María Vallejo-Nágera: «Medjugorje es una escuela preciosa de la que ningún peregrino regresa igual»

En la entrevista analiza los últimos acontecimientos sobre este lugar en el que ella se convirtió

María Vallejo-Nágera con su sobrina Victori, con síndrome de Down

La escritora María Vallejo-Nágera tiene ya un largo recorrido en el mundo de las letras. Con 14 libros publicados (10 de ellos best Sellers) ha recibido a Religión en Libertad para comentar, con gran alegría, las noticias que le han ido llegando desde Medjugorje, a dónde han acudido estas semanas un gran número de obispos y cardenales, para celebrar -junto a 80.000 jóvenes, la presencia de Cristo en la Eucaristía.

Precisamente, en esta pequeña aldea bosnia Vallejo-Nágera experimentó hace veinte años una conversión que dio un giro completo a su vida. Desde entonces empezó a escribir libros y obras relacionados con la espiritualidad mientras ella misma iba descubriendo y alimentando esta fe que conoció en Medjugorje.

Recientemente, la Santa Sede ha permitido las peregrinaciones oficiales a Medjugorje, y así es como varios cardenales, entre ellos el vicario del Papa en Roma, y responsables de dicasterios vaticanos, han acudido a este santuario y han presidido allí la Eucaristía. Sobre estos acontecimientos recientes y sobre su profunda experiencia y conocimiento de Medjugore habla María Vallejo-Nágera en esta entrevista:

-María: tú fuiste una de las primeras personas de España en hablar públicamente de Medjugorje y de los acontecimientos espirituales que se perciben en ese pueblo. ¿Cómo fue tu primer contacto con este lugar y qué te sucedió para que te lanzases a hablar de ello?

– Bueno… Digamos que han sido 20 años muy duros, pero a la vez muy bonitos… Con grandes ataques de personas -tanto de la Iglesia como entre los ateos o agnósticos-, he sido burlada, humillada y he llorado mucho. Yo sólo puedo decirte que en Medjugorje, en el año 2000, viví una conversión muy fuerte, muy hermosa, que me cambió el corazón por completo. El primer efecto fue que dejé de golpe y porrazo de hablar mal de la Iglesia, pues la descubrí con esos maravillosos franciscanos que me atendieron allí y que me formaron en espiritualidad en esa primera peregrinación. A través de ellos supe que Dios existe y que sale al encuentro en lugares como Medjugorje. Desde esa primera peregrinación aprendí rápido y hasta vorazmente sobre las cosas de Dios, siempre de la mano de la Iglesia Católica, de sacerdotes santos y magníficos teólogos a los que me agarré para que me explicaran las miles de lagunas que tenía en cuanto a formación católica. Me di cuenta de que era una ignorante tremenda en cristianismo. Y así, con mucha dificultad y tropiezos, logré avanzar en la fe.

– Pero dices que te atacaron…

– Sí, mucho… No podía dejar de compartir con todos mis amigos y familiares el regalo, la maravilla que era visitar ese lugar. Y no lo tomaron muy bien, la verdad… Hubo creyentes católicos muy duros que tampoco lo aceptaron. Llegó de golpe la persecución, las burlas, las calumnias… Algunos sacerdotes incluso me dijeron que no me permitían hablar públicamente del lugar y hasta recibí emails en los que me reñían por compartir mi conversión con otras personas. Yo contestaba rogando que investigaran el lugar, los acontecimientos que ahí sucedían, pero no querían…

Esto me procuró mucha tristeza y sufrimiento. Hubo otros, sin embargo, mucho más positivos que, llenos de ilusión y esperanza, me suplicaban que fuera a sus parroquias a contárselo a los fieles. La confusión y el miedo entre el clero sobre el tema de Medjugorje era grande y me pilló por medio. Recuerdo una anécdota muy triste: una señora que me vio adorando, sin hacer daño nadie, ante el Santísimo en mi parroquia, escribió un anónimo al párroco para que me echara. Mi párroco, que no era afín en absoluto a Medjugorje, se enfadó muchísimo con aquella señora y rompió la carta en añicos durante una homilía, y prohibió que me atacaran por ser conversa de Medjugorje, invitándome a rezar y adorar todo lo que quisiera. Pero esa actitud del “católico de toda la vida”, (la de la señora), me hirió profundamente. Yo no lo entendía… Fue duro…  Hoy miro para atrás y veo que simplemente que ese tipo de católico que aún no conocía Medjugorje, que no había ido, que no deseaba ir, hacía daño… Creo que muchos tenían cierto temor a lo desconocido y pensaban que ese lugar era una falsedad, una patraña de unos muchachos locos que se decían videntes, que mentían y engañaban a los peregrinos.

-¿Y qué reacción tuvo tu familia ante tu conversión y la promoción que hacías sobre Medjugorje?

– Al igual que con algunos amigos, hubo de todo: algunos familiares me respetaron con mucho amor, e incluso me pidieron que les llevara, (cosa que hice). El resultado fue que todos los que me quisieron escuchar experimentaron una fortísima conversión y acercamiento a Dios. Pero hubo también entre ellos (y entre amigos), los que se burlaron, los que me miraban de reojo y me criticaron duramente. Hubo en especial algunos parientes que me hicieron mucho daño… Pero bueno: nuevamente es el temor a lo desconocido, “al qué dirán”. Yo no les guardo rencor en absoluto. Pero fue difícil.

– ¿Cuál ha sido la reacción de esos detractores a raíz de la apertura que ha hecho el Papa Francisco con respecto a Medjugorje ahora?

– Pues, nuevamente hay reacciones dispares sorprendentes y hasta opuestas que me hacen pensar mucho… Gran parte de ellos me han telefoneado pidiéndome disculpas, y para mi sorpresa: ¡me ruegan ahora que les lleve a Medjgugorje con toda su familia! Qué vueltas da la vida. He pasado de ser burlada a que me pidan ayuda espiritual…Otros se sienten algo avergonzados y me lo hacen saber a su manera: saludándome de pronto llenos de cariño, escribiéndome emails pidiéndome toda la información posible sobre la historia de Medjugorje, etc. Yo procuro atender a todos… Sin embargo, también aún veo muchos corazones cerrados, hablando muy mal del lugar en incluso criticando al Papa Francisco por defender el lugar como sitio de oración y de gracia.

-¿Qué sintió esa primera vez que visitó Medjugorge cuando aún en España nadie o casi nadie sabía nada sobre el tema?

-Me conmoví profundísimamente al ver con mis propios ojos soldados muy jóvenes (los últimos coletazos de la guerra bosnia aún se respiraban), rezando de rodillas en el monte agarrados a un rosario. Las largas colas para confesar, las lágrimas de la gente, los arrepentimientos… Y la fascinante y sobrenatural presencia de Dios que se respiraba en cada rincón, en cada recoveco, en cada roca del monte.

Mi alma percibió muchas cosas, (no vi nada extraordinario en absoluto o salido de lo normal a nivel materia), pero entendí interiormente que Dios existía, que la Iglesia Católica no se había equivocado, y que todos moriremos un día y tendremos que dar cuentas. Tras la muerte: ¿qué clase de eternidad nos espera a cada uno? Todas esas cosas, todas esas inquietudes, nacieron de golpe en aquel primer viaje. Y fíjese: han pasado 20 años y aún sigo muy feliz por aquel despertar espiritual.

– ¿Se considera entonces como una privilegiada que ha alcanzado una madurez espiritual total?

-¡No, en absoluto! Cada día me doy cuenta de que el camino hacia la santidad es más y más difícil. Los sentidos espirituales despiertan de un zarpazo, y entonces comienza la formación; en mi caso tanto espiritual (hablando con sacerdotes preparados), como académica (estudiando en la Universidad todo aquello que me interesa sobre Estudios Bíblicos, que es mucho y muy difícil de aprender). Me queda mucho camino aún para la santidad. Pero hoy al menos puedo decir que estoy muy feliz, porque tras 20 años de lucha, en los que he dado conferencias en España, Latinoamérica y Estados Unidos, y he escrito libros y artículos que tratan sobre Medjugorje, he podido ver cómo el Papa Francisco ha abierto las puertas de Medjugorje de par en par al mundo entero. Esto me ha causado un alivio, una alegría y una paz infinita, no sólo porque las brutales críticas (a veces calumnias muy graves), han cesado de golpe sino porque ahora sé que muchas de las personas que quiero confiarán más en lo que se relata a nivel espiritual sobre ese pueblo. Estoy segura de que irán a recibir las gracias del cielo que ahí se derraman.

-Descríbanos Medjugorje en solo una frase…

– “Medjugorje es una escuela preciosa y muy eficiente de espiritualidad católica de la que ningún peregrino regresa igual”.

El cardenal Donatis, vicario del Papa, ofrece en Medjugorje tres consejos a los jóvenes cristianos

El cardenal de Donatis presidió la Eucaristía de apertura del Festival de Jóvenes / Fotos- Centro Medjugorje

El cardenal Angelo de Donatis, vicario apostólico para la Diócesis de Roma, celebró la Eucaristía de apertura del 30 Festival de Jóvenes que se celebra en Medjugorje durante estos días. Esta edición se ha convertido en especial tras la decisión del Papa de permitir las peregrinaciones oficiales y las visitas de obispos y cardenales.

En su homilía ante más de 50.000 jóvenes el purpurado recordó que “un corazón evangélico pide una mente libre”. A la luz de la lectura del Evangelio, el purpurado reflexionó sobre tres indicaciones que ayudan a los jóvenes cristianos a ser “sabios”.

Haciendo alusión al tema de estas jornadas, “Sígueme”, tomado del Evangelio de San Mateo, el cardenal explicó en su homilía que para escuchar el “Sígueme” que el Maestro dirige es necesario que el Espíritu Santo abra los corazones y los llene de sabiduría divina. Y para ello, el Evangelio presenta al escriba de la Nueva Alianza, “el sabio”, del cual se pueden extraer tres indicaciones que ayudan a cultivar la sabiduría en la juventud.

Purificar la mente para pensar como Cristo

La primera –indicó De Donatis- es que el Reino de los Cielos es similar a una red lanzada al mar que recoge todos los peces posibles. Luego, llevados a la orilla, los pescadores seleccionan los  peces buenos para comer y los separan de los malos. Los Padres del Desierto han imaginado que todo cristiano es como un buen pescador que vigila el mar de su mente reteniendo los pensamientos santos y desechando los inútiles o venenosos, como lo hace un pescador experto con los peces.

“¿Quién es sabio entonces? Pues, el cristiano que no sigue todo lo que le viene a la mente: podemos tener una mentalidad habitada por el Espíritu sólo si no nos dejamos abrumar por pensamientos de desesperación, miedo, angustia por el futuro; de la misma manera, nuestra mente no debe ser invadida por distracciones continuas o información inútil, o peor aún, ser esclavos de las redes sociales. El Evangelio nos invita a purificar nuestros pensamientos para acoger el pensamiento de Cristo. ¡Un corazón evangélico pide una mente libre!”, explicó.

El juicio final es el triunfo del amor divino

En la segunda indicación, según recoge Vatican News, el cardenal De Donatis hizo hincapié en que Jesús habla de un juicio. Pero este juicio es una luz feliz de la verdad y no el juicio de un tirano: “El juicio final es para el creyente el triunfo del amor divino, el encuentro con el Esposo; pero para los que han negado a Cristo o han vivido odiando a su hermano, esta luz llena de bondad pondrá de relieve la verdad de una vida sin fruto. ¿Dónde está la sabiduría? Aprendiendo a vivir desde una edad temprana colocándose en el horizonte de la verdad que nunca perece”.

Por ello, aseguró que “un joven cristiano es sabio cuando dice la verdad, busca la verdad, ofrece la verdad. En este sentido, el examen de conciencia y la confesión sacramental son un gran instrumento para crecer en la verdadera sabiduría”.

Entender la relación entre viejo y nuevo

Por último, la tercera indicación -como enseña el Evangelio proclamado- es que el cristiano debe tomar lo viejo y lo nuevo del tesoro de su corazón.

“El verdadero sabio es aquel que vive las cosas antiguas que dan siempre nuevas alegrías, y las cosas nuevas que tienen el sabor de las antiguas. Un ejemplo para entender la relación entre lo viejo y lo nuevo: el cristiano auténtico no es ni tradicionalista ni progresista. Es una ‘nueva creación’ que conserva el buen sabor del pan casero, fragante y apetitoso precisamente porque está amasado y horneado con una antigua receta», afirmó el vicario apostólico de Roma.

Fuente: www.religionenlibertad.com

Mensaje extraordinario dado por la Virgen a Iván el 12 de agosto de 2019 en Medjugorje

“Queridos hijos, en este tiempo de gracia, deseo, de manera particular, invitarlos a la oración, a la perseverancia en la oración. He dicho así muchas veces: que mi Hijo me ha permitido permanecer de esta manera prolongada junto a ustedes, porque deseo instruirlos y educarlos, porque deseo guiarlos al Hijo, a mi Hijo. Por lo tanto decídanse por Él. Pongan a Jesús en el primer lugar en sus familias.  Oren delante de Él para poder recibir las gracias. La Madre ora por todos ustedes e intercede junto a su Hijo.”

Cardenales y obispos de todo el mundo en Medjugorje: ¿Qué está pasando? Lo explica Jesús García…

Más de 80.000 jóvenes han participado en el Festival de la Juventud estos días

El Festival de la Juventud ha reunido en Medjugorje estos días pasados a más de 80.000 personas / Fotos- Centro Medjugorje

Con asistencia de 80.000 peregrinos y, por primera vez, de un buen número de cardenales y obispos, se ha celebrado del 1 al 5 de agosto el XXX Festival de Jóvenes de Medjugorje. Cari Filii News ha entrevistado al respecto al reportero y escritor español que más ha estudiado y conocido el fenómeno de Medjugorje, Jesús García, quien explica el nuevo contexto otorgado por Roma a la parroquia de Medjugorje y su particular idiosincrasia.

-¿Qué ha pasado esta pasada semana en Medjugorje?

– Se ha celebrado el Encuentro de Jóvenes de Medjugorje, un evento que se viene celebrando desde 1989 ininterrumpidamente, y que congrega cada año a decenas de miles de peregrinos de todo el mundo.

-Por contextualizar, ¿qué es exactamente este encuentro de Jóvenes?

-Fundamentalmente un encuentro testimonial y de oración. Durante cinco días se suceden los testimonios de vida cristiana, generalmente relacionados con la espiritualidad de Medjugorje, y los actos litúrgicos y de oración. Tiene una historia muy bonita en sus inicios.

Jesús García es autor del libro Medjugorje, que abrió las puertas de este lugar mariano a miles de personas

-¿Cuál es esa historia?

– Pues que en realidad el Festival de Jóvenes de Medjugorje fue una idea del padre Salvo Barbaric, un franciscano croata que se sacó esta actividad de la manga para hacer algo diferente con los jóvenes de la parroquia durante el largo verano. El primer año, en 1989, se reunieron unos 30 jóvenes de la parroquia con 4 frailes. Se reunían en un salón parroquial, por supuesto no en la explanada, como ahora, y cantaban alabanzas, oraban juntos, compartían testimonios de fe, celebraban los Sacramento y adoraban la Eucaristía. Se da la circunstancia que el padre Salvo Barbaric ya en 1989 estaba suspendido a divinis por el obispo de Mostar. Falleció en 2000 aún suspendido, en medio de un inmenso dolor por una situación tan injusta e inmerecida. Pero lo que hoy admira todo el mundo, es un fruto de su oración, de su entrega y de su vida. Él jamás pensó que un día vendrían a celebrar su Festival miles de jóvenes de todo el mundo, cardenales y obispos, como ha sucedido este año, pero la historia de nuestra Iglesia nos cuenta que así ha sido la vida de muchos santos.

-¿Es como una JMJ?

-Es diferente. Ambas experiencias son muy recomendables, por supuesto. Pero Medjugorje es una gracia especial, más allá del Festival de Jóvenes. Es inexplicable, aunque yo siempre digo lo mismo: lo que he vivido aquí, en Medjugorje, especialmente en el Festival de Jóvenes, no lo he visto ni vivido nunca en otro lugar: ni en Roma, ni en Tierra Santa, ni en una JMJ, ni en el Camino de Santiago… es algo parecido a lo que debieron vivir los coetáneos de Bernadette en Lourdes en los tiempos de las apariciones, o en Fátima con Lucia, Jacinta y Francisco. Es una experiencia mística compartida.

-Da la sensación de que Roma ha levantado el brazo respecto a Medjugorje. ¿Qué ha pasado para que la semana pasada hayan presidido las celebraciones cardenales, nuncios o el Presidente del Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización?

– Todo viene de que el Papa ha permitido las peregrinaciones oficiales, que no solo las privadas, de la Iglesia. Hasta hoy nadie tenía prohibido peregrinar a Medjugorje y participar de lo que allí se vive a título personal. Esto es importante aclararlo porque en demasiadas ocasiones se ha confundido al pueblo. Nunca jamás ha estado prohibido ir a Medjuogorje por nadie, ni creer en las apariciones que, no se puede negar, es el primer motivo que lleva a alguien a ir a Medjugorje. Lo que ha permitido el Papa es que cualquier realidad de la Iglesia, parroquias, movimientos, diócesis, congregaciones, colegios… organicen sus peregrinaciones, con su sello personal, con su nombre.

El cardenal Puljic, arzobispo de Saravejo celebró la Eucaristía la pasada semana en Medjugorje

– Monseñor Enrik Hoser, el visitador apostólico del Papa en Medjugorje, dijo la semana pasada allí que “el Papa ha abierto las grandes puertas de Medjugorje”. ¿Qué significa esto?

-Leí las declaraciones del Monseñor Hoser y he de decir que discrepo en la forma, que no en el contenido. Entiendo lo que quiere decir, pero no es verdad que el Papa haya abierto las puertas de Medjugorje. El Papa, en todo caso, ha confirmado que están abiertas, y no las ha cerrado, que podía haberlo hecho. Pero las puertas de Medjugorje las han abierto, en primer lugar, Dios, que en su Divina Voluntad ha regalado a este mundo en este tiempo una gracia inimaginable para el hombre de hoy y su Iglesia.

En segundo lugar, la Virgen María, que con su presencia mística y real, no imaginada, ha obrado millones de milagros en millones de corazones durante estos 38 años ya, como sucedió antes en otros lugares como Fátima o Lourdes. Pequeños milagros inexplicables en el corazón de las personas que, sin verla a ella, sin participar de las apariciones como lo hacen los videntes, sí que han vivido la transformación interior de la conversión, el don del encuentro personal que todo lo cambia con Cristo y con su Iglesia.

En tercer lugar, las puertas de Medjugorje las abrieron los videntes, unos niños y adolescentes que se enfrentaron a un régimen comunista y a sus amenazas de muerte, de cárcel y a sus torturas físicas y psicológicas. En cuarto lugar, las puertas de Medjugorje las abrieron los franciscanos, empezando por el Padre Jozo Zovko, quien fuera el párroco de Medjugorje en el inicio de las apariciones, en 1981, quien sufrió cárcel y torturas físicas muy crueles por los eventos de Medjugorje, un mártir que no llegaron a matar, un confesor de la fe, al que, por cierto, mantienen alejado de Medjugorje. En quinto lugar, los millones, digo millones de peregrinos que desde 1981 han visitado Medjugorje respondiendo a una llamada, una inquietud interior absolutamente inexplicable y tantas veces incomprensible, que al volver a sus casas se han encontrado el rechazo y hasta la hostilidad de sus familias, amigos y parroquias o movimientos, manteniendo con mucho dolor lo que aprendieron en Medjugorje: la oración, los sacramentos, la Biblia, el ayuno… Y ahora ya, en sexto lugar y 38 años después, ha llegado la Curia.

Quiero dejar esto claro porque, aunque entiendo lo que quiere decir Monseñor Hoser, no es del todo correcto. El Papa podía haber cerrado las puertas de Medjugorje, pero esas puertas, es 2019, no es que ya estuvieran abiertas, es que Dios y su Amor, a través de millones de fieles sencillos, ya las habían echado abajo. Y esto es una muy buena noticia para la Iglesia, para los hombres.

– ¿Por qué crees que el Vaticano, con participación directa del Papa, mira con ahora con buenos ojos Medjugorje?

– Roma lo ha hecho perfectamente bien. Es un tema complejo, difícil. Por un lado, estaban los millones de testimonios de fe que hablaban de los buenos frutos de Medjugorje. Por otro, la oposición casi irracional del obispo de la Diócesis. En mi libro Medjugorje explico el origen del conflicto entre el clero diocesano y el clero franciscano en Bosnia y Herzegovina, un conflicto que tiene más de 100 años de historia y que no es por Medjugorje. Pero el clero diocesano usó Medjugorje como arma arrojadiza. Yo creo, en mi opinión, que el obispo de Mostar, Mons. Rato Peric, personalizó el conflicto. Se equivocó. Y ahí viene la jugada de Roma.

Para empezar, los estudios e investigaciones, obviamente, no han encontrado fisuras por las que declararar Medjugorje como algo malo. Por otro, se dieron cuenta de un detalle muy importante. El obispo de Mostar cumplía 75 años, edad de jubilación de los obispos, en febrero de 2019. Que no estén unidos este hecho de la jubilación del obispo con el hecho de que se permitan las peregrinaciones y de que vengan a Medjugorje el vicario del Papa para la Diócesis de Roma, el Nuncio Apostólico en Bosnia, el Cardenal Arzobispo de Sarajevo y el presidente del Pontifico Consejo para la Nueva Evangelización, no unir ambos hechos, como digo, sería de una ingenuidad cómica.  En Roma han sido muy elegantes para dejar que monseñor Rato Peric se jubile y el Papa ha dejado claro con todos estos enviados que Medjugorje es incuestionable como realidad de la Iglesia, y, en mi opinión, no tardarán en declarar Santuario la parroquia de Medjugorje.

-¿Pero significa este permiso para las peregrinaciones y esta presencia de la Curia, que las apariciones son ciertas?

-Digamos que, oficialmente no, y además se insiste en ello, pero de nuevo, no seamos ingenuos. Y es importante dejar clara otra cosa aquí: ninguno de los millones de peregrinos que desde 1981 han ido a Medjugorje lo han hecho por el Festival de Jóvenes, o por vivir una experiencia divertida, o por hacer amigos. Sí, todo eso lo han encontrado después, pero lo que ha movido a tantísima gente los últimos 38 años han sido las apariciones de la Virgen María.

-Medjugorje ha sido un evento muy cuestionado los últimos años. ¿Cómo ha vivido usted y los peregrinos este juicio casi diario?

 – Medjugorje y sus peregrinos, fieles y hombres de bien, de Iglesia, han sido atacados, insultados y difamados. Yo mismo he llegado a recibir llamadas de sacerdotes haciendo un abuso de su autoridad sobre mi trabajo sobre Medjugorje. No pasa nada, porque uno tiene la conciencia tranquila y está bien dirigido y acompañado espiritualmente, pero he visto cosas feas, muy feas y desagradables. Ten en cuenta que ha habido diócesis que han emitido prohibiciones sobre actividades relacionadas que Roma permitía. Una barbaridad.

-Usted es uno de los máximos divulgadores de los eventos de Medjugorje en España, de los que más lo ha estudiado y conocido. ¿Qué piensa ahora que parece que Roma confirma que, al menos, no hacían mal a nadie contando lo que allí pasaba?

“Medjugorje no se conoce leyendo libros ni discutiendo sobre si es mentira o verdad; Medjugorje se conoce rezado de rodillas”. Me lo dijo fray Ljubo Kurtovic, en 2007, un fraile de la parroquia que hoy da clases de Teología en Zagreb. Y es verdad. Cualquier persona que reza el Rosario, que lee la Biblia a diario y la medita, que procura ir a Misa más allá de los domingos, que ayuna y se sacrifica… ese es el que sabe y conoce sobre Medjugorje, incluso aunque no haya venido. Yo solo soy una persona que tuvo la inmensa suerte, el inmenso regalo, de que me enviaron aquí a trabajar. No había otro más inútil en la empresa en la que trabajaba, al que encargar venir aquí y hacer cuatro fotos. Por eso, mi alegría no viene de lo que diga o no nadie, sino de la inmensa experiencia del amor de Dios y de su Misericordia, de su Providencia, que he vivido aquí y aún vivo en mi casa y con mi familia. Por eso, recomiendo a todo el mundo a dejar de hacerse preguntas sobre Medjugorje y darle esa oportunidad a la Virgen María de enseñarles a ver las cosas de la vida con su mirada de aquí, de Medjugorje. Que no teman, ella les sorprenderá.

-¿Cuál será el siguiente paso de Roma sobre Medjugorje?

– Como he dicho, declarar santuario la parroquia. Supongo que, como en Fátima, se construirá un templo mayor. Es obvio que la parroquia de Santiago se ha quedado muy pequeña. Después, para evitar el problema que ha sucedido por el conflicto de la Iglesia en Bosnia, sacarán Medjugorje de la jurisdicción de la diócesis de Mostar, y crearán un vicariato o alguna figura así, algo parecido a lo que sucede en Asís.

– ¿Y el reconocimiento de las apariciones?

 – Bueno, el Papa ya dijo que la Comisión de Investigación sobre Medjugorje daba por verdaderas las apariciones de los primeros 8 días, por lo que oficiosamente ya se puede decir que en Medjugorje se apareció la Virgen. Pero una confirmación oficial yo espero y deseo que no lo lleguemos a ver en vida ninguno de nosotros. A mí me gustaría que Medjugorje se mantenga lo más sencillo posible, lo más cercano a lo que hemos conocido esto cuando no era casi nada para nadie… Yo solo espero, de verdad, que no toquen demasiado, que no intenten ahora inventar nada, porque Medjugorje funciona. Es un lugar de oración, de conversión, de paz, de vivencia muy sencilla y al mismo tiempo profunda de los sacramentos y del encuentro personal con Dios. Yo solo pido a la curia que venga con humildad a aprender, y no a enseñar. Los franciscanos han sido auténticos maestros de cómo vivir esta espiritualidad.

Los videntes han sido lo suficientemente obedientes como para decir solo lo que la Virgen les decía que dijeran, ni una coma más ni una menos. Medjugorje no necesita mucho más. En realidad no necesita nada más. No lo ha necesitado nunca, pues que, en la medida de lo posible, lo dejen como está.

Artículo publicado originalmente en Cari Filii.

Fuente: http://www.religionenlibertad.com

El “triangulo santo” de Medjugorje: La Parroquia de Santiago Apóstol, la colina del Pobdro consagrada a María y el monte

(InfoMedjugorje) – Con esta expresión Mons. Henryk Hoser definía los puntos fundamentales de Medjugorje, donde se ofrece un programa de espiritualidad que exige permanecer al menos una semana para poder vivir la experiencia profunda que ha hecho que a través de los años aumenten los testimonios de personas que ha tenido un cambio radical en sus vidas a partir de su experiencia en Medjugorje.

Mons. Hoser mencionaba que se tienen registrados unos 800 testimonios de vocaciones sacerdotales y religiosas como fruto del amor de Dios y de la Santísima Virgen María que se experimenta en este lugar.

A continuación les dejamos la conferencia de prensa completa con la traducción en la lengua española:

Fuente: https://infomedjugorje.org

Mensaje del Cardenal Christoph Schönborn a la juventud presente en Medjugorje en el 30º Mladifest “Sígueme”

Ayer, al final de la misa el párroco de la Iglesia de Medjugorje, Fr Marinko Šakota o.m.f., leyó un mensaje del Cardenal Christophe Schönborn, dirigido a los participantes del 30º Festival de la Juventud.

El mensaje dice:

¡Queridos hermanos y hermanas, queridos jóvenes! Como todos los años, no veo la hora de enviarles mis saludos por esta gran reunión juvenil. En los últimos años, nuestro Santo Padre ha dado señales paso a paso de que Medjugorje es un lugar bendecido donde la Madre de Dios, Nuestra Señora, está muy cerca de las personas y les envía mucha ayuda. Todos nosotros solo podemos agradecerle sinceramente – al Papa – su sabio cuidado pastoral lleno de amor. En la persona del arzobispo Hoser, envió a su representante permanente. En la inauguración del Mladifest llegó su vicario personal, el cardenal De Donatis. Todos estos signos muestran que la Iglesia reconoce con gratitud lo que tantas personas han vivido en Medjugorje durante décadas y los alienta a venir a este lugar de misericordia a pesar del calor del verano. Aquí es donde el paraíso está cerca de nosotros, aquí Nuestra Señora brinda tanto consuelo y conversión, aquí muchos de ustedes descubren la alegría de la confesión, el sacramento del perdón. Aquí experimentas amistad en la fe, aquí haces amigos, aquí muchos experimentan la sanación interior de las heridas de la vida. Espero con ansias venir a Medjugorje para el próximo Mladifest, si Dios quiere.

Oren por el Papa Francisco, a quien le debemos tanto.

En fe y oración, su Padre Christoph Kard está unido con ustedes.

Fuente: https://infomedjugorje.org

“A todos ustedes transmito el saludo cordial y la bendición del Santo Padre Francisco”

Así dio inicio a su homilia el día de ayer el vicario del Papa para la diócesis de Roma, Cardenal Angelo De Donatis en Medjugorje con ocasión de la misa de apertura del 30° Festival Internacional de la Juventud en Medjugorje, con el lema “Sígueme”. Compartió con los jóvenes una maravillosa enseñanza la cual le compartimos a continuación.

Homilía del cardenal De Donatis

Estimados amigos,

“Estoy agradecido con Dios y con todos ustedes por la invitación a presidir esta Eucaristía al comienzo del 30º Festival de la Juventud. A todos les transmito el saludo cordial y la bendición del Papa Francisco”. Refiriéndome al lema del festival de la juventud de este año, nos reunidos para la Eucaristía bajo la mirada de la Madre de Dios, quedamos asombrados por la gracia que el Señor nos derrama continuamente. Todo es gracia: el don de la Iglesia, de la Palabra y del Pan, la belleza de la creación y el rostro de los hermanos. El Buen Padre quiere que sigamos al Hijo para encontrar la dicha. Dios no es un reclutador de personal sino la fuente de la vida y quiere que todos vivan plenamente. Seguimos al Señor porque hemos creído que solo Él trae la vida. El discipulado no tiene edad, no pide ser bueno o haber llegado a serlo. ¡Es gratis, porque el buen Padre ama la olla de barro que somos! No hay planes de estudio para presentar. Esto nos llena de alegría, pero también elimina todas las coartadas: nadie puede decir que no son adecuados para la santidad en nombre de sus errores y sus debilidades. ¡El discípulo teme los atajos, no los pecados!

Ciertamente para escuchar el “Sígueme” que Jesús, el Maestro, nos dirige, es necesario que el Espíritu Santo abra nuestros corazones y los llene de sabiduría divina. El Evangelio de hoy nos presenta al escriba del nuevo pacto, el sabio según el Evangelio. Tres indicaciones podemos encontrar entre otras: la primera, El Reino de los Cielos, como hemos escuchado, es similar a una red arrojada al mar que reúne todos los peces posibles. Luego, arrastrados a tierra, los pescadores seleccionan los buenos de los malos para comer. Los Padres del Desierto han imaginado que cada cristiano es como un buen pescador que vigila el mar de su mente reteniendo los santos pensamientos y desechando a los inútiles o venenosos, como lo hace un pescador experimentado con peces. ¿Quién es sabio entonces? un cristiano que no sigue todo lo que se le viene a la mente: podemos tener una mentalidad habitada por el Espíritu solo si no nos dejamos vencer por pensamientos de desesperación, de miedo, de ansiedades sobre el futuro; del mismo modo, nuestra mente no puede ser invadida por distracciones continuas o información inútil, o peor aún, ser esclava de las redes sociales. También puede suceder que estemos obsesionados con rencores, celos, pensamientos de autodestrucción. ¡Ánimo! el Evangelio nos invita a purificar nuestros pensamientos para acoger el pensamiento de Cristo. ¡Un corazón evangélico exige una mente libre!

La segunda indicación. Jesús habla de un juicio: no podemos negar esta verdad de fe que profesamos en el Credo todos los domingos: “Vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos”. Pero este juicio es una feliz luz de la verdad, no la sentencia de un tirano; es refresco, no terror. El juicio final es para el creyente el triunfo del amor divino. La reunión con el cónyuge; pero para aquellos que han negado a Cristo o han vivido odiando a su hermano, esta luz llena de bondad resaltará la verdad de una vida sin fruto: “habrá llanto y crujir de dientes”. Entonces, ¿dónde está la sabiduría? ¡Aprender a vivir como jóvenes colocándose en el horizonte de la verdad que no pasa! No cometemos el error de confiar solo en la actualidad, en soluciones fáciles, en el placer inmediato, en las opiniones que acunan nuestras elecciones egoístas. La vida cotidiana está más amenazada por lo superfluo que por el mal. Anticipamos el verdadero juicio de Dios sobre nosotros colocándonos inmediatamente en el horizonte de la verdad: un joven cristiano es sabio cuando se habla la verdad, se busca la verdad, se ofrece la verdad. En este sentido, el examen de conciencia y la confesión sacramental son un gran instrumento para crecer en la verdadera sabiduría.

Finalmente la tercera indicación. El escriba del Reino, como enseña el evangelio proclamado, es el cristiano que “del tesoro de su corazón, saca cosas antiguas y cosas nuevas”. Es una expresión maravillosa que también se puede expresar así: el verdadero sabio es aquel que vive cosas antiguas que siempre dan nuevas alegrías y cosas nuevas que tienen el sabor de lo antiguo. Un ejemplo per cápita es la relación entre lo antiguo y lo nuevo: el antiguo testamento prepara lo nuevo; pero lo nuevo se entiende completamente solo por referencia a lo antiguo. Lo viejo y lo nuevo se necesitan para eclosionar. La sabiduría del mundo, por otro lado, no integra lo antiguo y lo nuevo, sino que se desintegra, intercambia lo viejo por lo viejo y lo nuevo por novedad; oscila entre modas de última hora y escapa en el pasado: estos extremismos siempre crean conflicto, dureza, hostilidad. Entonces aquí está la tercera indicación: la persona bautizada debe ser una nueva criatura que tenga el sabor de lo antiguo, es decir, que tenga raíces, que florezca sobre la base de la milenaria historia de santidad de la que está hecha la Iglesia. El auténtico cristiano no es tradicionalista ni progresista. Es una “nueva creación” que conserva el buen sabor del pan casero, fragante y apetitoso precisamente porque se amasa y cocina con una receta antigua.

Queridos, aquí están las tres perlas extraídas de la concha del Evangelio de hoy: para purificar la mente; anticipar el juicio divino sobre nosotros haciendo la verdad; para convertirse en nuevos hombres que arraigan en la tradición del Pueblo Santo del Señor.

Queridos jóvenes, ¡el Espíritu los hace sabios como la Madre de Dios, que meditó todo en el corazón y como el gran doctor San Alfonso de Liguorio que en el siglo XVIII re-evangelizó inteligentemente a los ciudadanos de Nápoles.

Envía tu Espíritu tu Padre y renueva nuestros corazones a imagen de tu Hijo Jesús, nacido de la Virgen María. Amén.

Fuente: https://infomedjugorje.org