Mensaje del 25 de abril de 2017 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, amen, oren y testimonien mi presencia a todos los que están lejos. Con su testimonio y ejemplo pueden acercar los corazones que están lejos de Dios y de Su gracia. Yo estoy con ustedes e intercedo por cada uno de ustedes para que, con amor y valentía, testimonien y animen a todos aquellos que están lejos de mi Corazón Inmaculado. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

Message 25 April 2017

“Dear children! Love, pray and witness my presence to all those who are far away. By your  witness and example you can draw closer the hearts that are far from God and His grace. I am with you and intercede for each of you so that, with love and resoluteness, you may witness and encourage all those who are far from my Immaculate Heart. Thank you for having responded to my call.”

Messaggio 25 aprile 2017

“Cari figli! Amate, pregate e testimoniate la mia presenza a tutti coloro che sono lontani. Con la vostra testimonianza ed il vostro esempio potete avvicinare i cuori che sono lontani da Dio e dalla Sua grazia. Io sono con voi e intercedo per ciascuno di voi perché con amore e coraggio testimoniate ed esortiate tutti coloro che sono lontani dal mio Cuore Immacolato. Grazie per aver risposto alla mia chiamata”.

Botschaft 25 April 2017

„Liebe Kinder! Liebt, betet und bezeugt meine Gegenwart all jenen, die fern sind. Mit eurem Zeugnis und Beispiel könnt ihr Herzen, die fern von Gott und Seiner Gnade sind, näher bringen. Ich bin bei euch und halte Fürsprache für jeden von euch, damit ihr mit Liebe und Beherztheit bezeugt und alle ermutigt, die fern von meinem Unbefleckten Herzen sind. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid.“

Poruka 25 travanj 2017

„Draga djeco! Ljubite, molite i svjedočite moju prisutnost svima onima koji su daleko. Svojim svjedočenjem i primjerom možete približiti srca koja su daleko od Boga i Njegove milosti. Ja sam s vama i zagovaram za svakog od vas da s ljubavlju i odvažnošću svjedočite i potičete sve one koji su daleko od mog Bezgrješnog Srca. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.“

“Mi experiencia es que el bien, el amor, gana”

img_nmascarosA los 14 años fui a un lugar de peregrinación llamado Medjugorje, en Bosnia. Dicen que allí la Virgen María se aparece, eso no me ocurrió, pero tuve una fuerte experiencia de Dios.

¿Usted era piscicultor?

Sí, me encantaba pescar, cazar e ir a los pubs. Cuando tenía 24 años, vi con mi hermano los horrores de la guerra de los Balcanes por la tele y quisimos colaborar: recogimos comida y ropa de amigos y vecinos, y lo llevé en mi jeep.

No se planteaba nada más…

No, pero cuando regresé, el cobertizo de mi ­casa estaba a rebosar de comida y ropa. Decidí dejar mi trabajo y vender mi casa. Un vecino me dejó un camión y me dediqué a transportar ­toda esa ayuda. En un año hice veinte viajes.

¡¿Tuvo que vender su casa?!

No fue una elección difícil, no tenía responsa­bilidades, ni familia que mantener.

¿Qué aprendió en esos viajes?

Se derrumbó mi idea preconcebida de que los refugiados eran pobres desgraciados. La mayoría eran personas mucho más cualificadas que yo y me enseñaron muchas cosas. También aprendí a conducir un camión.

Su historia está llena de milagros.

Eso es lo que siento… ¡Se han dado tantos! Me hice amigo de unos bosnios refugiados en ­Escocia. Cuando pudieron volver a casa, les acompañé con sus cosas en mi camión, pero ­hubo problemas en la frontera y ellos tuvieron que volver en avión. Les compré los billetes: 4.200 libras, todo mi capital.

Es usted generoso…

Prefiero tener amigos que dinero, pero estaba preocupado. La sorpresa fue que en casa me esperaba una donación anónima de 4.200 libras exactamente. Eso me ha pasado varias veces.

Siguió ayudando en Rumanía, Liberia, Malaui, Somalia…

Nunca agarré un mapa y dije: “voy a ir aquí”. Mis padres tienen un centro de retiro católico al que acuden sacerdotes y fieles, y muchos nos pedían ayuda, otras personas lo hacían por e-mail.

¿Qué le ha transformado?

Conocer a personas que han llevado a cabo increíbles actos de generosidad ha desarrollado en mí un conocimiento profundo de nuestra capacidad de bondad. La gente es buena.

En Liberia convivió con torturas, asesi­natos, canibalismo…

Conocí a muchos niños soldados y oí sus historias. Me sorprende comprobar como la gente que ama puede superar cualquier desgracia.

¿Obvia usted los horrores?

Soy optimista respecto a la humanidad porque mi experiencia es que el bien, el amor, gana.

A menudo son los propios gobiernos corruptos los que se quedan con la ayuda.

Por eso nosotros movilizamos a la gente corriente. Somos gente corriente de muchos países trabajando con gente corriente de países necesitados para alimentar niños hambrientos.

La idea de cultivar en los propios países los alimentos es muy inteligente.

Ayudar a la economía local es esencial para que colaboren en escolarizar y alimentar a sus hijos. En mi primera visita a Malaui (2002), año de una hambruna terrible, conocí a una familia en una aldea. El padre había fallecido y la madre, Emma, agonizaba. Tenía seis hijos. Al mayor, Edward, de 14 años, le pregunté cuáles eran sus sueños: “Poder comer e ir al colegio”, me dijo.

Eso debe de marcar.

Me encanta la idea de que todo este movimiento global que une escuela y alimentación prendiera con la chispa de un niño de 14 años. Y hay otra historia que ocurre a continuación.

Me gustaría oírla.

Cuando fui a Medjugorje, en 1982, mi hermana Ruth publicó un artículo de nuestra experiencia en una revista católica y empezamos a re­cibir muchas cartas de personas que querían saber más de ese lugar, entre ellas la de una señora de Malaui: Gay Russell, que era piloto.

¿Me va a contar otro milagro?

Sí. Veinte años más tarde, durante la hambruna en Malaui, conocí en el retiro familiar a un hombre de negocios, Tony Smith. Por casua­lidad él nos oyó hablar de Gay Russell, a la que nunca olvidamos: “La conozco –dijo–, estamos construyendo una réplica de la ermita de Medjugorje en Malaui”. Fuimos a conocerla, ella trabajaba para paliar el hambre de los niños.

Bonita historia.

Estando allí Tony Smith me recordó las pa­labras del senador George McGovern: “Si EE.UU. decidiera sufragar una comida diaria a los niños más pobres del mundo, los países subdesarrollados saldrían de la pobreza”. Sentí que eso es lo que debía hacer; así nació Mary’s Meal, en ofrenda a la Virgen de Medjugorje.

¿Es la gente más humilde la que más da?

Ayudar a los demás auxilia al que ayuda, sea pobre o rico, porque nos hace más humanos y más felices. Y surgen iniciativas muy creativas.

La de una camarera del golf de Gleneagles.

Sí, junto a sus colegas decidieron recoger las pastillas de jabón que desechaban los clientes tras un solo uso. Es un olor que todavía reconozco en los campos de refugiados de Liberia y en la parte trasera de mi furgoneta. Tendemos a infravalorar lo que somos capaces de hacer.

…No nos vemos capaces.

Cierto, queremos ayudar pero sentimos que el problema nos sobrepasa, que habrá alguien mejor que lo pueda hacer, o pensamos que dar 15 euros es demasiado poco, sin embargo ese pequeño gesto alimenta a un niño un año.

Fuente: www.lavanguardia.com

Los Apóstoles del amor de María

San Luis Mª Grignión de Montfort explica que: “en la segunda venida de Jesucristo, María tiene que ser conocida y puesta de manifiesto por el Espíritu Santo, a fin de que por ella, Jesucristo sea conocido, amado y servido.” (Tratado de la Verdadera Devoción nº 49)

Es  sentencia común, para muchos santos, que el Advenimiento del Reino del Señor, será fruto del Reinado de su Madre Santísima y Madre Nuestra. Pero ese reinado pone sus bases sólidas y profundas, no en los estandartes del mundo ni en sus poderes ocasionales, sino en el lugar en el que Dios quiere establecer su morada permanente: en el corazón de sus apóstoles.

María nos dice: “Está en ustedes difundir el amor de mi Hijo a todos aquellos que no lo han conocido.” Y para que ese amor se pueda difundir, debe estar inundando primero nuestros corazones, no solo como un concepto conocido y racionalmente asimilado, sino como una realidad vivida, como un don acogido y como un “Divino Huésped” que establece su morada en nuestra alma.

Teniendo por fin ese reinado de amor, se nos regala un camino, una escuela, un lugar en el Corazón Inmaculado de María, donde nuestra fragilidad es transformada y fortalecida según su Corazón Maternal: “Yo, como Madre, estoy siempre con ustedes. Oro a mi Hijo para que los ayude a que en su vida reine el amor: el amor que vive, el amor que atrae, el amor que da la vida.”

Dice nuestra Madre: “La oración los ayudará, porque la oración los salva a ustedes, la oración salva el mundo”.

“Orar con el corazón” es el resultado de un impulso del Espíritu Santo, que nos mueve a la humildad y la confianza, como María. “…Ella se ocultó en este mundo y se colocó más bajo que el polvo por su profunda humildad…” (San Luis Mª Grignión de Montfort)

De esa manera nos cobijamos, como los Apóstoles en Pentecostés, en los brazos de María. Nos sumergimos en Ella, que es el primer cáliz, para que Cristo, con su supremo Sacrificio nos enseñe como se debe amar.

María debe resplandecer más que nunca en los últimos tiempos en misericordia, poder y gracia, pero quiere hacerlo por medio de sus apóstoles, sus “pequeñas luces del mundo” a las que con amor maternal les enseña a brillar con claridad en todo su esplendor.

Fuente: www.centromedjugorje.org

¡Que nuestro camino de la Cruz se convierta en un camino de alegría!

Que nuestro camino de la Cruz se convierta en un camino de alegría. Esto fue lo que experimentó la propia Virgen, en su vida terrenal, y los grandes santos durante la historia de la Iglesia.

La clave para poder llevar nuestra Cruz con alegría, nos enseña la Virgen, es mirar a Jesús.

ROSAS PARA LA GOSPA

“Ustedes son los rayos de la luz de mi Hijo, el evangelio vivo, y son mis queridos apóstoles del amor”

Gospa 7La Madre hace un cumplido a quienes se han decido por vivir sus mensajes: “ustedes que se esfuerzan en ofrecer cada día de su vida a mi Hijo, ustedes que procuran vivir con Él, ustedes que oran y se sacrifican, ustedes son la esperanza en este mundo inquieto. Ustedes son los rayos de la luz de mi Hijo, el evangelio vivo, y son mis queridos apóstoles del amor. Mi Hijo está con ustedes, Él está con los que piensan en Él, con los que oran…”

Resulta hermoso contemplar estas palabras porque vemos en ellas halagos, alabanzas, reconocimientos por los esfuerzos que muchos hacen. Son palabras de una Madre perfecta, un modelo de lo que debe ser cada educador, que no solo corrija o llame la atención de sus educandos, sino por el contrario también refuerce la conducta positiva con palabras de halagos. Cosa que muchos padres y educadores no hacen. Yo creo que la Madre con esta actitud también quiere servir de ejemplo a todo educador que debe pensar en subir la autoestima y la autoimagen de sus educandos con las cosas positiva que ven hacer en ellos. Luego, obsérvese que María no solo pide o corrige sino también refuerza la conducta positiva de sus hijos y los felicita por sus buenas acciones.

Pero luego hace una petición que hay que considerar: “Apóstoles de mi amor, oren con el corazón y muestren con las obras el amor de mi Hijo. Esta es la única esperanza para ustedes, este es el único camino hacia la vida eterna. Yo, como Madre, estoy aquí con ustedes. Sus oraciones dirigidas a mí, son para mí las más bellas rosas de amor. No puedo no estar allí donde siento el perfume de rosas. Hay esperanza.”

Esas oraciones que la Virgen pide con el corazón, son las oraciones por la paz que pidió en el mensaje anterior, además de las oraciones que pide en este mensaje del 2 por quienes están lejos de Jesús. Y también dice algo muy simpático como mencionó del mensaje anterior del 2: que las oraciones que le dirigimos a Ella son las más bellas rosas de amor, son perfume de rosas que la hacen presente. Sin mencionarlo, está aludiendo al rezo del santo Rosario. El término Rosario, literalmente del latín, significa “ramillete de rosas”; pero la Madre menciona además que son perfumadas.

Luego, cada vez que tomemos el santo Rosario en mano, pensemos en ese grato perfume de rosas que sube hasta el Trono de la Madre en el Cielo y sube, de igual modo, al Trono de Su Hijo.

 Padre Francisco Verar

Adoración al Santísimo en Medjugorje

Compartimos el vídeo completo de la Adoración al Santísimo realizada en Medjugorje el día jueves 20 de abril de 2017. La Adoración fue dirigida por Fra. Vjeko Milićević.

ROSAS PARA LA GOSPA

Santa Teresa de Calcuta y el pecado de juzgar al otro

«En este tiempo de campaña electoral (en Francia) resulta edificante observar la actitud de los santos para purificar nuestro espíritu de todos los discursos políticos que se entrecruzan. Si los candidatos al poder se creen obligados a destruir a sus opositores para ascender, los santos adoptaron otros métodos para obtener la verdadera grandeza que construye y trae la paz. Cuando era pequeña en Skopje (Albania), la Madre Teresa recibió buenas enseñanzas de su madre. En casa, cuando uno de los tres niños hablaba mal de un profesor o de otra persona, la madre cortaba inmediatamente la electricidad. Les decía entonces que ella no quería pagar la electricidad para unos niños que criticaban a los demás. De una forma muy directa, Madre Teresa había aprendido la lección y proyectaba luz allí donde el pecado de la murmuración hería el amor fraternal. Escuchémosla:

“Es mejor pedir perdón que acusar”.

“Si ustedes juzgan a alguien, no tienen tiempo para amarlo”.

Frente a alguien que describía la corrupción que reinaba en Calcuta ella exclamó: “¡Sé muy bien que hay corrupción en Calcuta! Pero también sé que hay cosas buenas y elijo ver el bien”.

Con respecto a los insultos que uno puede recibir, decía: “Si alguien los acusa, pregúntense: ¿tendrá razón? Si la tiene, pídanle perdón. Si se equivoca, tomen entre sus manos el insulto que han recibido, no lo suelten y ofrézcanselo a la primera ocasión a Jesús como sacrificio. Regocíjense de tener algo valioso para entregarle”.

Ella misma que practicaba todo esto llegó a decir: “Hay un pecado que no tuve nunca que confesar, el de haber juzgado a alguien”»

© Children of Medjugorje del mes de abril de 2017

Sor Emmanuel