“La familia está herida, el sentido de la familia ya no existe y muchas veces, incluso la Iglesia se rinde”

P. Livio: Yo diría que Medjugorje es todavía un lugar donde se vive la espiritualidad y la unión de los Sacramentos, pero en nuestro mundo, también aquí en Italia, muchos no saben lo que son los Mandamientos, no participan de los Sacramentos ni de la Santa Misa. Los fundamentos de la vida cristiana son prácticamente abandonados por parte de un pueblo que había sido muy cristiano. Debemos volver a los Sacramentos, debemos insistir en las parroquias en que hay que empezar por esto.

Marija: Es verdad. Yo me acuerdo que en los primeros años, recuperamos muchas cosas. Por ejemplo, había personas que no habían sido bautizadas, otras que celebraban su cumpleaños, pero que no se acordaban de la fecha de su bautizo, Primera Comunión o Confirmación. Muchas veces no nos acordamos de estos Sacramentos que son parte de nuestra vida. Por esto, yo creo que hoy, la Virgen, de modo muy especial, nos pide vivir en primer lugar los diez Mandamientos y después los Sacramentos ya que están completamente unidos entre sí. La Virgen quiere la salvación para todos. Dios quiere la salvación de todos, dentro de la libertad de cada uno, desea nuestra salvación, solo depende de nosotros.

P. Livio: Sí, aunque desafortunadamente muchas personas lo han olvidado. Muchos dicen: “soy creyente, pero no practicante”, pero no ser practicante significa no seguir los Mandamientos ni recibir los Sacramentos. Es necesario que, sobre todo nosotros los sacerdotes, insistamos en que sin la confesión, sin la Santa Misa, sin la Comunión, no somos verdaderos cristianos. Sin olvidar el sacramento del matrimonio, que hoy en día se ha abandonado. Aparte del bautismo, casi todos los demás sacramentos se han abandonado.

Marija: Esto es porque el mundo de hoy está viviendo un paganismo total. La familia está herida, el sentido de la familia ya no existe y muchas veces, incluso la Iglesia se rinde. Es por esto que la Virgen nos llama a la oración, al testimonio. Hoy también de forma especial, nos pide ser valientes. También el Santo Padre últimamente, nos pide que demos buen testimonio, no solo en la iglesia, sino fuera de ella. Hoy en día, el rebaño es pequeño y además son pocas las personas que tienen el valor de testimoniar.

Fragmento de la nota realizada por el P. Livio a la vidente Marija

Culminó el X Congreso Iberoamericano de María Reina de la Paz 2020 en Perú

Acaba de finalizar este domingo 9 de febrero de 2020 el X Congreso Iberoamericano de María Reina de la Paz organizado por el Centro Medjugorje de Iberoamérica. El mismo fue realizado del 5 al 9 de febrero de 2020 en Perú en la Casa de Convivencias Juan Pablo II, en el Balneario de Santa Rosa, distrito de Ancón, al norte de la ciudad de Lima, mismo lugar en que se realizó el Congreso de 2014. Asistieron al mismo más 28 sacerdotes y 280 participantes de 20 países diferentes: Argentina, Colombia, Ecuador, Paraguay, Chile, México, Estados Unidos, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, España, Panamá, Guatemala, Curazao, Honduras, Bolivia, Venezuela, Uruguay, Bosnia Herzegovina y Perú.

El encuentro fue organizado por la coordinación de la Fundación Centro Medjugorje, y por Perú, los Grupos de Oración de María Reina de la Paz, los Cenáculos de Oración de María Reina de la Paz, la Comunidad Monástica de los Siervos de María Reina de la Paz fundada por el R.P. Fray Israel del Niño Jesús RPS, la Comunidad de Apóstoles de María Reina de la Paz, el Grupo Medjugorje y el grupo La Gospa.

La bienvenida del Congreso estuvo a cargo de Fray Danko Perutina, ofm de Bosnia Herzegovina, Eileen Pereira de Huaco, de Perú y Luis Miguel Onieva, Secretario de la Fundación Centro Medjugorje. Durante la bienvenida, los asistentes pudieron escuchar las palabras de Fray Marinko Sakota, ofm, párroco de la iglesia de Medjugorje.

Los expositores del Congreso fueron P. Danko Perutina, ofm (Bosnia Herzegovina), el P. Inocencio Llamas (Venezuela), el P. Francisco Verar (Panamá), P. Gustavo Jamut, omv (Argentina), P. Diego González, cemp (Argentina), P. Patricio Javier Romero (Chile) y el P. Israel del Niño Jesús, RPS (Perú). Nutrieron a los participantes del encuentro con las siguientes conferencias:

Miércoles, 5 de febrero

  1. “Unidos para luchar contra la corriente del mundo” (P. Inocencio Llamas)

Jueves, 6 de febrero

  1. “La postura oficial de la Iglesia y la Pastoral en nuestras diócesis” (Fr. Danko Perutina, ofm)
  2. “Medjugorje, la Escuela de María” (P. Francisco Verar)
  3. “Medjugorje, escuela del perdón y paz” (P. Gustavo Jamut, omv)

Viernes, 7 de febrero

  1. “El camino de los grupos de oración” (P. Francisco Verar)
  2. “Apóstoles de mi amor” (P. Diego González, cemp)
  3. “Llamados a ser santos” (P. Inocencio Llamas)

Sábado, 8 de febrero

  1. “La Reina de la Paz y el combate espiritual del cristiano” (P. Gustavo Jamut, omv)
  2. “La Gospa te llama a ser apóstol de su amor” (P. Inocencio Llamas)
  3. “Las cinco piedritas” (Fr. Danko Perutina, ofm)
  4. “Pacificados y pacificadores” (Fr. Israel del Niño Jesús, RPS)

Domingo, 9 de febrero

  1. “La sanación de la familia en la Escuela de Santidad de la Reina de la Paz” (P. Patricio Romero)
  2. “¿Dónde están los verdaderos hombres y mujeres?” (Fr. Danko Perutina, ofm)

Durante el Congreso, los asistentes también pudieron participar, como es propio de la espiritualidad de Medjugorje, de adoraciones al Santísimo Sacramento inclusive toda la noche por turnos, la Santa Eucaristía, el sacramento de la Confesión, testimonios, el rezo del Santo Rosario, la Coronilla de la Divina Misericordia y la Liturgia de las Horas.

Por otra parte, Oriol Vives y Luis Miguel Onieva, de la Fundación Centro Medjugorje, presentaron “La misión de la Fundación Centro Medjugorje” y realizaron el taller “Redes sociales y Comisión Económica San José”.

El jueves por la noche, los asistentes pudieron disfrutar de la película “El Mayor Regalo” del director católico Juan Manuel Cotelo.

El sábado por la tarde asistieron al Congreso un grupo de jóvenes dirigidos por el Padre Miguel del Río, los cuales asistieron para hacer vigilia ante el Santísimo y recibir temas para su vida espiritual.

Durante todo el encuentro se contó con la compañia de varios representantes de la jerarquía de la Iglesia local y de otros paises. Monseñor Lino Panizza Richero, Diócesis de Carabayllo, Perú, presidió en una ocasión la eucaristía. Desde Paraguay estuvo durante todo el Congreso Mons. Ignacio Gogorza Izaguirre, Obispo Emérito de Encarnación.

El Congreso fue provechoso para todos los que asistieron y siguen la espiritualidad de María Reina de la Paz. Al final del mismo se confirmó a MEDJUGORJE como la sede del XI Congreso Iberoamericano 2020.

¡Experimenté un amor inmenso!

«Denis Lefèvre, de 63 años, nos cuenta que en ocasión de su primer viaje a Israel su grupo de peregrinos fue invitado a visitar la llamada “Gruta de la leche” en Belén. Según la tradición, allí María amamantó al Niño Jesús. En aquel entonces, Denis era todavía un “católico dominical” que aún no había tenido una experiencia sensible del amor de Dios.

Mientras estaban en la gruta, el guía les propuso que tomaran en brazos a un muñeco que representaba al Niño Jesús y que le oraran en silencio. Esto molestó un poco a Denis que para sus adentros pensaba: “¡Qué atrapa turistas! ¡Y ahora pretenden hacerme rezar a Dios con un muñeco de plástico! ¡Esta devoción es ridícula!” Cuando llegó su turno, no queriendo ofender a los demás peregrinos, algo a disgusto tomó al Niño Jesús en sus brazos.

Su primera sorpresa fue la de constatar que no se trataba de un muñeco de plástico sino de porcelana y que por lo tanto tenía un cierto peso, como si fuera un verdadero bebé. Por pudor se alejó un poco del resto del grupo; y allí, de repente, los ojos del Niño Jesús se transformaron y tomaron vida. ¡Jesús lo estaba mirando!

“¡Qué impresionante fue para mí!, nos cuenta Denis. Experimenté un amor inmenso y una emoción tal que estallé en llanto. ¡No conseguía separar mi mirada de la suya! ¿Cuánto tiempo habrá durado esto? No sabría decirlo, pero los demás peregrinos me dijeron que permanecí largo rato con el Niño. He ido a Tierra Santa en tres oportunidades más y cada vez reviví este maravilloso regalo. Aquella mirada me habita constantemente. ¡Él vive en mí!”

Denis compartió conmigo este acontecimiento en Navidad, hace algunas semanas, en el curso de su peregrinación a Medjugorje. Mientras me lo contaba volvía a vivir en su corazón aquella increíble experiencia que no logra recordar sin llorar. Efectivamente cada vez que habla del tema, vuelve a experimentar aquella efusión de ternura que el Niño Jesús le comunicó a través de su mirada. Una mirada divina, ¡indescriptible!

Lo que algunos viven “de verdad” por una maravillosa concesión de Dios, nosotros lo vivimos por la fe, y le rendimos gloria porque esta misma mirada nos acogerá un día en el Cielo; la mirada de un niñito recién nacido que se hace pobre y vulnerable para unirse a nuestra pobreza y mendigar nuestra ternura.»

© Children of Medjugorje del mes de enero de 2019

Sor Emmanuel

Sor Emmanuel Maillard, de Medjugorje: «Estamos en guerra y eso significa que el triunfo está cerca»

Hemos de estar «fuertes con la Virgen para prepararnos para una tercera profecía»

Sor Emmanuel Maillard es la religiosa más célebre de la Comunidad de las Bienaventuranzas de Medjugorje.

El diario católico La Nuova Bussola Quotidiana celebró el 19 de enero un encuentro en el teatro Pime de Milán bajo el lema María nos prepara para el futuro. Presentados por su director, Riccardo Cascioli, intervinieron el mariólogo Diego Manetti, colaborador de Radio María, y la hermana Emmanuel Maillard, de la Comunidad de las Bienaventuranzas en Medjugorje. La religiosa habló de la significación de la presencia de la Virgen en dicha localidad y de lo que transmite a las personas que acuden a escucharla.

Éstos son algunos de los pasajes de su charla, extractados y publicados por la edición española del diario, Brújula Cotidiana:

Pruebas

Hoy la familia y la Iglesia están sufriendo muchas pruebas. Muchos tienen miedo y angustia, las pruebas están ahí y Ella nos dice: “Las pruebas llegarán”. ¿Cuáles serán estas pruebas? Los videntes no lo han dicho, pero la Virgen nos lo dice todo el tiempo.

“No serán fuertes”

Otra frase que dice sobre las pruebas es “no seréis fuertes” porque también en la Iglesia muchas personas tienen como objetivo el bienestar de la tierra. Satanás os desvía, “queridos hijos” -como nos llama la Virgen-, con el modernismo, el materialismo y el egoísmo.

La tierra

Consideramos el tiempo de la tierra como el tiempo definitivo. Hacemos todo por la tierra: trabajo, carrera, etc. Trabajamos por la tierra, pero hemos olvidado el alma, que ponemos en último lugar. Hay jóvenes en Francia que no saben que tienen alma. Francia está en dificultades: orad por Francia.

Fuerza

Tenemos que volver a vivir una vida correcta. Es urgente que todos nosotros nos hagamos fuertes, fuertes en la fe y fuertes en la oración, con la fuerza de Dios, fuertes en la adhesión a Jesús, fuertes con la Virgen para prepararnos para una tercera profecía.

“Nos preparará”

¿Qué haremos cuando reine el pecado? “Pero si sois míos venceréis, porque vuestro refugio estará en el corazón de mi Hijo Jesús”, dice la Virgen en Medjugorje. Tenemos centros comerciales llenos, pero iglesias vacías. La Virgen nos prepara entonces para el misterio de la Misa, la Adoración y la Santísima Eucaristía. “Si sois míos venceréis”, quiere decir: cuanto más vivamos la Eucaristía, más unidos estaremos con Él, Nuestro Señor, y acortaremos el tiempo de estas pruebas.

Guerra

Si hay un triunfo, el triunfo del Inmaculado Corazón de María, que Nuestra Señora profetizó en Fátima, significa que primero hay una guerra. Y estamos en esta guerra. Si existe esta guerra significa que el triunfo está cerca.

Adoración eucarística

La Virgen nos ha pedido que nos enamoremos de Jesús. Nos dice: “Adorad a mi Hijo con el corazón”. La Virgen nos invita a crear una capilla de adoración perpetua en todas las parroquias. He estado en Trieste. Trieste era la ciudad con el mayor número de suicidios. El padre Justo [padre Justo Lo Feudo, Misionero de la Santísima Eucaristía, ndr] comenzó a organizar la adoración eucarística perpetua. Se necesitan unas trescientas personas. Después de un año el número de suicidios se redujo a la mitad porque cuando Jesús está presente con su cuerpo, su sangre, su alma y su divinidad, está vivo y viene con toda su vida. Así llego yo a la adoración: cansada, distraída, tengo mis pensamientos, pero si vengo con toda mi buena voluntad a pasar una hora con Jesús ¿qué pasa? Lo que sucede es que Jesús presente allí nunca se cansa, nunca se distrae. Él está allí todo para mí y me envía su divina presencia, me envía los rayos de su presencia. Rayos de luz, de amor, de alegría, de misericordia. Aunque esté dormida, estos rayos no se detienen en mí: van a otro lugar y tocan a toda la gente de la ciudad donde está la capilla de adoración, y así hace el bien. Cuando se abre una capilla, disminuyen los suicidios, los divorcios, las drogas, el satanismo y todas las cosas que el maligno hace. Es un hecho medible.

Misa

Durante un festival la Virgen dijo que pusiéramos la Misa en el centro de nuestras vidas. Sin embargo, hoy ponemos la carrera, el trabajo y el sexo en su lugar. Y cuanto más ponemos otras cosas en el centro, menos felices somos. Muchas personas no saben que durante el ofertorio, cada uno de nosotros puede llevar su ofrenda al altar a través del agua del cáliz. Es la ofrenda de mi sufrimiento, mis pruebas, mis enfermedades, mis angustias. Puedo poner todo en la sangre de Jesús. Y esto es precioso. ¿Y qué hace Jesús? Cuando toma el cáliz y dice “Ésta es mi sangre”, de repente todo se vuelve divino y, por lo tanto, Jesús transforma todo lo que he puesto dentro en algo divino, en su sangre. ¿Y qué significa que mi sufrimiento se hace divino? Significa que da fruto: esta gota de vino que se convierte en la sangre de Jesús, este sufrimiento mío está a punto de ser ofrecido al Padre que ve en el sacrificio de sus hijos Su propio sacrificio. Así es como Dios envía ríos de bendiciones al mundo y por eso la Virgen dice: “Tus sufrimientos se convertirán en gloria”. Esto sólo se puede entender con la Misa. Tus sufrimientos se convierten en gloria, ha dicho: “Cuando sufrís, el Cielo entra en vosotros”.

El triunfo ha comenzado

En Fátima nos ha dicho que el triunfo va a llegar. Pero este triunfo –como explicó Marija Pavlovic en la catedral de Viena- ya ha comenzado. También ha dicho que este triunfo ya ha comenzado en los corazones de algunas personas individualmente: esperemos que todos llevemos dentro este triunfo. La Virgen dijo: “Gracias por vosotros lleváis dentro mi triunfo y algunas personas ya están triunfando”.

Familia

Juan Pablo II creó el Instituto para el Matrimonio y la Familia y le pidió a Caffarra que lo dirigiera. Éste, vista la tarea, escribió a la hermana Lucía de Fátima, que respondió no sólo diciendo “sí, oremos por esto”, sino también  que “la última batalla de Satanás contra Dios será sobre la familia y el matrimonio“. Estamos ya en ello. Esto mismo está sucediendo.

Agonía

No sólo la Iglesia está en agonía, sino toda la humanidad. Jesús se dejó arrestar como un niño indefenso. Pero, ¿qué estaba pasando? Se moría. Todos se desesperaban. Se acabó. Sólo había una mujer de pie, esperando, rezando y sufriendo con alegría. Ella vio que, en la cruz, su Hijo estaba llevando a cabo lo que había venido a hacer para la salvación del mundo. Ella lo sabía, en su inmenso dolor se alegraba de que su Hijo estuviera venciendo todo el mal del mundo. Si hoy estamos en agonía, significa que estamos cerca del triunfo, estamos cerca del triunfo del Corazón Inmaculado de María.

“Los preparo para los nuevos tiempos”

Me gusta esa frase. Tenemos un ejemplo de este nuevo tiempo. ¿Qué pasó el 5 de agosto de 1984? Ese día en Medjugorje se celebró el 2000 aniversario de María. Todos, todos se pusieron en fila para confesarse y todos lloraban de alegría por el perdón y la tristeza de haber ofendido a Dios con su pecado. Los sacerdotes también lloraron cuando veían la gracia que estaba cayendo tangiblemente. Se podía tocar la paz. Ese día Satanás fue atado. La Virgen dijo: “Queridos hijos, nunca he llorado de pena como hoy lloro de alegría. Las lágrimas se han convertido en sangre y luego en lágrimas de oro: misterios gozosos, dolorosos y gloriosos”.

El manto de María

Nos protege del demonio, de los ataques que nos hacen la vida imposible. ¿Qué es este manto materno? Lo ha recibido el día de la Anunciación, cuando el ángel le dijo: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti, el poder del Altísimo te cubrirá”, Nuestra Señora está cubierta por el Altísimo, éste es el manto materno desde aquel día. Pero este manto está hecho de Dios mismo, por eso Satanás nunca ha podido penetrar en este manto porque era Dios mismo. Por tanto, todos los que están dentro, están protegidos por la Virgen, pero también podríamos estar fuera de este manto. Si no hacemos lo que Él nos pide, estamos fuera de este manto. Tenemos que vivir los mensajes. Para estar bajo este manto no podemos decir “Madre, no hago esto porque no puedo hacerlo”, como si una madre nos pidiera algo imposible. Nos pide la Misa, el Rosario, el ayuno, la lectura de las Sagradas Escrituras.

Marthe Robin

Había previsto que Dios preparara un nuevo Pentecostés de amor. Decía: llegará un momento en la Iglesia en el que parecerá que no hay nada más que hacer. En cambio, la Virgen prepara pequeños grupos de fervor: pequeños grupos de oración, éste es el futuro de la Iglesia. Ratzinger lo había visto. La Iglesia será pobre, escondida, perseguida, sin poder, pero la autoridad de Jesús está ahí: éste es el futuro de la Iglesia. La Virgen nos invita a crear pequeños grupos de oración, el Espíritu Santo trabaja en el mundo a través de grupos de oración y los grupos de oración están abiertos a la voluntad de Dios. Los únicos fuertes serán ellos: no las parroquias ni las diócesis. Ella cuenta con esto para el triunfo de la Iglesia.

Fuente: www.religionenlibertad.com

Fotos de la aparición de la Virgen a Mirjana el 2 de febrero de 2020

Compartimos con ustedes algunas fotos de la aparición de la Virgen a Mirjana el pasado 2 de febrero de 2020.

Recordemos que el día 2 de cada mes la vidente Mirjana reza con la Virgen por los no creyentes. El día 2 de febrero Mirjana tuvo la aparición de la Virgen ante miles de peregrinos que se hicieron presente en Medjugorje y luego le dio el siguiente mensaje:

Mensaje del 2 de febrero de 2020 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, por decisión de Dios y de Su amor he sido elegida para ser la Madre de Dios y la Madre de ustedes. Pero también por mi voluntad, mi amor ilimitado hacia el Padre Celestial y mi completa confianza en Él, mi cuerpo fue el cáliz del Dios-Hombre. He estado al servicio de la verdad, del amor y de la salvación, como estoy aquí ahora entre ustedes, hijos míos, apóstoles de mi amor, para invitarlos a ser portadores de la verdad; para invitarlos a que, por voluntad de ustedes y su amor por mi Hijo, difundan Sus palabras, palabras de salvación. Para que con sus actos muestren el amor de mi Hijo a quienes no lo han conocido a Él. La fuerza la encontrarán en la Eucaristía, en mi Hijo que los nutre con Su cuerpo y los fortalece con Su sangre. Hijos míos, junten sus manos y miren la Cruz en silencio. De esa manera, obtienen la fe para que la puedan difundir, obtienen la verdad para que puedan discernir, obtienen el amor para saber realmente cómo amar. Hijos míos, apóstoles de mi amor, junten las manos, miren la Cruz: solo en la Cruz está la Salvación. Les doy las gracias”

Fotos: www.marytv.tv

ROSAS PARA LA GOSPA

Mensaje del 2 de febrero de 2020 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, por decisión de Dios y de Su amor he sido elegida para ser la Madre de Dios y la Madre de ustedes. Pero también por mi voluntad, mi amor ilimitado hacia el Padre Celestial y mi completa confianza en Él, mi cuerpo fue el cáliz del Dios-Hombre. He estado al servicio de la verdad, del amor y de la salvación, como estoy aquí ahora entre ustedes, hijos míos, apóstoles de mi amor, para invitarlos a ser portadores de la verdad; para invitarlos a que, por voluntad de ustedes y su amor por mi Hijo, difundan Sus palabras, palabras de salvación. Para que con sus actos muestren el amor de mi Hijo a quienes no lo han conocido a Él. La fuerza la encontrarán en la Eucaristía, en mi Hijo que los nutre con Su cuerpo y los fortalece con Su sangre. Hijos míos, junten sus manos y miren la Cruz en silencio. De esa manera, obtienen la fe para que la puedan difundir, obtienen la verdad para que puedan discernir, obtienen el amor para saber realmente cómo amar. Hijos míos, apóstoles de mi amor, junten las manos, miren la Cruz: solo en la Cruz está la Salvación. Les doy las gracias”

Message February 2, 2020

“Dear children! By the act of the decision and love of God, I am chosen to be the Mother of God and your mother. But also by my will and my immeasurable love for the Heavenly Father and my complete trust in Him, my body was the chalice of the God-man. I was in the service of truth, love and salvation, as I am now among you to call you, my children, apostles of my love, to be carriers of truth; to call you to spread His words, the words of salvation, by your will and love for my Son: that with your actions you may show, to all those who have not come to know my Son, His love. You will find strength in the Eucharist-my Son who feeds you with His Body and strengthens you with His Blood. My children, fold your hands [in prayer] and look at the Cross in silence. In this way, you are drawing faith to be able to transmit it; you are drawing truth to be able to discern; you are drawing love that you may know to love truly. My children, apostles of my love, fold your hands [in prayer], look at the Cross. Only in the Cross is salvation.  Thank you.“

Messaggio del 2 febbraio 2020

“Cari figli, sono stata scelta per essere madre di Dio e vostra madre, per decisione e amore del Signore, ma anche per mia volontà, per mio amore illimitato verso il Padre Celeste e mia totale fiducia in Lui. Il mio corpo è stato il calice del Dio Uomo. Sono stata al servizio della verità, dell’amore e della salvezza così come lo sono adesso, in mezzo a voi, per invitarvi, figli miei, apostoli del mio amore, ad essere portatori della verità, per invitarvi, per mezzo della vostra volontà e dell’amore verso mio Figlio, a diffondere le Sue parole, parole di salvezza e per mostrare, con i vostri gesti, a tutti coloro che non hanno conosciuto mio Figlio, il Suo amore. La forza la troverete nell’Eucarestia: Mio Figlio che vi nutre con il Suo corpo e vi rafforza con il Suo sangue. Figli miei, unite le mani in preghiera e guardate verso la croce in silenzio. In questo modo troverete la fede affinché possiate diffonderla, troverete la verità affinché possiate distinguerla, troverete l’amore affinché possiate capire come amare realmente. Figli miei, apostoli del mio amore, unite le mani in preghiera e guardate verso la croce: solo nella croce c’è la salvezza. Vi ringrazio.”

Entrevista de Padre Livio a Marija con motivo del Mensaje del 25 de enero de 2020

P. Livio: ¡Buenas tardes Marija!

Marija: ¡Buenas tardes padre Livio! Un saludo a todos los oyentes de Radio María. Hoy, aquí en Medjugorje, hace un día invernal, pero a la vez es especial porque es un día de oración intensa en espera del mensaje de la Virgen. Esta tarde, la Virgen nos ha dado el mensaje siguiente:

P. Livio: Queridos oyentes, aquí tenemos en directo a Marija de Medjugorje que nos comunicará el mensaje de la Virgen de la Paz de hoy 25 de enero de 2020.

“Queridos hijos! Hoy los invito a que oren aún más, hasta que en su corazón sientan la santidad del perdón. Debe haber santidad en las familias, porque, hijitos, no hay futuro para el mundo sin amor ni santidad, porque ustedes se dan en santidad y en alegría a Dios Creador que los ama con inmenso amor. Por eso Él me envía a ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Livio: Marija, este, como siempre, es un mensaje muy bonito. Lo hace recordándonos la oración, que no debemos olvidar. En este mensaje vemos que repite varias veces la palabra “santidad”. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

Marija: Me parece muy claro este mensaje. Precisamente esta tarde, he pensado que, ese brote que vemos en los árboles, es la palabra santidad. Si vemos ese brote de santidad en nuestra vida, podremos ver cómo florece y cómo se convierte en algo bello. Por esto, la Virgen nos invita esta tarde a rezar aún más. De hecho, dice que debemos rezar hasta volveros santos, pero a mí lo que más me ha impresionado es que ha dicho: “la santidad del perdón”. Nosotros debemos ser los que perdonemos, los que amemos en la alegría, en la santidad. La Virgen nos pide que seamos alegría en el perdón, alegría en la oración, alegría en la santidad. Esta tarde la Virgen no nos ha invitado a rezar más, sino todavía más. Es decir, que no es suficiente, que debemos esforzarnos más. Esto se siente también ahora aquí en Medjugorje porque hay poca gente en las colinas, está muy tranquilo, hay más tiempo para rezar. Es invierno y con el frio preferimos estar al lado de la estufa y nuestro cuerpo realiza menos actividad. La Virgen nos dice que debemos sentirnos atraídos por el calor de la santidad y del perdón y con ello en nuestro corazón, nacerá la alegría.

P. Livio: Marija, en un mensaje a Mirjana me ha impresionado mucho esta expresión: “El perdón es la forma más elevada del amor”. Es decir, que la máxima expresión del amor está en el perdón. ¿Cómo ves tú este pensamiento tan profundo de la Virgen? Es decir, que el perdón es la más alta manifestación del amor que pueda existir.

Marija: No sé si has visto la película de un director español cuyo título es: El mayor regalo. Es una película basada en testimonios de personas que han tenido ese don tan grande del perdón. Hay el testimonio de una madre a la que mataron a su hijo y ella se encuentra con el asesino. Él siente mucho miedo en su corazón y ella en cambio lo recibe con la alegría del perdón, con la alegría de una persona de oración, lo invita a sentarse junto a ella y a comer con ella. Cuando se siente el perdón, se siente alegría. Yo creo que el perdón es un gran don de Dios. Cuando hay conversión, sentimos el perdón por aquellos que nos han hecho daño, ya sea a nosotros o a otras personas. Aquí en Medjugorje lo hemos visto muchas veces y se puede comprobar el cambio que se produce en esas personas que empiezan una vida nueva y dan testimonio de ello. Se les ve una alegría que a mí me parece celestial. Es la expresión de un cristiano que ha empezado a perdonar, a amar con el amor inmenso de Dios. En estos días estoy hablando de un joven que vivió cerca de Medjugorje, tenía 21 años, tenía leucemia y en el hospital hicieron todo lo que se podía hacer en su caso sin éxito. Un día quiso venir aquí y estar conmigo en el momento de la aparición. Cuando yo hablé con él me dijo que había dicho a sus padres que quería salir del hospital y que lo llevaran a casa. Él sabía que le quedaba poco tiempo de vida y pidió a su madre que lo llevara a Medjugorje. Hablando conmigo dijo que, a pesar de tener solo 21 años, había vivido mucho porque quien sufre vive el doble. Yo vi en ese joven, a un hombre adulto. Preparó a su madre, a su padre, a su hermana y murió, pero murió con una fe muy grande. Estos días es el aniversario de su muerte y si hablas con su madre, la ves con una serenidad, con una alegría hablando de su hijo santo ya que él no solo supo amar, sino perdonar. Nunca habló mal de los médicos por no haber hecho esto o lo otro, que si hubieran empezado antes la terapia, habría sido diferente, etc. cosa que se suele hacer. En cambio, llegar a ese punto de tu vida amando, perdonando y con gratitud en el corazón, esta es la santidad. Estamos llamados a la santidad de muchas maneras: en el dolor, en el sufrimiento, en la alegría, en la conversión personal abandonando el pecado, siguiendo el camino, fuertes en la fe. Te cuento que, hace diez años un joven vino a Medjugorje y aquí tuvo su conversión demostrándolo con gran entusiasmo. Mi marido lo encontró hace pocos días y le preguntó si todavía conservaba el mismo entusiasmo de entonces. El joven le contestó que ahora esa alegría era mucho mayor ya que se sentía un elegido por Dios y que se lo agradecía cada día. Es la felicidad de haber abrazado el camino de la conversión yendo a misa, a confesar, rezando el rosario. Sus amigos, los que viven por completo en el mundo, poco a poco han dejado de salir con él, pero sienten curiosidad y lo aprecian. Eso es lo importante, que se fijen en él y quizá el día de mañana se conviertan ellos también. Es muy bonito ver a esas personas que han tenido ese cambio en su vida, esa alegría de la conversión. Esperemos que a través de esa santidad, contagien a otras personas.

Livio: Marija, en el mensaje de hoy, la Virgen ha remarcado estas palabras: santidad, perdón, amor y alegría. Pero, a mi parecer, hay otra palabra que también es muy importante para la Virgen y es la palabra: familia. Yo creo que las situaciones más graves nacen en el corazón de las familias, cuando se separan, cuando se enfadan, cuando se deshacen los vínculos más queridos. Son tan profundas estas heridas, que cuesta mucho perdonar. Por lo tanto, y como dice la Virgen, es fundamental mantener unida la familia.

Marija: Sí, por esto es tan importante este mensaje. La Virgen dice que debe haber santidad en las familias. Sin la santidad es muy difícil seguir unidos debido a todas las veces que debemos perdonarnos mutuamente. Sin embargo, con la santidad, todas las situaciones toman otro sentido. La santidad es una invitación a la oración, la santidad es una invitación a estar con Dios, la santidad es ofrecerse a Dios… La Virgen nos decía que debíamos leer la vida de los santos e imitarles. Sabemos que hay muchos santos que estaban casados, entonces, hagamos como ellos. Tengamos santidad en nuestras familias, en las tribulaciones, en los problemas. Yo veo tantas veces que muchas familias se han destruido por tonterías. Después hablan del amor, pero ¿de qué amor hablan? ¿Del amor igual a sexo? El amor es algo mucho más profundo que viene de Dios. De hecho, aquí hay una tradición muy bonita el día del matrimonio (nosotros también lo hicimos) y es que el novio y la novia ponen las manos sobre la cruz y el sacerdote con la estola los ata a ella y dice: “Aquello que une Dios, que no lo separe el hombre”. Es un voto a Dios, es el compromiso de amarse en la salud y en la enfermedad, también en la vejez. Cuando somos jóvenes estamos delgados, somos guapos… pero cuando envejecemos y empezamos a sufrir dolores de aquí o de allí, a veces nos preguntamos qué sentido tiene. Pues sí lo tiene, cada cosa tiene su sentido. A mí, tantas veces hay ancianos que me dicen que ya no pueden hacer casi nada, solo rezar a lo que yo les contesto siempre lo bonito que es poder hacerlo. Mi madre, por ejemplo, me decía que había trabajado tanto, decía que había traído tanta leña de la colina de las apariciones que hubiera podido cubrir todo Medjugorje. Pero en su vejez era más feliz porque tenía más tiempo para rezar. Es como el invierno para nosotros. Aquí, este invierno es el 20º aniversario de la muerte de padre Slavko y vino un fraile a bendecir nuestras casas y trajo un calendario con una bonita foto del padre Slavko, el cual ponemos en un lugar bien visible. ¡Qué bonito pensar que aquel fraile que, vivió con nosotros, es santo! Ayer, 24 de enero, han empezado en el pueblo de padre Slavko a rezar el Rosario en la capilla donde había sido bautizado. Estas pequeñas cosas son importantes para reconocer la santidad de esa persona y comprender que también nosotros estamos llamados a esa santidad. Yo siento siempre una gran ternura pensando en tantos santos: Don Bosco, San Francisco, Santa Clara, San Felipe Neri, etc. etc. ¡Qué bonito!

Livio: Marija, quisiera que comentáramos la parte final del mensaje en el que la Virgen habla del gran Amor que Dios siente por nosotros. Es decir, yo creo que podemos encontrar mucha fuerza en perdonar si nos damos cuenta de cuanto Dios nos ha llegado a perdonar; de lo grande que es Su Amor y Su Misericordia. Este conocimiento da la fuerza para perdonar a los demás.

Marija: Es verdad. Piensa en un misionero en África, ¿cómo podría hacer esos sacrificios sin ese amor hacia Dios? Nosotros también estamos llamados a ese amor en nuestra vida cotidiana, a colaborar con Dios. Cada respiración nuestra debe ser una respiración con Dios. La Virgen nos ha dado siempre a entender: “en amor, con amor”. Dios siente un inmenso amor por nosotros. Hoy la Virgen nos dice que Dios nos ama tanto, que ha permitido que Ella esté con nosotros. No tenemos idea de lo afortunados que somos. Tantas veces me pregunto por qué yo soy tan afortunada, no solo de ver a la Virgen, sino también de conocer a tanta gente. Creo de verdad que es un gran don. Cuando era niña pensaba que la parroquia de Medjugorje era muy pequeña, en cambio con la llegada, siempre más numerosa de peregrinos, se convirtió en algo grande. ¡Qué bonito! Sabemos que hoy en día hay tantos mártires en la Iglesia, personas que mueren por el amor que sienten hacia Dios, dando testimonio de su fe. Nosotros, los videntes, al principio de las apariciones pensábamos que íbamos a morir, pero, por la gracia recibida, Dios nos ha dejado vivir. Debemos dar ejemplo con nuestra vida de que Dios es Amor. Dios nos ofrece mucho y nosotros le damos muy poco. En cambio, a quien nos ofrece tanto, deberíamos devolver también mucho. A veces, me agobio pensando que debería hacer mucho más y le pido a Dios que tenga piedad de mi porque yo quisiera convertirme, pero no sé cómo. De todas maneras, le digo que lo que hago, lo hago con mucho amor y le pido que Él haga el resto porque solo Dios sabe cómo llegar al corazón del hombre.

Livio: Marija, quiero hacerte una última pregunta. Tú sabes que hoy hay mucha ansiedad en el mundo, ya que debido al calentamiento del planeta, al armamento atómico, etc. se dice que se avecina el final. Esto se ha vuelto una verdadera preocupación, pero la Virgen tiene otra preocupación. Ella dice que no hay futuro en el mundo sin amor y santidad. ¡Esta es la verdadera causa por la que el mundo puede no tener futuro, porque sin amor y santidad habrá una catástrofe global!

Marija: Sí, sin amor y santidad no existirá el mundo. Bueno, puede que exista, pero será un mundo falso. Sin embargo, con amor y santidad empezamos a respetar la vida, a respetar el planeta donde vivimos… Hoy el diablo reina, por esto la Virgen nos pide rezar aún más para que pueda reinar el amor. Debemos recordar que el fruto de la oración es la santidad y el fruto de la santidad es la alegría. La clave de este mensaje es el inmenso Amor de Dios. Amor que Dios nos da y también la Virgen, por esto Ella nos llama a este nuevo camino, a este cambio global en el mundo. No nos llama a recoger el plástico, sino a cambiar el corazón, porque cuando cambie el corazón, ese plástico ya no estará. Nuestro corazón se hará responsable y reconocerá este mundo como una Tierra Santa y la respetará, la amará y la protegerá.

P. Livio: Muchas gracias Marija por tus palabras acerca del mensaje de hoy y acabamos con la oración.

Marija: De todo corazón.

Traducción: Equipo Asociación Amor de Déu

Fuente: Radio María Italia.