La Presidenta de la República de Croacia peregrina a Medjugorje

La presidenta de la República de Croacia peregrina a MedjugorjeLa presidenta de la República de Croacia, Kolinda Grabar Kitarovic, ha estado en Medjugorje y otras ciudades de Herzegovina en una visita de carácter privado. En sus tres días de estancia en Medjugorje, ha visitado los lugares de oración, la Iglesia de San Santiago Apóstol y el Monte de las Apariciones de la Reina de la Paz. También tuvo la oportunidad de reunirse con los franciscanos de la parroquia y sacó tiempo para conceder una breve entrevista a Radio Mir Medjugorje. La Presidenta agradeció a Herzegovina su cálida bienvenida y compartió sus impresiones sobre Medjugorje:

“Medjugorje me impresiona profundamente. Vine a Medjugorje por primera vez en los años 80 con mi madre y, desde entonces, he podido sentir la profunda espiritualidad de este lugar y la presencia de aquello que mueve nuestra fe. A menudo sentimos la necesidad de volver para recargarnos espiritualmente y mantenernos positivos y optimistas, recuperar la fe en nosotros mismos y en nuestra gente. Yo personalmente y sin lugar a dudas lo necesito para ejercer esta gran responsabilidad como presidenta de mi país. A pesar de lo que esto conlleva, tengo el privilegio de servir a mi patria y vivir por ella con gran amor, amplitud de miras y constante interacción con las personas.”

Fuente: www.centromedjugorje.org

Tributo a María Reina de la Paz en Uruguay

Los esperamos el próximo 25 de agosto a partir de las 17hs en la Parroquia María Reina de la Paz para rendirle Tributo a Nuestra Madre.

Tributo a Maria Reina de la Paz en Uruguay

Centro Medjugorje Uruguay

© Children of Medjugorje – 15 de agosto de 2016

Ver © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel del mes de agosto de 2016 ingresar en el siguiente link:

15 de agosto de 2016

Sor Emmanuel

Fuente: www.mariareinadelapaz.com.uy

Adoración al Santísimo en Medjugorje

Compartimos el vídeo completo de la Adoración al Santísimo realizada en Medjugorje el día sábado 20 de agosto de 2016. La Adoración fue dirigida por Fra. Dragan Ružić.

ROSAS PARA LA GOSPA

La vidente Marija habla de los secretos de Medjugorje

Compartimos un fragmento de una entrevista realizada por el Padre Livio a la vidente Marija.

GospaPadre Livio: Dinos que nos espera en el futuro. ¿A qué se refieren estos secretos que la Virgen les ha dado?

Marija: Los secretos seguirán siendo secretos por ahora, hasta en tanto la Virgen no nos diga… A Mirjana e Ivanka la Virgen les ha dado ya todos los secretos que son diez y a nosotros todavía no. La Virgen le pidió a Mirjana que eligiera un sacerdote como guía espiritual, pero a través de estos años cada uno de nosotros también ha encontrado a un director espiritual…

Padre Livio: ¿Entonces los secretos no los sabe nadie, excepto ustedes?

Marija: A través de Mirjana, la Virgen pidió que eligiera a un sacerdote como guía y en un futuro vendrá el momento en que él podrá transmitirlos.

Padre Livio: Según tú, ¿debemos tener miedo de estos secretos?

Marija: Nosotros decimos siempre que los secretos son secretos y no queremos expresar ninguna opinión. Algunos son alegres y otros tristes. Podemos decir que en lo que se refiere al séptimo secreto, la Virgen pidió ayunos y oraciones y este fue atenuado.

Fuente: Marija Pavlovic habla sobre Medjugorje

¿Qué es la oración con el corazón?

11934503_864397486962476_4552333130456031983_oLa Madre habla de la «oración con el corazón», que es uno de los temas recurrentes de sus exhortaciones. Y obsérvese, además, que en el mensaje del 25 anterior invitó a «ser oración», por lo cual el mensaje de este 2 se debe ver como una continuación del anterior.

Muchos devotos de la Virgen María Reina de la Paz preguntan con frecuencia: «¿qué es la oración con el corazón?», ¿«cómo se ora con el corazón?». Y ahora la Madre ha respondido, ha dicho categóricamente: «Ámense los unos a los otros. Yo viví vuestra vida terrena y sé que no es siempre fácil, pero si se aman unos a otros, orarán con el corazón, alcanzarán cumbres espirituales y se abrirá para ustedes el camino hacia el Paraíso». Entonces, la oración con el corazón “y alcanzar con ella las cumbres espirituales­­” es la oración que se puede hacer cuando se ama al prójimo.

Es cierto que cuando se ora el corazón se abre el alma al amor, pero también sucede lo contrario: si primero el amor hacia el prójimo no está en el corazón, no se puede orar debidamente porque Dios es amor. Y cuando se ora se va siempre en busca del amor. Entonces, la oración no es otra cosa que buscar al Dios-Amor y retenerlo consigo. Pero muchos, aún orando mucho, no logran alcanzar a Dios precisamente porque les falta el amor en su corazones hacia el prójimo. Por eso la Virgen nos pide algo hacer algo práctico antes de orar: «amarnos los unos a los otros.» Porque siempre la oración es un ejercicio de amor. La gente no lo entiende. Muchos se quedan como los fariseos en «palabrerías» cuando oran, porque no llegan a abrir el corazón a Dios porque no están acostumbrados a amar a su prójimo.

Entonces, la oración viene a ser una comedia, una especie de teatro. Y la Virgen quiere ayudarnos, quiere enseñarnos a orar como se debe, es decir, «con el corazón». Y quiere además que con esa oración «alcancemos las cumbres espirituales». Entonces, para orar como se debe, hay que romper las barreras del egoísmo humano, de los temores, del respeto humano, en suma, de los rencores. Y por su puesto: hay que perdonar y amar.

La Virgen cuando habló la primera ves de la «oración con el corazón» al inicio de las apariciones mencionó: «para orar con el corazón hay que perdonar y pedir perdón», y ahora, 34 años después, dice algo parecido: para orar con el corazón hay que amarse unos a otros. Entonces, sin amor al prójimo no se puede orar correctamente, y lo mismo se aplica para alcanzar las «cumbres espirituales». Esas cumbres espirituales de la que habla María, son las cumbres de la santidad, y a la vez, son las cumbres de la experiencia de Dios en la Tierra: experimentar a Dios en plenitud, en expresión de san Pablo: poder ser llevado hasta tercer cielo. (Cf. 2 Cor 2.2)

Padre Francisco Verar

“Le imploro a mi Hijo que ninguno de ustedes, hijos míos, vuelva a su casa igual que ha venido”

Aparición de la Virgen a Mirjana en Medjugorje el 2 de septiembre de 2015 - 13Creo no equivocarme, pero es la primera vez que, en una pincelada entrañable, nos habla de esa parte de la vida del Señor de la que nada dicen los Evangelios. Como lo hace con los videntes en privado ahora a nosotros nos confía algo de la vida oculta de la sagrada familia nazarena. Esas pocas palabras dicen mucho y definen un rasgo de Jesús: aún niño, es el Señor. El Señor que por ser Dios sabe infinitamente más que ese niño hijo de María. Profetiza no como los profetas que hablan en nombre de Dios, porque Él es Dios, es la misma Palabra que le dice no sólo que todas las generaciones la llamarán dichosa (como el Espíritu Santo le había revelado a la Virgen en su encuentro con Isabel), sino también madre y que será amada, muy amada. Porque grandes cosas está haciendo en ella el Todopoderoso. Ese mismo niño es el que ya hombre, clavado en la cruz, le provocará en la Virgen el parto doloroso de su maternidad de todos los hombres, al entregarla a su discípulo fiel y a través de él a todos nosotros, de generación en generación. Y aquel discípulo, Juan, tendrá con los años, después de muchos, una visión. La verá como la Mujer vestida de sol, con la corona de doce estrellas, con la luna bajo sus pies, encinta, gritando de dolor por el parto. Porque aquel parto en la cruz continúa, es el dolor de dar a la luz de Cristo a los nuevos hijos, rescatándolos de las garras del Dragón. Nosotros somos sus hijos, de su linaje, los nacidos en Cristo a una vida nueva. Somos los que la llamamos Madre y la amamos y deseamos ser fieles a su llamado a cooperar en la salvación de otros.  

La referencia que luego hace, “volver a las casas de las que han venido”, va dirigida a los peregrinos que en ese momento están en Medjugorje, pero por extensión a todos nosotros que vamos tantas veces en el espíritu hasta allí. Para que no regresemos luego de cada una de esas visitas, físicas o espirituales, a nuestra casa, al interior de nuestra alma, como hemos ido sino enriquecidos. Y para eso apela ante el Hijo, por el amor que le tenemos a Ella. No es difícil imaginar su apelación a Jesucristo: “Mira, Hijo, ¡cuánto me aman! Era como Tú me habías dicho siendo apenas un niño. ¡Aquí están! Te ruego por cada uno de ellos. Están siendo probados, que no decaigan, devuélveles la esperanza. Que sean misericordiosos como Tú le pides y que tengan amor para que puedan ser mis apóstoles del amor y vayan al mundo dando testimonio de ese amor que ama perdonando y perdona amando. Tú, Hijo, tienes el poder de hacer nuevas todas las cosas, renueva esos corazones y dales una vida nueva”.

P. Justo Antonio Lofeudo