y me sentía la mano extendida de Dios en este mundo. Nosotros debemos ser bendición para todos, no maldición sobre todo en estos momentos en que el mundo está tan necesitado de paz y de esta bendición que se encuentra solamente en Dios.

P. Livio: Sí Marija. Esta frase de la Virgen me ha impresionado mucho porque realmente este es un mundo descuidado, con gente enfadada, con miedo por el futuro, con más daños espirituales que de salud. Si nosotros, todos, acogiésemos a la Virgen y creyéramos que Dios la ha mandado para ser gozo y esperanza en este tiempo de prueba, sería todo muy diferente.

Marija: Es verdad. Es muy bello sentir que la Virgen es el verdadero gozo. Yo lo experimento cada día porque, como tú sabes padre Livio, Ivan, Vicka y yo tenemos todavía la aparición diaria. Pero hay gente que no entiende el sentido de todas esas apariciones y a veces me preguntan lo que tiene que decirnos. Yo les contesto siempre que la Virgen es nuestra certeza de que Dios no nos abandona y de que nos ama. En estos tiempos, a través de la Virgen, Dios ama a toda la humanidad.

P. Livio: Sí, realmente es así. Aunque la misma Virgen dice que solamente una pequeña parte la entiende y la sigue.

Marija: Sí, en este momento en que esperamos que tantas personas vuelvan a Dios, vemos que son tantas las personas que han vuelto a la oración pero que no van a la iglesia. Ahora nos han metido en la cabeza, como a nosotros durante el comunismo, que la fe no es una cosa de la sociedad sino una cosa personal. En cambio, no es así. Yo formo parte de la sociedad y mi fe forma parte de ella. Dios nos dio los diez Mandamientos y nos pidió seguirlos y respetarlos para vivir en armonía. La Virgen nos insiste precisamente en que volvamos a Jesús, a aquel Niño Jesús que nació en un establo por no encontrar un lugar en las casas. Pero también hoy el Niño Jesús nacerá en el corazón de tantas personas. Agradezcamos pues a la Virgen que nos está repitiendo continuamente que no nos olvidemos de que Dios le ha permitido estar entre nosotros.

P. Livio: Marija, ¿Tú harás el pesebre en tu casa este año?

Marija: ¡Por supuesto! Nunca he dejado de hacerlo. Tantas veces incluso dos, uno dentro de la casa y uno en el balcón. Es a través de estos signos que damos testimonio a los demás. Os quiero contar una cosa que me pasó hace algún tiempo. Detrás de casa tenemos un parking muy grande cerca de un hospital donde llevo a nuestro perro de paseo ya que también él lo necesita. Mientras daba el paseo, yo rezaba con el rosario en el bolsillo cuando vi a un hombre que iba de aquí para allá rezando con un rosario de madera en la mano. Me acerqué a él y vi a una persona con paz interior, me fijé en él para ver si era un sacerdote ya que es muy raro ver en la ciudad a alguien que reza abiertamente. Le dije que era bonito ver a una persona rezando así en la calle y él me contestó que cada día, después del trabajo, iba allí para rezar por todas las personas que estaban en el hospital. Me gustó mucho oír eso y me dio una idea. Pensé que ya que yo no puedo entrar en el hospital, sí puedo rezar por ellos. Son tantas las ideas que podemos poner en práctica como la de este señor con el rosario.

P. Livio: La Virgen en este mensaje nos dice que veremos milagros a nuestro alrededor. Debemos pensar entonces que con la oración podremos poner fin a la tragedia de la humanidad como la de esta pandemia.

Marija: Sí, porque la Virgen nos ha dicho que con la oración y el ayuno podemos alejar las guerras. Nosotros debemos rezar y ponernos en manos de Dios ya que la vida y la muerte están en sus manos. Debemos estar tranquilos porque no sabemos de donde viene esta pandemia y debemos confiar en el Señor, confiar en Su Santísima Madre y orar porque sabemos que la oración hace milagros. La Virgen nos lo ha dicho miles de veces y nosotros debemos confiar. Solo el Señor sabe lo que es bueno para nosotros, para nuestra alma, para nuestra familia y para nuestro futuro y en nuestra vida cotidiana debemos intentar mejorarlo intentando hacer todo el bien que podamos caminando hacia la perfección. Debemos ser responsables de dejar un futuro mejor a nuestros hijos.

P. Livio: Dejemos pues que el Niño Jesús nazca en nuestro corazón.

Marija: Sí, la cosa importante es estar con Dios. Cuando cumplimos la voluntad de Dios, nuestro corazón está en paz y con gozo.

P. Livio: Gracias Marija por tu testimonio y pasamos ahora a la oración.

 TRADUCCIÓN: Equipo de traductores de Amor de Déu

Encuentro de oración de María Reina de la Paz EN URUGUAY

Queridos hermanos:

Con gran alegría los invitamos al último encuentro de este año el próximo SÁBADO 12 DE DICIEMBRE, Fiesta de nuestra Madre bajo la advocación de la Guadalupana, en el Jardín de la Virgen en la Parroquia María Reina de la Paz.

Será presencial y también se transmitirá online por Youtube y Facebook de «Un Cura en las Redes».

Los esperamos a partir de las 17hs para compartir este rato tan especial junto a nuestra Madre María Reina de la Paz.

Dios los bendiga por medio de Nuestra Madre ,

Centro Medjugorje Uruguay

Celular: 094-274529
www.mariareinadelapaz.com.uy
info@mariareinadelapaz.com.uy

¿Nuestros viejos zapatos?

«Deseo compartir con ustedes la idea que me vino a la mente ante ciertas trampas que podrían empañar la alegría de una libertad recuperada, siendo que el confinamiento parece llegar a su fin. Los medios nos nutren con toda clase de informaciones, frecuentemente contradictorias, a veces terroríficas; algunas carentes de fundamento, otras bien hilvanadas, pero no por eso luminosas. Estamos altamente tentados de dejarnos distraer y dispersar. Sería una pena que perdiéramos los valores que pudimos adquirir durante este confinamiento y que volviéramos a ponernos nuestros viejos zapatos para caminar como lo hacíamos antes.

¿De qué valores hablamos? Muchos han comprendido que las tormentas que pueden sacudir a toda la humanidad a partir de un pequeño virus invisible son un signo de los tiempos. Un signo que ha sabido despertar las conciencias y reubicar ciertos puntos de referencia que se habían vuelto caducos. Algunos mensajes de la Virgen, que no habíamos leído o leído a la ligera, encierran una luz profética y vemos en ellos un salvífico hilo conductor. Se trata de una Madre que ama demasiado a sus hijos como para dejarlos a la deriva.

Esta pandemia, tan costosa en vidas humanas, en sufrimientos y en dramas -sin hablar del impacto económico- no forma parte de los secretos de Medjugorje. En efecto, éstos no han sido aún revelados, mucho menos realizados. Según Mirjana, tendrán lugar después que hayan sido revelados por los videntes a través de un sacerdote de su elección. ¡Pero secreto no es sinónimo de catástrofe!»

© Children of Medjugorje del mes de mayo de 2020

Sor Emmanuel

REFLEXIÓN DEL PADRE VERAR AL MENSAJE DEL 25 DE noviemBRE DE 2020

El Padre Francisco Verar nos comparte como cada mes, la reflexión del mensaje de la Santísima Virgen María Reina de la Paz del 25 de noviembre de 2020

“¡Queridos hijos! Este es un tiempo de amor, de afabilidad, de oración y de alegría. Oren, hijitos, para que el Niño Jesús nazca en sus corazones. Abran sus corazones a Jesús que se da a cada uno de ustedes. Dios me ha enviado a ser alegría y esperanza en este tiempo. Y yo les digo: sin el Niño Jesús no tienen la ternura ni el sentimiento del Cielo que están escondidos en el Recién Nacido. Por eso, hijitos, trabajen en ustedes mismos. Al leer la Sagrada Escritura descubrirán el nacimiento de Jesús y la alegría, como en los primeros días que Medjugorje dio a la humanidad. La historia será verdadera: lo que también hoy se repite en ustedes y en torno a ustedes. Trabajen y construyan la paz a través del sacramento de la Confesión. Reconcíliense con Dios, hijitos, y verán milagros en torno a ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Fuente: www.infomedjugorje.org

LIBRO PRETEMPORADA ESPIRITUAL

𝐘𝐚 𝐞𝐬𝐭𝐚́ 𝐚 𝐥𝐚 𝐯𝐞𝐧𝐭𝐚 𝐞𝐥 𝐥𝐢𝐛𝐫𝐨 𝐝𝐞𝐥 𝐏𝐚𝐝𝐫𝐞 𝐌𝐚𝐫𝐜𝐞𝐥𝐨 𝐌𝐚𝐫𝐜𝐢𝐚𝐧𝐨  PRETEMPORADA ESPIRITUAL

𝘜𝘯 𝘭𝘪𝘣𝘳𝘰 𝘱𝘢𝘳𝘢 𝘱𝘰𝘯𝘦𝘳 𝘦𝘯 𝘧𝘰𝘳𝘮𝘢 𝘵𝘶 𝘦𝘴𝘱í𝘳𝘪𝘵𝘶 𝘥𝘶𝘳𝘢𝘯𝘵𝘦 𝘦𝘭 𝘷𝘦𝘳𝘢𝘯𝘰 𝘺 𝘱𝘳𝘦𝘱𝘢𝘳𝘢𝘳𝘵𝘦 𝘱𝘢𝘳𝘢 𝘦𝘭 𝘢ñ𝘰 

𝐄𝐧 𝐔𝐫𝐮𝐠𝐮𝐚𝐲 𝐥𝐨 𝐩𝐨𝐝𝐞́𝐬 𝐜𝐨𝐧𝐬𝐞𝐠𝐮𝐢𝐫 𝐞𝐧 𝐋𝐢𝐛𝐫𝐞𝐫𝐢́𝐚 𝐋𝐄𝐀 𝐲 𝐞𝐧 𝐥𝐚 𝐏𝐚𝐫𝐫𝐨𝐪𝐮𝐢𝐚 𝐌𝐚𝐫𝐢́𝐚 𝐑𝐞𝐢𝐧𝐚 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐏𝐚𝐳

Para envíos al exterior comunícate al (+598) 98033072 o a info@uncuraenlasredes.com

#UnCuraEnLasRedesMarcelo Marciano#AJesusPorMaria

http://www.uncuraenlasredes.com

MENSAJE DEL 25 DE NOVIEMBRE DE 2020 EN MEDJUGORJE, BOSNIA-HERZEGOVINA

“¡Queridos hijos! Este es un tiempo de amor, de afabilidad, de oración y de alegría. Oren, hijitos, para que el Niño Jesús nazca en sus corazones. Abran sus corazones a Jesús que se da a cada uno de ustedes. Dios me ha enviado a ser alegría y esperanza en este tiempo. Y yo les digo: sin el Niño Jesús no tienen la ternura ni el sentimiento del Cielo que están escondidos en el Recién Nacido. Por eso, hijitos, trabajen en ustedes mismos. Al leer la Sagrada Escritura descubrirán el nacimiento de Jesús y la alegría, como en los primeros días que Medjugorje dio a la humanidad. La historia será verdadera: lo que también hoy se repite en ustedes y en torno a ustedes. Trabajen y construyan la paz a través del sacramento de la Confesión. Reconcíliense con Dios, hijitos, y verán milagros en torno a ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Message 25 November 2020

”Dear childern! This is a time of love, warmth, prayer and joy. Pray, little children, for little Jesus to be born in your hearts. Open your hearts to Jesus who gives Himself to each of you. God sent me to be joy and hope in this time, and I am saying to you: Without little Jesus you do not have the tenderness or the feeling of Heaven which is hidden in the Newborn. Therefore, little children, work on yourselves. By reading the Sacred Scripture you will discover Jesus’ birth and joy, as in the first days which Medjugorje gave to humanity. History will be truth which, also today, is being repeated in you and around you. Work on and build peace through the Sacrament of Confession. Reconcile with God, little children, and you will see miracles around you. Thank you for having responded to my call.”

Messaggio 25 novembre 2020

”Cari figli! Questo è il tempo dell’amore, del calore, della preghiera e della gioia. Pregate, figlioli, affinché Gesù Bambino nasca nei vostri cuori. Aprite i vostri cuori a Gesù che si dona a ciascuno di voi. Dio mi ha inviato per essere gioia e speranza in questo tempo ed Io vi dico: senza Gesù Bambino non avete né la tenerezza né il sentimento del Cielo, nascosti nel Neonato. Perciò, figlioli, lavorate su voi stessi. Leggendo la Sacra Scrittura, scoprirete la nascita di Gesù e la gioia dei primi giorni che Medjugorje ha donato all’umanità. La storia sarà vera, ciò che anche oggi si ripete in voi ed attorno a voi. Lavorate e costruite la pace attraverso il sacramento della confessione. Riconciliatevi con Dio, figlioli, e vedrete i miracoli attorno a voi..Grazie per aver risposto alla mia chiamata.”

Botschaft 25 November 2020

”Liebe Kinder! Dies ist die Zeit der Liebe, der Wärme, des Gebetes und der Freude. Meine lieben Kinder, betet, dass der kleine Jesus in euren Herzen geboren wird. Öffnet eure Herzen für Jesus, der sich jedem von euch hingibt. Gott hat mich gesandt, um in dieser Zeit Freude und Hoffnung zu sein, ich aber sage euch: Ohne den kleinen Jesus habt ihr weder Zärtlichkeit, noch ein Gefühl des Himmels, das sich im Neugeborenen verbirgt. Deshalb, meine lieben Kinder, arbeitet an euch. Die Heilige Schrift lesend, werdet ihr die Geburt Jesu und die Freude entdecken, so wie in den ersten Tagen, die Medjugorje der Menschheit gegeben hat. Die Geschichte wird Wahrheit sein, was sich auch heute in und um euch wiederholt. Arbeitet und erbaut den Frieden durch das Sakrament der Beichte. Versöhnt euch mit Gott, meine lieben Kinder, und ihr werdet Wunder um euch herum sehen. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid!”

Message 25 novembre 2020

”Chers enfants ! ceci est un temps d’amour, de chaleur, de prière et de joie. Priez, petits enfants pour que le Petit Jésus naisse dans vos cœurs. Ouvrez vos cœurs à Jésus qui se donne à chacun de vous. Dieu m’a envoyée pour être joie et espérance en ce temps, et je vous le dis : sans le Petit Jésus, vous n’avez ni tendresse ni sentiment du Ciel qui se cache dans le Nouveau-Né. C’est pourquoi, petits enfants, travaillez sur vous-mêmes. En lisant les Saintes Ecritures, vous découvrirez la naissance de Jésus et la joie, comme celle que Medjugorje a donnée à l’humanité dans les premiers jours. L’histoire sera une vérité qui se répète aussi aujourd’hui en vous et autour de vous. Travaillez à la paix et construisez-la par le sacrement de la Confession. Réconciliez-vous avec Dieu, petits enfants, et vous verrez des miracles autour de vous. Merci d’avoir répondu à mon appel.”

Poruka 25 studeni 2020

„Draga djeco! Ovo je vrijeme ljubavi, topline, molitve i radosti. Molite, dječice, da bi se mali Isus rodio u vašim srcima. Otvorite vaša srca Isusu koji se daje svakome od vas. Bog me je poslao da budem radost i nada u ovom vremenu, a ja vam kažem: bez malog Isusa nemate nježnosti ni osjećaja Neba koji se krije u novorođenčetu. Zato, dječice, radite na sebi. Čitajući Sveto pismo, otkrit ćete Isusovo rođenje i radost kao prvih dana koje je Međugorje dalo čovječanstvu. Povijest će biti istina, što se i danas ponavlja u vama i oko vas. Radite i gradite mir po sakramentu ispovijedi. Pomirite se s Bogom, dječice, i vidjet ćete čudesa oko vas. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.“

Enfadada con Dios, su hijita con leucemia… en Medjugorje empezó un cambio y hubo final feliz

Simona, su marido Ambrogio, su hija pequeña Chiara -asombrosamente curada- y los hermanos de ella

Simona es una madre italiana que vive en Roma y ha contado en la Brújula Cotidiana su testimonio de agradecimiento a la Virgen María, convencida de que fue su intercesión, señalada por una imagen que recuerda a un ángel, la que desde Medjugorje  cambió la vida de su hija pequeña amenazada de muerte por la leucemia. La curación de su hija parece haber sido un milagro de la Virgen.

En junio de 2014 una maestra dijo a Simona que Chiara, su tercera hija, tenía fuertes dolores en el empeine y se quejaba. La madre pensó que podía ser un esguince o un golpe al jugar, pero ​​a la mañana siguiente la niña ya lloraba gritando: “¡llevadme al médico!”.

En el Hospital Umberto I de Roma los médicos tardaban en decidir el diagnóstico mientras las piernas de la niña se inmovilizaban; los médicos evitaban darle medicamentos contra el dolor para no afectar a las pruebas.

“Después de unos cinco días de hospitalización, el médico jefe nos llama y nos dice: “Espero que su hija tenga leucemia, en cuyo caso sabría cómo proceder. De lo contrario, con los análisis que tengo en la mano, tendría que darle el alta y dejarlas en la calle, porque nunca había visto nada igual”. En unos momentos, mi vida da un vuelco total: me encuentro en una cama de hospital con la esperanza de que mi hija de tres años, que pensaba que estaba perfectamente sana, tenga leucemia”, recuerda Simona. Era una leucemia que se había difundido con rapidez y sin síntomas. “La oncóloga nos dijo que, si nos presentábamos solo un mes más tarde, la situación hubiese sido desastrosa”.

Luchando contra la enfermedad

Durante dos años, Simona y su marido Ambrogio se volcaron en la lucha contra la enfermedad, el primero sin salir del hospital. “Mi reacción inicial fue de rebelión y rabia total, el dolor era realmente demasiado grande, también porque ya me estaba recuperando de una situación muy dura que había involucrado a mi familia de origen y que me había destrozado psicológicamente. Me enojé mucho con Dios y permanecí en este estado durante mucho tiempo”, admite Simona.

Simona en esa época estaba muy alejada de la vida de fe, pero un amigo de Ambrogio formaba parte de un grupo mariano de oración y al saber lo que sucedía puso a orar a sus amigos y compañeros del grupo. A Simona no le impresionó demasiado: “si querían rezar, que recen”, se dijo.

¿Medjugorje? Ni hablar: la madre enfadada

Después de un tiempo, su marido empezó a hablarle de ir a Medjugorje, en Bosnia, con la niña y el grupo de oración. “En esa época, si oía hablar de lugares como Lourdes, Fátima o, precisamente, Medjugorje, se me ponían los pelos de punta de los nervios. Además, Chiara todavía estaba en ciclos de quimioterapia, así que para mí el problema ni siquiera surgió: nunca hubiéramos ido en peregrinación, punto”.

La gente del grupo de oración se ofreció a pagarles toda la peregrinación, incluso el viaje. Ella telefoneó al amigo de su esposo para decirle que no, pero él dijo: “Simona, pero no soy yo quien te invita, es Nuestra Señora. Nos vemos en Medjugorje”. Y le colgó el teléfono.

Simona se enfadó mucho. “Le dije a mi esposo que solo los irresponsables pueden pensar en llevar a una niña de tres años y medio, con leucemia, a una tierra remota, haciendo terapias y con el grave riesgo de infecciones etc… Incluso fui a hablar con las oncólogas para tomar fuerzas con la opinión médica”.

Pero a las oncólogas les parecía bien que la niña fuera a Medjugorje. Simona se quedó sin argumentos y la familia acudió allí.

En Medjugorje

Una vez en Bosnia, a Simona le enfadaba escuchar entre los peregrinos que se hablara tanto de la Cruz, “de cómo aceptar la Cruz, de cómo amar la Cruz”.

En cambio, la niña parecía estar asombrosamente bien. “Hacía quimio como si bebiera agua dulce y escalaba las montañas como una cabra montesa, estaba muy feliz y cantaba a menudo”.

Mientras Simona descansaba en el hotel, la niña y el padre fueron con otros peregrinos a la estatua del Cristo Resucitado. Cuando al día siguiente repasaron las fotos, vieron una forma blanca que aparecía sólo en la foto con la niña, como las alas de una figura angelical.

Una crisis: pedir oración

De vuelta a Italia, en su segundo año de quimioterapia, la niña se encontró en una crisis. “¡Señora, su hija se está muriendo!”, le dijo el médico en el hospital. “Las pruebas que tengo ante mí son un desastre, todos los valores de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas son casi nulos y la niña podría sangrar en cualquier momento”.

Las pruebas parecían indicar sin ambigüedades que la leucemia alcanzaba una fase grave e irreversible. “Por primera vez rompí a llorar frente a Chiara”, recuerda Simona. Y recurrió a algo que nunca hizo antes: llamar al grupo de oración y pedir oración por la niña.

“A la mañana siguiente, a pesar de ser su día libre, la oncóloga regresó al hospital para que examinen inmediatamente la médula ósea de Chiara”, recuerda la madre. La niña había sufrido mucho con un tratamiento de inmunoglobulinas que la hacían vomitar y sentir muy débil.

Pero entonces el médico gritó a la madre: “¡Señora, señora! ¡El ángel salvó a su hija!”. Supo que su padre le había enseñado la foto especial de Medjugorje. “Señora, créame, el ángel de esa foto salvó a su hija porque las pruebas de médula son perfectas”. La niña mejoró asombrosamente.

Orar es lo importante, le dijo el farmacéutico

Pasó el tiempo, y un día, cuando la niña llevaba ya 3 años en buenas condiciones,  recuperándose bien, la madre fue a una farmacia a por algo para la tos de la niña.

En la farmacia, el médico le dio la medicina y le dijo: “¡En ​​fin, haga lo más importante! ¿Nos entendimos?”. Simona, asombrada, vio que el médico llevaba un rosario que sobresalía de la bata. Él le contó que se había convertido en Medjugorje y la animó a orar entregándose a la Voluntad de Dios.

“Ese hombre me miró y sin saber prácticamente nada de mí, de mi familia, de mi vida, me dijo: “Tu hija pequeña se enfermó, ella es el altar, es la puerta de tu conversión. Lo que te está pasando es una gracia, es un regalo para tu salvación”. Estas palabras fueron como una bofetada para mí, durante todo un día estuve atónita, y al mismo tiempo sentí que me tocaban profundamente el corazón. Era como si mi corazón estuviera esperando exactamente esas palabras. Créanme, no sé ni por qué, pero por primera vez en mi vida, desde ese momento, comencé a sentir una profunda gratitud dentro de mí por todo lo que nos había pasado, por nuestra historia, por toda nuestra vida”.

Desde entonces, la vida de la familia ha cambiado y agradecen la bondad de Dios y de la Virgen. “Medjugorje se ha convertido en un segundo hogar, vamos todos los años y Nuestra Señora se ha convertido en la verdadera Reina de nuestra familia”, explica esta madre. “La Virgen tuvo mucha paciencia conmigo, fue un camino de pequeños pasos, que aún hoy perdura”.

Artículo tomado de La Brújula Cotidiana.

© CHILDREN OF MEDJUGORJE – 18 DE noviemBRE DE 2020

Para ver el boletín de noviembre de 2020 de  © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link https://rosasparalagospa.com/children-of-medjugorje/18454-2/

Sor Emmanuel

La muerte de su único hijo hundía su matrimonio, él pensó en el suicidio… en Medjugorje revivieron

La muerte de un hijo es probablemente la experiencia más dolorosa que puede conocerse en la tierra. Un matrimonio italiano la sufrió de una manera brutal y ese hecho estaba destrozando su matrimonio y su deseo de vivir.

Una visita a Medjugorje fue la chispa para reencontrar la esperanza. Lo han contado en un vídeo titulado Don de conversión. La historia de Romano Magnani y Silvana Spalanzani (verlo abajo), cuyo contenido en italiano recoge el portal mariano Cari Filii:

Romano y Silvana resucitaron en Medjugorje. Su vida era silencio, vacío, oscuridad y desesperanza desde que Andrea, su único hijo, falleciera en un accidente de tráfico con tan sólo 18 años. Era una familia acomodada, con grandes contactos, una buena empresa y todo lo que aparentemente daba la felicidad. Pero un día todo se vino abajo, y en esta espiral de dolor este padre de familia llegó incluso a plantearse el suicidio. Pero la Virgen lo rescató y le devolvió él y a su mujer literalmente la vida. 

Éxito en el mundo del motor

Romano Magnani afirma que ha recorrido el mundo entero, de Chile a Japón. Pero ahora únicamente sale de Italia para viajar a una pequeña aldea bosnia. “¡Medjugorje lo es todo, para mí Medjugorje es el mundo, el mundo entero!”, afirma este hombre que ha encontrado el consuelo de Cristo y de su Madre en este lugar.

Relacionado con el mundo del automovilismo y del motociclismo, Romano ha estado con los mejores pilotos (AgostiniValentino RossiProstMansell…) y sus inventos han sido fundamentales para aumentar la seguridad de los cascos.

Experimentaba el éxito en los negocios, su familia era estupenda pero no necesitaba a Dios… 

Con Silvana tuvo a su hijo único Andrea, un niño al que definen como atento, bueno y siempre positivo. Con 16 años dijo que no quería estudiar y su padre le puso al frente de la tienda que tenían especializada en ropa para motoristas. En dos años quintuplicó los beneficios.

Romano tenía grandes planes para su hijo, pero el 25 de marzo de 2001 Andrea murió en un accidente de tráfico. El mundo se vino encima de esta familia. “El dolor era insuperable“, asegura su padre en un documental sobre su conversión. 

Un abismo profundo

Silvana confiesa que se sentía fuera del mundo, ausente. “Cuando los padres experimentan una pérdida así de grande parecen zombis. Vives en la ilusión de que todo esto es un sueño. Pero cuando comíamos y no estaba su plato o no oíamos el sonido de sus llaves comprendes que ya no está“.

Su padre entró en un abismo profundo. Cuenta que “con el tiempo la realidad del dolor se convirtió para mí en oscuridad, una oscuridad tremenda”. Recuerda que le “costaba mucho esfuerzo aceptar esta realidad. Pensé en quitarme la vida, muchas veces contemplé el suicidio. Era vivir en el infierno”.

Este dolor empezó también a afectar al matrimonio. Ella veía “la crisis profunda” de Romano, pero a su vez Silvana también sufría enormemente. “Pasábamos días y días en silencio, nos abrazábamos para consolarnos, pero sin palabras. No teníamos nada que decirnos el uno al otro, porque si decíamos algo no podíamos aguantar y nos echábamos a llorar”, recuerda el padre de Andrea.

Medjugorje

Sin saber cómo este matrimonio que no había necesitado a Dios pero ahora se hundía en el sufrimiento acabó en Medjugorje. Allí, afirma Romano, “recibí la misericordia de la conversión. Encontré la luz, una luz intensa, la voluntad para vivir, para vivir más. Y eso no lo tenía antes cuando contemplaba el suicidio. Esa luz la vi en Cristo, justo aquí en Medjugorje”. 

Entonces tanto él como su mujer comprendieron que la vida no acababa con la muerte de su hijo, que el cielo existía. Y entonces toda esta oscuridad que rodeaba sus vidas se fue disipando.

Silvana afirma que en Medjugorje mirando al cielo dijo a su hijo: “Andrea, yo te cuidé 18 años, sabes que nosotros no podemos más. Ahora que estás cerca de Dios es tu turno de ayudarnos a nosotros. Y creo que desde el Cielo lo movió todo”.

Desde aquella conversión en Medjugorje este matrimonio ha vuelto en numerosas ocasiones. En muchas de ellas han traído consigo a otras familias que han sufrido como ellos la pérdida de un hijo.

“Mártir de la familia”

“Quiero mucho a la Virgen porque sé que siempre la tengo cerca. Siento su amor a mi lado. Y cuando algo ocurre, siempre le pido a Ella: ‘Ayúdame en esta situación’. En los momentos de tristeza, en los que me quitan la paz…”, asegura Silvana.

Esta obra de Dios a través de la Virgen en Medjugorje ha salvado su matrimonio y su familia. Allí “nació un amor aún más bonito” que el que habían experimentado a lo largo de las más de tres décadas que llevaban juntos.

Romano lo tiene claro: “Mi hijo fue un mártir, un mártir de la familia, que renovó a su padre y a su madre. Así que puedo decir ahora: ¡gracias Andrea!”.

Uno de los frutos de su conversión es la nueva “misión” a la que se siente llamado Romano. Ha compuesto e interpretado numerosas canciones, muchas de ellas relacionadas con la Virgen de Medjugorje.

Una de ellas, Medjugorje, la dulce conversión, cuenta su propia historia. Parte de la letra dice:

Ya no quería nada más de la vida,
y muchas veces quería que acabara,
tenía rencor a Dios y a todo el mundo,
la muerte era mi único pensamiento.
Después fui con mis amigos queridos a Medjugorje, unidos en el dolor.
Y nuestra Madre, leyendo lo que está en mi corazón,
hizo que desapareciera el rencor hacia el Señor.
Desde la desesperación por mi dolor,
me llevó a una conversión tranquila y gentil.
Ahora vivo, gracias a Medjugorje,
gracias a la Virgen, gracias al Señor.
Sé que un día volveré a ver a mi hijo, 
gracias a la conversión que me regaló en Medjugorje.

Artículo publicado originalmente en Cari Filii, que ofrece también una versión narrada:

Fuente: http://www.religionenlibertad.com

Catequesis desde Medjugorje «Vivir Medjugorje» – El Santo Rosario

Desde el día 16 de junio, coincidiendo con el inicio de la Novena a María Reina de la Paz, los franciscanos de la Parroquia de Santiago Apóstol de Medjugorje, iniciaron EN DIRECTO, con traducción simultánea al español, una serie de CATEQUESIS, cada una de ellas impartida por un padre franciscano.

La hora de emisión en directo es justo los sábados después del Programa vespertino. Tienen una duración de 15 minutos y todas ellas se agrupan bajo el título: «Vivir Medjugorje».

En esta ocasión la catequesis fue impartida por fr. Dario Dodig.

Fuente: http://www.centromedjugorje.com

ENTREVISTA DE PADRE LIVIO A MARIJA CON MOTIVO DEL MENSAJE DEL 25 DE OCTUBRE DE 2020

P. Livio: Queridos amigos, ahora tenemos a Marija de Medjugorje que nos transmitirá el mensaje de la Reina de la Paz de hoy, día 25 de octubre 2020. ¡Buenas tardes Marija!

Marija: ¡Buenas tardes padre Livio! Un saludo a todos los oyentes de Radio María. Hoy, como cada 25 de mes, la Virgen nos ha dado el siguiente mensaje:

“¡Queridos hijos! En este tiempo los llamo a regresar a Dios y a la oración. Invoquen la ayuda de todos los santos a fin de que sean para ustedes ejemplo y ayuda. Satanás es fuerte y lucha por atraer cuantos corazones sea posible. Quiere la guerra y el odio. Por eso llevo tanto tiempo con ustedes, para conducirlos por el camino de la salvación, hacia Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida. Hijitos, regresen al amor a Dios y Él será su fuerza y su refugio. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

P. Livio: Marija, después de la aparición de esta tarde, ¿podrías describirnos a la Virgen?

Marija: Muy bella, bellísima. La verdad es que esos cinco o diez minutos que dura la aparición, no se pueden comparar con el deseo del Paraíso. Quizás ahora, con el coronavirus, tendremos la posibilidad de ir antes de tiempo. De todas maneras, será cuando Dios quiera, aunque en el corazón permanece este gran deseo y la presencia de la Virgen lo acrecienta. Con la oración sentimos crecer este deseo y por esto la Virgen nos dice que invoquemos a todos los santos para que nos ayuden y sean para nosotros un ejemplo de vida. Sobre todo en este momento, si recordamos la historia pasada en la que hubo tantas epidemias, pestes y otras enfermedades, la Virgen y los santos siempre nos ayudaron. Ahora que estamos en el tiempo de la fiesta de Todos los Santos y de los difuntos, la Virgen quiere que nos acordemos de todos aquellos que nos han precedido y que no pensemos tanto en las cosas terrenas sino en las del Cielo. En estos días hemos oído hablar de otro ejemplo de vida con la beatificación del joven Carlo, pero debemos recordar que todos estamos llamados a la santidad ya en esta vida y así, con nuestro ejemplo, poder acercar a otros a Dios, a los santos, a la Iglesia, a los sacramentos. Esto es lo que la Virgen quiere cuando dice que vivamos el Paraíso aquí en la Tierra.

P. Livio: Sabes Marija, hay muchas personas que se preguntan por qué la Virgen no habla nunca de la pandemia. Quizás la Virgen nos quiere dar a entender que la verdadera pandemia peligrosa para nosotros es la espiritual.

Marija: Exactamente. Por esto la Virgen nos dice, también en este mensaje, que este es el motivo por el que Ella está con nosotros  tanto tiempo, para conducirnos hacia la camino de la salvación, hacia Aquel que es Camino, Verdad y Vida. En todos estos años de presencia de la Virgen, la pandemia más grande ha sido la del alma, el ver un corazón sin esperanza, la tristeza de tantos corazones sin Dios, la indiferencia, dar valor solo a las cosas materiales, sobre todo al dinero. Preguntémonos, ¿Qué es la vida sin Dios? Yo he conocido a muchas personas en Medjugorje que me decían que antes se habían aferrado a las cosas materiales y que después, gracias al Cielo, se aferraban a Dios, a los sacramentos, a la oración, llegando a encontrar la serenidad en el corazón. Muchos de ellos, antes tenían que tomar pastillas para dormir, mientras que con la oración podían dormir como angelitos.

P. Livio: Marija, quisiera hacerte una pregunta personal. Obviamente, el 1 de noviembre se invocan todos los santos, pero ¿tienes tú un santo que prefieras a todos los demás?

Marija: Seguramente. La verdad es que tengo toda una letanía, a veces hasta se ríen de mí, incluso mis hijos, porque yo, con el santo de cada día, o en cualquier ocasión, enciendo una vela y empiezo con todas mis jaculatorias y oraciones y después pido la intercesión del santo. Sobre todo en Medjugorje pido al padre Slavko, que aunque no sea todavía proclamado santo por la Iglesia, para mí sí lo es, porque la Virgen, el día después de su muerte, nos dijo que había nacido en el Cielo. Además, hemos tenido varias experiencias que nos lo testimonian. Una vez llegó a Medjugorje una señora latinoamericana, viuda reciente, con una amiga. Esa señora estaba desesperada por la pérdida repentina de su marido. Subieron a la colina de las apariciones, pero ella estaba muy confundida, estaba obsesionada con la muerte de su marido y no encontraba la paz. Pero allí encontró un fraile que le dijo que debía ir a la iglesia y confesarse y le dio también otros consejos. Ella fue a la iglesia en busca de ese fraile, vio una foto y dijo: “Este es el fraile que yo busco”. Le contestaron que ese fraile había muerto, pero ella aseguró que se había encontrado a ese fraile en la colina y que había hablado con él. Es decir, podemos ver o no a los santos o a nuestros difuntos, pero sí podemos sentir su proximidad y esto es la comunión de los santos. Yo a menudo le hablo a Don Bosco, porque él era un vidente. Leí que estando con sus jóvenes, a menudo, veía a la Virgen entre ellos. Él tenía muchas visiones, locuciones y sueños. Es decir, que la Virgen estaba en todas partes. Ahora, cuando se habla de nosotros, parece que la Virgen está en cada esquina de nuestra casa, de nuestra vida durante esos cinco minutos, en cambio Don Bosco vivió continuamente apariciones, tantas visiones, tantos sueños. Yo digo que Don Bosco era un hombre santo, sabio…, pero también un hombre astuto y valiente ya que su vida estuvo muchas veces en peligro. Me dirijo a él para pedirle ayuda, ya que él pasó por muchas cosas como las que estamos pasando nosotros. Si supieras padre Livio, usurparon mi identidad en internet y dijeron cosas sobre mí que no son ciertas, cuando ni siquiera las he llegado a pensar, además yo nunca uso ese tipo de programas. Pero el diablo sabe deslizarse en estas pequeñas brechas y hacer mucho daño. Por esto la Virgen nos llama a estar siempre más cerca de los santos y a pedir su intercesión. En una ocasión, la Virgen nos dijo: “Leed los libros de los santos e imitadles.” Yo cada año hago una oración especial y pido la intención de unas misas a san José de Cupertino, protector de los estudiantes, pensando en mis hijos. También a san Antonio, a san Francisco de Asís, como patrono de nuestra parroquia también yo me siento franciscana de familia. Cuando voy a Asís, me gusta ir a ver a las monjas por la mañana temprano y cuando no puedo viajar, las llevo siempre en el corazón a todas: las carmelitas, salesianas, claretianas… especialmente a las de clausura. En una ocasión viajé con el padre Slavko a América Latina y una vez me dijo que al día siguiente, de madrugada, iríamos a visitar a las monjas de clausura ya que ellas nunca podrían venir a Medjugorje, y así lo hicimos. Es muy bonito ver esas pequeñas santas en su clausura, que oran, que se sacrifican, que ayunan… son verdaderas pequeñas grandes santas y muchas de ellas ancianas.

P. Livio: Sí, además la Virgen dijo que los ancianos son un muro contra Satanás. Marija, dime un poco cómo es el Paraíso ya que la Virgen os lo mostró. Cuando lo viste, ¿pudiste ver a los santos?

Marija: Nosotros no reconocimos a los santos porque allí son todos iguales. No son ni más gordos, ni flacos porque todos tienen un cuerpo nuevo y con la belleza que solo el Paraíso nos puede dar. A Vicka y Jacob los llevó al Paraíso, a mí en cambio, me dio la posibilidad de verlo como a través de una ventana. Yo le dije a Vicka que si la Virgen me hubiera llevado allí, yo no habría querido volver, me hubiera agarrado a alguna parte para quedarme allí (se ríe). Ellos experimentaron con su propio cuerpo esta experiencia del Paraíso, Purgatorio e Infierno.

P. Livio: Pero creo recordar que visteis a la gente vestida de diferentes colores.

Marija: Nosotros creemos que todos los que están en el Paraíso ya son santos. Los Santos aquí en la Tierra los hace la Iglesia. Hace poco me mandaron unos dibujos animados donde aparece la Virgen con mil pies bajo su manto y san Pedro que decía: “¡Ella es así!”, es decir, que Ella nos ayuda y nos protege para llevarnos con Ella al Paraíso. Yo creo profundamente que en Medjugorje la Virgen, empezando primero con nosotros, después con los jóvenes y más tarde con las familias, los esposos … creó tantos grupos de oración, que ahora son muy numerosos en todo el mundo. En realidad el primer grupo de oración que la Virgen pidió fue para la santificación de la familia, de hecho, nos pidió preparar un pequeño altar en nuestras casas frente al cual poder orar juntos, toda la familia. Esta fue la revolución. La oración ya no era una costumbre familiar, como lo sigue siendo para muchos todavía debido al ateísmo, al materialismo, al consumismo. Así pues, la Virgen empezó por querer proteger el núcleo familiar. Fue una experiencia muy bonita en mi familia, la cual trasmito a mis hijos esperando que ellos lo hagan también con los suyos. A pesar de que cada uno tiene una relación individual con Dios, es muy bonito sentir esa unión como familia en la oración. Mi madre, especialmente por la noche cuando ya estábamos todos en casa (tenía seis hijos) en el tiempo de oración conjunta, ella se sentía feliz y serena y agradecía siempre a Dios por haberle dado esa riqueza tan grande que son los hijos. Hoy en día, ya no se considera una riqueza los hijos. A veces cuando me encontraban con mis cuatro hijos, me preguntaban con sorpresa si eran todos míos, como si yo fuera una oveja negra. Una vez en un parque, después de haber aparcado y sacado los cochecitos porque todavía eran pequeños, el señor del aparcamiento me preguntó si eran míos, le contesté afirmativamente y le dije además que me sentía muy orgullosa de ello. Me quiso hacer descuento por ello aunque yo no lo acepté. El hecho es que me miraba como si no fuera normal que una mujer tuviera, según él, tantos hijos.

P. Livio: Ahora te quiero hacer una pregunta un poco especial. Tú ves a la Virgen cada día, es decir, que es como si estuvieras en el Paraíso ya que como decía san Luís María Grignon de Montfort, la Virgen es el Paraíso de Dios, ahora, con el pánico que hay debido al coronavirus por miedo de morir, tú, Marija, personalmente ¿tienes miedo a la muerte?

Marija: Un día u otro tenemos que morir. Yo ahora tengo 55 años y sabemos que no viviré dos mil años, ni mil, ni cien. Yo creo que el problema más grande de este virus es el pánico. No debemos mirar la televisión las veinticuatro horas para saber del virus. Apaguemos la televisión y oremos. De este modo, no tendremos miedo, a pesar de ser conscientes de que la situación no es buena para la economía, en la que hay tantas personas que pierden el trabajo. Me acuerdo que cuando había comunismo, el padre de Vicka trabajaba en Alemania y su madre dijo que todos iban a morir de hambre porque si Vicka continuaba diciendo que la Virgen se le aparecía, quitarían el pasaporte del padre y no podría trabajar, por lo tanto, se habrían muerto de hambre ya que el campo no habría dado lo suficiente para todos. Lo digo porque, ciertamente había miedo por el futuro, pero nos poníamos a rezar y estábamos mejor. Mi padre siempre decía que “No pasa nada que Dios no quiera”. Por lo tanto, le decimos a Dios: “Señor, Tú ves y provees”. Yo creo que este momento, como nos dice la Virgen, es el que el diablo quiere usar para atraernos más hacia él y quiere la guerra y el odio. Por esto, debemos ser cristianos al completo, cristianos que aman, que comparten. Parece que ahora nos hayamos vuelto más distantes entre nosotros, parece que se tenga miedo incluso de sonreír, de acercarse. Este miedo viene del diablo. En el pasado hubo también otras pandemias, pero creo que nunca llegó a ser una situación tan desesperada porque ahora nos están transmitiendo ese miedo que no es del todo real. Yo he hablado con personas que han tenido el coronavirus y que, gracias a Dios, lo han superado sin consecuencias. Es verdad que muchos han muerto, pero también debido a todas las complicaciones de salud precedentes. Por lo tanto, debemos saber que la mayoría no muere.

P. Livio: Debemos decir que no solamente existe la enfermedad física, sino también la psíquica. Muchas personas pierden la serenidad y por eso nos damos cuenta de lo importante que es la oración, el contacto con Dios también para curarnos psicológicamente y espiritualmente.

Marija: Ahora se va mucho al psicólogo y se toman muchas pastillas, mientras que antes, la gente se confesaba, se visitaba a las monjas y se hablaba con ellas, se recibían consejos y la gente se ponía más en manos de Dios. Pero hoy en día, con los avances de la medicina, se piensa poder llegar a los 90 años en vez de a los 80, como si lo importante fuera prolongar la vida, cuando en realidad en esta vida estamos solo de paso. Nuestra patria es el Cielo, por lo tanto, estemos tranquilos y oremos que Dios nos dará, paz, alegría, serenidad y también nos dará trabajo y todo lo que necesitamos.

P. Livio: Ciertamente. La Virgen nos dijo que esta vida es pasajera y que sin Dios no tiene sentido. Referente a esto, te quiero hacer una pregunta. Las palabras que ha dicho hoy la Virgen no las quiero subestimar: “Satanás es fuerte y lucha por atraer a cuantos corazones le sea posible. Quiere la guerra y el odio”. Estas palabras la Virgen las ha dicho en todos los tiempos más difíciles de estos últimos cuarenta años. Lo dijo cuando cayó el comunismo, cuando hubo la guerra de Bosnia, con el terrorismo y ahora lo vuelve a repetir. Al haber dicho también que: “Satanás reina y quiere destruir vuestra vida”, ¿te parece Marija que está por suceder algo tremendo que pueda destruir el mundo? ¿Digamos una guerra mundial?

Marija: No lo sé padre Livio. La Virgen dice que debemos orar y ayunar y que con la oración y el ayuno también las guerras se pueden alejar. Yo añado que vivamos en gracia de Dios, que vivamos los mandamientos de Dios porque debemos tener una línea de conducta en nuestra vida. Si no es así, viviremos en la desesperación. Cuando se vive en el pecado, se cae siempre en lo más profundo del mal, donde no hay respeto por la propia vida ni por la del prójimo. Pero Dios nos da a la Virgen y Ella nos dice: “Por eso llevo tanto tiempo entre vosotros, para llevaros al camino de la salvación”. Estas son las palabras santas que nos dice la Virgen. Dios se lo ha permitido.

P. Livio: Marija, la Virgen se ve fuerte, pero ¿de dónde recibe esta fuerza?
Marija: Se la damos nosotros. En el año nuevo del 2000, la Virgen nos pidió subir a la colina de las apariciones, como aparición extraordinaria. Subimos, oramos y la Virgen dijo: “Satanás está libre de sus cadenas”, pero nos dijo también: “Consagraos a mi corazón y al corazón de mi Hijo Jesús”. Es decir, si tenemos miedo, pongámonos bajo la protección de su Hijo y de su corazón inmaculado. Ella nos da el impulso para seguir el camino justo. Pero, está claro que depende de nosotros. Esta es la libertad que Dios nos ha dado. Tantas veces pienso: “maldita libertad”, pero por otra parte, no somos esclavos. Esta es la belleza de nuestra fe, que no somos esclavos, sino libres. Este es el fruto de nuestro amor hacia Dios, esta es la libertad que Él nos da, y nosotros elegimos. La Virgen nos llama a ser reflejo de Dios. Me acuerdo que en los primeros años, con el comunismo, teníamos miedo de morir, pero nosotros estábamos dispuestos a ello. Fíjate padre Livio que, cada mañana mientras me vestía, pensaba si ese iba a ser mi último día, pero lo vivía plenamente. También hoy lo vivo de este modo y pienso que es mejor vivir plenamente un día que tres estando mal.

P. Livio: Marija, te hago una última pregunta. Me siento muy tocado por cada palabra de la Virgen y creo que se deben reflexionar muy bien. Casi en todos los mensajes de estos últimos meses, la Virgen, al inicio del mensaje, dice: “Os llamo a regresar a Dios y a la oración”. ¿Te parece que es debido a que no la escuchamos? o ¿a qué puede ser debido que lo repita continuamente?

Marija: Yo creo que este mensaje es la clave para la liberación, incluso de esta pandemia, de las guerras, del miedo por el futuro. La Virgen nos dice: “Regresad a Dio, regresad a la oración”. Si nosotros verdaderamente regresamos a Dios, empezamos a amarlo más, empezamos a respetar más Sus leyes protegiendo así nuestras vidas, la de los demás y también protegiendo más nuestro planeta. Me contaron unos peregrinos de Brasil que se quemaban muchos bosques. ¡Una catástrofe! Una vez fui a Manaos y desde el avión veías estos bosques enormes y pensaba en toda la belleza que Dios nos ha dado y nosotros nos comportamos como si fuéramos los dueños de ello cuando no es así. ¡Dios es el único dueño! Dios nos lo ha dado para protegerlo y amarlo. Por esto la Virgen en los primeros años nos dijo: “En el lugar de Dios, habéis puesto el yo. Por esto, yo os llamo a poner a Dios en el primer lugar de vuestra vida”.

P. Livio: Gracias Marija.

Marija: Padre Livio, quería añadir unas palabras por lo que hace referencia a las guerras. Yo creo que ya hay guerra en muchos corazones. Creo que hay mucha gente prepotente que se creen dioses, sin ningún respeto hacia Dios y hacia Su creación.  Por esto, la Virgen nos llama a la conversión, porque la persona que se convierte se vuelve bendición para los demás. Yo creo que lo que más falta hace en nuestra humanidad es la humildad, la humildad de reconocerse pequeños en este gran mundo que Dios nos ha dado y mirarlo con respeto, amarlo y protegerlo.

P. Livio: Cierto Marija, muchas gracias. Ahora terminemos con la oración.

TRADUCCIÓN: Equipo de traductores de Amor de Déu

CELEBRAR LA FIESTA DE HALLOWEEN SIGNIFICA HONRAR AL DIABLO

«El padre Gabriele Amorth, el célebre exorcista de la Santa Sede que ha regresado hacia el Padre el mes pasado, ha pronunciado una muy seria advertencia contra la moda de Halloween.

“A algunas personas esto les parece un juego inocente, ¡pero no lo es en absoluto! Pienso que Italia está perdiendo el espíritu, escribió, el sentido de la vida y el uso de la razón, y que se está destruyendo a fuego lento”.

Celebrar la fiesta de Halloween es honrar al diablo que, cuando es adorado tan sólo una noche, reivindicará sus derechos sobre esas personas. No nos sorprendamos luego de que el mundo vaya a la ruina y que los consultorios de los psiquiatras y psicólogos estén atiborrados de niños insomnes, violentos, agitados y de jóvenes que padezcan obsesiones, depresiones o que hayan intentado suicidarse.»

© Children of Medjugorje del mes de octubre de 2016

Sor Emmanuel

REFLEXIÓN DEL PADRE VERAR AL MENSAJE DEL 25 DE OCTUBRE DE 2020

El Padre Francisco Verar nos comparte como cada mes, la reflexión del mensaje de la Santísima Virgen María Reina de la Paz del 25 de octubre de 2020

“¡Queridos hijos! En este tiempo los llamo a regresar a Dios y a la oración. Invoquen la ayuda de todos los santos a fin de que sean para ustedes ejemplo y ayuda. Satanás es fuerte y lucha por atraer cuantos corazones sea posible. Quiere la guerra y el odio. Por eso llevo tanto tiempo con ustedes, para conducirlos por el camino de la salvación, hacia Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida. Hijitos, regresen al amor a Dios y Él será su fuerza y su refugio. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Fuente: www.infomedjugorje.org

© CHILDREN OF MEDJUGORJE – 24 DE OCTUBRE DE 2020

Para ver el boletín de octubre de 2020 de  © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 24 de octubre de 2020

Sor Emmanuel

Mensaje del 25 de OCTUbre de 2020 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“¡Queridos hijos! En este tiempo los llamo a regresar a Dios y a la oración. Invoquen la ayuda de todos los santos a fin de que sean para ustedes ejemplo y ayuda. Satanás es fuerte y lucha por atraer cuantos corazones sea posible. Quiere la guerra y el odio. Por eso llevo tanto tiempo con ustedes, para conducirlos por el camino de la salvación, hacia Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida. Hijitos, regresen al amor a Dios y Él será su fuerza y su refugio. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Message 25 October 2020

”Dear children, At this time, I am calling you to return to God and to prayer. Invoke the help of all the saints, for them to be an example and a help to you. Satan is strong and is fighting to draw all the more hearts to himself. He wants war and hatred. That is why I am with you for this long, to lead you to the way of salvation, to Him who is the Way, the Truth and the Life. Little children, return to the love for God and He will be your strength and refuge. Thank you for having responded to my call.”

Mesaggio 25 ottobre 2020

”Cari figli! In questo tempo vi chiamo a ritornare a Dio ed alla preghiera. Invocate tutti i santi in vostro aiuto affinché essi vi siano d’esempio e d’aiuto. Satana è forte e lotta per attirare a sé quanti più cuori possibile. Vuole la guerra e l’odio. Perciò sono con voi così a lungo per guidarvi sulla via della salvezza, a Colui che è via, verità e vita. Figlioli, ritornate all’amore verso Dio e lui sarà la vostra forza ed il vostro rifugio. Grazie per aver risposto alla mia chiamata.”

Botschaft 25 Oktober 2020

„Liebe Kinder! In dieser Zeit rufe ich euch auf, dass ihr zu Gott und zum Gebet zurückkehrt. Ruft alle Heiligen um Hilfe an, damit sie euch Vorbild und Hilfe seien. Satan ist stark und kämpft darum, so viele Herzen wie möglich zu sich zu ziehen. Er will Krieg und Hass. Deshalb bin ich so lange bei euch, um euch auf den Weg des Heils zu führen, zu Dem, Der der Weg, die Wahrheit und das Leben ist. Meine lieben Kinder, kehrt zurück zur Liebe zu Gott, und Er wird eure Stärke und Zuflucht sein.bDanke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid!“

Poruka 25 listopad 2020

„Draga djeco! U ovom vremenu zovem vas da se vratite Bogu i molitvi. Zazivajte sve svete u pomoć da bi vam oni bili primjer i pomoć. Sotona je jak i bori se da što više srca sebi privuče. Želi rat i mržnju. Zato sam s vama ovoliko dugo da vas vodim putu spasenja, Onome koji je put, istina i život. Vratite se, dječice, ljubavi prema Bogu i On će biti vaša snaga i utočište. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.“

Alejada de Dios, una inesperada confesión en Medjugorje salvó su matrimonio y ordenó toda su vida

Sofía Gamiz es una terapeuta familiar que vive en Barcelona y ha grabado su testimonio de encuentro con Dios en un vídeo de viente minutos que se presentó este verano de 2020 en el Festival de la Juventud en Medjugorje y que difunde el canal Fruits of Medjugorje.

Pasó de estar a punto de romper su familia y un total desinterés por Dios a rezar hoy el rosario cada día con su esposo y sus 4 hijos, con una gran felicidad.

Su historia habla de la fuerza del rosario, el poder del sacramento de la Reconciliación y la intercesión amorosa de la Virgen María como Madre.

Casada, todo iba bien pero “comencé a salir con otra persona”

“Yo era egoísta, comencé una relación con otra persona y decidí en ese momento dejar a mi esposo”, explica Sofía. “Nuestro matrimonio iba bien, no faltaba trabajo, bienes materiales, lo teníamos todo y éramos felices. Vivía sin Dios, no oraba, simplemente no me importaba, solo pensaba en vivir y no quería tener hijos, hasta el punto que esperamos 6 años antes de que llegara nuestra primera hija. Después de 3 años nace nuestro segundo hijo, qué lindo, tenía todo lo que quería en la vida. Todo estaba bien para mí, hasta que hace 8 años comencé a salir con otra persona y decidí terminar mi matrimonio”.

Alberto, mi marido, sufrió terriblemente, pero me quería tanto que un día me dijo: “Si crees que eres feliz sin mí, de inmediato firmaré tus papeles de divorcio”.

El padre de ella peregrinó a Medjugorje

“Mi padre, un hombre de profunda fe, observaba con dolor las consecuencias que provocó la ruptura de mi matrimonio, así que fue a una iglesia en Barcelona, donde había una Virgen. Era Nuestra Señora de Medjugorje y rezó con todo su corazón por mí. Al salir de ese templo, vio el anuncio de una peregrinación y, sin decir nada, vino aquí a Medjugorje. Regresó varias veces, también estuvo aquí el día en que, en diciembre, después de la separación, le entregué a mis hijos a Alberto”.

El padre invitó a toda la familia a Medjugorje

“No sé exactamente cómo, pero de repente algo estaba cambiando en mí. Después de unos meses mi padre me llama y me dice: “Me gustaría que aceptaras, te invito a Medjugorje…”.

“Bien, acepté traer a mi esposo y a mis 2 hijos pequeños también. Mi corazón estaba completamente cerrado, no tenía a Dios en mi vida, no me importaba si Nuestra Señora realmente se aparecía. Escuché con desconfianza el testimonio de la vidente Mirjana aunque sentía fuertemente dentro de mí que lo que estaba escuchando era la verdad absoluta”, dice hoy.

Una curación asombrosa… y un segundo viaje

“En el viaje de regreso, mi padre me regaló un libro sobre las apariciones de la Virgen, pero ni lo abrí. Pensé que era mejor dárselo a la madre de un amigo mío, gravemente enfermo de cáncer“. Y aquello tuvo consecuencias porque a los 9 meses esa mujer enferma la telefoneó.

“Sofía, ¿eres tú? Estoy feliz de haberte encontrado, gracias por el libro y el Rosario, me gustaría ir a Medjugorje para agradecer a Nuestra Señora, ya sabes, Ella cambió mi vida… Cuando fui allí hace unos meses por primera vez estaba al borde de la muerte y estoy todavía aquí. Fui a pedirle a Nuestra Señora que me preparara para ir al cielo. Hace apenas unos minutos, sin embargo, el médico me acaba de confirmar que las pruebas muestran una reducción inexplicable de los marcadores tumorales y que no está claro cómo, pero estoy bien. Sería muy feliz si me acompañaras… “.

Sofía admite que no pudo decir que no a esa mujer. Así llegó de nuevo a Medjugorje, acompañándola, el 25 de junio, aniversario de las supuestas apariciones.

“Yo no podía explicar por qué tanta gente hacía fila para confesar, pensaba que todos estaban locos. Pasamos y más allá había misa pero no me importó y me senté escuchando música en la radio porque no me interesaba la traducción”, explica ella.

“No me había confesado en más de 20 años”

Todo cambiaría en ese momento. “No sé por qué, pero de repente me levanté y fui a los confesionarios. Solo había un cura con la bandera española y me senté allí. No me había confesado en más de 20 años. Lo primero que dije fue: “No sé por qué estoy aquí. No sé por dónde empezar … »

“Comencé a llorar, pensando en todo mi pasado, toda mi vida sin Dios, todo el sufrimiento que Dios soportó por mis pecados, los dolores de Jesús en la cruz, las personas a las que lastimé y que sufrieron por mi culpa…”

“Sentí tanto dolor y el cura, colocando sus manos sobre mi cabeza, dijo una sola frase: «Tus pecados te son perdonados» y cuando terminó la frase todo el dolor que sentía desapareció. No se puede explicar con palabras, pero todo mi cuerpo y mi alma sintieron la paz, la paz y el amor. No vi a Dios, pero recibí un abrazo. El abrazo de Dios, un sentimiento de plenitud y felicidad absoluta”.

«¿Es cierto que tu marido te ha perdonado?», le preguntó el sacerdote. “Entonces, ¿cómo puede Dios no perdonarte, Él, que es tu Padre? Ve ahora, ve a la comunión, ve y recibe a Jesús”.

“En el momento de la comunión, el abrazo que sentí durante la confesión, ¡Dios mío, se había triplicado! No lo podía creer, tanta felicidad … ¡quizás todos la teníamos!”, se asombraba ella. “Seguramente lo sentiremos en el cielo, pero desearía que todos pudiéramos probar esta experiencia que trae este regalo porque es maravillosa… ¡maravillosa!”

El padre terrenal y una familia sanada

Absolutamente feliz, Sofía, al salir del templo ¡se encontró con su padre! Había venido por su cuenta, con otra peregrinación, sin que ella lo supiera. Sofía, asombrada, le dijo a Dios: “¡Tú existes! Te di la espalda durante 20 años pero ahora te quiero todos los días, no quiero dejarte, he encontrado el mayor tesoro… “.

Ahí empezó un proceso que reconstruyó su matrimonio. El crecimiento en fe de su marido Alberto también lo atribuye a la oración y la Virgen. Ella rezaba el rosario, y él no se sumaba. “Yo tengo mi tiempo”, dijo él. Más adelante supo que él había empezado a rezar el rosario por su cuenta, cuando caminaba de vuelta del trabajo.

“Ahora tenemos 4 hijos, rezamos el Rosario todos los días con nuestros hijos en la familia y cada vez que Nuestra Señora nos llama a Medjugorje siempre respondemos SÍ”, exclama.

(Resumen publicado originariamente en el portal de noticias marianas CariFilii.es)

Programa desde Medjugorje: «Noticias de Medjugorje»

En el pasado mes de abril, los franciscanos, a través de Centro Mir Medjugorje, lanzaron un nuevo espacio de noticias relacionadas con Medjugorje.

Los jueves, después del programa vespertino, se retransmiten, a través del canal en DIRECTO, una serie de vídeos con NOTICIAS DE MEDJUGORJE.

Si no lo pudiste ver o lo quieres volver a recordar, este es el vídeo de la semana:

CONTENIDOS:

Fr. Robert Jolić nos habla del Rosario en este mes dedicado al Santo Rosario por la Iglesia.

El Icono de Jesús misericordioso de la Iglesia de Sumarci, ante el cual ocurrió el milagro de sanación tomado como prueba de santidad de Sor Faustina Kowalska y homilía de Fr. Renato Galić en la iglesia se Sumarci, donde se conserva esta reliquia.

Congreso virtual del Centro Informativo de Medjugorje de Alemania (Austria, Suiza y Alemania) en enero de 2021.

Mensaje del 25 de septiembre de 2020.

Fuente: http://www.centromedjugorje.org

El Monte del Encuentro entre Dios y el Hombre: Sagrada Escritura y Medjugorje

El monte es por excelencia, desde tiempos bíblicos, el lugar privilegiado donde ocurren los más importantes episodios de la Revelación del misterio de  Dios y su amor por el hombre. Quizás por su inmensa altura en un paisaje, y ante la magnificencia de las montañas comparado con la pequeñez del ser humano, estos gigantes de la naturaleza han sido asociados siempre con el misterio y poder de Dios, siendo un referente clásico en metáforas bíblicas y teológicas sobre la omnipotencia divina. Incluso, el gran místico carmelita de España del siglo XVI, San Juan de la Cruz, utilizó la metáfora del ascenso del Monte Carmelo en Israel para explicar el proceso de unión del alma con Dios.

Desde el Antiguo Testamento hasta la vida de Jesús, encontramos grandes teofanías (manifestaciones de Dios) llevándose a cabo frecuentemente en montañas y montes, viendo así la preferencia de Dios por estos lugares altos, apartados, y elevados, para acercase y revelarse continuamente a su Pueblo, a través de los antiguos profetas. Uno de los más claros e importantes ejemplos de ello lo encontramos en el libro del Éxodo, donde se da la mayor revelación de Dios en el Antiguo Testamento a Moisés en el Monte Horeb, conocido como “el monte de Dios,” y después en el Monte Sinaí. En el Monte Horeb, Dios se revela a Moisés como Yahveh, “YO SOY EL QUE SOY” (Ex 3, 13), confirmando su existencia como el único Dios eterno y verdadero. Más adelante, tras la salida del Pueblo de Israel de Egipto, Dios entrega a Moisés en el Monte Sinaí las Tablas de la Ley y establece su alianza con Israel, manifestando su entrega, amor, y predilección por este pueblo escogido con el que “haré maravillas que no se han hecho en toda la tierra” (Ex 34, 10).

Es en esta segunda parte de la revelación de Dios a Moisés en el Monte Sinaí donde vemos a Moisés por primera vez ascender a la cima del Monte para encontrarse con Dios, quien majestuosamente “descendió en la nube y estuvo allí con él, mientras este invocaba el nombre del Señor” (Ex 34, 5). El Monte Sinaí se convirtió en el lugar sagrado donde Dios, en sus encuentros con Moisés, desciende para revelarse a su Pueblo y manifestar su voluntad en torno a la fidelidad que esperaba de ellos. Revela, además, su misericordia y predilección por Israel, al igual que su deseo de obediencia a la Ley como respuesta a la alianza establecida con ellos por amor. El narrador nos cuenta que el rostro de Moisés “resplandecía por haber hablado con Dios” (Ex 34, 29) cada vez que bajaba del Monte, ayudándonos a comprender que el contacto con Dios producía en él una verdadera transformación, no solamente exterior, sino interior, pues todo su ser se divinizaba cada vez más con cada contacto con Yahveh.

Otro clásico ejemplo del Antiguo Testamento acerca de estos encuentros entre Dios y el hombre en los montes lo encontramos en 1 Reyes 19, 10-18, en el encuentro con Elías en el Monte Horeb, mismo lugar de la primera manifestación a Moisés en la zarza ardiente. En ese singular episodio, la Sagrada Escritura nos revela que hubo un poderoso viento, un fuerte terremoto, y un fuego, pero en ninguno de estos se encontraba Dios. Sin embargo, “después del fuego vino un suave murmullo. Cuando Elías lo oyó, se cubrió el rostro con el manto y, saliendo, se puso a la entrada de la cueva,” (1 Re 19, 12-13), pues en ese delicado murmullo estaba la presencia de Dios.

Finalmente, en el Nuevo Testamento, encontramos el discurso de Jesús sobre las Bienaventuranzas, conocido como el “Sermón de la Montaña” (Mt 5, 3-12 / Lc 6, 20-23), ocurriendo en un monte, al igual que la Transfiguración en el Monte Tabor, donde se revela en toda su gloria como Hijo de Dios a Pedro, Santiago, y Juan. Los evangelistas nos narran también que Jesús se retiraba a lugares solitarios y apartados para orar, principalmente a los montes, pasando noches enteras a solas en presencia del Padre. Sin embargo, el acto definitivo de la vida de Jesús, culmen de la historia de la Salvación se dio también precisamente en un monte, el Gólgota, con la Redención del hombre llevándose a cabo a través de su crucifixión y muerte en la cruz.

En tiempos actuales, aunque la Revelación Pública alcanzó su máximo culmen en Jesucristo y concluyó con la muerte del último Apóstol, San Juan, descubrimos en la historia claros ejemplos de estos acercamientos de Dios hacia la humanidad ocurriendo principalmente a través de las apariciones de la Santísima Virgen María. Aunque las apariciones marianas no añaden nada a la Revelación definitiva de Dios contenida en la Sagrada Escritura y la Tradición de la Iglesia, su papel es la de recordar al mundo la Revelación del amor de Dios por el hombre y acercarlo a Jesucristo para alcanzar su salvación. De estas manifestaciones actuales de Dios al hombre, es interesante descubrir que muchas de ellas han ocurrido en lugares y escenarios similares a los de las teofanías de las Sagrada Escritura, especialmente en montes, valles, y lugares apartados. Medjugorje es, sin duda, el más claro ejemplo de la manifestación del amor de Dios en la actualidad ocurrida en un monte.

El Evangelio de San Lucas nos narra que “María se levantó y fue apresuradamente a la región montañosa” (Lc 1,39) a visitar a su prima Isabel, llevando ya en su vientre la presencia viva del Mesías. El nombre de “Medjugorje” en idioma croata significa “entre los montes.” No es de extrañarse, pues, que esta sencilla parroquia rural de Bosnia-Herzegovina, rodeada de montes, haya sido escogida como el escenario de la más extraordinaria manifestación divina de nuestro tiempo. El mensaje de Medjugorje no solamente ofrece un sencillo y profundo camino para una vivencia seria y comprometida de la fe cristiana, sino que el mismo entorno en donde se han desarrollado estos acontecimientos contiene un rico simbolismo profundamente arraigado en la historia de la Revelación de Dios al hombre contenida en la Sagrada Escritura. Al mirar detenidamente los acontecimientos y el lugar donde ha ocurrido esta manifestación de Dios a través de la Virgen María, no podemos evitar mirar claras similitudes entre esta especial mariofanía y las teofanías tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, resaltando en todas estas los montes como lugares privilegiados de encuentro entre Dios y el hombre.

Las apariciones de Nuestra Señora comenzaron el 24 de Junio de 1981 en este pequeño pueblo de la antigua Yugoslavia. El escenario escogido por el Cielo fue precisamente un monte, llamado Podbrdo, que se localiza en las afueras de la aldea de Bijakovici, perteneciente a Medjugorje. En este monte rocoso y difícil de subir, la Santísima Virgen María descendió aquel primer día con el Nino Jesús en brazos, mostrándolo desde lo alto a los jóvenes videntes que estaban abajo, haciéndoles señas con sus manos de que subieran para encontrase con ella. Con este gesto, la Reina de la Paz mostró que a quien realidad deseaba mostrar no era a ella, sino a Dios mismo, pero para que ese encuentro ocurriera, se debía subir el monte, tal como Moisés, Elías, y los antiguos profetas debían hacerlo en tiempos bíblicos. Así sucedió, y en aquellos primeros días, los seis videntes y la gente del pueblo debía subir el Podbrdo para encontrarse con la Madre de Dios, quien había venido a llamar a toda la humanidad a la conversión.

Ya desde el tercer día de las apariciones, el 26 de Junio de 1981, con el primer mensaje se hizo evidente el carácter profético de la venida de la Virgen a Medjugorje. Ella venia en nombre de Dios para hablar y dirigirse no solo a los videntes y aldeanos locales, sino al mundo entero. Tal como Elías en el Monte Carmelo (1 Re 18, 16-46) hizo relucir a Yahveh como verdadero Dios ante los sacerdotes del dios Baal, y así se terminaron las consecuencias de la idolatría de Israel, la Santísima Virgen María en el Monte Podbrdo hizo su primer llamado a la paz y reconciliación “entre Dios y los hombres y entre los hombres” con lágrimas en los ojos. Muchos interpretarían esto como un aviso de la sangrienta Guerra de los Balcanes que estalló en Yugoslavia exactamente 10 años después. Sin embargo, la dimensión profética del mensaje de la Virgen contenía aún más profundidad. Tal como los antiguos profetas que llamaban a Israel a abandonar la idolatría y renovar su fidelidad a la alianza con Dios, la misión de la Reina de los Profetas en Medjugorje consistía en llamar a la renovación de la alianza con el verdadero Dios, sellada en Jesucristo, y rota con el pecado. Esto solo sería posible a través de la conversión, abandonando el pecado actual y volviendo, en amor y obediencia, a los Mandamientos de Dios, quien no solamente había sido expulsado y perseguido en la Yugoslavia comunista, sino en todo el mundo con los ídolos modernos propuestos por la secularización y el modernismo. Lo que se convertiría en el mensaje central de Medjugorje es la llamada de volver a Dios para obtener paz, no solo en el mundo, sino principalmente en cada corazón, pues un corazón que conoce, ama, y se deja transformar por el amor de Dios, es capaz de transmitir con su vida a los demás ese “Shalom” (paz en hebreo), plenitud del hombre hallada solo en Dios. María, pues, desarrolla su papel profético en el Podbrdo, tal como Elías y los profetas en los montes o Juan el Bautista en el desierto, afirmando al quinto y sexto día de las apariciones: “Que la gente crea y persevere en la fe. Hay un solo Dios y una sola fe, créanlo con todas sus fuerzas.”

La renovación espiritual y la conversión a la que la Madre de Dios invita solo pueden realizarse en comunión con la Iglesia, “fiel dispensadora de los misterios de Dios.”[1] La gracia santificante, necesaria para nuestra salvación, es obtenida únicamente en los sacramentos instituidos por Cristo y confiados a su Iglesia, “por los cuales nos es dispensada la vida divina.”[2] María no desea aislarnos de la Iglesia, sino llevarnos a una comunión más profunda con ella, pues es en el seno de la Iglesia donde se da el ansiado encuentro entre Cristo y el hombre, principalmente en la Eucaristía. A diferencia de apariciones anteriores, en las que la Santísima Virgen pidió que se construyeran capillas en el lugar donde se había aparecido, las apariciones en Medjugorje fueron llevadas desde su octavo día [continuando así hasta mediados de los años 90’s] a la Parroquia de Santiago Apóstol debido a la persecución del gobierno comunista, y por la iniciativa del Padre Jozo Zovko (párroco en ese entonces) de ayudar a los parroquianos y peregrinos en volverse participantes en lugar de simples espectadores de los acontecimientos, nutriéndose espiritualmente de la oración comunitaria y de los sacramentos. Así dio inicio el programa vespertino de la Parroquia de Medjugorje, que consiste principalmente en el rezo del Rosario, la Santa Misa, y la Adoración Eucarística, y que continúa hasta nuestros días. Durante el tiempo que las apariciones ocurrieron en la parroquia, la presencia especial de la Virgen en ellas, que ocurrían durante el Rosario antes de la Misa, se convirtió en una preparación para el encuentro con Cristo en la Eucaristía. Incluso, a través de los videntes, ella invitaba a la gente a prepararse adecuadamente con oración para la Misa, y de escoger la Misa antes que una aparición, pues es en la Misa donde “mi Hijo se hace presente.” Es claro, pues, como la mano de la Providencia fue guiando estos hechos, logrando que la presencia de la Virgen fuera un impulso para lograr un encuentro vivo, profundo, y real con Jesucristo, siempre en comunión con la Iglesia. María, con su presencia maternal, guía a los peregrinos hacia un encuentro personal con Dios, preparando su corazón con el rezo del Rosario al subir al Monte Podbrdo o el Vía Crucis en el Monte Krizevac, y concluyendo en el silencio interior al llegar a la cima. Más tarde, este encuentro personal logrado en los Montes alcanza su máxima plenitud en la purificación de los pecados en el sacramento de la Confesión, y finalmente en la Santa Misa, «fuente y culmen de toda la vida cristiana.»[3]Como lo haría en Cana de Galilea, la Santísima Virgen prepara nuevamente el vino para “la cena de las Bodas del Cordero” (Ap 19,9), conduciendo a los invitados al gran banquete de la vida divina e indicando constantemente con su presencia y mensajes: “Hagan lo que Él les diga” (Jn 2,5).

Los acontecimientos de Medjugorje, iniciados hace 39 años en el Monte Podbrdo y llevados a su plenitud en la Parroquia de Santiago Apóstol, nos ofrecen nuevamente una enseñanza del deseo ardiente de Dios por salvar a los hombres, y de encontrarse con ellos siempre y de nuevo en su corazón. Nos recuerda sobre el propio camino de la santificación, pues después de haber emprendido su difícil ascenso, la recompensa será el encuentro íntimo con el Amado que espera en la cima.  En Medjugorje, lugar privilegiado del encuentro entre Dios y el hombre, parece reflejarse lo que nos dice el profeta Miqueas en el Antiguo Testamento: “Vendrán muchas naciones y dirán: Venid y subamos al monte del SEÑOR, a la casa del Dios de Jacob, para que Él nos instruya en sus caminos, y nosotros andemos en sus sendas” (Miq 4,2). Igualmente lo anunciado por el profeta Isaías y reflejado hoy en María, Reina de la Paz: “¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz, del que trae las buenas nuevas de gozo, del que anuncia la salvación y dice a Sión: «Tu Dios reina»!” (Is 52,7).

[1] Catecismo de la Iglesia Católica, no. 1117.

[2] CIC, no. 1131.

[3] Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, no. 11.

Ottmar Tovar
A %d blogueros les gusta esto: