Adoración al Santísimo en Medjugorje

Compartimos el vídeo completo de la Adoración al Santísimo realizada en Medjugorje el día viernes 27 de diciembre de 2019. La Adoración fue dirigida por Fra. Marinko Sakota.

ROSAS PARA LA GOSPA

Aparición anual a Jakov del 25 de diciembre de 2019

En la última aparición diaria del 12 de setiembre de 1998, la Virgen le dijo a Jakov Colo que tendría una aparición cada año, el 25 de Diciembre. Así ha ocurrido también este año. La Virgen vino con el Niño Jesús en brazos. La aparición comenzó a las 14:25, y duró 9 minutos.

La Virgen vino con el Niño Jesús en brazos. La Virgen dirigió el siguiente mensaje a través de Jakov:

“Queridos hijos, hoy, en este día de gracia, de manera especial, los invito a abrir sus corazones y pedirle a Jesús que fortalezca su fe. Hijitos, por medio de la oración con el corazón, de la fe y las obras, ustedes sabrán lo que significa vivir una verdadera vida cristiana. A menudo, hijitos, su vida y sus corazones son abrumados por la oscuridad, el dolor y las cruces. No vacilen en la fe preguntándose el porqué, toda vez que piensan que están solos y abandonados, más bien abran sus corazones, oren y crean firmemente; entonces su corazón sentirá la cercanía de Dios y que Él nunca los abandona y en cada momento está cerca de ustedes. A través de la oración y de la fe Dios responderá a cada uno de sus porqués y convertirá en luz todos sus dolores, oscuridades y cruces. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

Mensaje del 25 de diciembre de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos! Les traigo a mi Hijo Jesús para que los bendiga y les revele su amor que proviene del Cielo. El corazón de ustedes anhela una paz que está cada vez menos presente en la Tierra. Es por eso que las personas están lejos de Dios y las almas están enfermas y avanzan hacia la muerte espiritual. Estoy con ustedes, hijitos, para guiarlos en el camino de salvación al que Dios los llama. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Message 25 December 2019

“Dear children! I am carrying my Son Jesus to you, for Him to bless you and reveal to you His love, which comes from Heaven. Your heart yearns for peace, of which there is less and less on earth. That is why people are far from God and souls are sick and heading towards spiritual death. I am with you, little children, to lead you on this way of salvation to which God calls you. ImageThank you for having responded to my call.”

Messaggio 25 dicembre 2019

“Cari figli! Vi porto mio Figlio Gesù perché vi benedica e vi riveli il Suo amore che viene dai cieli. Il vostro cuore brama la pace che diminuisce sempre più sulla terra. Per questo gli uomini sono lontani da Dio, le anime sono ammalate e vanno verso la morte spirituale. Sono con voi, figlioli, per guidarvi su questo cammino di salvezza al quale Dio vi chiama. Grazie per aver risposto alla mia chiamata.”

Botschaft 25 Dezember 2019

„Liebe Kinder! Ich bringe euch meinen Sohn Jesus, um euch zu segnen und euch Seine Liebe,  die vom Himmel kommt, zu offenbaren. Euer Herz sehnt sich nach Frieden, den es auf Erden immer weniger gibt. Deshalb sind die Menschen weit von Gott entfernt und die Seelen sind krank und gehen dem geistigen Tod entgegen. Ich bin mit euch, meine Kinder, um euch auf diesem Weg des Heils, zu dem Gott euch ruft, zu führen. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid.“

Message 25 décembre 2019

«Chers enfants, je vous porte mon Fils Jésus afin qu’il vous bénisse et vous révèle son amour qui vient du Ciel. Votre cœur languit après la paix qui se trouve de moins en moins dans le monde. C’est pourquoi les hommes sont loin de Dieu, les âmes sont malades et vont vers la mort spirituelle. Je suis avec vous, petits enfants, pour vous guider sur ce chemin du salut auquel Dieu vous appelle. Merci d’avoir répondu à mon appel.»

Poruka 25 prosinac 2019

„Draga djeco! Nosim vam mog sina Isusa da vas blagoslovi i otkrije vam svoju ljubav koja dolazi s nebesa. Vaše srce žudi za mirom kojeg je sve manje na zemlji. Zato su ljudi daleko od Boga i duše su bolesne i idu prema duhovnoj smrti. S vama sam dječice, da vas vodim na ovom putu spasenja na koji vas Bog poziva. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.“

En esta Navidad regalémosle la Bendición Maternal de la Gospa a nuestros seres queridos

Queridos hermanos,

Sabiendo que en muchos de nuestros hogares se celebra uno de los acontecimientos más importantes de la historia de la humanidad, hablamos de la venida de Jesús al mundo, sin darle la importancia que amerita; les proponemos que, en esta Navidad, a cada uno de nuestros seres queridos les regalemos la bendición maternal de la Gospa.

A cada persona que le digamos Feliz Navidad, en silencio le podemos decir: “Recibí la bendición especial y maternal de la Virgen y te la transmito”, esta es la formula que utiliza la vidente Marija para transmitir la bendición maternal de la Gospa. Se puede utilizar cualquier otra formula que el Espíritu Santo nos suscite en el momento, hemos puesto esa a modo de ejemplo.

En esta Navidad el mejor regalo que le podemos hacer a nuestros seres queridos es la presencia de Dios y de la Virgen en sus vidas.

A continuación les damos toda la información necesaria para que sepan que es la bendición maternal de la Gospa y como la podemos obtener.

¿Qué es la bendición especial y maternal?

Es una bendición que recibe ese nombre -especial y maternal-; santa María la otorgó a los presentes en Medjugorje el 15 de agosto de 1988 y desea que se trasmita a todas las criaturas -individualmente-, con las palabras que cada uno prefiera -pueden ser interiores-.

Esta bendición otorga la gracia de que el Padre celestial incrementará su presencia y permanecerá siempre junto a la persona bendecida y le ayudará especialmente a su conversión. Los devotos de Medjugorje ya la han recibido, y pueden transmitirla. (La bendición del sacerdote es superior).

En una de sus apariciones, la Virgen pidió a Marija -una de las videntes- que se impartiera “Su bendición especial materna.”

Explicó: En Medjugorje la Virgen ha dado una “bendición especial materna”, y ha pedido que se transmita a todas las criaturas. Marija ha contado que ella da esta bendición especial y maternal de una manera muy simple. Diciendo, por ejemplo:

“Recibí la bendición especial y maternal de la Virgen y te la transmito.”

Sobre la forma de transmitir esta bendición, Marija ha dicho:

“Ella nos deja libres. Tú puedes agregar las oraciones que quieras con tu corazón.”

La Virgen, afirma Sor Emmanuel, ha pedido que vivamos y transmitamos sus mensajes, que demos testimonio de ellos. ¿Por qué añadir entonces la transmisión de esta bendición?

Porque el testimonio no sustituye la bendición; se trata de otra realidad. La Virgen pide a los padres que den el ejemplo, que sean portadores de paz, pero Ella les pide también que bendigan a sus hijos.

Es otra necesidad para el crecimiento del niño, el testimonio por sí sólo no transmite la protección como lo hace la bendición.

Mensaje de María Reina de la Paz (29-11-1988)
“Bendigan (con la bendición especial) aun a aquellos que no creen. Ustedes pueden darles esta bendición del corazón para ayudarlos en su conversión. Bendigan a toda persona que encuentren. Les doy una gracia especial. Deseo que le den esta gracia a los demás.”

¿Cómo puedo obtener la bendición maternal? ¿Es necesario ir a Medjugorje, o encontrarme con alguien que haya ido a Medjugorje, para obtenerla?

La respuesta es muy simple, la Gospa ha dado esta bendición a todos, ya que cada mensaje que da es para el mundo entero.

Aquellas personas que viven los mensajes ya tienen este regalo, lo pueden hacer suyo y transmitirlo a todos los demás. No es necesario tener que ir a Medjugorje, o encontrarme con alguien que haya ido a Medjugorje, para obtenerla. Sólo por el hecho de vivir los mensajes ya obtenemos la bendición maternal de la Gospa.

Es importante saber que la Gospa nos da este regalo para que nosotros lo incorporemos y para transmitirlo a los demás.

GospaLa Virgen le explicó a la vidente Marija que por su bendición especial y maternal, el Padre Celestial se proponía el deber -se comprometía Él mismo- de permanecer de forma muy especial junto a la persona que la recibía, para ayudarla cada día en su conversión, hasta su muerte (por supuesto que el Padre está siempre junto a sus hijos, pero se trata aquí de un incremento gratuito de su presencia, obtenido a través de la Virgen María).

La Virgen le recomendó a Marija que hablaran de esta bendición y la transmitieran en voz alta solo a las personas que ya están en el camino de la fe. En cuanto a los demás debemos dársela de forma silenciosa y, naturalmente, siempre con amor.

Es muy importante saber que la bendición del sacerdote es superior, la vidente Marija precisa que es necesario que hagamos esta distinción.

Las manos del sacerdote han recibido la santa unción, y su bendición hace llover todas las gracias del Cielo. La Gospa le dijo un día: “Si los sacerdotes supieran lo que le dan a una persona cuando la bendicen, si pudieran verlo, bendecirían sin cesar”.

La bendición especial y maternal de la Gospa es un regalo, un regalo que pasa por la Virgen en su calidad de Madre, es un regalo maternal que recibimos desde el Cielo.

¡LES DESEAMOS UNA MUY FELIZ NAVIDAD A CADA UNO DE USTEDES Y SUS FAMILIAS!

El equipo de ROSAS PARA LA GOSPA

Un santo para el 2020

Mi Comunidad (de las Bienaventuranzas) tiene una hermosa tradición que favorece activamente su unión con la Iglesia del Cielo. Al alba de cada nuevo año, le pedimos a un santo que nos elija. Nos protegerá, nos inspirará los buenos senderos a tomar y nos introducirá en su propia gracia.

Para saber qué santo nos ha elegido, nos reunimos en oración. Después de haber invocado al Espíritu Santo, hacemos circular entre nosotros un canasto lleno de papelitos cuidadosamente doblados. En ellos están escritos numerosos nombres de santos, así como una frase o palabra de su autoría. Cada uno de nosotros recibe también una tarea en unión con ese santo. Naturalmente, hemos extendido esta tradición a quienes nos visitan, a nuestros amigos y a nuestras familias, y ellos demuestran una gran alegría al recibir un santo para todo el año. Una vez más, tenemos la oportunidad de maravillarnos ante las maniobras de la Providencia, porque frecuentemente el año no termina sin que el nuevo compañero haya realizado cosas muy hermosas para su protegido.

Para la Santísima Virgen, la santidad no es una teoría confusa, lejana e inaccesible, sino una victoria de amor aplicada a cada momento de nuestra jornada, por más insignificante que parezca. Al conectarnos con esos maravillosos compañeros que son los santos, ella nos sana una vez más de nuestra falta de encarnación, dicho de otra forma, de nuestra falta de corazón. Así como en la Tierra tejió con sus manos la túnica de su Jesús, María teje todavía hasta los mínimos vínculos entre sus hijos del Cielo y los de la Tierra; Ella teje la Iglesia final. Para ello, no utiliza otro hilo que el amor, ni otro telar que su corazón. Queridos santos… ¡les abrimos nuestras puertas!

Un santo para el 2020

“Una vieja tradición en la Iglesia consiste en sacar un santo al principio del año. En efecto, santa Faustina habla de esta práctica de su comunidad en su Diario (ver § 360). También nosotros hemos pedido un santo que acompañara a nuestra familia de Enfants de Medjugorje durante el 2008, ¡y hemos recibido a san Maximiliano Kolbe! Ya lo habíamos recibido en el 2001; señal de que nos ama con un amor muy particular y cuenta con nosotros para que vivamos con la Inmaculada. ¡El nos ayudará a amarla más que nunca! Invoquémosla juntos cada día de este año para que él nos obtenga la gracia de consagrarnos a la Virgen y de trabajar con ella asidos de su mano. La rama de habla inglesa, Children of Medjugorje, recibió a santa María Magdalena, ¡otra amiga de la Virgen!, y la española a la beata Mariam de Bethleem.

Cada uno puede recibir también un santo particular. Este santo será su compañero de ruta durante todo el año, será su amigo, su confidente. Lo protegerá, lo ayudará en su vida cotidiana y le hará descubrir su propio camino de santidad. Lo enriquecerá con sus virtudes y le hablará al corazón, de acuerdo al grado de intimidad que usted desee vivir con él. ¡Conozca su vida, quizás hasta pueda leer sus escritos!”

Sor Emmanuel

Recomendamos imprimir la lista de santos, recortar los nombres y ponerlos en una canasta. Durante sus reuniones de familia (de amigos o de comunidad), luego de haber invocado juntos al Espíritu Santo, que cada uno tome un papelito y descubra qué santo lo ha elegido para el 2020. ¡En efecto, son ellos quienes nos eligen y no nosotros a ellos! Junto con ese santo, recibirá una tarea particular y una intención de oración.

¡Divulgue esta tradición, sus amigos también necesitan la ayuda del Cielo y el ejemplo de los santos!

El archivo con los nombres de los santos lo puedes bajar AQUÍ

El peso de un bebé

«Stefania creció en el seno una familia muy creyente de Milán; pero en la adolescencia pronto se alejó del Señor. Los estudios universitarios, los viajes y su trabajo como gerente de una empresa hicieron que cesara poco a poco de rezar; en cambio cuando era niña de buena gana dialogaba en su corazón con el Señor. A los 38 años, en ocasión de un viaje a Croacia como turista, se sintió impulsada de ir a Medjugorje. Su primera impresión fue bastante insignificante; no experimentó nada especial y no veía el interés de acudir a ese lugar. Tiendas, restaurantes, hoteles… ¿Eso es Medjugorje? ¿Dónde está la Gospa? Muchas dudas surgían en ella y decidió confesarse después de 20 años de haber abandonado ese sacramento. ¡Fue la mejor confesión de su vida! Recibió la absolución de todos sus pecados y, cuando se retiraba, el sacerdote le pidió que perdonara a un hombre que le había hecho mucho daño. ¡Imposible!, pensó. ¡Nunca jamás! Pero mientras caminaba por la explanada, se dio cuenta de que inconscientemente estaba orando por aquel hombre y también lo estaba perdonando. ¡La Gospa había tocado su corazón! Luego subió al Krizevac y al Podbrdo, y allí sintió que se transformaba en una persona distinta. Logró finalmente orar con toda su alma. La gracia de la oración manaba a torrentes de su corazón; se había reencontrado con Dios.

Se presentó entonces un momento crucial para ella. Su guía la había invitado a visitar la gruta de nuestro jardín para contemplar el nacimiento del Niño Jesús y luego escuchar mi conferencia en el bosquecito aledaño. Allí Stefania se dio cuenta de que todavía tenía muchos perdones por conceder porque se sentía todavía aprisionada por ciertas amarguras tenaces. Aquel día hablé sobre el Niño Jesús. Le habíamos pedido a la Virgen que colocara a su Niño frente a nosotros y nos lo diera. Entonces le propuse a cada persona de la asamblea que hiciera un gesto de acogida y que dispusiera sus brazos en forma de cuna como para recibir allí, en espíritu, de las manos de María, a su Hijo Jesús recién nacido. Stefania cierra los ojos y se dispone a acoger al Niño Dios. Es entonces cuando pierde conciencia de lo que ocurre a su alrededor porque siente el peso del Niño entre sus brazos. Conmocionada por aquella presencia tan inesperada y a la vez tan real y tangible, se siente envuelta en un amor inmenso e incondicional. El peso del Niño se hace cada vez más sensible y Stefania comprende que en realidad es Jesús mismo quien ha venido a tomarla entre Sus brazos. Es ella la que se transforma en una niña que Jesús viene a estrechar. ¡Momento de alegría indescriptible! Aquel abrazo extraordinario se disipa poco a poco luego del encuentro. Stefania afirma hoy en día: “¡Siempre recordaré aquel amor eterno! Mientras el peso del Niño disminuía poco a poco, sentía que el Maligno también se alejaba de mí y que se disipaba en mi corazón el peso de los resabios de amargura”.

En esta Navidad 2019, un año después de este milagro, Stefania regresará a Medjugorje… Que su testimonio inspire a muchos jóvenes a acoger de todo corazón a este Niño y a colocarlo en el primer lugar, ¡porque Él es el Amor que todos ansiamos!»

© Children of Medjugorje del mes de diciembre de 2019

Sor Emmanuel

Grupos de oración – Lección 2 “Etapas del Grupo de oración”

El Padre Francisco Verar les ofrece un itinerario de espiritualidad para todos aquellos interesados en formar un “Grupo de oración de María Reina de la Paz”. Subirá un video cada semana.

Fuente: www.infomedjugorje.org

¿Hemos olvidado al Autor de la Paz?

«Cada año, el día de Navidad, la Virgen viene con el Niño Jesús recién nacido en sus brazos. Ella nos da entonces su mensaje navideño. Pero el 25 de diciembre de 2012, se produjo un acontecimiento excepcional. La vidente Marija se dirigió a la sacristía para escribir el mensaje y cuando regresó hacia los traductores, su rostro estaba completamente pálido y no lograba pronunciar palabra. Nos preguntábamos qué podía haberle sucedido. Finalmente nos dijo: “Hoy la Gospa no ha dado ningún mensaje. Tuvo que volver a inhalar para anunciarnos: “Quien habló fue el Niño Jesús! Sólo dijo: “Soy vuestra paz. Vivan mis mandamientos”. Más tarde, Marija nos dijo que el Niño Jesús estaba sentado sobre un brazo de su madre y que desde allí dio su mensaje con autoridad; que tenía la voz de un niño de 7 años.

Él que es el Camino, la Verdad y la Vida nos entrega aquí en pocas palabras una información capital para nuestro mundo: nos indica dónde podemos encontrar esta paz tan rara y cómo debemos proceder para obtenerla. Para prepararnos lo mejor posible para la Navidad, debemos retornar a la fuente. ¿De quién festejamos el aniversario de su nacimiento?¡Las tiendas pueden estar llenas de 1000 regalos resplandecientes, pero de una tristeza abismal porque no encontramos allí al Niño Jesús! Sin embargo, si en una estantería encontráramos un cartel indicando: “Aquí, pueden comprar la paz del corazón”, en pocos minutos se agotaría el stock. Sería el regalo de los regalos, para comprar para sí y para los demás; esa paz de Dios “que supera toda inteligencia” nos dice san Pablo, y que tanto anhelamos. Nos enfermamos por falta de paz, ¡pero la buscamos allí donde se pierde! ¿Por qué hemos rechazado a Aquel que nos la da gratuitamente? ¡Olvidamos que la paz es una PERSONA que es vida, amor y luz! Una persona que es todo lo que soñamos tener y que no poseemos. En esta Navidad, Jesús llamará a nuestra puerta… Una nueva posibilidad de paz nos será propuesta en Él. ¿Lo dejaremos entrar en nuestra vida, ofreciéndole el primer lugar?

Para preparar su venida, una sugerencia: cada día coloquemos en el pequeño pesebre de su gruta de Belén, todavía vacío, todo lo que decidamos ofrecerle al Niño Jesús para calentarlo en la noche de Navidad. Cada oración, cada sacrificio escondido, cada gesto de perdón será un pedacito de lana para abrigarlo… y así formaremos una mantita de amor bien calentita sobre la cual María lo colocará. Él nos lo retribuirá al céntuplo y su paz inundará nuestros corazones.»

© Children of Medjugorje del mes de diciembre de 2019

Sor Emmanuel

 

© Children of Medjugorje – 12 de diciembre de 2019

Para ver el boletín de diciembre de © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 12 de diciembre de 2019

Sor Emmanuel

Entrevista a Marija Pavlovic por P. Livio con motivo del mensaje del 25 de noviembre de 2019

P. Livio: Queridos radioyentes, aquí tenemos a Marija que nos dará el mensaje de la Reina de la Paz de hoy, 25 de noviembre de 2019. ¡Buenas tardes Marija!

Marija: ¡Buenas tardes padre Livio! Saludo a todos los oyentes de Radio María y hoy, como cada 25 de mes, la Virgen me ha dado el siguiente mensaje:

“Queridos hijos, que este tiempo sea para ustedes tiempo de oración. Sin Dios no tienen paz. Por eso, hijitos, oren por la paz en sus corazones y en sus familias, para que Jesús pueda nacer en ustedes y les dé Su amor y Su bendición. El mundo está en guerra porque los corazones están llenos de odio y de envidia. Hijitos, se ve en los ojos inquietud porque no han permitido a Jesús que nazca en sus vidas. Búsquenlo, oren y Él se dará a ustedes en el Niño que es alegría y paz. Yo estoy con ustedes y oro por ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

P. Livio: Este mensaje es toda una preparación para la Navidad.

Marija: Sí, podemos decir que es un mensaje navideño. De hecho, en este mensaje se palpa ya el Adviento, que con la ayuda de Dios empezamos. Para nosotros que queremos vivir un Adviento más profundo, nos ayuda mucho este mensaje. Nos dice que debemos orar porque este es tiempo de oración. Nos habla de la paz de Dios ya que sin Dios no hay paz. Orando lograremos la paz en nosotros y en nuestras familias y así podremos ser testimonios de esa paz. El mundo de hoy está muy necesitado de paz, por eso, la Virgen nos habla de una forma muy concreta.

P. Livio: Marija, la Virgen, en primer lugar nos dice que el tiempo de Adviento debe ser tiempo de oración. ¿Tú que nos sugieres para llegar a la oración en el mes de diciembre, cuando todo son prisas y movimiento de un lado a otro sin ni siquiera pensar en quien es el homenajeado, es decir, en Jesucristo? Un tiempo en el que gran parte se ocupa en comprar regalos y otros preparativos.

Marija: Yo creo que en este tiempo, no es tan importante el regalo sino el don de vernos, de estar juntos. Creo que el mejor regalo es serlo uno para los demás. Basta un pastel, un pequeño detalle para demostrar nuestro afecto. A menudo, nos perdemos en buscar grandes cosas olvidando el motivo de la celebración. Debo decir que mi vida está marcada por la oración, pero veo que también tantas personas que han venido a Medjugorje han acogido los mensajes de la Virgen y los ponen en práctica con la oración. Yo sugeriría que cada cosa que hagamos, la hagamos condimentada con la oración. La gente que llega a abrazar verdaderamente la oración, no sabe vivir sin ella. Esto es un don, y orando se aprende a orar. Cuando se experimenta la oración, la oración se vuelve apertura al Paraíso, a la vida eterna, a lo espiritual. La oración es la puerta del Cielo. Por esto, os sugiero aprovechar este tiempo, tal como dice la Virgen. A todas las personas que oyen este mensaje, les digo que aprovechen este tiempo de Adviento porque es un tiempo de gracia. Pero no para otros, sino para ti, para mí, para cada uno de nosotros.

P. Livio: La Virgen habla de la oración que nace del corazón y también de la paz. La Virgen quiere que la paz vuelva a nuestras familias, a nuestro interior, porque es allí donde nace la paz, abriendo el corazón a Jesús.

Marija: Cierto. Con la libertad que Dios nos ha dado, cuando empezamos a abrir nuestro corazón, vemos que el fruto de la oración, es la paz. Paz en el corazón, paz en la familia… y lo vemos en las familias en donde se ora que no temen al mal. Una familia unida en la oración, es una familia firme.

P. Livio: Porque la oración protege de los ataques del Maligno.

Marija: Exactamente. Pero, aunque lleguen ataques del Maligno, con la oración la familia permanece unida, porque está unida a Dios.

P. Livio: Marija, en este mensaje, la Virgen dice unas palabras que me han impresionado mucho, dice que los corazones están llenos de odio y de envidia. Es decir, de sentimientos destructivos.

Marija: Sí, efectivamente. La Virgen ha dicho que el mundo está en guerra porque los corazones están llenos de odio y de envidia. Seguramente la envidia es por donde el diablo encuentra una brecha para poder entrar creando el odio. Por esto, quien tiene a Dios, tiene Su bendición. Quien no tiene a Dios, tiene odio, envidia… toda clase de sentimientos terribles.

P. Livio: Marija, en este mensaje, la Virgen ha utilizado el verbo “nacer”, muy propio de la Navidad. Primero dice: “que Jesús pueda nacer en vosotros,” y después, “que Jesús pueda nacer en vuestra vida”. Es decir, que la Navidad que tuvo lugar hace dos mil años, el Verbo que se hizo carne en el seno de la Virgen y vino al mundo, ahora, en Navidad, es el mismo Jesús que debe nacer en nuestros corazones. Así es como se debe celebrar la Navidad.

Marija: Así es. Me acuerdo que en los primeros años de las apariciones, la Virgen nos dijo que fuéramos casa por casa y que nos diéramos la paz entre nosotros. Si había alguien entre nosotros con rencillas, nos debíamos perdonar ya que aquella fecha era fecha de perdón y de alegría. Cuando somos perdonados, o somos capaces de perdonar, sentimos un gran gozo por esa bendición, por el amor hacia los demás. A veces, por causas solo materiales, la gente se enfada y la Navidad es precisamente ese renacer para todos. Al menos así lo sentíamos en aquella época. El renacer de una relación, el renacer de una vida nueva… En Navidad se buscaba aquella persona con la que uno no se relacionaba, porque ese día significaba perdón. Ello era un bonito testimonio para todos porque una vez perdonados, cantaban abrazados los villancicos. Así también deberíamos hacer ahora. Dejemos aparte el odio, las envidias y empecemos a orar para obtener las bendiciones, la alegría y la paz. Esto es lo que la Virgen quiere de nosotros.

P. Livio: La Virgen nos dice que muchos corazones están llenos de odio y de envidia, pero además hace una afirmación que no creo que haya hecho anteriormente. Cuando dice que la inquietud, es decir, el odio, la envidia, se ve en los ojos. La Virgen no había dicho nunca nada igual, pero es verdad ya que el mismo proverbio lo dice: “los ojos son el espejo del alma”.

Marija: Probablemente la Virgen lo ve. Tantas veces, también nosotros vemos personas con los ojos tristes, otros con mirada maliciosa y lo comentamos. Yo me acuerdo de una señora de Medjugorje que se consagró como laica que cuando te miraba, te hacía sentir bendecido. Era una mujer de oración, asistía a misa dos o tres veces al día. Subía al Krizevak, no solamente descalza, también de rodillas por los sacerdotes y de noche para no ser vista. De ella emanaba una gran paz y alegría, su vida era un canto de alabanza al Señor y eso se veía en sus ojos. Esa mujer murió santamente, pero me acuerdo que cuando yo la encontraba, veía que era una persona de Dios.

P. Livio: Marija, quiero hacerte una pregunta un poco personal. Tú sabes que ayer era 24 de noviembre y que en el año 2000, al final del Año Santo, el padre Slavko murió mientras subía el Kricevak y estando en la 14ª estación cayó en tierra debido a un ataque al corazón. Tú tenías una relación especial con el padre Slavko. ¿Puedes decirnos alguna palabra de este gran hombre ante de Dios del que la Virgen dijo al día siguiente: “Vuestro hermano Slavko ha nacido en el Cielo”?

Marija: Sí, para nosotros es un recuerdo, pero al mismo tiempo un orgullo saber la presencia de padre Slavko en el Cielo que intercede por nosotros. El padre Slavko era psicólogo y vino a Medjugorje por petición del obispo para hacer su doctorado sobre el ayuno y la oración. Por lo tanto, él pensaba volver a Herzegovina a enseñar de nuevo el ayuno y la oración del que se habían olvidado y cuando llegó, nosotros ya hacíamos ayuno y orábamos. Él decía que la Virgen le había precedido. El obispo, un médico joven y psicólogo como él, lo mandó aquí para que nos vigilara antes de la aparición, durante la aparición y después de la aparición. Él estaba siempre presente en las apariciones porque era su trabajo, pero poco a poco, además porque era un hombre muy simpático, nosotros que éramos todavía niños, le tomamos un gran cariño. Decía que solo la Virgen nos podía haber unido porque nosotros, cada uno con un carácter tan distinto, se hizo muy amigo de todos. Pasaba mucho tiempo con nosotros, en nuestras casas. El 24 de noviembre del Año Santo, antes de subir al Krizevak pasó por mi casa y, como yo no estaba, dijo que iba a volver más tarde. El padre Slavko, más que un sacerdote, más que una persona que nos guiaba, era para nosotros un gran amigo. Él era un hombre de oración, enamorado de la Virgen y de sus mensajes. Empezó a vivir una fe muy profunda. Dormía solo tres o cuatro horas, así decían sus compañeros frailes, muchas veces por la noche, después del trabajo subía a la colina, también por la mañana muy temprano subía a la colina de la cruz o a la colina de las apariciones. De hecho sus compañeros frailes decían que antes o después lo habrían tenido que ir a buscar a la colina de la cruz o a la de las apariciones, y así fue. Ese día le dijo a otro fraile que hacía demasiado frio y que iría él con los peregrinos. Había hecho el Via Crucis, habían llegado a la cruz y a la vuelta cuando estaban delante de la 14ª estación, tuvo el infarto y murió. Para nosotros, que era como un hermano, era un amigo, un sacerdote, os podéis imaginar cómo lo sufrimos, estábamos en estado de choque, no lo podíamos creer pues tenía solo 53 años. Estábamos desesperados. Era un hombre joven, que podía haber hecho mucho todavía, hablaba siete lenguas y aprendía dos más para poder dar la bienvenida a todos los peregrinos bajo el manto de la Virgen. El día 25 de noviembre la Virgen dio el mensaje que transformó nuestra tristeza en alegría ya que nos dijo que nuestro hermano Slavko había nacido en el Cielo e intercedía por vosotros ante Dios. Éramos tan felices pensando en que cuando él estaba con nosotros se sentía celoso (en modo cariñoso) y nos preguntaba siempre cómo era la Virgen, cómo nos sonreía… y por fin, ya podía estar con Ella. Nosotros no necesitamos que nos digan que el padre Slavko es un santo porque para nosotros era un hombre, un sacerdote, un hermano, un amigo de los pobres, de los abandonados, de los drogados. Con él encontraban siempre refugio porque  él decía que cualquier persona que viniese a Medjugorje pidiendo ayuda, había que dársela. Me acuerdo que cuando sor Elvira acogía jóvenes, algunos que estaban alcoholizados o drogadictos más adictos, ella no los podía unir a los de su comunidad porque tenía solo drogadictos. Llegaban jóvenes de Polonia, de Rusia, de Bielorrusia, de Rumanía, eran jóvenes que bebían alcohol, que esnifaban droga, tomaban medicinas… y nadie los quería, pero el padre Slavko se hacía cargo de ellos y decía: “Si aquí donde se encuentra la Virgen no los ayudamos, ¿quién los ayudará? Ellos son como la escoria del mundo en los que nadie quiere fijarse. En cambio, necesitan tanto de nuestra ayuda.” El padre Slavko también pidió a alguna de las familias de Medjugorje para poder ayudarles y creó una comunidad que se llama “Padre Misericordioso” donde ellos, poco a poco, se fueron curando de sus adicciones. Después se creó otra comunidad que, en tiempo de guerra, cuando el orfanato fue bombardeado, esos niños no tenían dónde ir y el padre Slavko, con militares de la ONU, decidieron construir casas con ese propósito. Después pidió a los peregrinos y a los grupos de oración hacer una donación dándoles el nombre de una flor y así cada casa tiene ese nombre. Así se construyó la aldea que se convertiría en asilo para todos esos niños. El padre Slavko era una persona con unas cualidades increíbles. Nosotros lo echamos mucho en falta como amigo, como hermano, pero sobre todo su santidad. Nosotros siempre pedimos su intercesión porque siempre estuvo a nuestro lado, siempre tuvimos su apoyo (nosotros, los videntes) Damos gracias a Dios y espero que un día la Virgen pueda decir también que vuestra hermana Marija ha nacido en el Cielo.

P. Livio: Bueno Marija, ¡Esperemos que tarde todavía! (dice riéndose)

P. Livio: Cuando la Iglesia canoniza a un santo, es porque ese santo está ciertamente en el Paraíso, entonces, la Virgen ya os dio la certeza de dos personas: una el padre Slavko, ya que diciendo que había nacido en el Cielo, Ella misma hacía esa canonización, y otra con Juan Pablo II que, cuatro horas después de su muerte, durante la aparición, Iván lo vio con la Virgen en el Paraíso. Me gustaría finalizar con esto porque la Virgen trata muy bien a sus siervos. La Virgen ha dado miles de mensajes en Medjugorje y en todos los que están catalogados hay un solo nombre en ellos: Slavko. Ninguno más.

Marija: Además, el nombre Slavko significa gloria.

P. Livio: Es increíble lo que hace la Virgen cuando recompensa a sus siervos. ¡Es realmente conmovedor!

Marija: Sí, es muy bonito. No solamente el hecho de que la Virgen dijera su  nombre, sino también la forma en que murió. Él hizo muchos sacrificios en tantos años de trabajo y poco descanso, tanto ayuno… y el Señor se lo llevó de un modo muy bello. Había hecho el Via Crucis con los peregrinos en la colina llegando a la Cruz… !muy hermoso!

P. Livio: Yo también tuve la suerte de conocerle y veía la grandeza de ese hombre. Estoy feliz de que tú nos lo hayas recordado como gloria de Medjugorje, una gloria de toda la Iglesia.

Marija: Quiero añadir, que el padre Slavko era sobre todo un hombre de una gran humanidad. Él era sacerdote y oraba, obviamente, pero aquí en Medjugorje, con la Virgen, se convirtió de una forma mucho más intensa. Un hombre que quemó su vida por el Amor a Dios y a la Virgen.

P. Livio: Era, además, un hombre muy humilde con todos. A mi parecer, esa era su mayor virtud.

Marija: De hecho, yo me acuerdo que cuando alguien volvía a Medjugorje le traían regalos y él los compartía con nosotros. Nunca hacía nada solo, siempre compartía y daba todo sin hacerlo notar.

P. Livio: Gracia Marija por este bonito testimonio que nos has dado.

Marija: Gracias a ti, padre Livio, que te has acordado de nuestro querido padre Slavko, nuestro hermano que está en el Cielo e intercede por nosotros.

TRADUCCIÓN: Equipo Asociación Amor de Déu

FUENTE: Radio Maria Italia

La oración personal

La oración con el corazón se traduce en una oración constante, porque se trata, al ser expresión de un verdadero amor que inflama el interior, de una necesidad de expresarse donádamente, es decir en una continua ofrenda y acción de gracias.  Como es lenguaje interior y exterior que brota de la caridad, no es en búsqueda de sí mismo, ni en búsqueda de consuelos  y complacencias, sino que se regocija el corazón en morir a sí mismo y vivir para Dios, siendo asemejado con Cristo, por la transformación que va realizando Espíritu Santo en el alma.  El Paráclito comunica el amor infuso, que mueve las acciones de las facultades humanas, las palabras del entendimiento, el lenguaje de la voluntad, los afectos y sentimientos regidos por la Verdad gobernante en el corazón, que es la primacía del amor de Dios, y que se regala a la humanidad en las Tres Misiones Divinas (La Creación, la Redención y la Santificación).

Siendo la virtud infusa de la caridad su motor, en la medida que aumenta la vida de la gracia y de oración,  el trabajo cotidiano y las obras de misericordia se asumen como una ofrenda desprendida para la gloria de Dios, aumentado paulatinamente la interioridad de la oración, concediéndole al alma mayor libertad y solidez en Dios.

“…Cuando ustedes estén cansados y enfermos y no saben cuál es el sentido de vuestra vida, tomad el rosario y orad, hasta que la oración llegue a ser para vosotros, un alegre encuentro con vuestro Salvador…”  (Mensaje del 25 de Abril del 2001)

Esto hace que el corazón humano se haga más humilde, ya que le consta que todo ha sido don y nada obra propia en la que gloriarse. Todo es regalo y mérito de Cristo, en el que el impulso con el que se nos impregna el alma viene del cielo, y nos lleva a buscarle continuamente con las oraciones vocales, con la meditación de su Palabra y la contemplación de sus Misterios, en el fervor de la acción litúrgica y en el silencio cotidiano del recogimiento, donde buscamos estar a solas en los brazos de la Madre, en un Rosario pausado, resplandecientes ante el Sagrario, o en el claustro modesto y cotidiano de nuestro trabajo y los afanes domésticos, en el refrigerio de la pausa y el Tabor de los rezos, para ser transfigurados por la mirada del Maestro.

En cuanto el hombre busca con seriedad la verdad y el bien, esta conversación íntima consigo mismo tiende a convertirse en conversación con Dios, y poco a poco, en vez de buscarse en   todas las cosas a sí mismo, en lugar de tender, consciente o inconscientemente, a constituirse en centro de todo lo demás, tiende a buscar a Dios en todo y reemplazar al egoísmo por el amor de Dios y por el amor de las almas en Dios. Y ésta es precisamente la vida interior; ninguno que discurra con sinceridad dejará de reconocer que así es. (G. LAGRANGE)

La oración debe ser un trato íntimo, amoroso y familiar con Dios, mediante la cual el Divino Espíritu va imprimiendo  «sobrenaturalmente» en nosotros—las adorables perfecciones del Padre Celestial, procurando configurarnos con Jesucristo, esplendor de su gloria y nuestro ejemplar y modelo.

Por eso la oración del Corazón encuentra una cumbre singular, en medio de la jornada cotidiana, en el misterio de la Eucaristía, donde nos enfrentamos a la manifestación, por excelencia, de la Caridad de Dios, expresada en la entrega de su Hijo primogénito, que se constituye en ofrenda de amor y sustento de misericordia.

Dice el Padre Slavko: “María sabe que esto es algo que debemos aprender y quiere ayudarnos a hacerlo. Son dos cosas las que nos dice María -dar espacio a la oración y la oración personal- como condición indispensable para la oración con el  corazón. Nadie puede rezar con el corazón si no se ha decidido por la oración y es entonces cuando de verdad empieza la oración con el corazón.

¿Cuántas veces hemos oído hablar de la oración con el corazón en Medjugorje y cómo se hace para rezar con el corazón? ¿Cómo se debe rezar para que de verdad sea una oración con el corazón?

Todos podemos rápidamente empezar a rezar con el corazón porque rezar con el corazón significa rezar con amor. Rezar con amor no quiere decir saber rezar bien y haber memorizado bien la mayor parte de las oraciones. Significa en cambio empezar a rezar cuando lo pide María  y de la manera que lo hemos hecho al principio de sus apariciones.

Así pues, si alguien dice “no sé rezar, pero si tú me pides que lo haga lo empezaré a hacer” es entonces cuando empieza la oración con el corazón. En cambio si pensamos que rezaremos cuando sepamos hacerlo entonces no rezaremos nunca.”

Mensaje del 2 de octubre de 2011

“Queridos hijos: también hoy mi Corazón materno os invita a la oración, a vuestra relación personal con Dios Padre, a la alegría de la oración en Él. Dios Padre no está lejos de vosotros ni os es desconocido. Él se os ha manifestado por medio de mi Hijo y os ha dado la vida, que es mi Hijo. Por eso, hijos míos, no cedáis a las tentaciones que quieren separaros de Dios Padre. ¡Orad! No intentéis tener familias y sociedades sin Él. ¡Orad! Orad para que vuestros corazones sean inundados por la bondad que proviene sólo de mi Hijo, que es la verdadera bondad. Solamente los corazones llenos de bondad pueden comprender y aceptar a Dios Padre. Yo continuaré guiándoos. Os pido de manera especial que no juzguéis a vuestros pastores. Hijos míos, ¿acaso habéis olvidado que Dios Padre los ha llamado a ellos? ¡Orad! Gracias! ”

Fuente: www.centromedjugorje.org

Grupos de oración – Lección 1 “Saber caminar con María”

El Padre Francisco Verar les ofrece un itinerario de espiritualidad para todos aquellos interesados en formar un “Grupo de oración de María Reina de la Paz”. Subirá un video cada semana para que sistemáticamente puedan ir caminando como grupo de oración en la espiritualidad de María Reina de la Paz, siguiendo el catecumenado que nos ha dado la Madre de Dios desde 1981 en Medjugorje.

Fuente: www.infomedjugorje.org

El «playboy» de la moda italiana que en Medjugorje salió del abismo: «Hubo un cambio de vida allí»

Matteo Marzotto provenía de una familia millonaria pero desestructurada y sin fe

Durante años, Matteo Marzotto ha sido considerado como el soltero de oro en Italia

Ha sido el hombre más deseado de Italia. Hijo de una familia aristocrática y de las más poderosas de la industria textil en Italia abría las portadas de la prensa rosa por sus romances y noviazgos con personalidades como Naomi Campbell y por sus exitosos negocios. Se trata de Matteo Marzotto, que durante mucho tiempo dirigió la firma Valentino y ahora sigue embarcado en el mundo de la moda.

Pero ya no es el mismo que en su juventud. Lo tenía todo, le sobraba el dinero, las casas, los coches, los amigos y las mujeres… pero no era feliz y sólo en el catolicismo ha hallado esa felicidad que tanto anhelaba. El cambio se produjo tras realizar una serie de peregrinaciones marianas a Lourdes, Loreto y finalmente Medjugorje, viaje tras el cual su vida dio un giro de 180 grados. Matteo Marzoto, la redención del ‘Playboy’, titulaba un reportaje en Vanity Fair que se hacía eco de la conversión de este empresario.

“Sentía que me faltaba algo”

Él mismo explicaba en esa publicación que “hay años de los que casi ni me acuerdo, en los que tuve mucho trabajo y corría de un lado a otro. Sentía que me faltaba algo y ese algo era una vida espiritual. Empecé a acercarme a la religión y mi vida cambió. A veces es necesario parar para poder seguir hace delante”.

El de Marzotto no ha sido un retorno genérico a la “espiritualidad” para aliviar el estrés que tan de moda está y que alimenta las filas de la Nueva Era. La de este italiano ha sido una adhesión a un catolicismo ortodoxo que floreció tras un viaje a Medjugorje. Matteo acude ahora a misa regularmente, tiene un director espiritual, acude asiduamente a los sacramentos, lee diariamente la vida de los santos y acude a retiros espirituales con la comunidad Nuevos Horizontes fundada por Chiara Amirante.

La resurrección, el “mayor acto de amor”

Por eso, no es de extrañar que su cambio confunda ahora a muchos en Italia ya que en voz alta proclama que “la resurrección de Cristo es el mayor acto de amor y esperanza en la historia en el que es razonable y racional basar toda la vida”.

Este cambio de rumbo en su vida no ha sido siempre bien entendido en el mundo de la alta burguesía en el que siempre se ha movido desde que nació, pues sus padres nunca le educaron en la fe ni fueron el mejor ejemplo de familia unida, pues pronto su madre modelo se divorció de su padre, un conocido conde.

En una entrevista con Familia Cristiana, Matteo Marzotto explica que descubrió que “la fe es vida y que necesitamos radicalismo para vivirla: abandonarnos completamente a Dios seguros de que Él nos toma de la mano y nos acompaña”.

El inicio de las peregrinaciones marianas

Pero para llegar a este punto tuvo que experimentar una gran crisis. Fue en 2006 y asegura que coincidió con su 40 cumpleaños. “Sentí el peso de un vacío, pero no sabía qué era o qué buscar. Lo tenía todo: un trabajo prestigioso, éxito, fama… Empecé a hacerme muchas preguntas. Recé pero de manera banal”, relata.

Entonces ocurrió algo que acabaría transformando su vida. Él mismo asegura que antes de esta conversión “tenía una gran atracción por los lugares marianos” por lo que en plena crisis decidió visitar algunos. Así fue como peregrinó a Lourdes, a Loreto al santuario de la Virgen del Monte Berico en Vicenza, hasta llegar a Medjugorje, “un lugar que me intrigó y atrajo mucho”.

Allí conoció a Don Roberto, un sacerdote de Nuevos Horizontes, de quien inmediatamente se hizo amigo. “Regresé unos meses después. Fue una experiencia importante que me hizo pensar mucho. Fue él quien me presento a Chiara Amirante (fundadora de Nuevos Horizontes) de la que me hice amigo inmediatamente”.

Un cambio de vida

Sobre esta experiencia en Medjugore, Marzotto afirma que este es un lugar que en muchos casos es de “conversiones inmediatas, espontáneas, incluso violentas, pero no fue mi caso. Pero es innegable que ha habido un cambio de ritmo en mi vida allí. La guía que no había tenido en mi familia de origen, la encontré extendida en Nuevos Horizontes allí”.

En Medjugorje halló “una forma de serenidad, pero me pidió que cambiara y el cambio fue tan radical que fue agotador”. Este fue el principio de una transformación de vida.

Él no considera este cambio tan grande de vida una “conversión real” pues afirma que pese a todo “tuve una conciencia latente de la existencia de Dios a pesar de que vivía en una familia de cultura liberal donde la religión era un asunto privado y donde no me fue enseñado nada sobre el cristianismo”.

En esta nueva vida, Matteo Marzotto está volcado en los proyectos sociales. Nunca olvidará como su hermana Annalisa falleció debido a una fibrosis quística por lo que ahora preside una fundación que recauda fundos para la investigación, y gracias a esto ha conseguido ya 30 millones de euros.

Fuente: www.religionenlibertad.com

Reflexión del Padre Verar a los mensajes del 25 de noviembre de 2019

El Padre Francisco, como cada mes, comparte con nosotros su reflexión del mensaje de la Santísima Virgen María desde Medjugorje, Bosnia Herzegovina. La Gospa quiere acompañarnos durante este adviento al encuentro con su Hijo Jesús.

Mensaje del 25 de noviembre de 2019

“Queridos hijos, que este tiempo sea para ustedes tiempo de oración. Sin Dios no tienen paz. Por eso, hijitos, oren por la paz en sus corazones y en sus familias, para que Jesús pueda nacer en ustedes y les dé Su amor y Su bendición. El mundo está en guerra porque los corazones están llenos de odio y de envidia. Hijitos, se ve en los ojos inquietud porque no han permitido a Jesús que nazca en sus vidas. Búsquenlo, oren y Él se dará a ustedes en el Niño que es alegría y paz. Yo estoy con ustedes y oro por ustedes. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

Fuente: www.infomedjugorje.org

Fotos de la aparición de la Virgen a Mirjana el 2 de diciembre de 2019

Compartimos con ustedes algunas fotos de la aparición de la Virgen a Mirjana el pasado 2 de diciembre de 2019.

Recordemos que el día 2 de cada mes la vidente Mirjana reza con la Virgen por los no creyentes. El día 2 de diciembre Mirjana tuvo la aparición de la Virgen ante miles de peregrinos que se hicieron presente en Medjugorje y luego le dio el siguiente mensaje:

Mensaje del 2 de diciembre de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, mientras los miro a ustedes que aman a mi Hijo, mi Corazón se llena de ternura. Los bendigo con mi bendición maternal. Con mi bendición maternal bendigo también a sus pastores: a ustedes que pronuncian las palabras de mi Hijo, que bendicen con Sus manos y que tanto lo aman, que están dispuestos a hacer con alegría cualquier sacrificio por Él. Ustedes lo están siguiendo a Él, quien fue el primer Pastor, el primer Misionero. Hijos míos, apóstoles de mi amor, vivir y trabajar para otros, para todos los que ustedes aman a través de mi Hijo, es gozo y consuelo de la vida terrenal. Si mediante la oración, el amor y el sacrificio, el Reino de Dios está en sus corazones, entonces, su vida es alegre y serena. Entre los que aman a mi Hijo y se aman recíprocamente por medio de Él, no son necesarias las palabras. Una mirada es suficiente para que se escuchen las palabras que no se pronuncian y los sentimientos que no se expresan. Allí donde reina el amor, el tiempo ya no cuenta. Nosotros estamos con ustedes. Mi Hijo los conoce y los ama. El amor es lo que los conduce a mí, y por medio de ese amor, vendré a ustedes y les hablaré de las obras de la salvación. Quiero que todos mis hijos tengan fe y sientan mi amor maternal que los lleva a Jesús. Por eso, hijos míos, dondequiera que vayan, iluminen con amor y fe, como apóstoles del amor. Les doy las gracias.”

Fotos: MaryTV

ROSAS PARA LA GOSPA

Mensaje del 2 de diciembre de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, mientras los miro a ustedes que aman a mi Hijo, mi Corazón se llena de ternura. Los bendigo con mi bendición maternal. Con mi bendición maternal bendigo también a sus pastores: a ustedes que pronuncian las palabras de mi Hijo, que bendicen con Sus manos y que tanto lo aman, que están dispuestos a hacer con alegría cualquier sacrificio por Él. Ustedes lo están siguiendo a Él, quien fue el primer Pastor, el primer Misionero. Hijos míos, apóstoles de mi amor, vivir y trabajar para otros, para todos los que ustedes aman a través de mi Hijo, es gozo y consuelo de la vida terrenal. Si mediante la oración, el amor y el sacrificio, el Reino de Dios está en sus corazones, entonces, su vida es alegre y serena. Entre los que aman a mi Hijo y se aman recíprocamente por medio de Él, no son necesarias las palabras. Una mirada es suficiente para que se escuchen las palabras que no se pronuncian y los sentimientos que no se expresan. Allí donde reina el amor, el tiempo ya no cuenta. Nosotros estamos con ustedes. Mi Hijo los conoce y los ama. El amor es lo que los conduce a mí, y por medio de ese amor, vendré a ustedes y les hablaré de las obras de la salvación. Quiero que todos mis hijos tengan fe y sientan mi amor maternal que los lleva a Jesús. Por eso, hijos míos, dondequiera que vayan, iluminen con amor y fe, como apóstoles del amor. Les doy las gracias.”

Message December 2, 2019

“Dear children, as I am looking at you who love my Son, my heart is being filled with tenderness. I am blessing you with a motherly blessing. With a motherly blessing, I am also blessing your shepherds – you who speak the words of my Son, who bless with His hands and who love Him so much that you are ready to make every sacrifice for Him with joy. You are following Him, who was the first shepherd, the first missionary. My children, apostles of my love, to live and work for others, for all those whom you love through my Son, is the joy and comfort of earthly life. If through prayer, love and sacrifice the Kingdom of God is in your hearts, then your life is joyful and bright. Among those who love my Son and who love each other through Him, words are not necessary. A gaze is sufficient for the unspoken words and unexpressed feelings to be heard. There where love reigns, time no longer counts. We are with you. My Son knows you and loves you. Love is that which brings you to me and through that love I will come to you and speak to you of the works of salvation. I desire for all of my children to have faith and to feel my motherly love which leads them to Jesus. Therefore, you, my children, wherever you go, illuminate with love and faith as apostles of love. Thank you”.

Messaggio del 2 dicembre 2019

“Cari figli, mentre guardo voi che amate mio Figlio, la delizia colma il mio Cuore. Vi benedico con la benedizione materna. Con la materna benedizione benedico anche i vostri pastori: voi che dite le parole di mio Figlio, benedite con le sue mani e lo amate tanto da essere disposti a fare con gioia ogni sacrificio per lui. Voi seguite lui, che è stato il Primo Pastore, il Primo Missionario. Figli miei, apostoli del mio amore, vivere e lavorare per gli altri, per tutti coloro che amate per mezzo di mio Figlio, è la gioia e la consolazione della vita terrena. Se attraverso la preghiera, l’amore ed il sacrificio il Regno di Dio è nei vostri cuori, allora per voi la vita è lieta e serena. Tra coloro che amano mio Figlio e si amano reciprocamente per mezzo di lui, le parole non sono necessarie. E’ sufficiente uno sguardo per udire le parole non pronunciate e i sentimenti non espressi. Laddove regna l’amore, il tempo non si conta più. Noi siamo con voi! Mio Figlio vi conosce e vi ama. L’amore è ciò che vi conduce a me e, mediante quest’amore, io verrò a voi e vi parlerò delle opere della salvezza. Desidero che tutti i miei figli abbiano fede e sentano il mio amore materno che li guida a Gesù. Perciò voi, figli miei, ovunque andiate rischiarate con l’amore e con la fede, come apostoli dell’amore. Vi ringrazio”.

¿Podemos evitar el Purgatorio?

«Dichosos aquellos que tuvieron la oportunidad de escuchar a la vidente Vicka relatando su “viaje” junto con Jakov al Cielo, al Purgatorio y al Infierno de la mano de la Virgen María (Ver PS 1). Pero felices también quienes creen simplemente lo que el Evangelio enseña sobre las postrimerías del hombre. (Ver PS 2). En este mes de noviembre en el que oramos por los difuntos deseo resaltar un punto sobre el Purgatorio. Hoy en día, aun entre ciertos consagrados, la existencia del Purgatorio es cuestionada, como si aquella realidad repentinamente hubiera dejado de existir, porque incomoda a ciertas almas. Sin embargo, un gran número de místicos han visitado el Purgatorio: Santa Faustina, Santa Mariam de Belén, el Cura de Ars, además del Padre Pío y de muchos otros más. Sus relatos son apasionantes. ¡Sí!, el Purgatorio existe y es altamente recomendable pensar desde ahora en él antes de emprender la última etapa de nuestra vida aquí en la Tierra.

¿Cómo podemos evitar aquella dolorosa purificación antes de poder lanzarnos al abrazo de Dios, a la unión perfecta de amor con Él que hará nuestra felicidad por toda la eternidad? Algunos puntos para tener en cuenta:

  • Hacer muchas obras de misericordia para con las almas del Purgatorio. Pedir la celebración de misas en su sufragio, ofrecer rosarios, via crucis, ayunos, alguna mortificación en su favor. María nos dice que cuando oramos por las almas del Purgatorio nos convertimos en intercesores de quienes a su vez intercederán por nosotros. Estas almas nos ayudarán a no atarnos a las cosas terrenales sino a Dios.
  • Ser muy humildes. Esta es una poderosa arma contra Satanás.
  • Confiar plenamente en la bondad de Dios y en su infinita misericordia.
  • Ser muy generoso para con los pobres y darle a Dios el diezmo de nuestros ingresos. “La caridad cubre una multitud de pecados”
  • Ocuparnos de nuestros padres y familiares mayores.
  • Renunciar al pecado y recurrir frecuentemente al sacramento de la Reconciliación (confesión),
  • Ser misericordiosos y perdonar de corazón las ofensas recibidas (“Bienaventurados los misericordiosos porque obtendrán misericordia”, nos dice Jesús (Mt 5, 7)
  • No juzgar a nadie, preferir ser indulgentes. “No juzguen y no serán juzgados”, nos dice Jesús (Mt 7,1)
  • Sobre todo, evitar la murmuración y la calumnia, como también todo pecado contra la caridad. Las calumnias no confesadas desembocan inevitablemente en una dolorosa y prolongada purificación.»

© Children of Medjugorje del mes de noviembre de 2019

Sor Emmanuel

Agobiada por la esclerosis múltiple y un cáncer, la Virgen le tendía la mano de formas sorprendentes

MARÍA MARGARITA NUNCA SE SINTIÓ SOLA: LA VIRGEN SIEMPRE APARECÍA DE ALGUNA FORMA CUANDO LLEGABAN LAS MALAS NOTICIAS.

Maria Margarita Cuellar sabe con certeza que la Virgen la esperaba para acompañarla en una situación muy complicada en su vida. Ni enferma de cáncer ni con esclerosis multiple se sintió sola sino que desde el principio María fue si compañera y su madre.

Padecía un cáncer y además esclerosis múltiple, pero María Margarita Cuéllar nunca se sintió sola. La Virgen la esperaba para acompañarla en una situación tan complicada, como relata ella mima a Portaluz. Esta abogada y madre de cuatro hijos recuerda que desde niña sus padres la educaron en la fe. Siendo ya una mujer adulta, su confesor -el ya fallecido sacerdote jesuita Tomás Lombo Bonilla- le aconsejó prácticas de devoción cotidiana a la Virgen María.

Sin embargo, en aquel momento no hizo demasiado caso a esta recomendación. Ella lo dejó estar, hasta que en una misa celebrada por los Caballeros de la Virgen en la Catedral Mayor de Bogotá (Colombia), el 13 de mayo de 2009, tuvo una moción interna: “Sentí las ganas de seguir a la madre de Dios y pensé que sí me gustaría ser más devota de la Virgen María”, confidencia.

El mensaje de la Virgen

Dos días después una amiga le comentó de un sueño que había tenido, en el cual la Virgen le enviaba un mensaje: “Dile a Margarita que no se preocupe, que su vida la tengo cubierta con mi manto”.

Transcurridos un par de meses Margarita acudió al médico por un dolor en su mano derecha. Le diagnosticaron esclerosis múltiple. En ese momento -dice- cuando el miedo amenazaba, recordó los consejos de su confesor, la misa en la catedral y lo soñado por su amiga; comprendió -agrega- que aquel sueño “era un mensaje que la Virgen me estaba mandando”, para enfrentar con fe la enfermedad.

Ante el Sagrario, Margarita pidió la gracia de aceptar la voluntad.  De este modo, buscando agradar a Dios, se le ocurrió invitar a rezar el rosario en su casa a personas del trabajo, amigos y miembros de su familia. Al finalizar, la persona que dirigía el rezo -que era el padre de uno de los compañeros de colegio de sus hijos- se acercó a ella y le dijo en confidencia: “La Virgen de Medjugorje estuvo aquí hoy”.  Margarita no conocía en ese momento nada de esta advocación.

“Os protejo con mi manto”

“En cuanto partieron de casa los invitados al rezo del Rosario, me fui al computador -ni siquiera sabía cómo escribir Medjugorje- y empecé a buscar”. Pocos días después fue a la librería que está detrás de la Catedral Mayor para ver si tenían algún libro. De camino al lugar se quedó perpleja, pues “la vitrina de una tienda tenía pegada una estampa de la Virgen de Medjugorje con la leyenda: ‘Hijos míos os protejo con mi manto’”.

Llegada a la librería se llevó dos libros y nada más abrir uno de ellos comenzó a leer el testimonio de una curación milagrosa mediada por la Virgen, a una mujer que padecía esclerosis múltiple. Margarita no pudo evitar creer que era privilegiada por abundantes signos del amor de Dios y de la Virgen…  “Tú sabrás qué harás conmigo y por qué lo quieres”

Por ello ha enfrentado la enfermedad -comenta- también como una oportunidad de conversión; de ofrecer, reparar y así amar más a Jesús. “Aprendí a enamorarme del Sagrario”, destaca.

Aferrada a su fe enfrentó luego, hace dos años, el diagnóstico de una nueva enfermedad: cáncer de pulmón. María Margarita se estremeció y al mismo tiempo que pensaba en sus cuatro hijos, en su esposo, tuvo la certeza de no estar sola. Nada había que temer: “la Virgen sí que me tiene cogida de la mano porque si no fuera por ella pues yo me hubiera desbaratado. Son dos noticias muy impactantes… yo empecé a orar y le dije a Dios ‘hágase tu voluntad, tu sabrás qué quieres conmigo y por qué lo quieres’. Eso lo tengo claro”.

Margarita tenía que comenzar la quimioterapia indicada por los médicos y por ello fue ingresada en el hospital. Una de las doctoras al recibirla le sugirió que cuando tuviera un espacio de tiempo no dejase de subir a la terraza del edificio, pues era “agradable” contemplar la ciudad desde allí.

Medjugorje recibe cada año a decenas de miles de peregrinos.

Así lo hizo acompañada de su familia y fue de nuevo sorprendida, pues “apenas entré a la terraza estaba la Virgen de Medjugorje, una estatua de mi tamaño”. Recuerda que sus hijos le acercaron una silla para sentarse frente a la imagen…  “La miré y sentí que me decía… no me preocupe pues ella es mi mamá y está conmigo, sin importar la noticia que me den. Me emocioné mucho”.

La Virgen, presente en todo momento

Ese mismo día, tras aplicarle la quimioterapia, sus signos vitales cayeron abruptamente y un electrocardiograma pronto reveló “que estaba teniendo un infarto porque el corazón no podía bombear, al estar rodeado de un líquido que no le permitía moverse”, señala.  Mientras la preparaban para una maniobra quirúrgica que drenaría ese líquido, fue nuevamente confortada por Dios.

Sin mucha conciencia entonces, María Margarita recuerda haberle preguntado al médico que estaba a su lado, si alguna vez había subido a la terraza y visto allí la imagen de la Virgen de Medjugorje. Por toda respuesta el doctor sacó de su bolsillo una estampita de la Reina de la Paz diciéndole: “A propósito, Ella le envió esto”.

Hoy María Margarita no duda en afirmar a Portaluz que todas estas vivencias de intimidad espiritual “no son coincidencias, sino que la Virgen de Medjugorje me busca y me protege y no me abandona, esa es la tranquilidad que tengo”.

“El sufrimiento y la enfermedad -agrega como reflexión final- es una forma de redención, de ayudar a Jesús a salvar almas; que con este dolor te pueda ayudar a ti, para que con mi dolor pueda salvar a alguien… Nada pasa en nuestra vida que no sea para nuestro bien mayor; lo que Dios permite, lo permite para nuestra salvación, aunque nosotros no lo comprendamos… Estamos llamados a aceptar la voluntad de Dios”.

Fuente: www.religionenlibertad.com

Mensaje del 25 de noviembre de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, que este tiempo sea para ustedes tiempo de oración. Sin Dios no tienen paz. Por eso, hijitos, oren por la paz en sus corazones y en sus familias, para que Jesús pueda nacer en ustedes y les dé Su amor y Su bendición. El mundo está en guerra porque los corazones están llenos de odio y de envidia. Hijitos, se ve en los ojos inquietud porque no han permitido a Jesús que nazca en sus vidas. Búsquenlo, oren y Él se dará a ustedes en el Niño que es alegría y paz. Yo estoy con ustedes y oro por ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Message 25 November 2019

“Dear children! May this time be a time of prayer for you. Without God you do not have peace. Therefore, little children, pray for peace in your hearts and families, so that Jesus can be born in you and give you His love and blessing. The world is at war because hearts are full of hatred and jealousy. In the eyes, little children, peacelessness is seen because you have not permitted Jesus to be born in your lives. Seek Him, pray, and He will give Himself to you in the Child who is joy and peace. I am with you and I pray for you. Thank you for having responded to my call.”

Messaggio 25 novembre 2019

“Cari figli! Questo tempo sia per voi il tempo della preghiera. Senza Dio non avete la pace. Perciò, figlioli, pregate per la pace nei vostri cuori e nelle vostre famiglie affinché Gesù possa nascere in voi e darvi il Suo amore e la Sua benedizione. Il mondo è in guerra perché i cuori sono pieni di odio e di gelosia. Figlioli, l’inquietudine si vede negli occhi perché non avete permesso a Gesù di nascere nella vostra vita. CercateLo, pregate e Lui si donerà a voi nel Bambino che è gioia e pace. Io sono con voi e prego con voi. Grazie per aver risposto alla mia chiamata.”

Botschaft 25 November 2019

„Liebe Kinder! Möge diese Zeit euch eine Zeit des Gebetes sein. Ohne Gott habt ihr keinen Frieden. Deshalb, meine lieben Kinder, betet für Frieden in euren Herzen und Familien, damit Jesus in euch geboren werden und euch Seine Liebe und Seinen Segen geben kann. Die Welt befindet sich im Krieg, weil die Herzen voller Hass und Eifersucht sind. Meine lieben Kinder, in den Augen sieht man Unfrieden, weil ihr Jesus nicht erlaubt habt, dass Er in eurem Leben geboren wird. Sucht Ihn, betet, und Er wird sich euch im Kind schenken, das Freude und Friede ist. Ich bin mit euch und ich bete für euch. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid.“

Message 25 novembre 2019

«Chers enfants, que ce temps soit pour vous le temps de la prière. Sans Dieu, vous n’avez pas la paix. C’est pourquoi, petits enfants, priez pour la paix dans vos cœurs et dans vos familles, afin que Jésus puisse naître en vous et vous donner son amour et sa bénédiction. Le monde est en guerre car les cœurs sont pleins de haine et de jalousie. Le manque de paix, petits enfants, se voit dans les yeux, car vous n’avez pas laissé Jésus naître dans vos vies. Cherchez-le, priez, et il se donnera à vous en (la personne de) l’Enfant qui est joie et paix. Je suis avec vous et je prie pour vous. Merci d’avoir répondu à mon appel.»

Poruka 25 studeni 2019

„Draga djeco! Neka vam ovo vrijeme bude vrijeme molitve. Bez Boga nemate mira. Zato, dječice, molite za mir u vašim srcima i obiteljima, da bi se Isus mogao roditi u vama i dati vam svoju ljubav i blagoslov. Svijet je u ratu zato što su srca puna mržnje i ljubomore. U očima se vidi, dječice, nemir jer niste Isusu dopustili da se rodi u vašemu životu. Tražite ga, molite i On će vam se darovati u djetetu koje je radost i mir. Ja sam s vama i molim za vas. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.“

Entrevista a Marija Pavlovic por P. Livio con motivo del mensaje del 25 de octubre de 2019

P. Livio: Queridos oyentes, tenemos en directo a Marija de Medjugorje que nos dará el mensaje de la Reina de la Paz del día de hoy 25 de octubre 2019. ¡Buenas tardes Marija!

Marija: ¡Buenas tardes padre Livio. Un saludo afectuoso a todos los oyentes de Radio María. Hoy 25 del mes de octubre, un mes mariano, durante el cual hemos rezado intensamente, sobre todo el Rosario, la Virgen nos ha dado este hermoso mensaje:

“Queridos hijos, hoy los invito a la oración. Que la oración sea un bálsamo para su alma, porque el fruto de la oración es la alegría, es dar, es testimoniar a Dios a los demás a través de sus vidas. Hijitos, al entregarse ustedes totalmente a Dios, Él se ocupará de todo y los bendecirá, y sus sacrificios tendrán sentido. Estoy con ustedes y los bendigo a todos con mi bendición maternal. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

P. Livio: Marija, en estos últimos meses, la Virgen nos ha invitado mucho a la oración, por lo que diríamos que la oración es el mensaje más importante de Medjugorje, aunque lo esencial sea la conversión. Pero vemos que en cada mensaje hay una invitación a la oración.

Marija: Es increíble, sí, creo que el centro de los mensajes de la Virgen es la oración. Hoy, cuando la Virgen ha dado el mensaje y ha usado la palabra “bálsamo para vuestra alma” quiere decir que es como la respiración para nosotros y que sin esa respiración con Dios, no tendremos tampoco esa respiración con el prójimo. Por tanto, no tendremos esa alegría que nos da la oración para poder dar y testimoniar, como quiere la Virgen. Por esto, Ella nos invita siempre a ser ese don para los demás, ese bálsamo, esa alegría para los demás. Agradezcamos a la Gospa que nos está ayudando a entender que la oración no es solo repetir avemarías, es el encuentro íntimo con Dios y es también el dar y testimoniar con alegría. Este es el fruto de la oración.

P. Livio: Efectivamente, la Virgen ha dicho que la oración es la respiración del alma y ha comparado la oración con una flor que sin agua muere. Es decir, que con la oración aumenta la fe, pero sin la oración, nos arriesgamos a perderla.

Marija: Exactamente. Como el agua para una flor, así es la oración para las personas. La oración es el bálsamo espiritual, sobre todo cuando alguien se encuentra herido o alejado de Dios. Recuerdo que, ya desde el principio, la Virgen nos decía que debíamos estar siempre más unidos a Dios con la oración. No por el hecho de verla a Ella, sino porque debíamos hacer experiencia de Dios para poder dar testimonio. También hoy, la Virgen nos dice que el fruto de la oración es la alegría, es ese reflejo de Dios para testimoniar al mundo de hoy que es tan pagano.

P. Livio: La Virgen, desde el principio, os ha guiado por un camino de oración, pero, en el fondo, orar es un ejercicio bastante fácil, como el Santo Cura de Ars que delante del Santísimo decía: “Yo le miro, y Él me mira.” La oración es el encuentro con Jesús y con María.

Marija: Así es. La Virgen nos permitió enamorarnos de Ella y después, con la oración, nos llevó a Jesús. Ese encuentro es muy importante para todos nosotros. Sin ese encuentro, sin ese tú a tú, estamos secos; es como un árbol sin vida. Por este motivo, la Virgen nos invita siempre a la oración ya que, la linfa de nuestra vida, es la oración. Sobre todo, para nosotros cristianos con todas las borrascas, con todas las tentaciones que el mundo de hoy nos da, la Virgen nos dice que la oración es nuestra mejor ayuda. Así es como han hecho los santos.

P.Livio: Desde el principio, la Virgen aconsejó a vuestro grupo la oración personal, también aquella espontánea con Jesús y la del Santo Rosario, pero especialmente la Santa Misa. Hay que tener en cuenta este último aspecto porque muchos cristianos no van nunca a la iglesia y faltan a la oración más importante que es la Eucaristía.

Marija: Sí padre Livio. Por esto, nosotros repetimos tan a menudo que la unión con Dios viene a través de la oración. No nos podemos encallar en la oración, debemos ir siempre a más. Tenemos dos opciones, o bien vamos hacia adelante, o vamos hacia atrás. Y la Virgen nos insiste en ir siempre hacia adelante. La Virgen no nos dijo solamente que debíamos rezar más, sino que nuestra vida debía volverse oración. ¿Pero qué es esta vida de oración? Puede ser la oración espontánea, el rezo del Rosario, la Adoración, la meditación. Es decir, que cada día nuestro programa es más intenso. Así nuestra alma se vuelve, día a día, más simple y más real con ese contacto con Dios. Ya no hay esa separación de que Dios está en el Cielo y yo en la Tierra, sino que Dios está entre nosotros. Nosotros podemos hacer la experiencia de que Dios está entre nosotros a través de tantas pequeñas cosas y esto lo conseguimos poniendo a Dios en el primer lugar de nuestra vida, tal y como nos dice la Virgen.

P. Livio: Marija, lo más específico de Medjugorje es que la Virgen además de guiaros a vosotros, organizó a toda la parroquia y alrededores para asistir a la misa diaria precedida por dos partes del Rosario y seguida de la tercera parte del Rosario. En cambio, en nuestras parroquias, durante la semana, vemos que casi nadie asiste a la Santa Misa y en los festivos hay muy poca gente. Aquí vemos que se debe hacer un verdadero examen de conciencia, sobre todo nosotros los sacerdotes, ya que debemos entender que la Eucaristía es la fuente de la vida espiritual.

Marija: Ciertamente. Eso es lo que la Virgen siempre ha deseado. Desde la colina de las apariciones, nos llevó a la iglesia. Allí empezó a pedir al párroco, que en aquel momento era el padre Jozo, que celebrara la Santa Misa. Dijo que para prepararnos para la Santa Misa debíamos estar en la iglesia, al menos cuarenta minutos antes para rezar dos partes del Rosario, meditar las lecturas y también para tener tiempo de estar con Jesús en ese “tú a tú” ya que Él está presente en el tabernáculo. Pero para el mundo de hoy esto no parece importante, por eso la Virgen nos insiste tanto en abrazar la vida de santidad, abrazar el gozo y la alegría que Dios nos da. A menudo nuestro testimonio es árido e incompleto porque hablamos de ello, pero no lo vivimos. La Virgen nos pide orar hasta que esa oración se vuelva gozo en nosotros y así nos será muy fácil dar testimonio. Será como una fuente que empuja el agua que debe ir hacia algún lugar y si va hacia el desierto, algún día florecerá.

P. Livio: El mensaje de hoy se divide en dos partes. En la primera parte la Virgen nos dice que la oración es un bálsamo para nuestra alma. Es verdad que muchos vivimos con la angustia de esta vida y que cuando nos ponemos a rezar, el Amor de Dios nos apacigua el corazón. En la segunda parte, la Virgen dice que nos entreguemos totalmente a Dios, que Él se ocupará de todo. Así, con ese abandono, nos desharemos de los miedos, de tantas incertidumbres para el futuro. Es decir, que una vez abandonados a Dios, a hacer Su Voluntad, Él se ocupará de nuestra salud, de nuestro trabajo, de nuestros problemas materiales… de todo.

Marija: Y sobre todo, nos bendecirá y nuestros sacrificios tendrán sentido. Esto es lo que ha dicho la Virgen. Me acuerdo que en los primeros años, cuando venían tantos peregrinos a nuestra casa, mi madre decía que nuestra casa ya no era nuestra casa sino más bien una estación de tren con mucha gente que entraba, salía, comía, bebía y a menudo nos encontrábamos en dificultades, pero cuando pensábamos en la Virgen, en la vida eterna, veíamos en ese sacrificio la forma de ganarnos el Paraíso. También hoy, a veces incluso cuando queremos testimoniar, encontramos dificultad porque la persona no nos quiere escuchar, o bien nos escucha pero sin ningún interés. Estos sacrificios también tienen sentido porque lo hacemos con todo nuestro amor y el orgullo de ser cristianos y las ganas de que el Señor los convierta con nuestra ayuda. Me acuerdo que cuando llegaba un joven drogado, como también ahora, sabes que su futuro es la muerte, muerte física, pero también espiritual ya que en él reina el diablo. Así pues, cuando llegaban estos chicos yo siempre pensaba que había esperanza porque otros habían pasado por eso y se habían liberado y vivían contentos, libres como pájaros de esa dependencia. Al principio es mucho sacrificio, pero después se convierte en alegría, en la alegría de saberse en las manos de Dios, que nos ama tanto. Esto es lo que el mundo debe saber.

P. Livio: Marija, quisiera preguntarte, visto que la semana que viene se conmemora la fiesta de los Difuntos, vosotros el primero o segundo año tuvisteis la visión, que también tuvieron los niños de Fátima, bueno, ellos tuvieron la visión del infierno y vosotros tuvisteis la del infierno, la del purgatorio y la del Paraíso, incluso Vicka y Jakov fueron llevados físicamente allí, pero tú tuviste esa visión. ¿Puedes hablarnos de ello? Pues hoy en día, muchos, incluso dentro de la Iglesia, no hablan de ello, o bien dicen que todos se salvan, que el infierno no existe y que el diablo es solo un símbolo. ¿Qué es lo que la Virgen quiso que vierais?

Marija: Sí, la Virgen llevó a Vicka y Jakov, y en otra ocasión también a Ivan, físicamente al más allá. A Vicka y a Jakov se los llevó y estuvieron fuera más de cuarenta y cinco minutos. Cuando la Virgen les dijo que se los iba a llevar, Jakov pensó que iba a morir y le dijo a la Virgen que se llevara solo a Vicka porque ellos eran ocho hermanos mientras que él era hijo único. La Virgen sonriendo se los llevó y cuando los trajo de vuelta les dijo: “Testimoniad”. Vieron el Paraíso, el purgatorio y el infierno. Vicka estaba muy sorprendida. Nosotros nos burlábamos de ella porque era la mayor. Decía que en el Paraíso nadie se fijaba en ellos, es decir que en el Paraíso todos somos iguales delante de Dios, que nadie es más pequeño o grande, más delgado o gordo … Dios nos mira a todos con ojos llenos de Amor. En cambio, nosotros hemos visto estos lugares como mirando a través de una ventana.

P. Livio: Si no recuerdo mal, ¿fue después de una de las apariciones que tuvisteis esa visión los seis?

Marija: Sí, fue como mirar a través de una ventana. La Virgen nos mostró el Paraíso como un gran espacio con tantas personas vestidas con colores suaves extremadamente bonitos y sentimos una gran emoción y alegría en nuestros corazones. La Virgen nos dijo que eran personas que habían vivido la voluntad de Dios y que estaban allí agradeciendo a Dios por todo lo que les había hecho. Es decir, que si hacemos la voluntad de Dios, cuando moriremos, nuestra alma no morirá y nos veremos con otro cuerpo, un cuerpo glorioso lleno del Amor de Dios. Siempre que nos acordamos de aquella experiencia, sentimos una gran emoción. Muchos se preguntan si nos aburriremos allí sin hacer nada, yo en cambio ya me siento feliz solo con la idea de estar allí, de poder conocer siempre más a Dios. Mi pequeña espiritualidad, se volverá siempre más grande porque ya no estaré atada a las cosas materiales como comer, beber o tener, sino que tendré todas las cosas de Dios. Esto es lo que me atrae desde lo más profundo de mi corazón. El purgatorio en cambio, lo hemos visto como una gran niebla, con gritos de personas que nos llamaban. Nosotros creímos que era porque necesitaban nuestra ayuda con oraciones. La Virgen nos dijo que eran personas que habían sido indecisas, que a veces creían en Dios y otras no, no recibían los sacramentos, no rezaban, por eso fueron al purgatorio. Su sufrimiento no es físico, sino espiritual porque ya saben que Dios existe y sienten el deseo de estar cerca de Él. Es como estar cerca del fuego y cuando te alejas sientes frio. Dios es el calor, la templanza, la felicidad y lejos de Él sienten un gran vacío. Por este motivo, la Virgen nos pide rezar, hacer sacrificios y ofrecer misas, no solo pagarlas sino asistir a ellas con devoción por las almas del purgatorio para que así puedan alcanzar el Cielo. Cuando nosotros rezamos por las almas del purgatorio, ellas interceden por nosotros ante Dios. Después hemos visto el infierno como un enorme fuego. Hemos visto a una joven muy guapa que agarrada por el fuego, se transformó en algo parecido a una bestia. La Virgen nos dijo que teníamos que rezar por ellos cuando están en vida, rezar por todos los pecadores, por los que están alejados de Dios. De hecho, la Virgen pidió que, a través de Mirjana, cada día 2 del mes, se hagan oraciones especiales para la conversión de los que no creen, no aman, no adoran a Dios e incluso para los que lo odian. Con nuestra oración, con nuestro amor podemos ayudar a estas personas que no han encontrado el Amor de Dios. Nosotros queremos ser esos que aman, que adoran, que oran… Esto es lo que la Virgen quiere de nosotros. Esas personas, en su libertad han elegido el mal y el mal los ha llevado al infierno. Por esto la Virgen dice que debemos rezar por ellos mientras están en vida porque una vez muertos, ya no hay esperanza. Hoy en día vemos que en muchos hospitales a las personas ancianas se las intenta hacer morir lo antes posible en vez de acercarlas a los Sacramentos. Mientras que quien ha tenido experiencia de la oración, por ejemplo, los que han hecho los primeros viernes de mes, cuando llega el momento de la muerte, Dios les da el conocimiento de ello, se confiesan, se preparan y mueren santamente. Esto es lo que la Virgen quiere de nosotros.

P. Livio: Marija, quiero hacerte una pregunta. Aquella joven rubia que visteis precipitar al infierno. ¿Qué representa? ¿Qué os quería dar a entender la Virgen al permitiros ver eso?

Marija: No lo sé exactamente, pero creo que la Virgen quisiera que nos diéramos cuenta de que la belleza, no solo la física, sino también la espiritual, la podemos echar a perder. Es decir, que la vida no se debe despreciar, que la vida es valiosa, la vida es un don de Dios y nosotros debemos amarla desde su concepción hasta la muerte natural. En esta época, se lleva pensar que la vida es nuestra y no es así. La vida es un don que hemos recibido de Dios.

P. Livio: Entonces, significa la vida basada en lo efímero, una vida destruida, desperdiciada. ¿Es esto lo que puede significar aquella joven bella que precipitada en el fuego se transforma en un horrible animal?

Marija: Sí. Como un ramo seco echado al fuego. Así también ella era como ese ramo. No fue Dios quien la echó al infierno, sino ella misma con sus propias acciones eligiendo el mal, incluso en el momento de su muerte. Aquí en Medjugorje, cuando una persona se está muriendo, Vicka se pone a rezar por esa persona. A veces, tarda en morir unas horas, o puede ser dos días, pero ello no importa, Vicka reza siempre hasta que llega esa hora porque ese es un momento de batalla entre el bien y el mal. Es un momento decisivo y si esa persona no está consciente, nuestra oración le ayuda, llegando así la voz de Dios a su mente, porque Dios siempre actúa a través de la oración.

P. Livio: Cierto, pero Marija, la Virgen dijo que actualmente muchos van al infierno.

Marija: Sí, porque haciendo uso de nuestra libertad, muchos van libremente al infierno. No es Dios que castiga, somos nosotros que decidimos al igual que el hijo pródigo cuando se fue de casa.

P. Livio: Tal como dijo la Virgen en Fátima, debemos rezar justamente para prevenir a las almas del fuego del infierno. Esta es una oración de una gran caridad, de una caridad grandiosa.

Marija: Exactamente, y debemos hacerlo plenamente convencidos de que a través de la oración Dios actúa.

P. Livio: Gracias Marija por este testimonio tan bonito que nos has dado esta tarde y, como de costumbre, te encomiendo a toda la gran familia de Radio María.

Marija: Estos días, en Medjugorje, está la directora de Radio María con mil peregrinos. Es muy bonito ver que, a través de Radio María, tanta gente se ha acercado a la Virgen. Este es un hermoso fruto.

¡No nos cansemos nunca de rezar por la conversión de todo el mundo!

Traducción: Equipo de la Asociación Amor de Déu

Desenmascarar el mal

«A aquellos que quieran seguir al Señor y trabajar para Él de todo corazón, el enemigo intentará siempre desalentarlos empleando un sinfín de artimañas. Felizmente, mediante el ayuno y la oración sus trampas pueden ser descubiertas y así evitar caer en ellas a pie juntillas.

La Virgen María es experta en prevenirnos sobre el mal que nos asecha y tan sólo necesitamos pedirle que nos ayude. Conozco al responsable de una comunidad que tenía muchas personas a su cargo. Algunas de ellas salían de la cárcel, otras de la prostitución, etc, y la Comunidad les proponía un camino de restauración en Cristo. ¡Era necesario estar bien alerta! El predio contaba con un pabellón para hombres y otro, a cierta distancia, para mujeres. Viendo que no podía supervisarlo todo al mismo tiempo, este hermano le pidió a la Santísima Virgen que lo previniera si había algo que alterara el orden para poder frenar el problema desde su raíz. Una noche, mientras estaba profundamente dormido, se despertó sobresaltado, sintiendo la moción de dirigirse inmediatamente, en plena noche, al pabellón de los hombres. Llegado allí, vio que uno de los visitantes había llevado a su habitación a una de las madres solteras. No entro en detalles. Después de una larga conversación, este responsable compendió que el hombre quería seducir a todas las mujeres afectivamente frágiles. Aquella noche, la Virgen María supo intervenir para que el asunto saliera a la luz. Otro lugar de acogida, no mixto, le fue propuesto al sujeto en cuestión, y esto permitió a esta joven madre recomponerse.

Conozco a un hombre de Dios que frecuentemente tiene que tratar con personas infestadas por el Maligno por haber practicado toda clase de graves pecados. Me transmitió una de las oraciones que emplea; corta, pero muy poderosa. Pienso que esta simple oración puede llegar a ayudar a muchas personas deseosas de caminar con Dios sin dejarse engañar.

“Señor Jesús te ruego hagas caer las máscaras de toda la gente que me rodea. Has que sea visible a mis ojos cuanto está oculto en ellos y que intentan disimular. Para que pueda conocerlas y evitarlas, pon en evidencia todas las artimañas que el demonio usa en contra de mí para obstaculizar mi camino hacia ti”.»

© Children of Medjugorje del mes de noviembre de 2019

Sor Emmanuel

Reflexión del Padre Verar a los mensajes del 25 de octubre y del 2 de noviembre de 2019

El Padre Francisco comparte la reflexión de los últimos mensajes de la Reina de la Paz desde Medjugorje.

Fuente: www.infomedjugorje.org

 

© Children of Medjugorje – 13 de noviembre de 2019

Para ver el boletín de noviembre de © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 13 de noviembre de 2019

Sor Emmanuel

Apariciones marianas: Garabandal y Medjugorje

Mientras llega el juicio de la autoridad de la Iglesia, al que debo respeto y obediencia, he optado, como otros creyentes, por estudiar las apariciones de Garabandal y Medjugorje, acercarme a los hechos sin prejuicios, documentarme en un sentido y otro y, finalmente, ir allí e intentar discernir.

Las apariciones son fenómenos vitales, experienciales, más que teóricos; son fenómenos místicos, que nos dejan llenos de estupor y asombro. Pero se trata de no rechazar por sistema lo que no entendemos o no encaja en nuestros esquemas y, al mismo tiempo, no renunciar a “comprender” algo siguiendo la “intuición de la fe”.

Pienso que si nuestra Madre realmente se ha tomado la molestia de aparecerse y se ha expuesto a hacer el ridículo ante el mundo para decirnos algo, ¿cómo no nos vamos a tomar la mínima molestia de prestarle algo de atención, tratando de discernir si realmente se aparece o no y qué quiere decirnos? Si el Cielo quisiera hablarnos por un medio tan extraordinario, sería lamentable que cerráramos los ojos.

Llegué a Garabandal en el año 2013, sin ninguna peregrinación ni plan organizado, después de haber escuchado bastantes juicios negativos al respecto. Ninguna expectativa en un sentido u otro. Solo el interés por atender una posible “llamada” de mi Madre, aunque la posibilidad fuera más que remota, y totalmente abierta, por tanto, a considerarla falsa. Es decir, yo no tenía ningún interés en validar las apariciones. Pero no quería dejarlos pasar sin ir allí, no sea que fueran ciertos y estuviéramos haciendo un “feo” inmenso a la Virgen. Hoy puedo decir que creo que la Virgen se apareció en Garabandal y no se escuchó su mensaje.

A Medjugorje fui con mi marido el año pasado, como regalo por mi 40º cumpleaños, muy meritorio por su parte porque no quería ni oír hablar del tema pero me acompañó. Hoy los dos creemos que la Virgen se aparece en Medjugorje. Los días que pasamos con Ella en ese pueblecito de Bosnia tocamos su presencia. Sé que no es sugestión ni emotivismo. La fe siempre implica un salto, pero no un salto al vacío. Tengo motivos para creer. Pero vayan ustedes, investiguen y saquen sus propias conclusiones.

Ante las apariciones marianas, encontramos dos actitudes contrapuestas: la del que mira a otro lado escudándose en el “juicio de la Iglesia” todavía pendiente, y la del emotivista que solo apunta al entusiasmo y a “abrir el corazón” dejando aparcada la cabeza. ¿Cómo va a querer Nuestra Madre que dejemos la cabeza a un lado? Una cosa es caer en el racionalismo-empirismo-cientificismo más radical y otra es caer, por efecto pendular, en un emotivismo o neorromanticismo que solo apela a la emoción y a la experiencia. La cabeza a veces se equivoca pero el corazón también. Es evidente que la imaginación, la sugestión y la histeria son humanas y pueden distorsionar nuestra percepción de lo real.

Las apariciones marianas apelan a cabeza y corazón. No caigamos en falsas dicotomías que hacen daño a la fe de muchos. En este sentido, José Luis Saavedra ha defendido una tesis doctoral en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, departamento de Teología Histórica, sobre Garabandal. La investigación me ha parecido sólida y rigurosa, además de plantear cuestiones tan interesante como “¿Cómo afecta a la teología católica, a un discurso racional sobre la revelación de Dios en Cristo, que la Virgen se aparezca a los hombres y les hable? o ¿éstas pertenecen a un mundo que no tiene nada que ver con la reflexión de los teólogos?”.

Para gozar de la Madre, hay que hacerse pequeño. Pero eso no significa que los mensajes de nuestra madre, a pesar de su sencillez, no apelen también a la inteligencia y no sean razonables. Karl Rahner, en Visiones y profecías, afirma que “las revelaciones privadas son una facilidad dada a la inteligencia para adquirir un conocimiento que no podría adquirir sin tal ayuda”. Y el Catecismo dice sobre las revelaciones privadas que “no pertenecen al depósito de la fe. Su función no es mejorar o completar la Revelación definitiva de Cristo, sino ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia”.

Los mensajes de la Virgen en Garabandal y Medjugorge escandalizan por su sencillez y repetición. ¡A mí me cuadran tanto con la forma de ser de una Madre! En la educación hay tanto de repetición… La buena pedagogía es sencilla, no atronadora ni rebuscada. Ella nos acerca a su Hijo y nos recuerda la importancia de la oración, la penitencia y los sacramentos. Y, entre consejo y consejo, se quita la corona de estrellas para que las niñas jueguen con ella (Garabandal).

Pienso que nuestra Madre está en lo pequeño. Arraigada en la realidad, tiene inmensa inteligencia práctica y por eso su intercesión es tan eficaz en nuestro día a día. Pero es también una mujer de mirada altísima y elegancia sublime. Tiene una enorme dignidad y una presencia majestuosa, coronada de estrellas y con la luna bajo sus pies. Analizando los vestidos y colores con los que se ha ido apareciendo, éstos se han ido ajustando sutilmente a la moda femenina de cada momento.

Los ropajes de Guadalupe son los propios de una india embarazada reinterpretados de forma majestuosa porque allí se mostró como Reina y por eso eligió el color reservado por los aztecas al emperador. En Garabandal, el atuendo que eligió la Virgen del Carmen reinterpreta la moda hippie de los 60, con el pelo suelto, la raya en medio y la túnica.

Creo en las apariciones marianas. Creo que son un inmenso regalo divino para estimular la fe y mantener la esperanza. Una cosa es la decisión final de la autoridad de la Iglesia y otra es el más que legítimo interés del creyente en acercarse al acontecimiento sin prejuicios, discernir y darlo a conocer. También hubo un tiempo en que el pueblo creyó sin contar con el Constat de la autoridad eclesiástica. Infinidad de ejemplos de este sentir de los fieles “sensum fidelium”, que sabe discernir: Lourdes, Fátima, la Medalla Milagrosa (140 Rue du Bac, no hay lugar más interesante que visitar en París), Guadalupe (donde la Virgen hizo esa perfecta inculturación en medio del pueblo indígena), Akita (la Fátima de Oriente, que se apareció en Japón como Corredentora, derramando lágrimas por sus hijos) y Kibeho (donde Nuestra Señora de los Dolores profetizó el genocidio ruandés y ha acompañado a este pueblo desgarrado a machetazos, haciéndose presente en medio de la violencia, los cuerpos desmembrados y la destrucción).

En Garabandal, la Virgen se presenta como Madre, con una dulzura y ternura infinitas, a pesar de la gravedad del mensaje. Garabandal es el Hogar de una Madre. Es la vuelta a casa. Es una Madre que, al mismo tiempo que nos recuerda que “la Copa se está llenando”, nos canta canciones de cuna y besa nuestras alianzas matrimoniales, un gesto suyo muy repetido en las apariciones de Garabandal, que muestra su especial protección al matrimonio y a la familia en este lugar.

En Medjugorje, la Virgen se presenta como Reina de la Paz. Ella ama al pecador tanto como al santo y nos llama a luchar aquí en la tierra ayudando a nuestros hermanos a conocer el Amor de Dios. No tenemos que ser perfectos para “trabajar para el Cielo”, pero nos recuerda la importancia de las “cinco piedras”: la oración con el corazón, el ayuno, la confesión, la Eucaristía y la lectura de la Biblia. Son los puntos que María nos da para recorrer un camino de santidad, paz y transformación interior, de un modo sencillo y accesible a todos.

Y, para acabar, un pequeño homenaje a nuestra Virgen del Pilar, cuya festividad celebramos este sábado. Nuestra Madre es una mujer adulta y sólida como un pilar, no una niña ingenua y frágil. Una Madre fuerte en la que sus hijos pueden apoyarse con todo el peso de sus problemas y fragilidades sin miedo a derrumbarla, como hizo Santiago harto de la falta de frutos y desanimado por el fracaso total de su predicación. Un pilar para nuestra fe. Sobre ese pilar de jaspe se apareció la Virgen en “carne mortal” para “darnos ánimos”. No puede ser más actual el mensaje: darnos ánimos para perseverar en la evangelización de España a pesar del aparente fracaso. “La Pilarica se constituyó para siempre en base sólida en la que sustentarnos cuando todo viene en contra, cuando ya no podemos más, cuando se nos quiebra el valor, la fuerza e incluso la esperanza” (José Rafael Sáez March).

He escrito este texto el 7 de octubre y acabo de caer en la cuenta que es la festividad de Nuestra Señora del Rosario, así que necesariamente una referencia al rosario para acabar: “No hay peor rosario que el que no se reza” (Juan XXIII). Avemarías sueltas, misterios sueltos; ella aprovecha todo, especialmente lo pobre y lo pequeño. Ni un avemaría se pierde.

Autor: Carmen Castiella

Fuente: www.religionenlibertad.com

Fue a Medjugorje de relax, sin fe ni bautizar, allí se convirtió ¡y ahora es diácono permanente!

Alan Brown, junto al báculo del obispo Toal, de la diócesis escocesa de Motherwell

Hace 15 años, en 2004, Alan Brown, escocés casado y con dos hijos, no era cristiano, ni siquiera estaba bautizado. Pero su esposa católica Maureen y los chicos habían estado el año antes en Medjugorje y “habían vuelto cambiados, su fe parecía más fuerte y viva”.

La familia quería volver en peregrinación, en viaje espiritual. Alan decidió acompañarles, pero dejó claro que ellos iban como peregrinos, a sus “cosas espirituales” pero que él sólo iba a relajarse, a descansar una semana, que se verían a ratos allí.

Pero no fue así: ese viaje cambió la vida de Alan.

“Calma, paz, claridad y limpidez”

“Desde la primera mañana sentí que había algo muy especial en el lugar. Había una sensación real de calma, paz, claridad y limpidez”, recuerda en su testimonio en el Scottish Catholic Observer.

Al día siguiente conoció al párroco de su esposa, el padre Dominic Towey. “Me dijo que si necesitaba hablar, que simplemente le buscase. Me pregunté: ¿para qué iba a necesitar yo hablar con un cura?”

Después conoció a Philip, uno de los guías británicos, que dio una charla introductoria, centrada en su propia experiencia de fe. Aquella primera charla emocionó a Alan.

El 2 de julio estaban invitados a estar presentes en la supuesta aparición com Mirjana Dragicevic, una de los seis videntes originales de Medjugorje.

“Había mucha emoción en eso de ir a la aparición de Mirjana, y tenía la noción de que sería bueno ver de qué iba todo eso. Llegamos al Cenáculo, un centro inspirador junto a Medjugorje, pronto por la mañana”.

Mirando desde fuera: algo cambió en la vidente

“Me quedé fuera, mirando adentro de vez en cuando. Todos los ojos parecían fijarse en las tres mujeres que se sentaban frente a la estatua de Nuestra Señora. En cierto momento, noté que una señora, que luego supe que era Mirjana, parecía cambiar. Su cara, que había estado firme y profundizando en su concentración, se avivó como si alguien hubiera dado a un interruptor. Su sonrisa parecía igualar en calor al sol que salía nuevo. Su ojos se ensancharon con una mirada de amor”, explica Alan.

“Al cabo de unos minutos, la aparición terminó. Las multitudes se dispersaron y nos encaminamos al desayuno. Me senté junto a una prima de Maureen hablando de lo que había visto. Ella, simplemente, me preguntó si yo creía en lo que había presenciado. “Sí”, respondí”.

“Eso creó cierto alboroto en mi interior. Palabras como ‘videntes’, ‘madre de Dios’, ‘existencia de Dios’, me daban vueltas por el cerebro, un cerebro que llevaba más de 40 años negando todo eso”, puntualiza.

Su primera oración: ‘te abro mi corazón’

Ese mismo día decidió darle una oportunidad a Dios. Entró en la iglesia y rezó así: “Señor, te abro mi corazón, que se haga tu voluntad”.

El resto de la semana sintió un amor abrumador que lo desconcertaba, como un remolino, que intentaba entender.

El último día pasó un rato junto a la Cruz Azul en la Colina de las Apariciones y después decidió hablar con el padre Towey. Explicó al cura que sentía que había cambiado, que ahora creía que Dios lo iría guiando. Le habló al sacerdote acerca de bautizarse, de unirse a la Iglesia. “Yo había llegado a Medjugorje como un no-creyente y me iba con mi corazón convertido a Dios, aunque a mi cabeza le costaría algo más”.

De vuelta a Escocia, se apuntó al curso de Iniciación Cristiana para Adultos en 2005 en Blantyre. “Fui bautizado y recibido en la Iglesia. Pronto me impliqué en la vida de la parroquia de Saint John the Baptist en Uddingston”. Tenía un gran deseo de aprender más sobre la fe y leía para seguir creciendo en conocimientos.

Llamado a servir como diácono permanente

Años después, sintió que podía estar llamado a servir a Dios como diácono permanente. El padre Towey le preguntó si había pensado en ello. Lo meditó, lo rezó y un año después iniciaba un primer curso de discernimiento con la diócesis.

No ha sido siempre fácil equilibrar el trabajo, la familia y los estudios durante 7 años, pero Dios me acompañó”, detalla.

“Cuando el obispo Joseph Toal me ordenó como diácono el sábado 14 de septiembre de 2019 fue en una ceremonia excepcionalmente emotiva, calidad y hermosa. Sentados en primera fila estaban mi esposa Maureen, nuestros hijos Paul y Emma, mi nuera Jen y mi yerno Frankie. Mis nietecitos Jacob y Adam se portaron muy bien. Detrás había un mar de amigos, parientes y parroquianos”.

Alan Brown, que durante más de 40 años no tuvo interés en nada religioso, agradecía especialmente ver en la ceremonia a amigos que no eran católicos. Le comentaron que durante la ceremonia fueron capaces de sentir amor.

“Rezo para poder servir al pueblo de Dios con amor y humildad como diácono; mi viaje acaba de empezar”, constata alegre.

Ceremonia de admisión al diaconado de Alan Brown

Fuente: http://www.religionenlibertad.com

Mensaje del 2 de noviembre de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos: mi Hijo amado siempre ha orado y glorificado al Padre Celestial. Siempre le ha dicho todo a Él y ha confiado en Su voluntad. Es lo que ustedes, hijos míos, también deberían hacer, porque el Padre Celestial siempre escucha a sus hijos. Un corazón en un corazón – amor, luz y vida. El Padre Celestial se ha donado mediante un rostro humano, y ese rostro es el rostro de mi Hijo. Ustedes, apóstoles de mi amor, siempre deberían llevar el rostro de mi Hijo en sus corazones y en sus pensamientos. Deberían siempre pensar en Su amor y en Su sacrificio. Deberían orar de manera que siempre sientan Su presencia, porque, apóstoles de mi amor, esa es la forma de ayudar a todos aquellos que no conocen a Mi Hijo, que no han conocido Su amor. Hijos míos, lean el Libro del Evangelio que siempre es algo nuevo. Es lo que los une a mi Hijo quien nació para llevar palabras de vida a todos mis hijos y para sacrificarse por todos. Apóstoles de mi amor, guiados por el amor a mi Hijo, lleven amor y paz a todos sus hermanos. No juzguen a nadie. Amen a cada uno mediante el amor de mi Hijo. De esta manera, estarán cuidando su alma: es lo más precioso que les pertenece verdaderamente. Les doy las gracias.”

Message 2 November 2019

“Dear children, My beloved Son always prayed and glorified the Heavenly Father. He always said everything to Him and trusted in His will. This is what you, my children, should also do, because the Heavenly Father always listens to His children. One heart in one heart – love, light and life. The Heavenly Father gave Himself through a human face, and this face is the face of my Son. You, apostles of my love, you should always carry the face of my Son in your hearts and your thoughts. You should always think of His love and His sacrifice. You should pray to always feel His presence, because, apostles of my love, that is the way for you to help all those who do not know my Son, who have not come to know His love. My children, read the book of the Gospel. It is always something new, it is what binds you to my Son who was born to bring the words of life to all of my children and to sacrifice Himself for all. Apostles of my love, carried by the love for my Son, bring love and peace to all of your brothers. Judge no one. Love everyone according to the love for my Son. In this way, you will also be caring for your soul, and it [your soul] is that which is most precious, which truly belongs to you. Thank you.”

Messaggio 2 novembre 2019

“Cari figli, il mio diletto Figlio ha sempre pregato e glorificato il Padre Celeste. Gli ha sempre detto tutto ed ha confidato nella sua volontà. Così dovreste fare anche voi, figli miei, poiché il Padre Celeste ascolta sempre i suoi figli. Un unico cuore in un solo cuore: amore, luce e vita. Il Padre Celeste si è donato mediante un volto umano, e tale volto è il volto di mio Figlio. Voi, apostoli del mio amore, voi dovreste sempre portare il volto di mio Figlio nei vostri cuori e nei vostri pensieri. Voi dovreste sempre pensare al suo amore e al suo sacrificio. Dovreste pregare in modo da sentire sempre la sua presenza. Poiché, apostoli del mio amore, questo è il modo di aiutare tutti coloro che non conoscono mio Figlio, che non hanno conosciuto il suo amore. Figli miei, leggete il libro dei Vangeli: è sempre qualcosa di nuovo, è ciò che vi lega a mio Figlio, che è nato per portare parole di vita a tutti i miei figli e per sacrificarsi per tutti. Apostoli del mio amore, portati dall’amore verso mio Figlio, portate amore e pace a tutti i vostri fratelli. Non giudicate nessuno, amate ognuno mediante l’amore verso mio Figlio. In tal modo vi occuperete anche della vostra anima, ed essa è la cosa più preziosa che veramente vi appartiene. Vi ringrazio!”

 

En Medjugorje dejó su vida de «adulterio» y sanó de un cáncer: ahora vive para llevar almas allí

Macarena Magirena ha encontrado en Medjugorje, de mano de la Virgen, sanación de cuerpo y alma

Macarena Magirena es una madrileña que en estos momento vive por y para llevar almas a Dios. Y lo hace llevando a gente donde ella misma experimentó el fuego abrasador: en Medjugorje. Allí, dejó una vida de adulterio, se convirtió profundamente y también ha encontrado la sanación a un cáncer. Cuenta su impresionante testimonio Ana Becerra en Portaluz

“Cuanto más tenía, más vacío sentía, vivía muerta. En Medjugorje recibí la gracia”

Nos reunimos con la española Macarena Magirena Varela a escasos metros de la Parroquia Santiago Apóstol de Medjugorje. No podía ser otro sitio para una mujer que suma ya 14 visitas a esta conocida aldea de Bosnia Herzegovina.

Nacida y criada en Madrid fue educada en un prestigioso colegio, disfrutando de bienestar económico y social en una familia católica, de misa dominical, pero donde también se habían creado “muchos muros y máscaras”.

Con el paso de los años ni su historia familiar, la formación recibida, los vínculos sociales, como tampoco su trabajo o el dinero que podía gastarse en lujos, fueron suficientes. “Cuánto más tenía, más vacío sentía, yo vivía muerta”, apostilla.

Sumando conflictos

Incluso aunque había tenido dos experiencias de voluntariado en Calcuta, dos veranos completos al lado de la Madre Teresa, al regreso del segundo viaje algo hizo crisis y se alejó del todo de la Iglesia. Hoy cree fue por no haber logrado “encajar lo que yo viví en la India con la riqueza material que yo vivía. Me alejé de la Iglesia, de Dios y de los sacramentos”.

Confusa espiritualmente la ansiedad explotó en una anorexia nerviosa y en esta condición se la pasó una década con el psiquiatra y psicólogo: “Me enfermé, fruto del desorden interior que yo tenía. Como me dijo un sacerdote: Dios permite que uno caiga, para reconstruir lo que Él realmente pensó para mí”.

El novio ateo, practicante de yoga y casado

En aquellos años vivió “en adulterio”, confidencia, vinculada afectivamente con un chico ateo, metido al yoga. “En pecado muy grave, porque él estaba casado; separado, pero casado” recuerda.

Un día que visitaban a los padres de Macarena, él se detuvo ante una imagen de la Virgen de Medjugorje “que estaba en el despacho de mi padre”, recuerda ella. Fue apenas un momento, pero lo suficiente como para que él se fijase en la frase que la imagen tenía impresa: ‘Si supieses cuánto te amo, llorarías toda la vida’

Fue él quien quiso viajar a Bosnia Herzegovina para conocer la aldea de Medjugorje donde la Virgen continuaba apareciéndose regularmente, al decir de los videntes. “Como mi centro era él y no Jesús, la Virgen sabía que, si le invitaba yo lo seguiría como un corderito…”.

“Yo fui sanada en Medjugorje”

Viajaron juntos hasta la aldea de la Virgen un total de 14 veces; y entre las muchas gracias recibidas, como la conversión de este chico, también se fue sanando el vínculo que tenían. Tras las primeras visitas se mantuvieron juntos por cinco años, pero en castidad. “Íbamos a misa juntos, yo ya tenía padre espiritual, y recibí la gracia…”.

Se refiere Macarena a ese proceso que le permitió tener la claridad y voluntad para dar por terminada la relación con él pues no obtendría la nulidad del sacramento de matrimonio que había prometido ante Dios. El dolor de la pérdida daría paso a la paz.

Pero aún le quedaba una nueva experiencia del inmenso amor que Dios le manifestaba, por mediación de la Virgen, la Reina de la Paz. “Yo fui sanada en Medjugorje. Tuve cáncer, tuve metástasis, muchas operaciones en el cuerpo. En un momento dado dejé todo y fui a Medjugorje, para decirle un sí”.

Con ese sí de aceptación de su enfermedad, para reparar, para ofrecerse en sus dolores a Dios, Macarena ya no tuvo temor y enfrentó serena un mes de hemorragias, la primera operación, a los dos meses otra operación, a los seis meses una más.

Flores para la Virgen

Mi cáncer fue mi bendición. El mejor médico es Jesús.  Me daban tres meses, pero puse mi cáncer en los brazos del Padre.  Yo andaba y sentía que estaba en sus brazos.  Luego de eso, encontrarme con Él en la confesión fue disolviendo el orgullo, porque en el confesionario, aparte de tu pecado, está presente Dios”.

El vínculo con Medjugorje, dice Macarena, le ha llevado a gustar el rezo diario del rosario, varias horas de oración contemplativa al día, la comunión frecuente y la adoración al Santísimo Sacramento. Pero también a encontrar un sentido trascendente para su vida: “Un día estando aquí en Medjugorje en la adoración eucarística, yo no oí la voz del Señor como puedo oírte a ti cuando tú me hablas, pero Jesús habla claramente en el silencio.  Y lo que oí, lo que sentí era: tráeme almas. Luego eso lo llevé a dirección espiritual y fruto del discernimiento a los meses empecé con una almita, luego dos, luego tres, luego ha sido como una flor, como un jardín, como el jardín de María. Ahora son grupos hasta de cien”.

Fuente: http://www.religionenlibertad.com

Consagración de una niña al Corazón Inmaculado de María

«Santísima Virgen María estamos aquí para presentarte a nuestra hija Verónica, esta maravillosa criatura que el Creador nos ha dado y confiado. ¡Ya estabas con ella en el vientre de su madre! Sabes cuántas veces te hemos implorado para que llegue en buena salud hasta el término del embarazo. Nos has concedido esta victoria y ahora vive. ¡Te agradecemos desde lo más profundo del corazón por este milagro!

Ahora, muy querida Mamá del Cielo, te pedimos que poses tu mirada sobre esta pequeña que te presentamos con tanta gratitud. Ella ya te pertenece por completo, pero hoy queremos particularmente consagrarla a tu Corazón Inmaculado para que todo su ser pueda asemejarse a ti.

Oh Santa Madre de Dios, te rogamos que toques sus ojos para que puedan maravillarse y reconocer a Jesús en los demás; toca sus oídos para que puedan escuchar la voz del Buen Pastor y seguirlo; toca sus manos para que puedan acariciar los corazones desesperados, hacer el bien y realizar las obras de misericordia; toca sus pies para que puedan conducirla allí donde Dios la llame; toca su cabeza para que sus pensamientos sean siempre del agrado de Jesús; toca todo su cuerpo para que sea siempre el templo del Espíritu Santo, puro y bello; toca su alma para que sea siempre el tabernáculo del Dios Vivo; toca su corazón para que desborde más y más en él el Espíritu de amor a fin de que pueda consolar, iluminar y dar esperanza a este mundo tan privado de amor.

Santa Teresita del Niño Jesús decía: “El tesoro de la madre le pertenece al hijo”. Te rogamos que Verónica pueda gozar de todas tus virtudes, especialmente la de la humildad, de la pureza de corazón y de la misericordia. Y que nosotros, sus padres, podamos ayudarla por medio de nuestro ejemplo.

Oh Virgen Inmaculada, mantenla siempre entre tus brazos, contra tu tierno Corazón, arropada bajo tu manto maternal para que esté protegida de todo mal y de todas las trampas del Enemigo.

Oh Abogada nuestra, aleja de ella los miedos y las angustias que provengan del Maligno. Tú que eres la Reina de los Ángeles, rodéala de legiones de ángeles y ayúdala a seguir sus inspiraciones para que camine siempre por el hermoso sendero de la santidad que Dios ha preparado para ella. ¡Te pedimos que hagas de ella una santa! Confiadamente te pedimos que la ayudes a realizar plenamente y en paz el hermoso proyecto que Dios ha concebido para ella en su locura de amor cuando la creó. Que ella se convierta en su consolación.

Muy querida Madre, causa de nuestra alegría, te consagramos a Verónica y te agradecemos de antemano por como la conducirás a Jesús, día tras día, hasta el momento bendito cuando, tomada de tu mano, sea digna de entrar en la bienaventuranza eterna. (Se puede terminar con el Magnificat).»

© Children of Medjugorje del mes de octubre de 2018

Sor Emmanuel

Mensaje del 25 de octubre de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, hoy los invito a la oración. Que la oración sea un bálsamo para su alma, porque el fruto de la oración es la alegría, es dar, es testimoniar a Dios a los demás a través de sus vidas. Hijitos, al entregarse ustedes totalmente a Dios, Él se ocupará de todo y los bendecirá, y sus sacrificios tendrán sentido. Estoy con ustedes y los bendigo a todos con mi bendición maternal. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Message 25 October 2019

“Dear children! Today I call you to prayer. May prayer be a balm to your soul, because the fruit of prayer is joy, giving and witnessing God to others – through your life. Little children, in complete surrender to God, He will take care of everything and will bless you; and your sacrifices will have meaning. I am with you and bless all of you with my motherly blessing. Thank you for having responded to my call.”

Mesaggio 25 ottobre 2019

“Cari figli! Oggi vi invito alla preghiera. La preghiera sia il balsamo per la vostra anima perché il frutto della preghiera è la gioia, il dare, il testimoniare Dio agli altri attraverso le vostre vite. Figlioli, se vi abbandonate completamente a Dio, Lui si occuperà di tutto,  vi benedirà e i vostri sacrifici avranno senso. Io sono con voi e vi benedico tutti con la mia benedizione materna. Grazie per aver risposto alla mia chiamata”.

Botschaft 25 Oktober 2019

„Liebe Kinder! Heute rufe ich euch zum Gebet auf. Das Gebet möge Balsam für eure Seele sein, denn die Frucht des Gebets ist die Freude, das Schenken, das Bezeugen von Gott vor anderen durch euer Leben. Meine lieben Kinder, in der vollkommenen Hingabe an Gott wird Er sich um alles kümmern und euch segnen, und eure Opfer werden einen Sinn haben. Ich bin bei euch und segne euch alle mit meinem mütterlichen Segen. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid.“

Poruka 25 listopad 2019

„Draga djeco! Danas vas pozivam na molitvu. Nek molitva bude melem vašoj duši, jer plod molitve je radost, darivanje, svjedočenje Boga drugima preko vaših života. Dječice, u potpunom predanju Bogu On će se brinuti za sve i blagoslovit će vas i vaše žrtve imat će smisla. Ja sam s vama i sve vas blagoslivljam mojim majčinskim blagoslovom. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.”

Testimonio de la Comunidad Cenaculo

Compartimos el vídeo con el testimonio de la Comunidad Cenaculo del día 4 de agosto de 2018.

Fuente:www.centromedjugorje.org

Mi experiencia de Medjugorje

Llevo ya cinco años yendo a Medjugorje a confesar unos cuantos días (dos semanas y media). El motivo son dos textos bíblicos. El primero es Lucas 5, 4-8, el episodio de la pesca milagrosa, y el segundo es la Carta de Santiago 5, 19-20: “Hermanos míos, si alguno de vosotros se desvía de la verdad y otro lo convierte, sepa que quien convierte a un pecador de sus extravío se salvará de la muerte y sepultará un sinfín de pecados”.

Allí suelo empezar el día con la Misa de nueve, que en los días de labor es en alemán (por cierto, ¡qué bien cantan los alemanes) y los domingos en italiano. La Misa a esa hora tiene la ventaja de que como las confesiones empiezan a las diez, no tienes que levantarte a media mañana para decirle a gente que posiblemente lleve una hora haciendo la cola que lo sientes mucho, pero que tienes que decir Misa. En cuanto te sientas en el confesonario, se te forma inmediatamente una cola que te tiene ocupado hasta las doce y media o una. Por eso no puedo por menos de acordarme del episodio de la pesca milagrosa.

Por la tarde la situación es parecida. Solía sentarme en el confesonario hacia las cinco y algo y tienes gente por lo menos hasta las ocho y, algún día, hasta las once.

Como todos los años, siempre hay algo que te llama poderosamente la atención. El año pasado presencié, por primera vez en mi vida, varios casos de posesión diabólica. Este año fue un asunto tal vez menor, pero que me preocupa porque indica cómo nuestra sociedad se está desquiciando. Confesé a varias maestras alemanas -repito, alemanas- y se me quejaban de lo mismo: la pérdida del principio de autoridad y de lo indisciplinados que eran los niños, aunque hace ya algún tiempo unas monjas españolas que trabajaban en Colonia me hablaban de cómo se estaba deteriorando la educación en ese país (y en el resto de Europa, creo se puede añadir).

Suele decirse de Medjugorje que es el confesionario del mundo. Entre los penitentes, al haber tan gran número es evidente que te encuentras de todo. En algunos casos he tenido la sensación de que acababa de confesar a un santo. Es relativamente frecuente que te encuentres con parejas de novios que intentan vivir un noviazgo cristiano en castidad, a fin de formar una verdadera familia cristiana. O los casos, relativamente numerosos, de jóvenes que están allí buscando su discernimiento vocacional, es decir, pidiendo luz a la Virgen sobre cuál es su puesto en la vida: una vocación religiosa o una vocación matrimonial. Como también te encuentras con divorciados reesposados, y por tanto sin acceso a la absolución y a la comunión, pero que consideran con razón que esa confesión, aun sin absolución, es un paso en la buena dirección; e incluso, con relativa frecuencia -sobre todo si tienen una cierta edad-, intentan vivir, y lo consiguen, como hermano y hermana, a fin de poder recibir los sacramentos.

Personalmente, como confesor, me gusta insistir en estos cinco puntos:

Fe: si “los apóstoles le dijeron al Señor: ‘Auméntanos la fe’”, ¿qué hemos de pedir nosotros?;

Oración: sin oración no hay vida cristiana;

Paz, que es lo que la gente más pide en Medjugorje a una Virgen que se presenta como Reina de la Paz;

Alegría, haciendo caso a la orden de San Pablo: “Estad siempre alegres” (1 Tes 5,16), porque cuando estamos contentos y de buen humor nos es fácil hacer el bien, mientras que, cuando estamos enfadados, ni somos encantadores, ni hacemos el bien;

-y por último, Confianza: ojalá tengamos cada día más confianza en Ella y en su Hijo.

Pero al ser Medjugorje un lugar de peregrinación, es relativamente fácil encontrarte con personas cuya última confesión fue hace varias decenas de años. Como para muchos es un momento muy importante y emocionante de sus vidas, en los confesionarios hay paquetitos con pañuelos de papel, porque las lágrimas, aunque con frecuencia son de felicidad, suelen ser bastante frecuentes.

Lo que en cambio sí se nota, confesando a tanta gente de tan diversos países, es el progresivo deterioro de nuestra sociedad. Una sociedad que prescinde de Dios acaba por ser una sociedad sin principios morales, con gente que se siente infeliz y que no tiene ni idea de cómo encontrar sentido a su vida. Ello se nota especialmente en dos casos: las relaciones prematrimoniales y el aborto.

Sobre las relaciones prematrimoniales mi experiencia sobre ellas es tan negativa que suelo decir a las parejas que si quieren romper su relación, un método muy bueno es irse a la cama. Y ello por dos razones: una, sobrenatural, porque Dios es Amor y, por tanto, lo que es pecado sencillamente nos aleja de Dios y en consecuencia del amor. La otra es de tipo natural: las estadísticas de varios países, entre ellos España, Francia, Suecia y Estados Unidos, nos señalan que la cohabitación previa, con sus correspondientes relaciones sexuales, aumenta el número de rupturas y perjudica la estabilidad matrimonial. Pero decir esto es políticamente incorrecto, aunque ello signifique que muchos jóvenes, víctimas de este colosal engaño, se aperciban de él cuando ya no pueden formar una familia.

Otro de los grandes problemas es el aborto. Como hoy se realizan tantos, es lógico que cada vez nos lleguen más casos. No hay que olvidar que es una industria que mueve muchos millones y que hace muy ricos a algunos que, por tanto, tienen gran interés en ocultar los aspectos desagradables de este infame negocio. Muchísimas mujeres e incluso algunos hombres vienen muy afectados por el síndrome postaborto. Como sacerdotes podemos y debemos decirle a quienes nos vienen en confesión que Dios, puesto que están arrepentidas, les perdona, pero queda un segundo problema: el de perdonarse a sí mismas y el de perdonar a las personas que les han empujado a tomar esa desastrosa decisión, pues nuestro objetivo es sanar a esa persona en todas sus dimensiones, devolviéndoles la esperanza. Pues, como dice Juan Pablo II en su encíclica Evangelium Vitae, el perdón y la paz están abiertos a ellas en el Sacramento de la Reconciliación, e incluso el perdón de su hijo que ahora vive en el Señor.

Para terminar, no olvidemos que la tarea de María es acercarnos a Jesús. No nos extrañe por ello que las funciones más importantes de Medjugorje sean la Santa Misa y la adoración al Santísimo.

Fuente: www.religionenlibertad.com

En Medjugorje encontró la felicidad que no logró ni ganando Roland Garros: allí llenó su gran vacío

La extenista Mara Santangelo explica exultante su nueva vida desde su conversión

Mara Santangelo ganó también la Copa Federación con Italia y fue semifinalista en Wimbledon

Mara Santangelo ha sido una de las tenistas italianas más destacadas en las últimas décadas. En su carrera, que acabó precipitadamente en 2011 con tan sólo 30 años, ganó numerosos torneos de dobles y también alguno individual. De hecho, donde verdaderamente destacó fue en la modalidad de dobles donde en 2007 ganó Roland Garros, y fue semifinalista en Wimbledon y el Open de Australia. Pero además fue campeona con Italia de la Copa Federación, la versión femenina de la Copa Davis. Todos estos logros hicieron que fuera galardonada con la Orden al Mérito de la República Italiana.

Su vida sigue en buena parte vinculada al tenis y al mundo del deporte. Ahora dirige el equipo italiano de la FedCup, preside el comité de atletas de la Federación Italiana de Tenis y es representante de los deportistas en el Consejo nacional del Comité Olímpico Italiano.

Un vacío que se llenó en Medjugorje

Pero no siempre su historia ha estado centrada por el éxito. Durante su vida ha sufrido mucho y experimentó un vacío interior que se le hacía insoportable y que cambió por completo gracias a una inesperada peregrinación a Medjugorje. Su vida dio un giro, y encontró paz. Incluso supo en esta peregrinación que debía retirarse.

En una entrevista con el semanario Credere, Mara Santangelo habla de su vida de fe y cómo la luz acabó con las tinieblas de su vida pese al dinero que ganaba o el éxito que cosechaba. Su historia empieza de niña. Su madre era una devota de la Virgen María, al igual que su abuela. Y esto fue transmitido a aquella niña que no paraba de jugar con la raqueta y las pelotas de tenis en el hotel que sus padres regentaban en la montaña.

La muerte de su madre

Su gran referente a seguir era la tenista Martina Navratilova, y Mara prometió a su madre que se cumpliría su sueño de verla jugar en la hierba de Wimbledon. Esta fue la motivación que la llevó a practicar durante horas y horas cada día, sacrificando una niñez y adolescencia que sería muy distinta a la del resto de jóvenes de su entorno. Pero cuando se iba a poder cumplir su sueño ocurrió un suceso que marcaría su vida.

“Tenía sólo 16 años cuando perdí a mi madre a causa de un accidente, y sólo por una ‘incidencia de Dios’ no subí al mismo automóvil en el que ella murió”, recuerda Mara.

Este hecho provocó un dolor inmenso en ella que difícilmente lograba superar. Además había que sumar los problemas físicos que experimentaría en un pie y que los médicos le dijeron que le impedirían rendir a nivel profesional. Pero al final las victorias acabaron llegando.

Aquella peregrinación que cambió su vida

Sin embargo, Santangelo confiesa que el mayor y mejor triunfo de su carrera fue encontrarse con la Virgen, pues le cambió la vida.

La extenista confiesa que este encuentro se llevó a cabo en Medjugorje, que “junto al santuario de Lourdes representan el lugar en mi corazón”.

Recuerda perfectamente aquel momento que cambió su vida: “Era 2010 y sabía poco o nada de las videntes y las apariciones”, pero sin saber cómo veía algo diferente en ella. Además, en este ambiente conoció Paolo Brosio, un conocido presentador italiano con una vida muy turbulenta que tuvo una profunda conversión en Medjugorje, y al principio con “curiosidad” y algo de “escepticismo” enfiló este camino, también ayudada por la comunidad de Renovación en el Espíritu.

“A través de María me encontré a mí y a Dios”

Se encendió una luz que me permitió entender  que era hora de colgar la raqueta”, cuenta. El Señor le había mostrado este camino, que no era fácil para ella puesto que suponía retirarse con apenas 30 años. Pero está convencida de que era lo mejor.

En otra entrevista, Mara explicaba que acudió a aquella peregrinación a Medjugorje “era una manera de volver a conectar con mi madre; en cambio, a través de María, nuestra verdadera Madre, me encontré a mí misma y a Dios. Hasta ese momento, mi fe era muy tibia y cómoda, como le sucede a muchas personas.  Sin embargo, en Medjugorje, el 2 de noviembre de 2010, el día de los fieles difuntos, renací. Antes de la aparición de Nuestra Señora a la vidente participé en una larga noche de oración y luego tuve fuertes signos de la presencia de Dios”.

Hay un antes y un después en su vida desde aquella peregrinación. La extenista italiana asegura que “en esa colina hubo un punto de inflexión. Antes no miraba al prójimo ni al amor. En las siguientes semanas cogí fuerzas y comencé a asistir a un grupo católico. Al principio fue difícil, también porque mis amigos no lo entendían. Al mismo tiempo dejé el tenis renunciando al dinero y a los éxitos que podría haber obtenido  durante varios años más. Bajé del pedestal y de la gloria que me dio el deporte. Lo tenía todo pero no era feliz, y dejando todo encontré paz y alegría. Ahora vivo una vida cotidiana, una fe a la que ya no podría renunciar con la oración, la misa y los sacramentos, cosas que me dan felicidad”.

Varios años después de su conversión también puede ver la importancia de la semilla que sembró su familia. “Mi abuela es creyente, cuando era niña nos hacía ir a misa y nos contaba cómo se recitaba el Rosario durante la guerra. Como adolescente, sin embargo, me alejé de la fe: ¿cómo puede el Padre del Amor arrebatar a su madre a una chica como yo? Por mi parte, hubo un cierre total y sólo después comenzó la larga búsqueda de la serenidad que sólo Cristo, con su paz, puede dar”.

Fue precisamente la Virgen la que ablandó su corazón y se presentó a ella como su Madre, llenando así ese vacío que experimentaba. La preparó para el encuentro con Cristo. Por ello ahora considera  que su pasaje favorito de la Escritura es sin duda “el mandamiento del amor mencionado en el Evangelio de San Juan. Para mí, el ‘amaros los unos a los otros como yo os he amado’, es una especie de brújula”.

Fuente: Cari Filii News

Entrevista a Marija Pavlovic

Entrevista del Padre Verar a Marija Pavlovic donde comentan el Mensaje de la Virgen de Medjugorje del día 25 de septiembre de 2019

Fuente: http://www.centromedjugorje.org

© Children of Medjugorje – 7 de octubre de 2019

Para ver el boletín de octubre de © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 7 de octubre de 2019

Sor Emmanuel

Jesús García prepara un documental sobre Medjugorje: «Era inevitable, es el proyecto de mi vida»

Es el autor del documental «Hospitalarios» y de los libros «Medjugorje» y «Estamos de vuelta»

Jesús García, uno de los mayores expertos en Medjugorje ya está trabajando en un documental sobre el tema

Jesús García puso en el mapa Medjugorje para miles de españoles. Fue con la publicación de su libro titulado Medjugorje, sobre las supuestas apariciones de la Virgen en Bosnia y Herzegovina, que fue un Bestseller. Nueve años después, tras un sorprendente debut en el cine con el documental Hospitalarios, que versa sobre las peregrinaciones de enfermos al santuario de Lourdes, cuenta a ReL su proyecto de convertir aquel libro en un documental a través de su productora Gospa Arts. En esta ocasión, le acompaña en la dirección Borja Martínez-Echevarría.

—Dicen que Jesús García una enciclopedia viviente sobre Medjugorje. ¿Exageran?

—Sí, mucho. Seguramente eso se lo dice gente a la que gustó mi libro o me vio hablando sobre Medjugorje en YouTube. Fray Ljubo Kurtovic en 2007 me dijo: “Medjugorje se conoce rezando de rodillas”, y yo ahí, hago lo que puedo. Otra cosa es que Medjugorje sea mi vida, como la de tanta gente, y yo me dedico a esto. He peregrinado allí más de 30 veces y he pasado algunas épocas del año, allí conocí a mi esposa, tengo muy buenos amigos allí… Podría decir que este documental es el proyecto de mi vida, pero eso no tiene que ver con “saber de Medjugorje”, sino con “vivir Medjugorje”. En este sentido, sí, diría que es el proyecto de mi vida, y, además, mi mujer, que ama Medjugorje, está encantada con la idea y me empuja desde casa.

— ¿Puede contarnos cómo fue ese flechazo?

—Pues no fue un flechazo, fue más bien una certeza, al conocernos, que además no se concretó hasta un año después. La historia es muy bonita, nunca la había contado. Yo había escrito el libro de Medjugorje que tanta gente conoce y empezó a pasar una cosa que me molestaba en mi relación con Dios: empecé a conocer a gente a la que mi libro cambió la vida. Mejor dicho, a la que Dios cambió la vida a través del libro. Pero mi vida, que en aquella época era tremendamente confusa, seguía igual. Entonces, yo le decía a Dios: “Esto está genial, yo te escribo un libro de Tu Madre, por cierto, con bastante hostilidad del entorno, a la gente le cambia la vida, pero ¿y la mía?”. Porque mi vida seguía siendo muy confusa y con más sufrimientos que alegría, la verdad.

» Mientras yo tenía esta disputa con Dios y, por supuesto, sin yo saberlo, un buen día, un señor compró el libro, lo llevó a su casa y lo dejó encima de la mesa. Lo cogió una de sus hijas, la mayor, de 21 años, y se le leyó de una sentada. Al terminar, le dijo a su padre: “Este verano me voy a Medjugorje”. Su padre alucinó un poco, pero le dijo que adelante. Esta chica buscó un viaje en internet, de los muchos que puede haber, y se apuntó a uno que iba desde Madrid a Medjugorje en autobús. Tres días de viaje. Era el viaje en el que iba yo.

» Era el verano de 2010 y como digo mi vida era muy confusa, no en vano, estaba metido en medio de un proceso de nulidad, como he contado varias veces. Bueno, aquel año pasó, la chica cumplió 22, yo 34 y mi nulidad acabó. Cuando aquella locura imposible se concretó en un noviazgo, en un rato de oración, vi claro como el Señor me decía: “¿Qué decías tú de que tu libro no te iba a cambiar la vida?”. Fue una enseñanza brutal sobre los planes y los cuidados de Dios para nosotros, de que si vives en clave de Dios, nada se le escapa, su amor y su cuidado por ti son más allá que inimaginables. Hoy llevamos 6 años casados, tenemos 3 hijos preciosos con nosotros y otro en el Cielo, y ya no le puedo echar ni un solo reproche a Dios cuando no entiendo sus planes. Se que, más allá de mi entendimiento o gustos y comodidades, hay un plan perfecto. Dios no se despista.

—Medjugorje es hoy menos conflictivo que hace unos años, pero no siempre ha sido así.

—No, todo lo contrario. Como ya pasó en Lourdes en tiempos de Bernadette, o en Fátima en 1917. A los niños de Fátima los amenazaron de muerte. ¡A unos críos! A Santa Bernadette, le hicieron la vida imposible, y ella siempre lo sufrió en silencio, sin protestar. Sobre Medjugorje siempre ha sido así, pero parece que todo ha cambiado este verano. El obispo de Mostar ya se ha jubilado, que es la persona que más hostil fue siempre a Medjugorje.

—¿Por qué esa hostilidad del clero local?

—Lo que ha pasado es que se mezcló un problema local, el llamado “Asunto de Herzegovina”, con un asunto universal , que es Medjugorje. El “Asunto de Heregovina” es un problema histórico, con más de 100 años, entre los franciscanos y los diocesanos: nunca lo resolvieron, se enquistó y más tarde usaron Medjugorje como arma arrojadiza. Para el obispo del momento, que además estaba bajo las presiones de las autoridades comunistas, era imposible aceptar que la Virgen se apareciera en una parroquia de pastoral franciscana, ya que para él, los franciscanos eran “los malos” en su conflicto, si se puede decir así. En mi libro de Medjugorje ya expliqué con detalle un dato curioso, llamativo para el observador neutral, es que al final, los comunistas encarcelaron y torturaron a tres frailes franciscanos a causa de las apariciones, y a ninguno diocesano, de lo cual me alegro mucho, pero a mí, como observador lejano en la tiempo, me da indicios de algo.

» Pero en 2019, año de jubilación del obispo, el Papa ha enviado allí a una persona de su confianza que trabaja como visitador apostólico permanente. Los frutos y las bendiciones de Medjugorje son una bendición y la Iglesia empieza a reconocerlo. Pero como dices, ha sido impresionante la hostilidad en lo que se refiera a Medjugorje. Primero, de los comunistas, y después, de parte de la propia Iglesia.

—¿En qué sentido?

—De los comunistas de entonces, obviamente, en el rechazo a la fe. Por parte de la Iglesia, en la falta de capacidad de escucha, yo creo. La pregunta que se hace la mayoría de la gente es: ¿Y si es mentira? Cuando la pregunta acertada yo creo que sería: “¿Y si es verdad?Vamos a verlo…”. No se por qué, pero contar que habías ido a Medjugorje hasta no hace mucho tiempo ponía enferma a un buen número de personas, y sin embargo, si decías que habías estado en La Vegas o donde fuera, no pasaba nada. Era un absurdo que, en ocasiones, llegó demasiado lejos, incluso en lo personal.

—¿Cómo de lejos?

—No hace muchos años, una persona me postuló para dirigir un proyecto audiovisual. Era la persona que ponía el dinero y conocía bien mi trabajo. Yo era su candidato, pero entonces llegó un sacerdote y dijo: “García no, que es el que escribió el libro de Medjugorje”. Me dolió porque el libro de Medjugorje fue un esfuerzo ímprobo, descomunal, por explicar meticulosamente bien cada cosa, cada asunto, por llegar lo más lejos posible en busca de la verdad, por respetar la visión de todos. Por tres veces pedí una entrevista al obispo de Mostar y tres veces me la negó. Pude entrevistar al presidente de la Conferencia episcopal de Bosnia y Herzegovina, rebusqué en los informes psiquiátricos hechos a los videntes en los años 80 y en los 2000, tuve en mis manos escritos de los videntes hechos en los inicios, me gasté mis vacaciones en hacer un buen trabajo…

» Es un libro que a nadie, nunca, jamás ha hecho o ha podido hacerle daño ni a la fe, ni a la moral, ni a la doctrina, a nadie. En todo caso, ha hecho bien. Me habría encantado que me descartasen porque había otro mejor para desarrollar el puesto, que seguro que fue el caso y me alegro, pero el criterio de este hombre no fue un criterio profesional, y me dolió porque no era un motivo para quitarle la oportunidad de trabajar a un profesional, padre de familia, y que además es “de los nuestros”, pero bueno.

» Medjugorje ha sido siempre una piedra de sufrimiento. A la escritora María Vallejo-Nágera, la trataban de loca cuando contaba su conversión en Medjugorje, y los pioneros de las peregrinaciones, como Margarita Cazorla, Charo Lafita y tantos otros, son gente a la que se trató con dureza. Pero bueno, todo esto es agua pasada y fíjate tú ahora, haciendo un documental sobre ese Medjugorje perseguido.

—¿Qué vamos a poder ver en tu documental sobre Medjugorje?

—Cualquiera que haya leído mis dos libros sobre Medjugorje, intuye lo que vamos a contar, pero con alguna sorpresa impresionante, de verdad, porque lo estamos haciendo muy abiertos a dejarnos sorprender. En esta ocasión trabaja conmigo en la dirección y el guión Borja Martínez-Echevarría, que tiene una capacidad creativa y una facilidad para la comunicación fuera de serie. Yo me sé Medjugorje muy bien, y Borja es muy creativo, tiene golpes de genialidad y una capacidad de trabajo descomunal. Ya hemos trabajado juntos más veces y, de hecho, este documental ya lo empezamos a soñar hace 10 años. Ha llegado el momento.

—¿Entrevistáis a los videntes, por ejemplo?

—Como digo, cualquiera que haya leído mi libro, intuye cómo es el documental. Una vez dicho esto, quiero decir una cosa. Obviamente, ellos son interesantes, pero no tienen tanta importancia. Lo explico. La primera vez que yo viajé a Medjugorje estuve una semana allí. Me había enviado mi jefe del periódico para hacer una investigación, un reportaje. Obviamente, quería conocerles, verles, preguntarles. Sin embargo, en una semana entera no vi a ninguno de ellos ni pude estar con ellos en ninguna aparición. Sin embargo, entendí y conocí perfectamente lo que es hoy Medjugorje, que tiene que ver mucho más con un acontecimiento de la gracia, que con una persona concreta. El verdadero reto de un documental sobre Medjugorje es contar Medjugorje como acontecimiento de Dios en la vida de la Iglesia, como acontecimiento de Dios y su impacto en el mundo, más que como una crónica de los sucesos acaecidos allí, que es la gran tentación: hacerlo fácil y quedarte en la superficie. No, Medjugorje tiene un mensaje, un mensaje para el mundo de hoy, un mensaje profundo, concreto, no abstracto ni general.

» Para contarlo, tienes que haberlo hecho vida, y eso no se hace vida de un día para otro, es a lo largo de los años bebiendo y viviendo en tu interior. Puedes hacer un mensaje de Medjugorje y quedarte con que el sol da vueltas y sacar una aparición de la Virgen. Sí, vale, pero eso no es lo que cambia la vida de las personas. Lo que cambia la vida de las personas en Medjugorje es un acontecimiento de la gracia que se vive allí, tangible, concreto, y llevar eso a la gente a través de una pantalla es el verdadero reto no audiovisual, sino espiritual. Es muy fácil sacar a un vidente en éxtasis y poner música celestial y que la gente se emocione. O contar que fueron perseguidos y maltratados por los comunistas y poner música de película de campo de concentración, y sí, le sacas una lágrima fácil al espectadores. Pero esto es otra cosa. Es lo que he vivido que pasa con aquel libro, y para eso hay que rezar mucho, luego, rezar más, luego ayunar y seguir rezando durante años, y después, ya, llevarte una cámara.

—Pero en tu libro entrevistaste a varios videntes de Medjugorje…

—A tres. Fue un regalo y un milagro, que se fraguó por la generosidad de muchas personas.

—¿Cómo son ellos?

—No son importantes, insisto. Sí, su testimonio es importante, porque el Dios que ha acontecido en ellos es importante, pero hay que transmitir que ese Dios que acontece en ellos, puede acontecer en ti y en mí. ¡Ese es el milagro de Medjugorje! Y no hablo de esas confesiones asombrosas que se dan. Hablo de esa persona que simplemente por estar allí, su vida, que sigue igual, con los mismo problemas y dificultades, parece distinta, porque lo que ha cambiado, sin que nadie se de cuenta, es su mirada. Esto es lo importante, la esencia de Medjugorje. Por encima incluso de las apariciones, que, dicho sea de paso, es un milagro precioso.

» Ellos son gente sencilla, cercana, de verdad. No sé si porque ven a la Virgen o no, pero son unos santos en vida solo por la paciencia que tienen. Llevan toda su vida con una carga brutal. Pero tan pronto estás con ellos hablando sobre cómo es el purgatorio, porque algunos lo han visto, como que de pronto se levantan y te hacen un sandwich de choped con una limonada, o te los encuentras en el súper comprando fregasuelos. Yo les estimo mucho, de verdad, y hemos logrado que ellos aprecien nuestro trabajo y nos animen, pero no te puedo contar más. Tendrás que esperar a ver lo que sucede.

—¿Puedes adelantar alguna de esas sorpresas que dices que os habéis encontrado haciendo el documental?

—No podemos contarlo aún , aunque muero de ganas, pero poco a poco iremos dando pistas a través de redes sociales y canales como este de Religion en Libertad, que, todo hay que decirlo, siempre me ha apoyado en mi trabajo con respecto a Medjugorje, y todos los demás.

—Es tu segundo documental y en menos de un año. ¿Cómo lo haces?

—Lo hago con mucha pasión y con mucha, muchísima fe y devoción por la Virgen. Y además me acompaña un equipazo, que es todo entrega y ganas de empujar el carro. En esta ocasión, Borja Martínez-Echevarría lleva conmigo la dirección y el guión. Pero no se hacen los dos documentales en un año. Hospitalarios se hizo durante 5 años, y con Medjugorjellevamos ya desde marzo. Bueno, en realidad llevo desde 2006, pero en concreto desde marzo. En 2020 verá la luz, si Dios quiere en primavera.

—¿Por qué Medjugorje?

—Por dos razones. Una, obvia, lo he dicho: es el proyecto de mi vida. Llevo 14 años trabajando sobre Medjugorje, es mi casa, mi vida. El otro motivo es, sencillamente, porque tanto yo como Borja Martínez-Echevarría, Carlos Solís y el resto del equipo de Gospa Arts, vemos claramente que Dios lo quiere. Medjugorje es importante para la gente, para el mundo y para la Iglesia. Esto no lo digo hoy que Medjugorje viene con viento a favor. Esto lo dije ya hace 13 años, en el despacho de mi director del periódico para el que trabajaba, cuando no era nada fácil y todo eran sospechas y controversia. “¡Hay que contarlo!”, le grité a mi jefe en su despacho cuando yo aún no sabía ni pronunciar el nombre del pueblo. Y ahora toca introducirlo en el mundo del Cine.

—¿Qué le falta a vuestro documental de Medjugorje?

—La industria del Cine, por ahora, en España, no se involucra en estos proyectos. Crear cultura cuesta dinero, mucho dinero si es cine. Ahora necesitamos ayuda para terminar el trabajo bien. Y ofrecemos dos vías: Por un lado, benefactores que nos ayuden a través de una campaña de Crowdfunding, gente que quiera aportar 5, 10, 25, 100 euros o más y echarnos un cable para terminar y distribuir la película, y personas que quieran participar con una inversión comprando una participación y, de este modo, convertirse en productores. Necesitamos de los dos y estamos en disposición de invitar a todo el mundo a apoyarnos.

—¿Cómo se puede ayudar, más en concreto? 

—Los benefactores, gente que quiera a portar un donativo, a través de la campaña de Crowdfunding. Los inversores o socios co productores, contactando con nosotros a través del email contacto@gospaarts.com . Estos últimos, por cierto, con una condiciones fiscales muy beneficiosas por las desgravaciones de la Ley del Cine. Así nos ayudan haciendo una cosa buena, no pierden su dinero porque es una inversión, y además se desgravan un mínimo de un 18% de lo invertido. Obviamente ya estamos un grupo movido por la devoción y el cariño a Medjugorje, pero invitamos aún a un grupo de personas que sientas y quieran formar parte del proyecto.

Fuente: www.religionenlibertad.com

Entrevista a Marija Pavlovic por P. Livio con motivo del mensaje del 25 de septiembre de 2019

P. Livio: Buenas tardes a todos. Aquí tenemos en directo a Marija de Medjugorje que nos transmitirá el mensaje de la Reina de la Paz del día de hoy 25 de septiembre 2019.

P. Livio: ¡Hola Marija!

Marija: ¡Hola Padre Livio! El mensaje es el siguiente:

“Queridos hijos, Hoy los invito a orar por mis intenciones a fin de que los pueda ayudar. Hijitos, recen el Rosario y mediten los misterios del Rosario, porque también ustedes en su vida atraviesan por alegrías y tristezas. De ese modo, convierten los misterios en su vida, porque la vida es un misterio hasta que no la ponen en las manos de Dios. Así tendrán la experiencia de la fe, como cuando Pedro encontró a Jesús, y el Espíritu Santo le llenó su corazón. También ustedes, hijitos, están llamados a testimoniar viviendo el amor con que Dios los envuelve día a día con mi presencia. Por eso, hijitos, sean abiertos y oren con el corazón en la fe. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

P. Livio: Marija, es ya la segunda o tercera vez seguidas que la Virgen nos pide con ardor que recemos el Santo Rosario. Obviamente, en pocos días estamos en octubre y ya sabemos que es un mes mariano, pero el hecho de que lo esté pidiendo desde hace algunos meses, ¿te parece que nos quiere decir algo en particular?

Marija: No lo sé, pero lo cierto es que la Virgen quiere que el rezo del Rosario forme parte de nuestra vida. Porque como dice muy bien, también nosotros estamos pasando alegrías y dolores en nuestra vida, como Pedro. También él eligió, con la ayuda del Espiritu Santo, el cambio a una vida nueva. Así pues, también la Virgen quiere ese cambio del corazón para nosotros para que tengamos la experiencia de la fe y del Amor de Dios a través de la presencia de la Virgen.

P. Livio: Me ha sorprendido esta invitación de la Virgen de transformar los misterios del Rosario en nuestra vida. Esto es porque los misterios del Rosario nos cuentan los misterios de la vida de Jesús. Es precisamente la vida de Jesús, la manifestación de Su misión de salvación que se manifiesta en el Rosario. Por lo tanto, nosotros, de alguna manera, vivímos la vida de Jesús en nuestra vida.

Marija: Sí, así es. Yo creo que la Virgen nos está llevando, cada vez más, a vivir la vida con Dios, porque solo si vivimos con Dios, nuestra vida tendrá sentido.

P. Livio: En general, la Virgen nos invita a rezar el Rosario, pero en esta ocasión subraya que debemos meditar los misterios. ¿Cómo debemos hacerlo? ¿Meditamos mientras los recitamos, o bien rezamos una decena y lo meditamos después?

Marija: No lo sé padre Livio. La Virgen propone hacerlo con amor y con el corazón, probablemente no sea tan importante la forma de cada uno mientras lo viva y haga suya esa relación con Dios. Me ha impresionado mucho que haya dicho: “Como Pedro”, es decir, que cuando tenemos experiencia del Amor de Dios, lo seguimos. Pedro dejó su barca de pescar y su familia para seguir a Jesús. Yo no creo que la Virgen quiera que dejemos todo, pero sí que debemos estar preparados, sobre todo para dar testimonio. Hoy en día, somos cristianos muy tibios y la Virgen quiere que seamos más radicales, más decididos.

P. Livio: Marija, a mí, me ha impresionado que haya dicho que nuestra vida es como un misterio hasta que la ponemos en manos de Dios. Es decir, que sin la fe, nuestra vida está llena de interrogantes a los cuales no sabemos dar respuesta. En cambio, con la fe al menos tenemos la respuesta de donde venimos y a dónde vamos. Solo la fe nos hace entender que venimos de Dios y volvemos a Dios.

Marija: Exactamente. Porque con Dios encontramos el sentido de la vida, de este pasar por la Tierra, pero también en la vida cotidiana. Es decir, el sentido del sacrificio, de la alegría y del dolor, porque si en el dolor nos unimos al dolor de Jesús, también el dolor adquiere sentido. En cambio, sin fe, nos enfrentamos a la desesperación y nuestra vida se empobrece.

P. Livio: Fijate Marija que es la primera vez que la Virgen nos habla de Pedro en sus mensajes. Creo que es algo bastante peculiar. Esta experiencia de la fe de Pedro, ¿crees que fue en el momento en que Jesús llamó a los apóstoles que eran pescadores y los hizo pescadores de hombres, o bien ocurrió cuando Pedro hizo su profesión de fe diciendo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”?

Marija: No lo sé padre Livio. Reflexionando, he pensado más en el principio, en la llamada. Pedro encontró a Jesús y del modo en que le habló, tocó su corazón. También nosotros tenemos la experiencia de la Virgen, que todavía ahora, nos toca el corazón de manera increíble. Hoy mismo, ha llegado un matrimonio que ha venido a Medjugorje para agradecer a la Virgen por la vida del marido. Poco tiempo antes, a ese señor le había caído encima un árbol de trescientos kilos rompiéndole el cráneo. Mientras esperaban al médico, la familia rezaba con mucho fervor a la Virgen y ese hombre se salvó. ¿Lo ves? ¡Es un milagro viviente! Pero también hay muchos casos de conversión y que después se preguntan qué sentido tenían sus vidas hasta ese momento. La presencia de la Virgen aquí en Medjugorje, nos da la oportunidad de empezar una nueva vida, una vida de santidad en el amor de Dios, de la Virgen y de todos los santos con la esperanza del Paraíso. Debemos recordar que la Virgen dice que sin Dios no tenemos ni futuro, ni vida eterna.

P. Livio: Marija, me ha impresionado mucho el hecho de que la Virgen diga que sus apariciones cotidianas no son solamente una presencia entre nosotros, sino que es Dios quien nos envuelve con su presencia. Es como si la Virgen irradiase sobre toda la Tierra, sobre todos los corazones, sobre toda la humanidad esta presencia de Luz, esta presencia de Amor maternal. ¡Es muy bella esta expresión: “Dios os envuelve con mi presencia”. ¡Esto es mucho más que decir que la Virgen se aparece!

Marija: Sí, es una expresión bellísima y nueva para mí. Cuando escribía el menaje, me sentía como una niña en los brazos de la Virgen, así como se siente seguro un niño en los brazos de su madre. No hay nada más bonito que sentirse amado, sentirse abrazado y envuelto por el Amor de la Virgen. Cuando una persona se siente enamorada, se siente segura porque hay alguien que la protege. Igual pasa con nosotros cuando la Virgen está con nosotros y nos protege con su manto y su Amor. En este caso, podemos alegrarnos y sentir orgullo y felicidad en el corazón.

P. Livio: En este mensaje, hay dos veces la palabra fe. La primera vez cuando habla de la fe de Pedro, la segunda cuando nos pide orar con el corazón abierto a la fe. La Virgen insiste en el mensaje de la fe porque es precisamente esa luz la que debemos testimoniar, ya que hay mucha incredulidad en nuestros días. Muchas personas viven sin Dios, sin esperanza, sin esa Luz que ilumina la vida.

Marija: Exactamente. Por esto, la Virgen nos quiere ayudar. Nosotros tenemos la experiencia de esa Luz de la vida, de esa felicidad que nos da la presencia de la Virgen y así, la podemos pasar a otros. Esto es un don. Yo siempre se lo digo a las personas que llegan por primera vez a Medjugorje. Se sienten llamados de un modo especial, elegidos y predilectos. Esta llamada que la Virgen está dando a tantas personas, a pesar de que algunas permanezcan indiferentes, es para prepararlas para un mundo nuevo. Un mundo que ama, un mundo que ama a Dios, que ama la oración, que ama vivir la fe y también ama testimoniar, porque cuando se descubre el Amor, se tiene que testimoniar. Esto es a lo que nos llama la Virgen.

P. Livio: ¡Si se pudiera hacer como dice la Virgen, sería una cosa maravillosa! ¿Qué te parece que debemos hacer para poner la vida en manos de Dios? Normalmente, queremos tener la vida en nuestras manos y ponerla en manos de Dios requiere un gran esfuerzo y una gran fe.

Marija: Sí, la Virgen dice que debemos orar, ser abiertos de corazón en la oración, pero con fe. Es decir, cada vez que nos arrodillamos, hacemos un acto de fe, también cuando somos vulnerables, hacemos un acto de fe si confiamos en el Señor. Cuando seguimos los Mandamientos, cuando vamos a la Adoración hacemos acto de fe. A veces encuentro a protestantes que no tienen Adoración y tampoco la entienden.  Aquí, en Medjugorje, cuando vas a la Adoración, ves esa belleza, sientes la presencia de Dios en el Santísimo Sacramento del Altar que irradia esa felicidad, ese perfume del Cielo, ese perfume de eternidad.

P. Livio: Dime Marija, ahora que viene el mes de octubre, me gustaría que nos dijeras si la Virgen te ha pedido que recemos el Rosario en familia.

Marija: Muchas veces. Ya al inicio, en el grupo de oración, la Virgen nos pedía rezar el Rosario en familia. La Virgen dice que debemos decidirnos a testimoniar, es decir, si no tenemos experiencia de oración, no podemos testimoniar, pero si nos decidimos, entonces sí tendremos experiencia de oración, sobre todo, como ha dicho la Virgen esta tarde, en los momentos de dolor. Yo he visto muchas personas que han encontrado la fe en los momentos de dolor y sus vidas han cambiado. Al principio de las apariciones, nosotros sentíamos una felicidad inmensa, pero no sabíamos qué debíamos hacer para agradecer su presencia, así pues, rezábamos el Rosario que era la cosa más simple, más bella, más profunda ya que se contempla la vida de Jesús. Un cristiano mariano, es un cristiano más sensible, un cristiano positivo, un cristiano que tiene al lado a la Virgen, un cristiano que lleva a la Virgen en el corazón y en los pequeños gestos de la vida cotidiana.

P. Livio: Marija, ¿Nos podrías describir la aparición de esta tarde?

Marija: Como siempre. Estábamos en oración cuando la Virgen ha llegado y hemos empezado con el mensaje, que ha sido tan largo, que cuando empecé a escribir temía no poder recordarlo todo bien, pero a pesar de esto, recordaba el amor con que la Virgen hablaba.

P. Livio: A ver, te quiero preguntar un detalle. Una vez me dijiste que el mensaje se lo pedías tú. ¿Ha sido así también esta tarde?

Marija: Siempre.

P. Livio: ¿No ha pasado nunca que a ti se te haya olvidado y Ella no te lo haya dado?

Maria: Sí, si que ha sucedido.

P. Livio: Es decir, que la iniciativa es tuya. ¿A quién pide el mensaje, se lo da?

Marija: Sí, porque la Virgen empezó a guiar el grupo de oración, aquí en Medjugorje, después empezó a darlos para aquellos que querían vivir sus mensajes. Yo creo que si la gente de la parroquia hubiese dicho que no quería vivir esos mensajes, la Virgen no hubiera dado ninguno más. En cambio, la gente acogió esos mensajes con fe y gran entusiasmo. Por esto, la Virgen dijo que se aparecía en Medjugorje porque aquí había encontrado una fe viva. Yo ruego para que en nuestras parroquias y en nuestras familias la fe sea viva y vivida. Que el Señor nos ayude a ello y que la Virgen nos cubra con su manto para poder ser verdaderos portadores del amor y la fe a nuestros hijos y a las generaciones venideras.

P. Livio: Con todas las cosas que suceden en el mundo, ¿la Virgen está siempre serena, o a veces está seria?

Marija: Hay momentos en que la Virgen está seria y otros en que está serena, depende. Esta tarde estaba serena.

P. Livio: Pero una vez la viste llorar.

Marija: Sí, y no solo una vez, tantas veces la hemos visto llorar, tantas veces seria o preocupada y nos ha pedido, como esta tarde, que recemos por sus intenciones.

P. Livio: Y a tu parecer, ¿cuáles son sus intenciones?

Marija: Somos nosotros. Porque la Virgen quiere ayudar a esta pobre humanidad que tiene tanta necesidad de Dios. Quiere que respondamos con la sinceridad y el impulso con que lo hizo Pedro. La Virgen quiere que vivamos en la humildad, en la santidad cotidiana, caminando hacia los picos altos, viviendo en el mundo, pero fuera del mundo.

P. Livio: Bien Marija, te agradecemos de todo corazón tus palabras y te encomendamos a toda la familia de Radio María en tus oraciones a la Reina de la Paz.

Marija: Como siempre padre Livio.

Traducción: Equipo de la Asociación Amor de Déu

Mensaje extraordinario dado por la Virgen a Iván el 4 de octubre de 2019 en Medjugorje

“Queridos hijos, también hoy los invito, de manera particular, a la renovación de la oración familiar. Oren, queridos hijos, y crezcan en la santidad. Para que la santidad de ustedes sea completa, ¡oren! Dejen la transitoriedad del mundo, porque ella los aleja del amor de mi Hijo. Él los ama, y yo, con aquel Amor, los guío hacia Él. Oren, ¡sean perseverantes en la oración! Sepan, queridos hijos, que cuando ustedes atraviesan los momentos más difíciles, estoy con ustedes, estoy cerca. ¡Gracias queridos hijos por haber respondido también hoy a mi llamado!”

Fotos de la aparición de la Virgen a Mirjana el 2 de octubre de 2019

Compartimos con ustedes algunas fotos de la aparición de la Virgen a Mirjana el pasado 2 de octubre de 2019.

Recordemos que el día 2 de cada mes la vidente Mirjana reza con la Virgen por los no creyentes. El día 2 de octubre Mirjana tuvo la aparición de la Virgen ante miles de peregrinos que se hicieron presente en Medjugorje y luego le dio el siguiente mensaje:

Mensaje del 2 de octubre de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos: la voluntad y el amor del Padre Celestial hacen que yo esté aquí, en medio de ustedes, para ayudarlos con amor maternal al crecimiento de la fe en vuestro corazón, para que puedan comprender verdaderamente el propósito de la vida terrenal y la grandeza de la vida celestial. Hijos míos, la vida terrenal es el camino hacia la eternidad, hacia la verdad y la vida, hacia mi Hijo. Quiero llevarlos por ese camino. Ustedes, hijos míos, ustedes que siempre tienen sed de más amor, verdad y fe, sepan que solo existe una fuente de la cual pueden beber: la confianza en el Padre Celestial, la confianza en Su amor. Abandónense completamente a Su voluntad y no teman. Todo lo que sea mejor para ustedes, todo lo que los lleve a la vida eterna, les será dado. Comprenderán que el propósito de la vida no siempre es ansiar y tener, sino amar y dar. Tendrán verdadera paz y verdadero amor, serán apóstoles del amor; con su ejemplo harán que esos hijos míos que no conocen a mi Hijo y Su amor deseen conocerlo. Hijos míos, apóstoles de mi amor, adoren conmigo a mi Hijo y ámenlo por encima de todo. Procuren vivir siempre en Su verdad. Les doy las gracias.”

Fotos: MaryTV

ROSAS PARA LA GOSPA

Mensaje del 2 de octubre de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos: la voluntad y el amor del Padre Celestial hacen que yo esté aquí, en medio de ustedes, para ayudarlos con amor maternal al crecimiento de la fe en vuestro corazón, para que puedan comprender verdaderamente el propósito de la vida terrenal y la grandeza de la vida celestial. Hijos míos, la vida terrenal es el camino hacia la eternidad, hacia la verdad y la vida, hacia mi Hijo. Quiero llevarlos por ese camino. Ustedes, hijos míos, ustedes que siempre tienen sed de más amor, verdad y fe, sepan que solo existe una fuente de la cual pueden beber: la confianza en el Padre Celestial, la confianza en Su amor. Abandónense completamente a Su voluntad y no teman. Todo lo que sea mejor para ustedes, todo lo que los lleve a la vida eterna, les será dado. Comprenderán que el propósito de la vida no siempre es ansiar y tener, sino amar y dar. Tendrán verdadera paz y verdadero amor, serán apóstoles del amor; con su ejemplo harán que esos hijos míos que no conocen a mi Hijo y Su amor deseen conocerlo. Hijos míos, apóstoles de mi amor, adoren conmigo a mi Hijo y ámenlo por encima de todo. Procuren vivir siempre en Su verdad. Les doy las gracias.”

Message October 2, 2019

“Dear children, the will and the love of the Heavenly Father make it so that I am among you, to—with a motherly love—help you have faith grow in your heart, for you to be able to truly comprehend the purpose of earthly life and the greatness of the heavenly one. My children, the earthly life is the way to eternity, to truth, and to life—to my Son. I desire to lead you on that way. You, my children—you who always thirst for more love, truth, and faith—need to know that there is only one spring from which you can drink. It is trust in the Heavenly Father; it is trust in His love. Abandon yourselves completely to His will and do not be afraid. Everything that is best for you, everything that leads you to eternal life, will be given to you. You will comprehend that the purpose of life is not always to want and take, but to love and give. You will have true peace and true love. You will be apostles of love. By your example, you will make it so that those children who do not know my Son and His love will come to desire to know Him. My children, apostles of my love, adore my Son with me and love Him above all. Always strive to live in His truth. Thank you.”

Messaggio del 2 ottobre 2019

“Cari figli, la volontà e l’amore del Padre Celeste fanno sì che io sia qui in mezzo a voi, per aiutare con materno amore la crescita della fede nel vostro cuore, in modo che possiate davvero capire lo scopo della vita terrena e la grandezza di quella celeste. Figli miei, la vita terrena è la via verso l’eternità, verso la verità e la vita: verso mio Figlio. Per quella via voglio condurvi. Voi, figli miei, voi che avete sempre sete di maggior amore, verità e fede, sappiate che solo una è la fonte da cui potete bere: la fiducia nel Padre Celeste, la fiducia nel suo amore. Abbandonatevi completamente alla sua volontà e non temete: tutto ciò che è il meglio per voi, tutto quello che vi porta alla vita eterna, vi sarà dato! Comprenderete che lo scopo della vita non è sempre volere e prendere, ma amare e dare; avrete la vera pace ed il vero amore, sarete apostoli dell’amore. Col vostro esempio, farete sì che quei miei figli che non conoscono mio Figlio ed il suo amore vogliano conoscerlo. Figli miei, apostoli del mio amore, adorate mio Figlio insieme a me, ed amatelo al di sopra di tutto. Cercate sempre di vivere nella sua verità. Vi ringrazio!”.

Reflexión del padre Verar al mensaje del 25 de septiembre de 2019

El Padre Francisco comparte la reflexión del último mensaje de la Reina de la Paz desde Medjugorje

Fuente: http://www.infomedjugorje.org

A %d blogueros les gusta esto: