LA BIBLIA: SEXTO DÍA DE LA NOVENA (21 DE JUNIO)

Invocación al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,

y envía desde el cielo un

rayo de tu luz.

Ven, Padre de los pobres,

ven, dador de los dones,

ven, luz de los corazones.

Consolador magnífico,

dulce huésped del alma,

suave alivio.

Descanso en la fatiga,

brisa en el ardiente estío,

consuelo en el llanto.

¡Oh, luz santísima,

llena lo más íntimo

de los corazones de tus fieles!

Sin tu ayuda

nada hay en el hombre,

nada que sea bueno.

Lava lo que está sucio,

riega lo que está seco,

sana lo que está enfermo.

Doblega lo que está rígido,

calienta lo que está frío,

endereza lo que está desviado.

Concede a tus fieles

que en Ti confían,

Tus sagrados dones.

Dales el premio de la virtud,

dales el puerto de la salvación,

dales la felicidad eterna.

Amén. Aleluya, Aleluya.

V. Envía Tu Espíritu Señor y será Una nueva creación.

R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh Dios, que has instruido los corazones de tus fieles con la luz de tu Espíritu Santo, concédenos por este mismo Espíritu, gozar siempre de su consuelo. Por Cristo Nuestro Señor. Amén

SEXTO DIA (21)

LA BIBLIA

La Virgen propone a las familias que tengan en su hogar, un espacio reservado a la oración, denominado, en la tradición cristiana: “altar familiar.” Al centro del mismo un Crucifijo y delante de él la Biblia abierta, a fin de estimular a todos a la lectura y meditación. También puede incluir la imagen de la Virgen, agua bendita y el Santo Rosario. El altar familiar es un lugar privilegiado para el encuentro de oración diario o semanal. En él se reza el Rosario y se medita la Sagrada Escritura de acuerdo al calendario litúrgico. La Virgen hablando de la importancia de la meditación diaria de la Palabra de Dios dijo: “¡Queridos hijos!: Les revelo un secreto espiritual: si quieren estar más fuertes contra el mal, háganse una conciencia activa. Para esto, oren mucho en la mañana y lean un texto del Evangelio. Graben la Palabra divina en su corazón y vívanla durante la jornada, sobre todo en las pruebas y en la noche estarán más fuertes” 3-8-84

La Madre de Dios espera también, que los padres enseñen a sus hijos a leer y meditar la Biblia. Que oren con ellos y le den buenos consejos. Advierte, además, que “la televisión es un peligro moral para las familias”: Por culpa de la televisión, muchos ya no saben orar. Sería muy bueno renunciar a la televisión, porque después de haber visto los programas están distraídos y no logran entrar en oración. Pueden renunciar al alcohol, al cigarrillo y a otros placeres. Cada uno de ustedes sabe a qué pueden renunciar. 8-12-81

Cuando le abrimos el corazón a María es fácil renunciar a los placeres y encontrar el tiempo para orar en familia. También el Papa ha dicho: “La familia que reza unida, permanece unida”. El Santo Rosario, por antigua tradición, es una oración que se presta particularmente para reunir a la familia. Contemplando a Jesús, cada uno de sus miembros recupera también la capacidad de volverse a mirar a los ojos, para comunicar, solidarizarse, perdonarse recíprocamente y comenzar de nuevo con un pacto de amor renovado por el Espíritu de Dios. Muchos problemas de las familias contemporáneas, especialmente en las sociedades económicamente más desarrolladas, derivan de una creciente dificultad para comunicarse. No se consigue estar juntos y a veces los raros momentos de reunión quedan absorbidos por las imágenes de un televisor. Volver a rezar el Rosario en familia significa introducir en la vida cotidiana otras imágenes muy distintas, las del misterio que salva: la imagen del Redentor, la imagen de su Madre santísima”. RVM 41

La Biblia y el Rosario, pues, son medios apropiados para que la familia cristiana recupere su vocación al amor y esté más abierta a la voluntad de Dios. Ya Jesús había indicado: “Todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó porque estaba cimentada sobre roca.” Mt 7,24-26 La Virgen en Medjugorie recuerda que la Palabra de Dios y la oración son “roca” del hogar. En un mensaje dijo: “¡Queridos hijos!: Escuchen: Yo deseo hablarles e invitarlos a tener más fe y confianza en Dios que los ama sin medida. Hijitos, ustedes no saben vivir en la gracia de Dios. Por eso, nuevamente los llamo a todos a llevar la Palabra de Dios en el corazón y en sus pensamientos. Hijitos: Pongan la Biblia en un lugar visible en sus familias; léanla y vívanla. Instruyan a sus hijos, porque si ustedes no son ejemplo para ellos se encaminarán por el ateísmo. Reflexionen y oren; entonces Dios nacerá en sus corazones y sus corazones estarán alegres. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!” 25-8-96.

 PRECES

Dios ha querido que la Madre de su Hijo fuese Santísima, llena de gracia y de bendición. Oremos para que haga partícipe a la Iglesia y a la humanidad de esta misma riqueza.

  1. Por la Iglesia, peregrina en el mundo: para que medite, como María, la Palabra de Dios y conforme su vida al mensaje que anuncia. Roguemos al Señor.
  2. Por los discípulos del Señor: para que aprendan a valorar la pobreza y la riqueza con la sabiduría del “Magníficat”. Roguemos al Señor.
  3. Por los cristianos que viven en la incertidumbre para que, a ejemplo de la Virgen María, se fíen totalmente del Señor, Roguemos al Señor.
  4. Por los que de manera particular están viviendo el misterio del dolor: para que, en comunión con la Virgen María, saquen consuelo y esperanza de las fuentes del Salvador. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros: para que, como María, la mujer fuerte, seamos adultos en la fe y cooperemos al misterio de la redención, Roguemos al Señor.

Oración

Dios de la salvación, que en María has escuchado las expectativas y súplicas de la humanidad; haz que esta generación nuestra, libre de toda forma de orgullo y violencia, construya con la fuerza de tu Espíritu la nueva civilización del amor. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


El Magníficat

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Lc 1:46-55.

(Gloria al Padre)

Consagración al Corazón Inmaculado de María

Oh, Corazón Inmaculado de María, lleno de bondad, muéstranos tu amor. Que la llama de tu Corazón, María, descienda sobre todos los hombres. Nosotros te amamos inmensamente. Imprime en nuestro corazón el verdadero amor, así tendremos un deseo continuo por Ti. Oh María, dulce y humilde de Corazón, acuérdate de nosotros cuando caemos en pecado, Tú sabes que todos los hombres pecan. Concédenos por medio de tu Corazón Inmaculado, ser curados de toda enfermedad espiritual. Haz que siempre podamos contemplar la bondad de tu Corazón maternal y por medio de la llama de tu Corazón haz que nos convirtamos. Amén.

Instrumento de Paz

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz: Donde haya odio, lleve yo tu amor, donde haya ofensa, lleve yo el perdón; donde haya discordia, lleve yo la unión; donde haya error lleve yo la verdad; donde haya duda, lleve yo la fe; donde haya desesperación, lleve yo la esperanza; donde haya tinieblas, lleve yo la luz; donde haya tristeza, lleve yo la alegría.

Oh Maestro, haz que yo no busque: Ser consolado, sino consolar; ser comprendido, sino comprender; ser amado, sino amar. Porque, dando, se recibe, perdonando, se es perdonado; muriendo, se resucita a la vida eterna. Amén.

Invocaciones a María Reina de la Paz (Para todos los días)

María Santísima, que al recibir el anuncio del Ángel Gabriel concebiste en tu seno virginal a Jesucristo “Rey de la Paz”, concédenos bajo tu protección y auxilio, ser en el mundo auténticos instrumentos de paz:

Para que la paz reine en el corazón de todos los hombres, especialmente, en quienes procuran la violencia,

R/. María Reina de la Paz, Ruega por nosotros.

Para que la paz reine en todos aquellos que no han experimentado en sus vidas el amor de Dios, R/

Para que la paz reine en todas las familias, R/

Para que la paz reine siempre en la Iglesia de Cristo y se empeñe en difundirla, R/

Para que la paz reine en las parroquias y comunidades cristianas, R/

Para que la paz reine en nuestros planteles educativos y lugares de trabajo, R/

Para que la paz reine siempre en nuestro país, R/

Para que la paz reine en todo el universo. R/

Oración

Concédenos, Señor, a tu hijos el don de tu gracia, para que cuantos hemos recibido las primicias de la salvación por la poderosa intercesión de la Virgen María, consigamos aumentar tu paz en nuestros corazones, nuestras familias y en el mundo entero. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

EL AYUNO: QUINTO DÍA DE LA NOVENA (20 DE JUNIO)

Invocación al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,

y envía desde el cielo un

rayo de tu luz.

Ven, Padre de los pobres,

ven, dador de los dones,

ven, luz de los corazones.

Consolador magnífico,

dulce huésped del alma,

suave alivio.

Descanso en la fatiga,

brisa en el ardiente estío,

consuelo en el llanto.

¡Oh, luz santísima,

llena lo más íntimo

de los corazones de tus fieles!

Sin tu ayuda

nada hay en el hombre,

nada que sea bueno.

Lava lo que está sucio,

riega lo que está seco,

sana lo que está enfermo.

Doblega lo que está rígido,

calienta lo que está frío,

endereza lo que está desviado.

Concede a tus fieles

que en Ti confían,

Tus sagrados dones.

Dales el premio de la virtud,

dales el puerto de la salvación,

dales la felicidad eterna.

Amén. Aleluya, Aleluya.

V. Envía Tu Espíritu Señor y será Una nueva creación.

R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh Dios, que has instruido los corazones de tus fieles con la luz de tu Espíritu Santo, concédenos por este mismo Espíritu, gozar siempre de su consuelo. Por Cristo Nuestro Señor. Amén

QUINTO DIA (20)

EL AYUNO

Desde el tercer día de las apariciones la “Gospa” mencionó que era necesario ayunar para obtener la paz. Cuando le preguntaron, “¿cómo debía hacerse?” respondió: “El mejor ayuno es el ayuno a pan y agua”. Y en la vigilia de su Asunción el 14 de agosto de 1984, pidió que se hiciera dos veces por semana; los miércoles y los viernes. No para que de los dos días se eligiera uno, sino para que de los siete días de la semana se eligieran siempre los miércoles y los viernes para ayunar. ¿Por qué los miércoles y los viernes? La respuesta es simple: Porque originalmente eran los días de ayuno de la Iglesia. Los primeros cristianos sustituyeron los días habituales de ayuno de los judíos (lunes y jueves) por el de los miércoles y los viernes. Así consta en la “Doctrina de los Doce Apóstoles”. Una especie de catecismo de los Padres Apostólicos redactado en Siria a finales del siglo II. El primer día de ayuno se hacia por la conversión de los pecadores porque ese día la iglesia recordaba la traición de Judas. El segundo, en unión al sacrificio de Cristo en la cruz. Es un error pensar que dos días de ayuno a la semana es demasiado, o bien, pueden afectar la salud corporal. De ser así, habría que concluir que: “la Virgen viene a enfermarnos”. Y en realidad es lo contrario. Hoy es sabido que muchas enfermedades aparecen por desórdenes alimenticios. Cuando una persona visita un naturista, por lo general, le recomienda ayunar y nadie le rebate. Cuando muchos suben de peso y tienen problemas de salud comienzan a practicar ejercicios. La Virgen, sin embargo, nos invita a ayunar dos veces por semana a pan y agua, y muchos piensan que se ha equivocado. O bien, que no es necesario para su vida espiritual.

La Virgen ha dicho que: “Con el ayuno y las oraciones se pueden detener las guerras y hasta suspender las leyes de la naturaleza. La caridad no puede sustituir el ayuno. Aquellos que no pueden ayunar pueden ofrecer la oración, la caridad y una Confesión. Todos, sin embargo, excepto los enfermos, deben ayunar.” 21-7-81. “El ayuno que muchos hacen comiendo pescado, en lugar de carne, no es ayuno, sino abstinencia. El verdadero ayuno consiste en renunciar a todos los pecados. Pero es necesario al renunciarlos, hacer participar también al cuerpo.” 12-81. “El ayuno ha sido olvidado en el último cuarto de siglo en el seno de la Iglesia Católica” 5 -84.

Es preciso recordar, que cuando la Virgen pide ayunar, no está pidiendo pasar hambre, sino sustituir las tres comidas habituales por sólo pan y agua. Los entendidos aseguran, que si durante el día se come suficiente pan y se bebe suficiente agua, se pueden obtener hasta 1200 calorías necesarias para desempeñar las labores cotidianas. No es recomendable, por otro lado, acompañar el ayuno con otras bebidas (por ejemplo café, te, gaseosas) porque pueden afectar el estómago. Cabe destacar, además, que la jornada de ayuno que la Virgen recomienda, concluye con la primera comida del día siguiente. En el idioma español, la raíz etimológica de “desayuno” significa, precisamente, terminar el ayuno (desayuno); comer después del ayuno.

El ayuno del cuerpo libera al hombre de las pasiones, de los miedos, de las inseguridades, etc, para proveer al espíritu de alegría, paz y amor. La Madre de Dios recuerda, además, que, “para poder orar con el corazón es necesario ayunar”. Quien ayuna con frecuencia tendrá menos problemas con las distracciones en la oración y estará más abierto a la voluntad de Dios.

El ayuno por consiguiente, es uno de los principales mensajes de la “Gospa”, y quizás el más práctico por haberse descuidado en la Iglesia. De sus mensajes leemos: “¡Queridos hijos!: También hoy los invito a orar y ayunar por la paz. Como ya les he dicho, se los repito también ahora:”Hijitos, sólo con la oración y el ayuno también las guerras pueden ser detenidas”.

La paz es un don precioso de Dios. Busquen, oren y la recibirán. Hablen de la paz y lleven la paz en sus corazones. Cuídenla como una flor que necesita paz agua, ternura y luz. Sean ustedes quienes lleven la paz a los demás. Yo estoy con ustedes e intercedo por todos. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado” 26-2-03

PRECES

Unidos fraternalmente, como hijos de un mismo Padre, Dios y de una misma Madre, María, elevemos nuestras súplicas para que sean escuchadas por intercesión de la que es Madre de Dios y Madre nuestra:

  1. Por la santa Iglesia de Dios: para que, en su compromiso de anunciar el Evangelio, anuncie también que María es Madre de Dios. Roguemos al Señor.
  2. Por todos los hijos de la Iglesia: para que todos nos sintamos hijos de María y recurramos a ella en todas las situaciones de nuestra vida como Madre tierna y cariñosa. Roguemos al Señor.
  3. Por todos los que sufren desamparo en sus cuerpos o en sus almas: para que sientan el consuelo y la protección de María. Roguemos al Señor.
  4. Por todos los que nos encontramos aquí reunidos: para que sintamos con dicha y entusiasmo la maternidad de María sobre nosotros. Roguemos al Señor.

Oración

Te pedimos, Señor, que escuches la oración de tu pueblo, a quien has entregado a tu Hijo Jesús a través de María, Madre de Cristo y Madre nuestra. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


El Magníficat

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Lc 1:46-55.

(Gloria al Padre)

Consagración al Corazón Inmaculado de María

Oh, Corazón Inmaculado de María, lleno de bondad, muéstranos tu amor. Que la llama de tu Corazón, María, descienda sobre todos los hombres. Nosotros te amamos inmensamente. Imprime en nuestro corazón el verdadero amor, así tendremos un deseo continuo por Ti. Oh María, dulce y humilde de Corazón, acuérdate de nosotros cuando caemos en pecado, Tú sabes que todos los hombres pecan. Concédenos por medio de tu Corazón Inmaculado, ser curados de toda enfermedad espiritual. Haz que siempre podamos contemplar la bondad de tu Corazón maternal y por medio de la llama de tu Corazón haz que nos convirtamos. Amén.

Instrumento de Paz

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz: Donde haya odio, lleve yo tu amor, donde haya ofensa, lleve yo el perdón; donde haya discordia, lleve yo la unión; donde haya error lleve yo la verdad; donde haya duda, lleve yo la fe; donde haya desesperación, lleve yo la esperanza; donde haya tinieblas, lleve yo la luz; donde haya tristeza, lleve yo la alegría.

Oh Maestro, haz que yo no busque: Ser consolado, sino consolar; ser comprendido, sino comprender; ser amado, sino amar. Porque, dando, se recibe, perdonando, se es perdonado; muriendo, se resucita a la vida eterna. Amén.

Invocaciones a María Reina de la Paz (Para todos los días)

María Santísima, que al recibir el anuncio del Ángel Gabriel concebiste en tu seno virginal a Jesucristo “Rey de la Paz”, concédenos bajo tu protección y auxilio, ser en el mundo auténticos instrumentos de paz:

Para que la paz reine en el corazón de todos los hombres, especialmente, en quienes procuran la violencia,

R/. María Reina de la Paz, Ruega por nosotros.

Para que la paz reine en todos aquellos que no han experimentado en sus vidas el amor de Dios, R/

Para que la paz reine en todas las familias, R/

Para que la paz reine siempre en la Iglesia de Cristo y se empeñe en difundirla, R/

Para que la paz reine en las parroquias y comunidades cristianas, R/

Para que la paz reine en nuestros planteles educativos y lugares de trabajo, R/

Para que la paz reine siempre en nuestro país, R/

Para que la paz reine en todo el universo. R/

Oración

Concédenos, Señor, a tu hijos el don de tu gracia, para que cuantos hemos recibido las primicias de la salvación por la poderosa intercesión de la Virgen María, consigamos aumentar tu paz en nuestros corazones, nuestras familias y en el mundo entero. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

LA ORACIÓN: CUARTO DÍA DE LA NOVENA (19 DE JUNIO)

Invocación al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,

y envía desde el cielo un

rayo de tu luz.

Ven, Padre de los pobres,

ven, dador de los dones,

ven, luz de los corazones.

Consolador magnífico,

dulce huésped del alma,

suave alivio.

Descanso en la fatiga,

brisa en el ardiente estío,

consuelo en el llanto.

¡Oh, luz santísima,

llena lo más íntimo

de los corazones de tus fieles!

Sin tu ayuda

nada hay en el hombre,

nada que sea bueno.

Lava lo que está sucio,

riega lo que está seco,

sana lo que está enfermo.

Doblega lo que está rígido,

calienta lo que está frío,

endereza lo que está desviado.

Concede a tus fieles

que en Ti confían,

Tus sagrados dones.

Dales el premio de la virtud,

dales el puerto de la salvación,

dales la felicidad eterna.

Amén. Aleluya, Aleluya.

V. Envía Tu Espíritu Señor y será Una nueva creación.

R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh Dios, que has instruido los corazones de tus fieles con la luz de tu Espíritu Santo, concédenos por este mismo Espíritu, gozar siempre de su consuelo. Por Cristo Nuestro Señor. Amén

CUARTO DIA (19)

LA ORACIÓN

Si la conversión es el mensaje más importante, la oración es el más persistente de María. Prácticamente, en todos sus mensajes, llama a la oración. Cuando comenzaron las apariciones, recomendó: “recen todos los días el Credo, siete Padrenuestros, Avemarías y Glorias en honor de las cinco llagas de Jesús, por las intenciones del Papa y para pedir el Espíritu Santo”. Luego pidió rezar diariamente una parte del Rosario; y en ocasión de la Vigilia de su Asunción a los Cielos, el 14 de agosto de 1984, las tres partes todos los días. Más adelante, invitó a las familias a orar una media hora antes de iniciar las labores y media hora, como acción de gracias al finalizar el trabajo del día. También recomendó la Adoración a Jesús Sacramentado, el Vía Crucis y la Veneración a la Cruz. Para pedir después, que durante la jornada cotidiana, se llenarán hasta los espacios más pequeños con jaculatorias. Después en el año 2000 pidió formar grupos de oración, y dijo: “¡Queridos hijos: que la oración sea la vida!” La oración, por consiguiente, es la vida del cristiano. A través de sus mensajes la Virgen desarrolla una auténtica pedagogía de la oración cristiana. No con formas o expresiones novedosas, sino adaptándose a las ya conocidas y avaladas por el Magisterio de la Iglesia. La oración no debe ser jamás una actividad paralela a las demás, sino la vida misma del creyente. La Virgen ha superado la antigua oposición y dialéctica entre contemplación y acción. Nos hace descubrir con sus mensajes que el hombre esta llamado hacerse oración y la oración hombre. Ella espera que los fieles en el tiempo presente y con sus agitados ritmos de vida, retomen la vida de oración continua. A la pregunta del por qué pide tantas oraciones?” Responde: “Miren a su alrededor y dense cuenta cuán grande es el pecado que domina en el mundo. Por tanto, oren para que triunfe Jesús” 13-9-84.

Otro aspecto de la vida de oración que la Virgen desea suscitar en sus hijos, es que ésta se debe desarrollar “con el corazón.” Se trata, sobre todo, de asociar siempre, -evitando las distracciones- la mente y los sentidos a la oración interior del amor; en serenidad, paz y afecto. La oración con el corazón es uno de los aspectos relevantes de la espiritualidad de Medjugorie: “oración necesaria para los tiempos que se viven -dice María- y       para adquirir la auténtica conversión.” En uno de sus mensajes dijo:

“¡Queridos hijos!: También hoy los invito o todos a la oración. Sepan, queridos hijitos, que Dios concede gracias especiales en la oración; por lo tanto, busquen y oren, para que puedan comprender todo lo que les ofrezco aquí. Yo los invito, queridos hijos, a la oración con el corazón; sepan que sin la oración no pueden comprender todo lo que Dios programa a través de ustedes. Por lo tanto, oren. Deseo que a través de cada uno se realicen los designios de Dios. Que pueda crecer y madurar cuanto Dios les ha otorgado en el corazón. Por lo tanto oren para que la bendición de Dios los pueda proteger de todo el mal que los amenaza. Yo los bendigo, queridos hijos. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!” 25-4-87

PRECES

Unidos a María, figura e imagen de la Iglesia que un día será glorificada, presentemos nuestras oraciones a Dios Padre en favor de todos los hombres.

  1. Por la Iglesia, pueblo de los creyentes: para que en todos sus miembros sea llamada dichosa por haber creído que la Palabra de Dios se cumplirá. Roguemos al Señor.
  2. Por todos los que lo han dejado todo para seguir a Cristo: para que sepan, como María, escoger la mejor parte y entregarse totalmente a lo único necesario. Roguemos al Señor.
  3. Por los jóvenes y los adolescentes: para que aspiren siempre a realizar en su vida ideales de pureza y caridad, imitando a la siempre Virgen María. Roguemos al Señor.
  4. Por los que han perdido a los que aman: para que encuentren en María el afecto y la protección de una madre que recibió esta misión de su Hijo en la cruz. Roguemos al Señor.
  5. Por los matrimonios y las familias cristianas: para que sean escuelas de amor y de aprecio a la vida frente a quienes quieren la muerte de los inocentes que todavía no han nacido. Roguemos al Señor.
  6. Por todos nosotros: para que sepamos conservar todo lo referente a Cristo y al Reino de Dios, meditándolo en nuestro corazón por medio de la oración. Roguemos al Señor.

Oración

Padre de bondad, que estos deseos que te presentamos encuentren eco en tu amor generoso, y que nos ayude la intercesión poderosa de la Madre de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


El Magníficat

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Lc 1:46-55.

(Gloria al Padre)

Consagración al Corazón Inmaculado de María

Oh, Corazón Inmaculado de María, lleno de bondad, muéstranos tu amor. Que la llama de tu Corazón, María, descienda sobre todos los hombres. Nosotros te amamos inmensamente. Imprime en nuestro corazón el verdadero amor, así tendremos un deseo continuo por Ti. Oh María, dulce y humilde de Corazón, acuérdate de nosotros cuando caemos en pecado, Tú sabes que todos los hombres pecan. Concédenos por medio de tu Corazón Inmaculado, ser curados de toda enfermedad espiritual. Haz que siempre podamos contemplar la bondad de tu Corazón maternal y por medio de la llama de tu Corazón haz que nos convirtamos. Amén.

Instrumento de Paz

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz: Donde haya odio, lleve yo tu amor, donde haya ofensa, lleve yo el perdón; donde haya discordia, lleve yo la unión; donde haya error lleve yo la verdad; donde haya duda, lleve yo la fe; donde haya desesperación, lleve yo la esperanza; donde haya tinieblas, lleve yo la luz; donde haya tristeza, lleve yo la alegría.

Oh Maestro, haz que yo no busque: Ser consolado, sino consolar; ser comprendido, sino comprender; ser amado, sino amar. Porque, dando, se recibe, perdonando, se es perdonado; muriendo, se resucita a la vida eterna. Amén.

Invocaciones a María Reina de la Paz (Para todos los días)

María Santísima, que al recibir el anuncio del Ángel Gabriel concebiste en tu seno virginal a Jesucristo “Rey de la Paz”, concédenos bajo tu protección y auxilio, ser en el mundo auténticos instrumentos de paz:

Para que la paz reine en el corazón de todos los hombres, especialmente, en quienes procuran la violencia,

R/. María Reina de la Paz, Ruega por nosotros.

Para que la paz reine en todos aquellos que no han experimentado en sus vidas el amor de Dios, R/

Para que la paz reine en todas las familias, R/

Para que la paz reine siempre en la Iglesia de Cristo y se empeñe en difundirla, R/

Para que la paz reine en las parroquias y comunidades cristianas, R/

Para que la paz reine en nuestros planteles educativos y lugares de trabajo, R/

Para que la paz reine siempre en nuestro país, R/

Para que la paz reine en todo el universo. R/

Oración

Concédenos, Señor, a tu hijos el don de tu gracia, para que cuantos hemos recibido las primicias de la salvación por la poderosa intercesión de la Virgen María, consigamos aumentar tu paz en nuestros corazones, nuestras familias y en el mundo entero. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

CHILDREN OF MEDJUGORJE – 14 DE JUNIO DE 2022

Para ver el boletín de junio de 2022 de  © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 14 de junio de 2022  

Sor Emmanuel

LA CONVERSIÓN: TERCER DÍA DE LA NOVENA (18 DE JUNIO)

Invocación al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,

y envía desde el cielo un

rayo de tu luz.

Ven, Padre de los pobres,

ven, dador de los dones,

ven, luz de los corazones.

Consolador magnífico,

dulce huésped del alma,

suave alivio.

Descanso en la fatiga,

brisa en el ardiente estío,

consuelo en el llanto.

¡Oh, luz santísima,

llena lo más íntimo

de los corazones de tus fieles!

Sin tu ayuda

nada hay en el hombre,

nada que sea bueno.

Lava lo que está sucio,

riega lo que está seco,

sana lo que está enfermo.

Doblega lo que está rígido,

calienta lo que está frío,

endereza lo que está desviado.

Concede a tus fieles

que en Ti confían,

Tus sagrados dones.

Dales el premio de la virtud,

dales el puerto de la salvación,

dales la felicidad eterna.

Amén. Aleluya, Aleluya.

V. Envía Tu Espíritu Señor y será Una nueva creación.

R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh Dios, que has instruido los corazones de tus fieles con la luz de tu Espíritu Santo, concédenos por este mismo Espíritu, gozar siempre de su consuelo. Por Cristo Nuestro Señor. Amén

TERCER DIA (18)

LA CONVERSIÓN

La Virgen ha dicho que el mensaje más importante que trae a la humanidad es la conversión. Todo lo demás se resume a ello. Y la conversión era el centro de la predicación de Jesús: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y crean en la Buena Nueva” Mc 1,15. María nos quiere introducir, entonces, en el Reino de su Hijo, y quiere que éste llegue a todos por la conversión. Si el corazón del hombre no cambia, no abandona el pecado y vuelve a Dios, difícilmente se podrá salvar. Todos, para María, estamos igualmente urgidos a la conversión. Ha dicho: “hay muchos creyentes que viven como verdaderos paganos; su nombre sólo aparece en los archivos parroquiales y no viven de acuerdo al cristianismo”. Para convertirse “hay que empezar a orar y tener una firme voluntad”. Exhorta: “Conviértanse antes de que sea demasiado tarde, entreguen sus corazones a Dios”. “Ustedes no saben lo que Dios enviará al mundo si no se convierten”. “Este tiempo mientras estoy con ustedes es el periodo de gracia y conversión.”

Tengamos presente, que la conversión es un proceso que abarca toda la vida y todas las dimensiones del ser humano. El hombre sólo terminará de convertirse cuando Dios lo llame a su presencia. La vida cristiana es toda conversión; conversión frente a las huestes del maligno, el mundo y la carne. Quien salga victorioso de la batalla “heredará la corona que no se marchita”.

1 Cor 9,25. María está con nosotros para ayudamos a cambiar de vida. Si desaprovechamos esta extraordinaria gracia, podríamos salir perjudicados. Ella quiere que su Hijo triunfe en medio de las tinieblas y de tantos desaciertos de la humanidad. Los tiempos presentes urgen una verdadera renovación de la fe que comienza con la conversión del corazón.

¿Qué pasos se deben dar para vivir continuamente la conversión? Primero: el reconocimiento del pecado. Quien no reconoce el pecado no podrá convenirse. Muchos piensan que están bien con Dios, y sin embargo, viven en pecado. En realidad, la conversión es una gracia: reconocer y pedir perdón por las faltas que a diario se cometen. El segundo: el arrepentimiento con el dolor por   haber ofendido a Dios y al prójimo. El tercero: la reconciliación con Dios, particularmente por medio del sacramento de la Confesión. El cuarto: la satisfacción. Muchos pecados causan daño al prójimo, y es preciso, hacer lo posible para repararlos; pero además, el pecado hiere y debilita al pecador mismo, así como sus relaciones con Dios y con el prójimo. Enseña el Catecismo de la Iglesia Católica que: “la absolución quita el pecado, pero no remedia todos los desórdenes que el pecado causó. Liberado del pecado, el pecador debe todavía recobrar la plena salud espiritual. Por tanto, debe hacer algo más para reparar sus pecados: debe “satisfacer” de manera apropiada o “expiar sus pecados”. CIC 1459.

Recordemos las palabras de la Madre: “¡Queridos hijos! Hoy los invito a la conversión: Este es el mensaje más importante que yo les doy aquí. Hijitos, deseo que cada uno de ustedes sea portador de mis mensajes. Los invito, hijitos, a vivir los mensajes que les he dado durante todos estos años. Este tiempo es tiempo de gracia, especialmente ahora que la Iglesia los invita a la oración y a la conversión. También yo los invito, hijitos, a vivir los mensajes que les he dado en todo el tiempo que aparezco aquí. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!” 25-2-96.

PRECES

Oremos al Señor, que en María ha empezado el buen trabajo de la santificación de los hombres, y pidámosle que lo haga progresar hasta el día de la manifestación de su Hijo, Jesucristo, nuestro Señor:

  1. Para que el Señor, que quiso prefigurar y culminar en María la plenitud de la gracia, conceda a todos los miembros de la Iglesia ser reflejo de la hermosura inmaculada de la Madre de Jesucristo. Roguemos al Señor.
  2. Para que el Espíritu Santo, que engendró en las entrañas de María al Verbo eterno del Padre, impregne al mundo con su fuerza y haga nacer en todos los hombres un vivo deseo de la venida del Reino de Dios. Roguemos al Señor.
  3. Para que quienes se han alejado del camino del bien, con la intercesión de María, refugio de pecadores, se conviertan de sus malos pasos y obtengan el perdón de sus culpas. Roguemos al Señor
  4. Para que todos nosotros, fija nuestra mirada en María, nos preparemos como Elia a recibir a Jesucristo y nos dispongamos a dar testimonio de fe y de amor. Roguemos al Señor.

Oración

Señor Dios nuestro, que has hecho resplandecer la aurora de la salvación en la Concepción Inmaculada de Santa María Virgen, escucha nuestra oración y haz fecunda la acción santificadora de la Iglesia, para que todos los hombres, una vez alcanzado el perdón de sus pecados, sean regenerados en tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

El Magníficat

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Lc 1:46-55.

(Gloria al Padre)

Consagración al Corazón Inmaculado de María

Oh, Corazón Inmaculado de María, lleno de bondad, muéstranos tu amor. Que la llama de tu Corazón, María, descienda sobre todos los hombres. Nosotros te amamos inmensamente. Imprime en nuestro corazón el verdadero amor, así tendremos un deseo continuo por Ti. Oh María, dulce y humilde de Corazón, acuérdate de nosotros cuando caemos en pecado, Tú sabes que todos los hombres pecan. Concédenos por medio de tu Corazón Inmaculado, ser curados de toda enfermedad espiritual. Haz que siempre podamos contemplar la bondad de tu Corazón maternal y por medio de la llama de tu Corazón haz que nos convirtamos. Amén.

Instrumento de Paz

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz: Donde haya odio, lleve yo tu amor, donde haya ofensa, lleve yo el perdón; donde haya discordia, lleve yo la unión; donde haya error lleve yo la verdad; donde haya duda, lleve yo la fe; donde haya desesperación, lleve yo la esperanza; donde haya tinieblas, lleve yo la luz; donde haya tristeza, lleve yo la alegría.

Oh Maestro, haz que yo no busque: Ser consolado, sino consolar; ser comprendido, sino comprender; ser amado, sino amar. Porque, dando, se recibe, perdonando, se es perdonado; muriendo, se resucita a la vida eterna. Amén.

Invocaciones a María Reina de la Paz (Para todos los días)

María Santísima, que al recibir el anuncio del Ángel Gabriel concebiste en tu seno virginal a Jesucristo “Rey de la Paz”, concédenos bajo tu protección y auxilio, ser en el mundo auténticos instrumentos de paz:

Para que la paz reine en el corazón de todos los hombres, especialmente, en quienes procuran la violencia,

R/. María Reina de la Paz, Ruega por nosotros.

Para que la paz reine en todos aquellos que no han experimentado en sus vidas el amor de Dios, R/

Para que la paz reine en todas las familias, R/

Para que la paz reine siempre en la Iglesia de Cristo y se empeñe en difundirla, R/

Para que la paz reine en las parroquias y comunidades cristianas, R/

Para que la paz reine en nuestros planteles educativos y lugares de trabajo, R/

Para que la paz reine siempre en nuestro país, R/

Para que la paz reine en todo el universo. R/

Oración

Concédenos, Señor, a tu hijos el don de tu gracia, para que cuantos hemos recibido las primicias de la salvación por la poderosa intercesión de la Virgen María, consigamos aumentar tu paz en nuestros corazones, nuestras familias y en el mundo entero. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

LA FE: SEGUNDO DÍA DE LA NOVENA (17 DE JUNIO)

Invocación al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,

y envía desde el cielo un

rayo de tu luz.

Ven, Padre de los pobres,

ven, dador de los dones,

ven, luz de los corazones.

Consolador magnífico,

dulce huésped del alma,

suave alivio.

Descanso en la fatiga,

brisa en el ardiente estío,

consuelo en el llanto.

¡Oh, luz santísima,

llena lo más íntimo

de los corazones de tus fieles!

Sin tu ayuda

nada hay en el hombre,

nada que sea bueno.

Lava lo que está sucio,

riega lo que está seco,

sana lo que está enfermo.

Doblega lo que está rígido,

calienta lo que está frío,

endereza lo que está desviado.

Concede a tus fieles

que en Ti confían,

Tus sagrados dones.

Dales el premio de la virtud,

dales el puerto de la salvación,

dales la felicidad eterna.

Amén. Aleluya, Aleluya.

V. Envía Tu Espíritu Señor y será Una nueva creación.

R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh Dios, que has instruido los corazones de tus fieles con la luz de tu Espíritu Santo, concédenos por este mismo Espíritu, gozar siempre de su consuelo. Por Cristo Nuestro Señor. Amén

SEGUNDO DIA (17)

LA FE

Cuando la Virgen habló por primera vez sobre la paz, mencionó que para lograrla: “era necesario tener fe”. Y la fe también ocupa un puesto relevante en la predicación de Jesús. En cierta ocasión el Señor dijo: “Tengan fe en Dios, Yo les aseguro que quien diga a este monte:” “Quítate y arrójate al mar y no vacila en su corazón, sino que crea que va a suceder lo que dice, lo obtendrá. Por eso les digo: todo cuanto pidan en la oración, crean que ya lo han recibido y lo obtendrán” Mc 11,22-24. La fe es la virtud teologal por medio de la cual el hombre se adhiere personalmente a Dios; y al mismo tiempo, e inseparablemente, el asentimiento libre a toda la verdad que Dios ha revelado. Es un don sobrenatural de Dios y un acto humano, consciente y libre, que corresponde a la dignidad de la persona humana. De la fe, nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica que, “Abraham es el mejor modelo y la Virgen María su realización más perfecta”. CIC 144.

La Virgen con su presencia prolongada en Medjugorie pretende despertar la fe de los creyentes, a fin de obtener la paz y la conversión de los hombres. La Virgen ha dicho, que “para tener una fe firme es necesario dedicar tiempo a la oración y al ayuno.” Ha dicho además, que “no se debe ahondar demasiado en los problemas y en las preocupaciones, porque Dios tiene siempre su mirada en nosotros.” El mundo racionalista y materialista de hoy con sus propias capacidades y tecnologías, parece haber descuidado la fe. La Virgen ha dicho que “el mayor pecado del hombre de hoy consiste en la indiferencia a Dios”. Curiosamente, no ha dicho que es el aborto, la drogadicción, el alcoholismo, o los divorcios… “sino la indiferencia a Dios”. Y era de esperarse, porque la indiferencia a Dios, es la raíz de todos los males que afectan la humanidad. Pero hay que destacar, que el pecado de la indiferencia a Dios no es sólo de los ateos, sino también de muchos creyentes. De aquellos que no ven el sentido de acudir a Misa regularmente, ayunar, leer la Biblia, Adorar a Jesús Sacramentado, comprometerse con la Iglesia… También allí hay una marcada indiferencia a Dios, falta de fe. La Virgen entonces, viene a renovar la vida cristiana. Invita a todos a darle a Dios el primer lugar en sus vidas. De esta manera se comienza a trabajar por la paz.

Ella dice: “¡Queridos hijos!: Escuchen: yo deseo hablarles e invitarles a que tengan más fe y más confianza en Dios que los ama sin medida. Hijitos, ustedes no saben vivir en la gracia de Dios, y por eso los invito de nuevo a llevar la Palabra de Dios en sus corazones y en sus pensamientos. Hijitos, pongan la Biblia en un puesto bien visible en su familia: léanla y vívanla. Instruyan a sus hijos, porque si ustedes no son ejemplo para ellos, se encaminarán hacia el ateísmo. Reflexionen y oren. De esta manera nacerá Dios en su corazón y su corazón estará lleno de alegría. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!” 25-8-96

PRECES

María Santísima es la imagen de lo que el hombre puede llegar a ser cuando se abre a la Palabra de Dios. Por su intercesión, invocamos a Dios nuestro Padre.

  1. Por el pueblo santo de Dios: para que, con María, que cooperó de manera especial a la obra de la redención, sea también testigo de la fe ante el mundo. Roguemos al Señor.
  2. Por nuestros pastores: para que, imitando a la Virgen fiel, procedan y guíen al pueblo en la fidelidad a Cristo y lleven a los pobres la Buena Noticia de la salvación. Roguemos al Señor.
  3. Por todos los que se entregan al servicio de los pobres, de los enfermos y de las personas ancianas: para que, como María en su visita a Isabel, sean imagen de la solicitud de Cristo por los hermanos. Roguemos al Señor.
  4. Por los padres y madres de familia: para que, a ejemplo de María que vivió la experiencia de la vida privada de Jesús en Nazaret, sepan vivir en la realidad cotidiana de la luz y de la fuerza de la fe. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros y por nuestra asamblea: para que invocando a María como Reina de la Paz, recibamos de Ella la perseverancia hacia el día luminoso del encuentro con su Hijo en el Templo de la Gloria. Roguemos al Señor.

Oración

Oh Dios, que has hecho de la Virgen María, Esposa de tu Espíritu, la Colaboradora generosa del Redentor, concédenos también a nosotros adherirnos a Cristo, tu Palabra viviente, para cooperar a la salvación del mundo, Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén

El Magníficat

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

LA PAZ: PRIMER DÍA DE LA NOVENA (16 DE JUNIO)

Invocación al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,

y envía desde el cielo un

rayo de tu luz.

Ven, Padre de los pobres,

ven, dador de los dones,

ven, luz de los corazones.

Consolador magnífico,

dulce huésped del alma,

suave alivio.

Descanso en la fatiga,

brisa en el ardiente estío,

consuelo en el llanto.

¡Oh, luz santísima,

llena lo más íntimo

de los corazones de tus fieles!

Sin tu ayuda

nada hay en el hombre,

nada que sea bueno.

Lava lo que está sucio,

riega lo que está seco,

sana lo que está enfermo.

Doblega lo que está rígido,

calienta lo que está frío,

endereza lo que está desviado.

Concede a tus fieles

que en Ti confían,

Tus sagrados dones.

Dales el premio de la virtud,

dales el puerto de la salvación,

dales la felicidad eterna.

Amén. Aleluya, Aleluya.

V. Envía Tu Espíritu Señor y será Una nueva creación.

R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos

Oh Dios, que has instruido los corazones de tus fieles con la luz de tu Espíritu Santo, concédenos por este mismo Espíritu, gozar siempre de su consuelo. Por Cristo Nuestro Señor. Amén

PRIMER DIA (16)

LA PAZ

Sabemos, por el Evangelio, como Jesús fue misionero de paz. En su nacimiento los ángeles alabaron a Dios porque la paz había llegado “a los hombres en quienes Dios se complace”. Lc 2, 14.

Más adelante, cuando comenzó a predicar proclamó: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”. Mt 5,9.   Y cuando envió a misionar a sus discípulos les dió instrucciones precisas para invocar la paz en las familias: “En la casa en que entren, digan primero: “Paz a esta casa.” Y si hubiere allí un hijo de paz, su paz reposará sobre él; sí no, se volverá o ustedes. Lc 10,5-6. También en el contexto de la Ultima Cena mientras se despedía de los Apóstoles volvió sobre el tema de la paz: “Les dejo la paz, mi paz les doy; no se las doy como la da el mundo. No se turbe su corazón, ni se acobarde” Jn 14, 27. Días después, la tarde de la Resurrección volvió a insistir: “La paz sea con ustedes. Como el Padre me envió también yo los envío. A quienes les perdonen los pecados les quedan perdonados y a quienes se los retengan les quedan retenidos”. Jn 20,20-23.Vemos entonces, cómo la paz era importante para Jesús y cómo delegaba su difusión a sus discípulos. También nosotros hoy, somos responsables de la paz. La paz no depende de los políticos ni de las negociaciones, sino de nuestra propia conversión a Dios. Es el mensaje que la Virgen hoy nos presenta.

Cuando la Madre de Dios habló por primera vez sobre la paz, sus lágrimas corrieron por sus mejillas, deslizándose por el vestido hasta el suelo. Alguien ha llamado, con justa razón, a la Colina de las Apariciones: la colina de las lágrimas de María. Aquel día mencionó que venía “por la paz” y que “la paz debía reinar entre Dios y los hombres y los hombres entre sí.” ¿De qué paz hablaba la Virgen? De la paz que es fruto de la redención. Fruto del misterio pascual de su Hijo. Por esa razón, aquel día la Virgen apareció frente a una gran cruz negra; para hacernos entender que la única paz posible para la humanidad es la que ya nos otorgó su Hijo por medio de su pascua. En los mensajes de la “Gospa” sobre la paz, es claro, que para que la paz reine en el mundo, primero debe comenzar a reinar en cada corazón y en las familias. Sólo de esta forma, el hombre podrá interceder eficazmente por la paz. Ha dicho que “cuando se ora por la Paz y el corazón no está en paz con Dios y con el prójimo, esa oración no vale tanto.” María es Reina de la Paz, porque nos la ofrece primero al corazón y a nuestras familias. Con su paz, que es la paz de Jesús, podremos interceder entonces por los demás.

“¡Queridos hijos!: Hoy los invito a decidirse por la paz. Oren para que Dios les dé la verdadera paz. Vivan la paz en sus corazones y comprenderán, queridos hijos, que la paz es un don de Dios. Queridos hijos, sin amor no pueden vivir la paz. El fruto de la paz es el amor y el fruto del amor el perdón. Yo estoy con ustedes y los invito a todos, hijitos, para que el primer paso que den, sea perdonar a los de su propia familia. De esta manera, tendrán la capacidad de perdonar a los demás. ¡Gracias por haber respondido a mí llamado!” 25-1-96

PRECES

En la Virgen María, Reina de la Paz, Dios Padre nos muestra su amor. Por su intercesión, elevemos nuestras súplicas por nuestras necesidades y las de todo el mundo.

  1. Por la Iglesia, extendida por todo el universo: para que acoja en sí misma, como la Virgen María, la Palabra de salvación y engendre la vida nueva a los que Dios ha llamado. Roguemos al Señor.
  2. Por la paz y la justicia en la comunidad humana: para que sean derribados los proyectos de los soberbios, enaltecidos los humildes y colmados de bienes los pobres. Roguemos al Señor.
  3. Por todos los creyentes en Cristo: para que María los sostenga, como en la Iglesia naciente, y lleguen a formar un solo corazón, Roguemos al Señor.
  4. Por los consagrados al servicio del Reino de Dios: para que vivan su llamada con la misma generosidad con que María se ofreció a su Señor. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros: para que creamos sin reservas en el cumplimiento de la Palabra de Dios y progresemos en el camino de la fe. Roguemos al Señor.

ORACIÓN

Dios omnipotente que has hecho grandes cosas en Aquella que todas las generaciones llaman dichosa, renueva, por su intercesión, en nosotros las maravillas de tu Espíritu para que podamos bendecir tu Nombre eternamente. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


El Magníficat

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Lc 1:46-55.

(Gloria al Padre)

Consagración al Corazón Inmaculado de María

Oh, Corazón Inmaculado de María, lleno de bondad, muéstranos tu amor. Que la llama de tu Corazón, María, descienda sobre todos los hombres. Nosotros te amamos inmensamente. Imprime en nuestro corazón el verdadero amor, así tendremos un deseo continuo por Ti. Oh María, dulce y humilde de Corazón, acuérdate de nosotros cuando caemos en pecado, Tú sabes que todos los hombres pecan. Concédenos por medio de tu Corazón Inmaculado, ser curados de toda enfermedad espiritual. Haz que siempre podamos contemplar la bondad de tu Corazón maternal y por medio de la llama de tu Corazón haz que nos convirtamos. Amén.

Instrumento de Paz

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz: Donde haya odio, lleve yo tu amor, donde haya ofensa, lleve yo el perdón; donde haya discordia, lleve yo la unión; donde haya error lleve yo la verdad; donde haya duda, lleve yo la fe; donde haya desesperación, lleve yo la esperanza; donde haya tinieblas, lleve yo la luz; donde haya tristeza, lleve yo la alegría.

Oh Maestro, haz que yo no busque: Ser consolado, sino consolar; ser comprendido, sino comprender; ser amado, sino amar. Porque, dando, se recibe, perdonando, se es perdonado; muriendo, se resucita a la vida eterna. Amén.

Invocaciones a María Reina de la Paz (Para todos los días)

María Santísima, que al recibir el anuncio del Ángel Gabriel concebiste en tu seno virginal a Jesucristo “Rey de la Paz”, concédenos bajo tu protección y auxilio, ser en el mundo auténticos instrumentos de paz:

Para que la paz reine en el corazón de todos los hombres, especialmente, en quienes procuran la violencia,

R/. María Reina de la Paz, Ruega por nosotros.

Para que la paz reine en todos aquellos que no han experimentado en sus vidas el amor de Dios, R/

Para que la paz reine en todas las familias, R/

Para que la paz reine siempre en la Iglesia de Cristo y se empeñe en difundirla, R/

Para que la paz reine en las parroquias y comunidades cristianas, R/

Para que la paz reine en nuestros planteles educativos y lugares de trabajo, R/

Para que la paz reine siempre en nuestro país, R/

Para que la paz reine en todo el universo. R/

Oración

Concédenos, Señor, a tu hijos el don de tu gracia, para que cuantos hemos recibido las primicias de la salvación por la poderosa intercesión de la Virgen María, consigamos aumentar tu paz en nuestros corazones, nuestras familias y en el mundo entero. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

NOVENA A MARÍA REINA DE LA PAZ

¿Cuándo hacer la Novena?

La Novena a María la Reina de la Paz comienza el 16 de junio y termina el 24 de junio, Solemnidad del Nacimiento de San Juan Bautista. Recordamos que una Novena es siempre un tiempo de oración y conversión como preparación para una gran fiesta.

Cabe señalar, además, que la Novena que a continuación presentamos, puede rezarse cualquier mes del año, comenzando siempre el día 16 del mes hasta el 24. De esta manera podrá servir de intercesión por la paz y podrá preparar al devoto de María para recibir el próximo mensaje que aún nos trae el 25 de cada mes.

DESCARGAR NOVENA

Fuente: Un Cura En Las Redes

CÓMO FUE COLOCADA LA ESTATUA DE SAN LEOPOLDO EN MEDJUGORJE

Este santo croata y patrono de los hermanos capuchinos en Croacia nació el 12 de mayo de 1866 en Herceg Novi (ahora Montenegro). Sus padres, Petar Antun Mandić y Dragica (Karla) Carević, en su bautismo el 13 de junio de 1866, le pusieron por nombre Bogdan Ivan, según el sitio web de la Provincia Capuchina Croata de San Leopoldo Bogdan Mandić (kapucini.hr.)

Desde temprana edad, el niño se distinguió por su ejemplar comportamiento y amor por sus compañeros y amigos, de modo que el obispo de Kotor, Kazimir Forlani, cuando ingresó en el Seminario Capuchino de Udine (16 de noviembre de 1882), dio testimonio de que «desde los años más tiernos dio un ejemplo de vida virtuosa, porque intentó con toda su alma alcanzar la perfección cristiana».

Su confesionario era invadido por la gente todos los días durante diez o más horas; ¡y así durante casi 40 años! La gente y los penitentes venían no solo de Padua y sus alrededores, sino también de otros lugares remotos de Italia. Personas de diferente estatus social acudían en masa a la confesión con él: desde profesores universitarios y obispos hasta campesinos; desde oficiales de alto rango hasta trabajadores y amas de casa, sacerdotes, industriales, comerciantes. Todos se amontonaban alrededor de su confesionario y esperaban pacientemente su momento para reconciliarse con Dios y con los hombres.

La vida espiritual y la obra de Leopoldo encontraron su causa y origen en la Eucaristía, y con especial amor filial ardió por la Inmaculada, a quien llamó su «Señora». Por naturaleza era impetuoso, en su juventud a veces podía estallar de ira, pero con humilde perseverancia luchó contra su naturaleza y con esfuerzo espiritual logró alcanzar tal mansedumbre y humildad, especialmente en el confesionario. También tuvo mucho amor por todos y los consideraba amigos, por lo que muchos ya en su vida, y especialmente después de su muerte, comenzaron a considerarlo un santo y auxiliador de la familia en sus necesidades y tribulaciones.

Fue la confesión la que marcó la vida de San Leopoldo y como la gente se amontonaba a su alrededor para llegar a confesarse con él, esperando durante horas, así hoy se amontonan alrededor de los confesionarios de Medjugorje, esperando durante horas por el sacramento de la reconciliación. Por eso, está claro que no es casualidad que sea su estatua la que está junto a los confesionarios de Medjugorje, desde donde ha estado custodiando el «confesionario del mundo» durante más de dos décadas con su bendición e intercesión.

Estatua de San Leopoldo en Medjugorje

En el tiempo en que se colocó la estatua, el párroco en Medjugorje era fray Ivan Landeka, quien recordó aquel momento para la Radio Mir Medjugorje.

«Todos los feligreses y peregrinos mayores recordarán que durante mucho tiempo se ha confesado en el lado izquierdo de la iglesia, tanto en el prado como al costado de la iglesia. Así fue durante años. Y me parece que en 1993 se instalaron los primeros once confesionarios de madera. Este fue un buen comienzo para todo lo relacionado con los confesionarios que se hicieron más tarde y que hoy son realmente un lugar donde la gente se reconcilia con Dios y eso es algo muy importante para ellos», dijo fray Ivan, que actualmente está sirviendo en Posušje, «y cuando se hicieron esos primeros confesionarios, quedo un espacio libre».

«Algunos peregrinos italianos propusieron colocar una estatua de San Leopoldo Bogdan Mandić en ese lugar, impulsados por la canonización del beato Leopold Bogdan Mandić (16 de octubre de 1983), así como por las palabras del Papa Juan Pablo II, quien ha subrayado repetidamente la importancia de su labor confesional. La estatua es del tamaño natural del santo, porque era de baja estatura, pero eso no le impedía convertirse en una gran persona de la Iglesia», explica fray Ivan Landeka, quien estuvo de acuerdo con la realización de la idea.

«El artista italiano Carmello Puzzolo hizo un boceto de como quedaría. Después de aceptar su propuesta, mandamos a moldear la estatua. Una buena parte de los gastos fueron cubiertos por peregrinos italianos de las cercanías de Padua precisamente, donde San Leopoldo actuó en vida. La estatua de San Leopoldo fue colocada en 1998. Desde entonces, se ha convertido en un lugar de oración para todos los peregrinos que recurren a este santo, al apóstol de la Misericordia de Dios», dijo fray Ivan, concluyendo que «Medjugorje se ha convertido en un lugar donde las personas de todas partes con mucho gusto vienen a confesarse, por lo que es lógico que este pequeño gran fraile confesor, encuentre su lugar allí mismo, al lado de los confesionarios de Medjugorje».

Beatificación y canonización

Cuando agotado por el servicio confesional y la enfermedad, el 30 de julio de 1942, murió en Padua, el pueblo fiel a Leopoldo, por su parte, lo proclamó inmediatamente santo. Su culto, a la velocidad del rayo, se extendió por todos los países y continentes. En Croacia, comenzó a ser difundido por el cardenal Alojzije Stepinac.

Leopold Bogdan Mandić fue beatificado por el Papa Pablo VI en la plaza frente a la Basílica de San Pedro en Roma, el 2 de mayo de 1976, y el 16 de octubre de 1983 el Papa Juan Pablo II lo proclamó santo.

Fuente: Fundación Centro Medjugorje

Reflexión del Padre Gustavo Jamut al mensaje del 25 de mayo de 2022

Mensaje del 25 de mayo de 2022 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

«¡Queridos hijos! Los miro y doy gracias a Dios por cada uno de ustedes, porque Él me ha permitido estar todavía con ustedes, para animarlos a la santidad. Hijitos, la paz está deteriorada y Satanás quiere la tribulación. Por lo tanto, que su oración sea aún más fuerte a fin de que todo espíritu impuro de división y de guerra sea silenciado. Sean constructores de paz y portadores de la alegría del Resucitado en ustedes y a su alrededor, para que el bien triunfe en cada hombre. Gracias por haber respondido a mi llamado.»

“¡Queridos hijos! Los miro”: ¡Qué hermoso es saber que la mirada de la Madre está puesta sobre cada uno de nosotros, para protegernos, cuidarnos y guiarnos! Por lo cual, un modo de orar que hace muy bien a nuestro espíritu es buscar cada día y frecuentemente los ojos de María y quedarnos sumergidos en el océano misericordioso de su mirada.

“Doy gracias a Dios por cada uno de ustedes”: Si alguien tiene baja la autoestima, le basta leer frecuentemente estas palabras de Nuestra Señora y dejarse inundar por la alegría que fluye del Corazón Inmaculado de la Virgen. Y esto hasta el punto de que la Gospa le da gracias a Dios por poder llegar hasta ti, hasta mí y hasta cada uno de aquellos hombres y mujeres que leemos y queremos vivir sus mensajes; y de manera particular las enseñanzas de Jesús su Hijo amado.

“Él me ha permitido estar todavía con ustedes, para animarlos a la santidad”: El motivo de esta alegre gratitud de la Virgen es porque Dios le permite venir a visitarnos. Sin embargo yo pienso que María no se está refiriendo solo a las apariciones que tienen los videntes de Medjugorje, sino en qué -de manera invisible y misteriosa, pero real- ella siempre nos acompaña a cada uno de nosotros, con el fin de animarnos a no tenerle miedo a la conversión, y de todo aquello que nos impide avanzar en el cumplimiento de la voluntad de Dios para así alcanzar la santidad.

“Hijitos, la paz está deteriorada y Satanás quiere la tribulación”: La Virgen nos habla de la triste realidad que vive el mundo, y de cómo Satanás trabaja continuamente para generar guerras y tribulaciones. Pero a mi entender, no sólo se refiere a la guerra entre Rusia y Ucrania, o a la violencia e inseguridad que se vive en algunos países agitados de manera particular por el comunismo y por diversas ideologías que han sacado a Dios del centro de la vida del ser humano en nuestros tiempos. Debemos preguntarnos ¿cuántas veces nosotros mismos dejamos que se deteriore la paz en nuestros corazones, en nuestras familias, en nuestros ámbitos de estudio o de trabajo, en nuestros vecindarios y en nuestras comunidades?. Cuando no trabajamos en construir la unidad, entonces corremos el riesgo de dejar puertas abiertas para que Satanás entre a deteriorar la paz. Es algo que debemos convertir y evitar a toda costa. Es como dice el Gaucho Martín Fierro, en la obra del escritor José Hernández: «Los hermanos sean unidos porque ésa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera». Y recordemos especialmente las palabras de Jesús: “En esto conocerán todos que son Mis discípulos, si se tienen amor los unos a los otros”. 

De aquí que nuestra Madre nos pide -y casi me animaría a decir que nos suplica-: “Por lo tanto, que su oración sea aún más fuerte a fin de que todo espíritu impuro de división y de guerra sea silenciado. Sean constructores de paz”.

Si leemos este mensaje, pero luego no nos comprometemos en superar todo espíritu diabólico de división, ya sea nuestro modo de pensar de los demás, en lo que hablamos y decimos de los otros, y sobre todo con nuestras acciones, entonces tenemos un grave problema. Precisamente los fariseos a quienes Jesús le reprocha que conocen todas las leyes pero que no las viven, es lo que él define como hipocresía, pues dicen una cosa y hacen otra (Referencia Mateo 23).

Una parte importante de nuestra vocación cristiana consiste en orar por liberación de todo espíritu de división y de guerra, pero no sólo en los demás, sino en primer lugar en nuestros corazones y mentes. Entonces: “la paz de Dios que supera todo lo que podemos pensar, guardará sus corazones” (Filip. 4:7).

Padre Gustavo E. Jamut, omv

DE BANQUERO DE WALL STREET A SACERDOTE

Disfrutando del estilo de vida de un exitoso banquero de Wall Street, Daniel Rehill alquiló una casa en Amalfi, Italia, para el verano. Cuando una amiga de él quiso visitar Medjugorje, el lugar de las apariciones de Nuestra Señora al otro lado del mar Adriático, Daniel decidió ir con ella. A pesar de los privilegios y lujos de su trabajo, se volvió muy infeliz a lo largo de los años. Comenzó a tener pesadillas que eventualmente lo llevaron a meses de insomnio. En su primera noche en Medjugorje pudo consiliar el sueño, Daniel se despertó con una sensación increíblemente buena. Cuenta que la palabra paz no es suficiente para describir el sentimiento que tenía. Buscó un sacerdote ese día y se confesó, luego de 20 años de su última confesión y retornó a la Iglesia Católica.

En su testimonio para «Frutos de Medjugorje« , el Padre Daniel habló con Marija Jerkić sobre su conversión y el camino hacia el sacerdocio. Puedes ver su testimonio en el canal de YouTube Frutos de Medjugorje, y a continuación te la trascribimos en su totalidad:

Mi madre visitó Medjugorje alrededor de 1989. El prometido de mi hermana tuvo un terrible accidente y estuvo en coma por seis meses y decidieron ir a Medjugorje a orar por un milagro y esa fue la primera vez que escuché de Medjugorje. ¡Y sí, yo no creía! Cuando era niño, a la edad de 10 u 11 años, un sacerdote abusó de mí, entonces tomé la decisión consciente de que nunca volvería a la iglesia. Así que dejé la iglesia durante unos 20 años y decidí hacerme rico haciendo banca y dinero.

Después de la universidad me mudé a Manhattan y trabajé en Wall Street, gané mucho dinero, pero me volví muy infeliz, porque la felicidad no viene del dinero, sino de una relación con Jesús, y yo no sabía por qué era infeliz y estaba empezando a tener pesadillas, era la misma todas las noches: yo me ahogaba, pero también habían unos bebés a mi lado que también se ahogaban, pero no podía alcanzarlos. Entonces me despertaba y no podía dormir, no había dormido nada durante meses. Luego alquilé una casa en Amalfi, Italia. Una villa grande, para fiestas de verano con amigos y un día una de mis amigas de Nueva York dijo que iba a ese lugar llamado Medjugorje.

Me pidió que la acompañara porque no se sentía segura, ya que la guerra acababa de terminar. Y dije: Bueno, está justo enfrente de Italia, ciertamente es lo mismo que Italia, ¿verdad? Buena comida y buen vino…  será genial. Entonces, fui a Medjugorje en 1998 y cuando llegué a Medjugorje, después de un viaje duro, miré un poco a mi alrededor, en su mayoría mujeres mayores rezando el rosario, así que decidí: no pertenezco aquí, estoy cansado, me voy a dormir, y por la mañana encontraré un auto y me iré de aquí.

Me acosté y me desperté en la mañana siguiente con una inmensa sensación de bienestar, lo que sentía… realmente no puedo explicarlo porque hay que experimentarlo para saber de lo que hablo, pero si dijera paz, eso no sería no será suficiente. Sentí que todo estaba bien conmigo y con el mundo, conmigo, con Dios, con todo, y eso que aún no me había confesado, así que fue un regalo, un regalo maravilloso.

Cuando trabajas en Wall Street, es un trabajo implacable, tienes que ser insidioso para progresar, tienes que ser fuerte. Cínico, enojado, implacable, centrado solo en ti mismo, en su progreso, por lo que este estilo de vida trae caos interior a una persona. No hay Dios allí. Y como me sentía tan bien, pensé: ‘si así es quedarme en Medjugorje, me quedaré toda la semana’. Sabía desde niño que tenía que confesarme antes de poder participar plenamente en la Misa, así que fui a la iglesia a buscar un sacerdote, y sabía que tras 20 años desde mi última confesión, tendría que ser un sacerdote, muy misericordioso. Pensé en buscar a alguien que no me juzgara o me condenara.

Y afuera de la Iglesia estaba un sacerdote que hablaba con varias mujeres, contando chistes, todas se reían con él, y él estaba fumando un cigarrillo, un hombre de piel oscura y bien parecido, yo me dije, ‘este es el indicado, un verdadero sacerdote de Hollywood’,

me acerqué a él y le pregunté: ¿Me puedes confesar?

Él respondió: ¡Claro!,  y escuchó la confesión de veinte años de mi loca vida en Nueva York.

Finalmente me miró y dijo estas palabras muy inusuales: ‘Creo que tienes vocación sacerdotal’.

Lo miré y le dije: ‘¿Disculpa? ¿No entiendes inglés, no has escuchado mi confesión ahora?

Y él dijo: «Para Dios todas las cosas son posibles».

Le respondí: ‘Está bien, ¡gracias!’

No lo pensé más, seguí mi propio camino, continué toda la semana uniendo todos los puntos: Programa de la tarde con el rosario, Misa, confesión, escalar Križevac, Colina de las Apariciones, cruz azul, todo.

Volví a casa y las cosas empezaron a complicarse un poco porque ahora hay que ponerlo todo en práctica. Aquí en Medjugorje es mucho más fácil porque aquí todo el mundo lo hace, pero no todo el mundo en Nueva York vive así, así que tuve que distanciarme de algunos amigos que no tenían una buena influencia en mí. Me uní a la Asociación de Jóvenes Católicos de Wall Street, una muy buena comunidad de católicos practicantes. Iba al trabajo a pie todos los días rezando el rosario por la mañana, por la tarde y cada vez que caminaba. Iba a misa durante el almuerzo y en aproximadamente un mes viví una vida católica de calidad, ya sabes, no solo lo mínimo, sino más que eso.

En ese momento, uno de los sacerdotes de la parroquia se fijó en mí. No me había visto antes, así que me habló y me dijo: ‘Creo que necesitas un guía espiritual’. Estuve de acuerdo y empezamos a reunirnos una vez a la semana y lo primero que dijo fue: ‘Tienes que empezar a orar y preguntarle a Dios si eso es lo que quiere de tu vida. Porque tal vez, nunca preguntaste, ¿verdad?’

Dije: ‘No, nunca pregunté’.

Y comencé a orar: ‘Señor ¿Quieres que me quede en mi trabajo o que haga otra cosa?’

Oré por eso durante una semana, volví donde el sacerdote y le dije: ‘Él no me respondió, obviamente quiere que me quede allí’.

El sacerdote fue sabio y me dijo: ‘¡Examinemos un poco tu vida! Así que durante 20 años dejaste la Iglesia, ignoraste a Dios, luego volviste a la Iglesia y luego oraste durante una semana y no te respondió. ¿Es eso así? ‘

Respondí que así era. Me preguntó: ‘¿No crees que eres un poco impaciente?’

Dije: ‘Tal vez’.

Me aconsejó que siguiera orando y entonces ore por un mes, ore por seis meses, ore por un año. Dieciocho meses después de esa oración diaria, el 5 de noviembre de 2000, estaba sentado en un banco después de la comunión para la misa dominical y escuché una voz que decía: ¡Ven, sígueme!‘ me di la vuelta y no había nadie alrededor y luego me di cuenta, ‘¡Oh, bueno, eres tú!’ Así que todavía tienes una voz. Y dije: «Está bien, voy detrás de ti, no sé a dónde vamos, pero voy detrás de ti«.

Al día siguiente tomé licencia por enfermedad, oré por esa intención y renuncié un día después. Y luego comencé a investigar cómo imitar a Jesús de una manera más concreta. Decidí estudiarlo todo como siempre lo hice y como aprendí en un ambiente de negocios. Entonces, hice tablas con todas las órdenes de la iglesia, carismas, lugares y duración de la formación. dominicos 12 años – ni loco!; Jesuitas 12 años – ¡de ninguna manera!; Legionarios de Cristo 12 años – no, demasiado tiempo…

Resultó que la formación de sacerdotes diocesanos fue la más corta, eran cuatro años. Decidí ser sacerdote diocesano. En ese momento, sin embargo, sucedió el 11 de septiembre y yo vivía a cuatro cuadras del Trade Center. Y entonces de repente no tenía trabajo, ni podía ir a casa, ya no podía vivir allí porque Manhattan estuvo cerrado durante dos meses.

Un sacerdote vino de Boston para celebrar la Misa de Sanación para las Viudas, un amigo mío estaba trabajando como cantor en ese momento y su esposa quería ir a esa Misa. Así que prometí llevarla. Fuimos a Misa y después de Misa, es decir, antes de comer, el cura dijo: ‘¡Quiero hablar con él, tráigalo!’

Llegó hasta mí, y literalmente me dice: ‘¿Qué estás haciendo con tu vida?’

Así me dijo, aunque fue un poco rudo, yo le dije: ‘Nada, no tengo trabajo ni casa’.

Y él dijo: ‘Tal vez el Señor te está llamando a Boston’. y luego se fue.

Su nombre es P. Tom DiLorenzo, aún vive y es el sacerdote más dinámico que conozco porque vive el Evangelio, literalmente lo vive.

Cuando me mudé, se produjo una fuerte ventisca. Me trasladé a Boston durante la fiesta de los Santos Arcángeles y a mediados de diciembre nos azotó una gran tempestad, el noticiero advertía: No salgan porque podrían morir.

Y un poco más tarde él me llama: ‘Danny, ponte la chaqueta, ¡vamos afuera!’

Y le dije: ‘Padre, dicen que podríamos morir’.

Y él dijo: ‘Tonterías, ¿sabes quiénes se van a morir esta noche? las personas sin hogar. ‘

Entonces, nos subimos a su camioneta y comenzamos a recoger a los desamparados. ¡Los recogiamos, los llevabamos a la iglesia y saliamos de nuevo! Los recogimos hasta que ya no quedó nadie en la calle. Y luego llegados a casa, cocinó albóndigas y mucho espaguetti. Les dio de comer a todos, y luego les predicó el Evangelio de como Dios los amaba, y luego les entregó unas mantas y les dice: ‘Quédense aquí’ , luego aumentó la calefacción, y dijo: ‘ en la mañana prepararé el desayuno’ .

De camino a la casa parroquial, le dije: ‘No sabía que los sacerdotes también estaban haciendo esto porque realmente es ayudar a la gente, no solo rezar’.

Él dijo: ‘Por supuesto que sí, no puedes rezar con alguien que está muerto’.

Entonces pregunté: ‘¿Por qué no lo hacen todos, por qué no lo hacen todas las iglesias?’

Él respondió: ‘Somos muy pobres, existe el don de la pobreza y por eso no nos importa que la gente nos robe las velas, nuestras puertas siempre están abiertas’.

Luego me aconsejó que redactara una solicitud para el seminario y la presenté, pero luego ocurrió un escándalo, el escándalo sexual en Boston. No sé si alguien es consciente de cuán grande fue el escándalo. Todos los días, una nueva historia se convertía en noticia de última hora y, por lo tanto, durante meses, simplemente la gente de Boston estaba exahusta. Los católicos se sintieron tan humillados, fue un momento difícil, y reviví esa experiencia mía de la infancia a medida que los recuerdos volvían.

Fue un tiempo doloroso, pero también un tiempo de sanación porque me permitió empezar a orar por los sacerdotes que hicieron cosas, que no habían hecho antes.

Sucedió que no fui al seminario en Boston, sino que terminé en una comunidad de ermitaños contemplativos en Nebraska. En cinco años me convertí en un ermitaño contemplativo y allí la mayor parte del día estabamos en oración.

El carisma de la comunidad es tan único, y es la Cruz. Todo el carisma se reduce a entregar la propia vida y presentarla a Jesús para obtener de nuestro sacrificio gracias que se envíen para la salvación de las almas. Esto es muy importante porque en el seminario te enseñan a ser un buen pastor, pero no te enseñan a ser el cordero del sacrificado. Y por eso hoy hay muchos sacerdotes que tienen dificultades con la entrega de su vida y con lo que les gustaría hacer para que la Iglesia se desarrolle y prospere.

Eso es lo que les falta a la mayoría de los seminarios, no puedo decir de todos, pero sí de aquellos en los que he estado. No parece que les enseñen eso. Y eso es lo principal cuando recordamos la misión de Jesús, Su misión se centró en ese evento.

Todos los años preparatorios [de Jesús] fueron importantes, pero fue ese momento [la cruz], el triunfo y redención. Y si el sacerdote no lo sabe, no podrá decir: con gusto lo haría, porque esto es lo más importante que Dios me pide hoy.

Decir: ¡Sí, me levantaré, iré a ese hospital!, incluso durante el COVID. Había muchos sacerdotes que tenían miedo de llevar la unción a los enfermos, y en el hospital dijeron: igualmente, no pueden entrar.

Yo tuve mucha suerte, pues les dije a las enfermeras: ‘Si ustedes pueden entrar en la habitación, ¿por qué no puedo yo?’ –  ellas dijeron: ‘es que tenemos una máscara especial que nos protege completamente la cara.’

yo les dije: ‘¡Consíganme esa máscara!’

Y así en Tennessee, donde trabajo, me hicieron una máscara y ahora puedo ungir a todos. Incluso si no eres católico, vendré a rezar contigo porque tengo una máscara especial.

Eso me hizo un poco de gracia y por eso les dije: ‘¿Saben qué?, mi máscara es mi bautismo, y estoy protegido por la Sangre [de Cristo], ¡déjenme entrar!’

Pasé un período importante de cinco años allí [comunidad de ermitaños] para aprender que esto es muy importante en la vida de un católico. Luego, regresé a Nueva York y parecía que nada iba a pasar.

Cuando los obispos me veían, decian: ‘¡Es muy viejo! Era un banquero de Wall Street, ¡no lo necesitamos!’

yo no tenía adónde ir, así que pensé: ‘¿Cómo terminará esto?’

Finalmente le dije al Señor: ‘Sabes qué, puede que me lo haya imaginado, puede que no tenga una vocación después de todo. Tal vez todo fue para mi propio desarrollo, para convertirme en una buena persona, por eso te devuelvo esta vocación. Es tuyo de todos modos. Si quieres que sea sacerdote, que me llame el obispo’.

Y lo dije como si nunca fuera a pasar, pero así sucedio. Dejé de buscar y volví al trabajo. Después de tres meses, un hombre con acento sureño me llamó y me dijo: ‘¡Hola!’

Respondí y me dice: ‘¿Eres Daniel Rehill?’

Confirmé y pregunté: ‘ Sí ¿quién eres?’ – y dijo: ‘soy el obispo David Choby de Tennessee.’

Y dije, ‘Oh, ¿en serio?’

Continuó: ‘Soy obispo aquí en Nashville, me gustaría conocerte’.

Me subi a un avión y nos conocimos. Él no es como la mayoría de los obispos que, ya sabes, le dan la mano a alguien y hablan durante unos minutos y luego te entregan al comisionado de vocaciones porque están muy ocupados.

Él Me recogió en el aeropuerto, yo le pregunte: ‘¿usted me va a recoger?’

Y él dijo: ‘¿Eso es un problema?’

Yo dije: ‘No, pero los obispos no reciben seminaristas en los aeropuertos, envían a alguien’.

Y él dijo: ‘Bueno, aquí somos diferentes’.

Me llevó a su casa donde vive solo y allí me quedé una semana, ¡en su casa!

Después de una semana me dijo: ‘Sabes, Daniel, creo que deberías venir a Tennessee y ser sacerdote aquí. Te invito. ‘

Estuve de acuerdo y terminé en Tennessee. Seis meses después me ordenó diácono, y después de otros seis meses, sacerdote. Así llegué a mí último paso hacia el altar, es decir, tuve que entregar todo para seguir adelante. Porque, eso es importante, dejarlo todo. Incluso las mayores esperanzas que tienes y luego él [Jesús] te sostiene.

Les contaré otra cosa sobre ese primer sacerdote que me confesó allí en Medjugorje.

Su nombre es Fr. Branimir, solía trabajar aquí en Medjugorje, ahora está en otro lugar y no lo había visto en 19 años. Por supuesto, lo recuerdo porque fue un punto de inflexión en mi vida. Ahora como sacerdote traje un grupo de Tennessee aquí a Medjugorje y un día fuimos a Tihaljina a ver la estatua de Nuestra Señora y el guía dice: ‘Esperen aquí, un sacerdote viene a saludarnos’.

En aquel momento se acercó el Padre Branimir, y yo lo reconocí porque era el sacerdote que escuchó mi confesión después de 20 años, y luego se fijó en mí y dijo: ‘¡Oh wao, te has convertido en sacerdote!’

Le dije: ‘¿Te acuerdas de mí?’

Él dijo: ‘¡Sí, estuve orando por ti!’

Increíble que se acuerde de una persona de hace 20 años, y él, que tiene 20 confesiones al día; luego me invitó a la casa, me ofreció café, dulces, lo que tenía. Ya dejó de fumar, lo cual es muy bueno, hablamos de todo, fue genial porque luego, ves que Dios vuelve a conectar todo, le pone un moño y arregla todo muy bonito, bonito. y bueno, volver a Medjugorje como sacerdote es una experiencia profunda, por varias razones:

Primero, porque sé personalmente en mi corazón, cuánto ama Nuestra Señora a los sacerdotes, no todos los sacerdotes lo saben, pero yo lo sé. Y volver a Medjugorje, donde Ella viene todos los días, es tan fuerte, porque ahora también yo puedo practicar el ministerio de la gracia, de la misericordia, escuchar tantas confesiones y celebrar el sacrificio de la santa Misa.

La última vez celebré Misa en Medjugorje, lo que hoy me hace más humilde sabiendo que vivía con un pie en el infierno y el otro sobre una cáscara de plátano y que en cualquier momento pude haber terminado muy mal; y ahora estoy en un lugar donde puedo revelar al pueblo de Dios la gloria de Dios y la misericordia de Dios, como lo hace Nuestra Señora, que es una verdadera y profunda bendición.

Fuente: Info Medjugorje

LA VIRGEN MARÍA NOS INVITA A VIVIR UN PENTECOSTÉS PERMANENTE

Corremos el riesgo de pensar Pentecostés como un solo día en el año, y de invocar al Espíritu Santo únicamente en momentos aislados. Sin embargo, Jesús nos recuerda que el Espíritu Santo -amor del Padre y del Hijo- quiere habitar en nosotros de manera continua: “El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él” (Jn. 14:23).

En relación con estas palabras de Jesús, San Agustín nos aconseja: “En realidad Dios no está lejos. Tú eres el que hace que esté lejos. Ámalo y se te acercará; ámalo y habitará en ti. El Señor está cerca. No se inquieten por cosa alguna” (Sermón 21).

Por eso la Reina de la Paz nos invita a buscar la presencia del Espíritu Santo y a abrirle las puertas de nuestra mente y de nuestro corazón, pensando en él cada día, e invocándolo incesantemente. Efectivamente Ella nos dice: “¡Queridos hijos! En estos días [Novena de Pentecostés], los invito en particular a abrir sus corazones al Espíritu Santo”. (Mensaje, 23 de mayo de 1985).

Nuestro vivir cotidiano sería mucho mas sereno y fructuoso si emprendiésemos cada día -desde la mañana- con el Espíritu Santo, pensando en él, pidiendo su ayuda y abriéndole nuestros corazones por medio de la escucha atenta a sus inspiraciones.

Cuando comenzamos a creer que el Espíritu Santo vive en nosotros, entonces le permitimos actuar en todo nuestro ser para ser bendecidos por Él; y no solo nosotros, sino también quienes nos rodean. Por eso la Reina de la Paz dice: “El Espíritu Santo está actuando de manera especial a través de ustedes”. (Mensaje, 23 de mayo de 1985).

Hagamos una comparación para entender mejor lo que el Espíritu Santo puede hacer en nosotros y a nuestro alrededor. Piensa que te pones un perfume que a ti te agrada mucho. Pues cuando te encuentras con otras personas y estás cerca de ellas, estas podrán percibir el aroma de tu perfume y se deleitarán también con él.

Lo mismo sucede cuando el Espíritu Santo nos impregna de su presencia y nos colma de sus frutos y de la santidad de Dios; pues aunque somos débiles e imperfectos, el Señor impregnará lugares y personas a través de nosotros.

Los frutos del Espíritu son doce, pues así los enumera el Apóstol San Pablo: Caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fe, modestia, continencia, y castidad (Gálatas 5); y tenemos una gran necesidad de cada uno de ellos para empaparnos no solo nosotros, sino también para poder impregnar a nuestras familias y todos los ambientes.

Pero cuando el Espíritu Santo no habita en nosotros a causa de los pecados o por nuestro desinterés hacia su Persona, entonces se produce un vacío peligroso que puede ser ocupado por cualquier otro espíritu que no procede de Dios.

Para entender esta idea, utilicemos otro ejemplo relacionado con la memoria olfativa. Pensemos en los pulmones; éstos han sido creados por Dios para llenarse de aire puro, y a través de la respiración se llenan de oxígeno, que luego es llevado por la sangre a todo el cuerpo. Pero si la persona comienza a respirar aire contaminado, y si además fuma, entonces los pulmones se llenan de aire viciado por la nicotina y alquitrán. Esto también afecta el resto de nuestro cuerpo, pues la sangre ya no estarán llevando aire oxigenado y puro, sino un aire tóxico.  A esto se suma que el humo del cigarrillo impregna el aliento, la piel y la ropa. Por lo cual la persona fumadora al encontrarse con otras personas que no tienen este hábito estará exudando ese olor desagradable, e impregnando negativa su entorno.

Esto último lo llevó a San Pablo a reprender a los cristianos de Corinto: ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?… Porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son ese templo” (1 Cor. 3:16-17).

Concluyamos recordando que la presencia del Espíritu Santo en nosotros, ha de ser fuente de amistad con las Tres personas de la Santísima Trinidad, por lo cual pidamos a la Virgen María que nos ayude a pensar cada día en el Espíritu de Dios, ha hablar con él, a escucharle y especialmente a que seamos dóciles a sus inspiraciones, de manera que podamos ser católicos que vivamos en un Pentecostés permanente, multiplicando en nosotros y a nuestro alrededor los frutos, dones y carismas que nos concede el Espíritu Santo. Amén.

Padre Gustavo E. Jamut, omv

REFLEXIÓN DEL PADRE VERAR AL MENSAJE DEL 25 DE MAYO DE 2022

El Padre Francisco Verar nos comparte como cada mes, la reflexión del mensaje de la Santísima Virgen María Reina de la Paz del 25 de mayo de 2022

«¡Queridos hijos! Los miro y doy gracias a Dios por cada uno de ustedes, porque Él me ha permitido estar todavía con ustedes, para animarlos a la santidad. Hijitos, la paz está deteriorada y Satanás quiere la tribulación. Por lo tanto, que su oración sea aún más fuerte a fin de que todo espíritu impuro de división y de guerra sea silenciado. Sean constructores de paz y portadores de la alegría del Resucitado en ustedes y a su alrededor, para que el bien triunfe en cada hombre. Gracias por haber respondido a mi llamado.»

Fuente: www.infomedjugorje.org

REZO DEL ROSARIO CON EL PAPA Y CAMBIO DE HORA DEL PROGRAMA DE ORACIÓN EN MEDJUGORJE

«Este año el cambio de horario del programa vespertino de oración en la parroquia de Medjugorje se adelanta un día, al martes 31 de mayo, por una razón excepcional.

Ese día, de hecho, rezaremos el Rosario con el Papa Francisco por su intención de la paz mundial y el fin de la guerra en Ucrania. El Rosario comenzará a las 18 horas y la Santa Misa se celebrará a las 19 horas.

A través del rezo del Rosario, nos unimos al Papa Francisco y a los santuarios de todo el mundo”, este es el anuncio publicado por la oficina parroquial de Medjugorje.

La Santa Misa del 31 de mayo, que será después del rezo del Rosario, será celebrada por el Visitador Apostólico de carácter especial para la parroquia de Medjugorje, Monseñor Aldo Cavalli.

Fuente: Fundación Centro Medjugorje

LOS TERREMOTOS EN MEDJUGORJE

«“El mes pasado tuvimos un terremoto en Medjugorje. Eran aproximadamente las 11 de la noche y estaba casi dormida cuando sentí el primer sacudón. (Ver PS 1). Me sorprendió la calma ‘sobrenatural’ que me invadió en aquel momento. Escuché resonar en mi interior una pequeña estrofa del Salmo 46 ‘… aunque la tierra se conmueva y las montañas se desplomen hasta el fondo del mar…’. Como estaba medio dormida no tuve la presencia de espíritu de continuar con el salmo, pero sabía que era una invitación a confiar, en la certeza de que Dios es nuestro refugio y fortaleza. Y esto me bastó.

Fue como si me envolviera la certeza de que no debía temer mal alguno porque Dios velaba por mí. Fue una experiencia maravillosa: la de ver la Palabra de Dios viva y actuante en las profundidades de nuestro espíritu con extraordinaria eficacia. Hace algunos meses, me había tomado el tiempo de leer con detenimiento este salmo. Lo había meditado con atención haciéndolo descender frase por frase a mi corazón y vivenciando cada palabra. Es como si hubiera introducido en mi corazón un tesoro que el Espíritu Santo había ‘activado’ en la circunstancia concreta del terremoto”.

(Aquella noche, nos encontramos Judith, otra hermana y yo en la escalera ¡y su temple me impactó!)

PS 1. Un terremoto de 5,7 de intensidad con epicentro en Bosnia Herzegovina tuvo lugar el 23 de abril pasado. Hubo varios sacudones y daños materiales. Igualmente hubo varios heridos y se produjo el deceso de una joven de Stolac. También fue sentido en Croacia, Montenegro y Serbia.»

© Children of Medjugorje – 13 de mayo de 2022

Sor Emmanuel

REFLEXIÓN DEL PADRE MARCELO MARCIANO AL MENSAJE DEL 25 DE MAYO DE 2022 EN MEDJUGORJE

A continuación compartimos la reflexión del Padre Marcelo Marciano al mensaje del 25 de mayo de 2022 dado por la Virgen en Medjugorje.

Fuente: Un Cura En Las Redes

MENSAJE DEL 25 DE MAYO DE 2022 EN MEDJUGORJE, BOSNIA-HERZEGOVINA

«¡Queridos hijos! Los miro y doy gracias a Dios por cada uno de ustedes, porque Él me ha permitido estar todavía con ustedes, para animarlos a la santidad. Hijitos, la paz está deteriorada y Satanás quiere la tribulación. Por lo tanto, que su oración sea aún más fuerte a fin de que todo espíritu impuro de división y de guerra sea silenciado. Sean constructores de paz y portadores de la alegría del Resucitado en ustedes y a su alrededor, para que el bien triunfe en cada hombre. Gracias por haber respondido a mi llamado.»

Message 25 May 2022

“Dear children! I am looking at you and thanking God for each of you, because He permits me to still be with you, to encourage you to holiness. Little children, peace is disturbed and Satan wants peacelessness. That is why, may your prayer be even stronger so that every unclean spirit of division and war may be stilled. Be builders of peace and carriers of joy of the Risen One in you and around you, for the good to win in every man. Thank you for having responded to my call.”

Messaggio 25 maggio 2022

»Cari figli! Vi guardo e ringrazio Dio per ciascuno di voi, perché Lui mi ha permesso di essere ancora con voi per esortarvi alla santità. Figlioli, la pace è disturbata e satana vuole l’inquietudine. Perciò la vostra preghiera sia ancora più forte affinché si calmi ogni spirito impuro di divisione e di guerra. Siate costruttori di pace e portatori del Risorto in voi ed attorno a voi affinché il bene vinca in ogni uomo. Grazie per aver risposto alla mia chiamata.’

Botschaft 25 Mai 2022

„Liebe Kinder! Ich schaue euch an und danke Gott für jeden von euch, weil Er mir erlaubt, noch bei euch zu sein, um euch zur Heiligkeit anzuregen. Meine lieben Kinder, der Friede ist gestört und Satan will Unfrieden. Möge euer Gebet daher noch stärker sein, damit jeder unreine Geist der Spaltung und des Krieges verstummt. Seid Erbauer des Friedens und Träger der Freude des Auferstandenen in euch und um euch herum, damit das Gute in jedem Menschen siege. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid!“

Message 25 mai 2022

«Chers enfants! Je vous regarde et je remercie Dieu pour chacun de vous, car il me permet d’être encore avec vous pour vous inciter à la sainteté. Petits enfants, la paix est endommagée et Satan désire le trouble. Par conséquent, que votre prière soit encore plus forte afin de faire taire tout esprit impur de division et de guerre. Soyez bâtisseurs de paix et porteurs de la joie du Ressuscité, en vous et autour de vous, pour que le bien soit vainqueur en chaque homme. Merci d’avoir répondu à mon appel.»

Poruka 25 svibanj 2022

„Draga djeco! Gledam vas i Bogu zahvaljujem za svakog od vas, jer On mi dozvoli da sam još s vama, da vas potičem na svetost. Dječice, mir je narušen i sotona želi nemir. Zato nek vaša molitva bude još jača da utihne svaki nečisti duh podjele i rata. Budite graditelji mira i nositelji radosti Uskrsloga u vama i oko vas da bi dobro pobijedilo u svakom čovjeku. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.“

25 DE MAYO: CUMPLEAÑOS DEL VIDENTE IVAN

Hoy, 25 de mayo, el vidente Iván está de festejo, ya que cumple 57 años de edad.

Recemos por él, por su salud, por sus intenciones y por el apostolado que la Gospa le encomendó.

Ivan 3

Algunos datos biográficos de Iván:

Nació en Bijakovici el 25 de mayo de 1965 de una familia de agricultores. La Virgen le ha confiado nueve secretos. Iván se casó con Laureen Murphy, el 23 de octubre de 1994, tiene tres hijos, dos niñas y un niño. Vive con su familia la mayor parte del tiempo en EE.UU.

Es el más esquivo y reservado de los videntes. La Virgen le ha confiado la tarea de formar un grupo de oración que se reúne cada viernes. A veces, durante la oración nocturna, la Virgen se les aparece en ocasiones particulares. Su misión es la de rezar por los jóvenes y por los sacerdotes.

ROSAS PARA LA GOSPA

UNA CONFIDENCIA PARA EL MES DE MARÍA QUE, ESPERO, PUEDA AYUDAR A MUCHOS

«En cierto momento de mi vida en el que sufría mucho, en un quiebre emocional maldije el día de mi nacimiento. Luego la misericordia del Señor se manifestó y pude seguirlo en la alegría y en la paz.

Cuando llegué a Medjugorje en 1989, la Santísima Virgen cautivó mi corazón a tal punto que por momentos lloraba de alegría. Antes la amaba, pero de manera un poco distante. En Medjugorje me encontraba como acurrucada en su seno maternal, como un niñito que descansa seguro y que recibe de Ella todo cuanto necesita para vivir y crecer. Este lazo entre ambas era tan fuerte que no podía siquiera imaginarme que algún día tuviera que partir de Medjugorje. Hubiera sido para mí como ser eyectada del seno materno antes de término y perecer en un desierto. Durante dos años, me nutrí de los mensajes que eran para mí como transfusiones que me comunicaban vida que recibía con avidez, como un alma sedienta que ha encontrado una fuente de agua viva.

Una pequeña anécdota: una santa mujer que venía con asiduidad, me transmitió una palabra de conocimiento: “Un día, tomarás tu bastón de peregrina e irás a llevar los mensajes de María por el mundo entero”. Le respondí: “¡No, no puede ser; no podría irme de aquí!” Pero ella estaba en lo cierto. El paso del tiempo lo demostró.

En realidad, estaba experimentando la razón para la cual María había venido a Medjugorje. Ella lo explica tan bien en sus mensajes dirigidos a cada uno de nosotros, sus hijos muy queridos. “Queridos hijos, así como llevé a mi Hijo Jesús en mi seno materno deseo llevar a cada uno de ustedes por el camino de la santidad”. Y también: “Los amo a cada uno con la misma intensidad con la que amo a mi Hijo Jesús”. “Queridos hijos, quisiera estrecharlos en mi abrazo… ¡pero ustedes no me lo permiten!” Estas no son palabras vacías. Ella propone una experiencia profunda e íntima con cada uno de sus hijos. Evidentemente actúa de manera diferente, única, con cada uno de nosotros. Nos forma como una madre sabe hacerlo para enriquecernos, embellecernos y para poder colocarnos en el abrazo de su Hijo y en el corazón del Padre.

Cuando llegué a Medjugorje no tenía ninguna actividad (¡esto no duró por mucho tiempo!) y pasaba largas horas en las montañas con la hermana de mi comunidad que había venido conmigo. Un día, al pie del Podbrdo le dije a María: “Cuando llegue allá arriba oraré contigo dedicándote un buen momento”. Entonces trepé la colina, pero cuando llegué a la pequeña cruz de metal que, en aquel entonces, indicaba el lugar de las apariciones ¡me olvidé de Ella! En cambio, quedé embargada por una oración diferente, casi irresistible, que surgía de las profundidades de mi corazón. No hacía más que repetir con fervor “Oh, Padre, ¡te agradezco por el don de la vida! Oh, Padre, ¡gracias por haberme creado! (Ver PS 1)

Al bajar, tomé conciencia de que no había cumplido con lo que le había prometido a la Virgen y le dije: “Perdóname Madre, ¡cuando estaba arriba te olvidé por completo!” Pero con el tiempo comprendí el sentido de este episodio: María había recordado que un día yo había maldecido el día de mi nacimiento. Entonces, como madre quiso borrar en mí todo resto de esas horribles palabras pronunciadas en momentos de sufrimiento y suscitó en mí su propia plegaria, una especie de Magnificat adaptado a mi corazón. En síntesis, me estaba esperando allí para sumergirme en el abrazo de mi Creador, el Padre Celestial “de quien proviene toda paternidad en el Cielo y en la Tierra” para que pudiera glorificarlo con Ella. Como siempre, humildemente María se hizo pequeña ante Dios.

Nunca olvidaré lo que hizo por mí; no merecía en absoluto semejante favor.

Con alegría les he compartido lo que viví, porque cada uno de nosotros puede experimentar ese vínculo vital que existe entre la Madre y su hijo. En efecto, estoy segura de que María prepara para cada uno de nosotros gracias aún mayores de la que recibí, ¡especialmente en vista de la situación crítica del mundo hoy en día! Su felicidad de Madre consiste en dar lo mejor a sus hijos: en darles a Dios y el camino que lleva a Él. Si nos hemos consagrado a Ella en cuerpo y alma, deseamos el triunfo de su Corazón Inmaculado y lo apresuramos. Cuando trabajamos con Ella, se producen milagros.

Y también por eso Ella nos invita siempre a orar por aquellos hijos suyos que todavía no conocen el amor de Dios. Grande es su dolor al verlos lejos de su Hijo. Hasta llegó a decir el 24 de mayo de 1984: “Les suplico, no dejen que mi corazón llore lágrimas de sangre por ustedes, a causa de las almas que se pierden en el pecado”.»

© Children of Medjugorje – 13 de mayo de 2022

Sor Emmanuel

CHILDREN OF MEDJUGORJE – 13 DE MAYO DE 2022

Para ver el boletín de mayo de 2022 de  © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 13 de mayo de 2022  

Sor Emmanuel

MONS. CAVALLI A LOS PEREGRINOS DE SUDÁFRICA: HAN VENIDO A UN LUGAR DE GRANDES GRACIAS

En estos días, en Medjugorje, se encuentran los peregrinos de Sudáfrica, acompañados por el arzobispo Stephen Brislin. Durante la peregrinación, participan en el programa vespertino de oración, y también han visitado los montes de Medjugorje, el Križevac y la colina de las Apariciones. Hoy, en el Salón de San Juan Pablo II, han tenido una breve conferencia impartida por el arzobispo Aldo Cavalli, visitador apostólico con carácter especial para la parroquia de Medjugorje. Todos los peregrinos de este grupo, excepto el arzobispo Brislin, están en Medjugorje por primera vez, por lo que tenían muchas preguntas a las que Mons. Cavalli respondió con alegría. Estaban interesados en la historia de Medjugorje, la postura de la iglesia respecto a Medjugorje, etc.

Mons. Cavalli les dijo que habían venido a un lugar de grandes gracias. Como él mismo afirmó, llegó a Medjugorje hace tres meses y comprendió que este es un lugar de gracia.

«Aquí muchos encuentran la paz, la paz que necesita cada uno de nosotros. Muchas gracias se derraman aquí, muchos han cambiado su vida aquí, muchos han encontrado su vocación sacerdotal aquí, al menos 600 personas. Todos los días se reza el rosario, se celebra la Santa Misa, se adora a Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar, se venera la Cruz del Señor. Todos los días, el programa vespertino de oración dura al menos tres horas», dijo Mons. Cavalli, quien les explicó que antes solo había unas pocas casas en Medjugorje y que mientras tanto se han construido numerosos hoteles, pero que todo esto es normal, porque si no ¿dónde dormirían los peregrinos, tendrían la comida y la bebida necesarias, comprarían un recuerdo y cosas por el estilo? Subrayó que la gracia que se derrama en Medjugorje puede ser recibida por todas las personas, independientemente de la cultura de la que provienen.

El arzobispo Stephen Brislin nos dijo que vino a Medjugorje por primera vez en el año 2000, y que a pesar de que el lugar haya cambiado por fuera, el espíritu de Medjugorje sigue siendo el mismo.

«Es una experiencia maravillosa venir a Medjugorje después de 22 años y ver que Medjugorje ha florecido espiritualmente y se ha convertido en lo que es hoy. Este lugar sigue siendo un lugar de oración, un lugar que ha cambiado muchas vidas, lo que corrobora nuestra fe en el poder de la oración. Este es un tiempo de profunda fe y experiencia espiritual», dijo el arzobispo Brislin.

Después de la breve conferencia, Mons. Aldo Cavalli impartió la bendición de Dios a todos los participantes.

Fuente: Fundación Centro Medjugorje

«EN LAS BUENAS… Y EN LAS MALAS»: LO NUEVO DE GOSPA ARTS PARA «MOSTRAR LA BELLEZA DEL MATRIMONIO»

En «En las buenas… y en las malas», Gospa Arts entrevistará a tres matrimonios para mostrar la felicidad y la belleza de este sacramento: Una madre normal, un padre no tan normal o «Gloria y Lucas», los jóvenes de la última boda precovid son solo algunos de los entrevistados.

¿Qué mueve a una persona a entregarse a otra por completo? ¿Y a serle fiel? ¿Qué ocurre después del `y comieron perdices´? En la fundación Gospa Arts están convencidos de que «el amor que muestra Jesús» es la respuesta última a estas y otras preguntas: transmitirlo a través de una nueva serie de entrevistas, «En las buenas y en las malas«, es su nuevo proyecto.

Según detalla la fundación, cada domingo entre el 15 y el 19 de mayo se publicará una nueva historia en su canal de YouTube con el objetivo de «mostrar la belleza del matrimonio cristiano» a través de tres inspiradoras historias reales.

Una de ellas es la de Gloria y Lucas, que se dieron el «sí quiero» con tan solo 24 años ante un inminente confinamiento, sin celebración ni luna de miel y en una de las últimas bodas españolas antes del estallido de la pandemia. Todo lo que les importaba era estar juntos y casarse ante Dios: la celebración y la pandemia eran lo de menos.

No son los únicos: Gospa Arts también recogerá el caso de Pachu y Rubén, padres de cinco hijos, creadores del blog Momentos Pompas y de la tienda Pompas de Elefante. A través de sus redes, este matrimonio no solo a transmite la alegría de su familia numerosa: gracias a su experiencia como catequistas, también acercan la fe a sus seguidores de Instagram de forma sencilla y sincera mientras recorren Europa y multitud de santuarios marianos sobre cuatro ruedas.

Israel e Irene serán otros de los protagonistas de este nuevo proyecto de Gospa Arts. Podrían parecer desconocidos de no ser porque entre los dos cosechan más de 120.000 seguidores en sus respectivas cuentas de Instagram, Soy una madre normal y Soy un padre no tan normal: a sus 41 y 42 años, Israel e Irene tienen 10 hijos y con ellos comparten ante miles de personas la alegría de ser una familia numerosa.

Los testimonios serán publicados en el canal de YouTube de Gospa Arts los domingos 15, 22 y 29 de mayo, presentados y realizados por Jesús García y Javier González.

La Fundación Gospa Arts

La Fundación Gospa Arts nace de la mano del periodista Jesús García, con el fin de evangelizar en las redes sociales. Después de crear un canal de Youtube con miles de seguidores, ha dado el salto a la gran pantalla.

Gospa Arts ha estrenado dos películas en cines de todo el mundo: ‘Hospitalarios: Las manos de la Virgen’ y ‘Medjugorje: La Película’. Jesús García y su equipo ya trabajan en próximas producciones cinematográficas.

Puedes colaborar con la Fundación Gospa Arts a través de este enlace

Fuente: Religión En Libertad

Creció junto a Medjugorje y ahora es sacerdote allí: «Para mí significa impartir la gracia de Dios»

Fray Zvonimir Pavicic tiene un carisma especial, también para la música

Fray Pavicic nació y se ordenó en Móstar, ciudad muy cercana a Medjugorje, donde actualmente es vicario parroquial.

Fray Zvonimir Pavicic es un joven franciscano nacido en Móstar y que actualmente ejerce su ministerio en Medjugorje, muy cerca de su localidad natal, y uno de los mayores lugares de peregrinación católicos en este momento.

Con apenas 31 años este religioso se ha criado cerca de Medjugorje y las apariciones marianas que supuestamente se producen en ella, y ahora él mismo pertenece a la comunidad franciscana que atiende a los numerosos peregrinos que llegan procedentes de todo el mundo.

De niño asistió a la escuela de música y le gustaba cantar en los coros parroquiales, a la vez que también era monaguillo. Con el paso del tiempo se licenció en la Facultad Católica de Teología de la Universidad de Zagreb en 2016, fue ordenado diácono el 26 de febrero de 2017, también en Zagreb, y sacerdote en Mostar, el 25 de junio de 2017.

En una entrevista que recoge la web Centro Medjugorje, el joven Pavicic habla de su vocación y su relación con este santuario mariano.

Nació y creció en un ambiente de fe. En su casa –cuenta- “todos los días rezábamos Laudes y Vísperas del breviario, y después de las Vísperas, el Santo Rosario también. Nunca lo saltamos. Creo que, en tal ambiente de oración, creció dentro de mí la llamada a la vida religiosa y al sacerdocio. Así que pienso que la llamada fue creciendo en mí desde el mismo vientre materno y más tarde en el seno de mi familia”.

De hecho, recalca que “el punto de inflexión fue cuando me mude a Split para estudiar ingeniería eléctrica. Allí vivía separado de mi familia. Y había que empezar una vida de oración individual. Y en ese año, separado de mi familia, todavía rezaba el breviario y el Rosario todos los días, leía lecturas diarias, (creo que era el único estudiante que tenía el calendario litúrgico y la Biblia en mi cuarto), y participaba de la Eucaristía casi todos los días. Ahí empecé a sentir la llamada más claramente y en mi interior sentí que Dios me llamaba a la vida religiosa”.

En su proceso de discernimiento recibió la ayuda de sacerdotes franciscanos y también de su propia parroquia. “Así conocí a San Francisco y me empapé del espíritu franciscano. Creo que fue la elección lógica. Cuando decidí ser religioso, los franciscanos eran lo único que tenía en la mente”, explica.

No fue un proceso fácil para él. Fray Pavicic confiesa que tuvo “mucho miedo y dudas al principio. No podía dormir tranquilo, hasta que decidí probarlo. Y al tomar la decisión todas las dudas y miedos desaparecieron y ya dormía mejor”.

Uno de los aspectos que más le llena de su actividad pastoral en la parroquia de Medjugorje es trabajar con la gente. “Desde hace 4 años doy clases de religión en los colegios y disfruto mucho de ese servicio. Una vez quería ser profesor de matemáticas. Y finalmente he llegado a ser profesor, pero de religión. Me gusta cantar y tocar, especialmente la música litúrgica. Así que me gusta cuando tengo la oportunidad de dirigir un coro o cantar y tocar en la misa; o enseñar a los demás a cantar. Me gusta dar catequesis. Y en Medjugorje, sentí el amor por la confesión”, enumera.

Sobre su experiencia como vicario parroquial en Medjugorje, donde llegó como diácono, asegura que al principio “pensé que sería demasiado difícil para mí y que no podría hacerlo. Pero según pasaban los días, cada vez era más fácil para mí y me gustaba cada vez más el hecho de estar en Medjugorje y servir aquí como sacerdote. Confesar tanto, celebrar la Eucaristía, participar de diferentes devociones, conocer gente de todo el mundo. Es una gracia el poder servir como sacerdote en un lugar de peregrinación. He estado relacionado con Medjugorje desde pequeño, porque vivía a tan sólo 30 minutos en coche de Medjugorje. Así que estoy muy agradecido a Dios por haberme puesto aquí en el ministerio. Vivir y servir en Medjugorje para mí significa impartir la gracia de Dios a los demás”.

Por otro lado, el padre Pavicic explica así su día a día en Medjugorje: “Nos levantamos temprano y rezamos la Liturgia de las Horas. Luego celebramos la Eucaristía. Y después siguen el desayuno, el trabajo (en el colegio), y otros deberes hasta el Santo Rosario cuando empezamos a confesar. Acolito durante la Misa y la Comunión, y casi siempre después de la Santa Misa me toca dirigir alguna de las oraciones o devociones (Adoración, Veneración de la Cruz, Rosario…) Por las noches, comparto con los hermanos de la comunidad y vamos a descansar”.

La música es su otra gran pasión y ahora como sacerdote la puede utilizar también para alabar a Dios. Cuenta que “en la Juventud Franciscana, durante la escuela secundaria, tocaba en la misa y dirigía el coro juvenil. Y cuando entré en la orden franciscana, empecé a trabajar más seriamente en ese campo. En la facultad, como asignaturas optativas escogía las del Instituto de Música Eclesiástica y así me fui perfeccionando en el canto, interpretación, dirección, canto gregoriano. Y simplemente amé la liturgia y la música litúrgica”.

De este modo, asegura que en este tiempo ha reconocido que “como religioso debo cultivar la música litúrgica y tratar de transmitir a los demás su belleza. Este don me ayuda mucho a evangelizar porque trabajo con los jóvenes y luego, a través del canto y de los ensayos, siempre puedo decirles algo acerca de la Eucaristía, de Dios, de la espiritualidad. Y ciertamente puedo mostrarles con el propio ejemplo lo hermoso que es ser sacerdote y religioso”.

Publicado por Cari Filii News

¡ÁNGELES EN EL FRENTE DE BATALLA!

«En los momentos de graves peligros, de guerras y de masacres bélicas, frecuentemente olvidamos que tenemos amigos muy poderosos en el Cielo que nos han sido personalmente asignados por Dios desde el momento de nuestra concepción, en calidad de ángeles custodios. “Satanás quiere la guerra” nos dice María, pero ¿quién es él frente a toda la Armada Celestial que incesantemente adora a Dios y lleva a cabo sus misiones especiales en la Tierra en nuestro favor? Hemos rezado mucho por la paz del mundo el 25 de marzo, cuando el Papa Francisco consagró la humanidad al Corazón Inmaculado de María, particularmente a Ucrania y a Rusia. Pero podemos continuar rezando e invocando la poderosa ayuda de los ángeles. ¡Enviémoslos a las primeras filas en Ucrania, así como en los demás lugares del mundo donde estén en pleno combate! Lo que no podemos hacer a causa de nuestros límites humanos, ellos lo pueden. El ángel custodio es el amigo ideal porque goza de dones específicos muy preciosos para nosotros. Formar un equipo con él nos abre hacia horizontes magníficos y nos cambia la vida.

En el combate espiritual, los ángeles son aquellos amigos íntimos que nos anticipan las astucias del enemigo y nos ayudan a superarlas con la gracia de Dios. Nos llaman al orden cuando nos desviamos en nuestra manera de seguir a Jesús. Nos vuelven a poner sobre el buen camino porque conocen el plan de Dios para nosotros y cuál es nuestra vocación única en la Tierra.

Podemos además encomendarles misiones, pedirles su poderosa intervención en Ucrania, que cuiden de las víctimas en los combates, que protejan a los refugiados y que inspiren las decisiones de los jefes de estado. Estamos muy limitados en cuanto al socorro que quisiéramos brindar, pero los ángeles no lo están si nos encomendamos a ellos con confianza y fervor.»

© Children of Medjugorje – 15 de abril de 2022

Sor Emmanuel

FRAY JOZO GRBES ES EL NUEVO MINISTRO PROVINCIAL DE LOS FRANCISCANOS DE HERZEGOVINA

Fray Jozo Grbeš es el nuevo ministro provincial de los franciscanos de Herzegovina y fray Danko Perutina integra el Definitorio

Durante esta semana, del 25 al 28 de abril, se llevó a cabo el capítulo de los franciscanos de Herzegovina, de la Provincia de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, donde fue elegido fray Jozo Grbeš, como el nuevo ministro provincial. Fray Jozo nació en Rama, un pueblo de Bosnia y Herzegovina, en el año 1966. Veinte años después, en 1986, entró en la Orden Franciscana en Humac, perteneciente a esta Provincia. Estudió teología en Sarajevo, Canterbury y Londres, donde en 1992 se graduó. Desde Londres se fue a la Custodia croata franciscana de la Sagrada Familia para los EEUU y Canadá. Se ordenó sacerdote en 1993 en la parroquia croata de San Cirilo y Metodio en Nueva York, donde comenzó su labor pastoral. En 1996 pasó a la parroquia de San Jerónimo en Chicago donde fue el párroco por 13 años. En 2012, fue elegido custodio, el superior de los franciscanos croatas en los EEUU y Canadá, donde desempeñó numerosos servicios cómo vicario parroquial, párroco, consejero de custodia, guardián, director del Instituto Étnico Croata, formador de seminaristas, etc.

En el año 2017, a petición del párroco de Medjugorje, fray Marinko Šakota, participó del Congreso Iberoamericano de María Reina de la Paz en México. Eso grabó en la memoria y en el corazón de quienes estuvieron presentes, especialmente entre los miembros de la Fundación Centro Medjugorje, un gran recuerdo por su cercanía, su alegría y sus enseñanzas. Es por esto, que la noticia de su elección la hemos recibido con mucha ilusión. Sin dudas fray Jozo Grbeš será un digno sucesor de fray Miljenko Šteko, de quien solo tenemos palabras de agradecimiento y admiración.

En este capítulo electivo, celebrado en el convento de San Pedro y San Pablo en Mostar, lugar de la sede franciscana, fue elegido el Definitorio de esta Provincia. En él fue electo nuestro querido fray Danko Perutina, impulsor del Centro Medjugorje para Iberoamérica, asesor espiritual de la Fundación Centro Medjugorje, y un incansable difusor del mensaje de la Reina de la Paz. El gobierno provincial quedó compuesto de la siguiente manera: fray Jozo Grbeš, ministro provincial; fray Miro Šego, vicario provincial; y los definidores, fray Mladen Vukšić, fray Danko Perutina, fray Ante Bekavac, fray Josip Vlašić y fray Slaven Brekalo.

Damos gracias a Dios por los hermanos franciscanos electos, porque sabemos que, igual que siempre, trabajarán incansablemente para seguir acercando el Reino de Dios a todos, enseñándonos a ver el rostro de Cristo en nuestro prójimo y a acoger a la Bienaventurada Virgen María como nuestra Madre.

Fuente: Fundación Centro Medjugorje

¡ENAMORADOS DE MARÍA! TESTIMONIO DE MARIJA PAVLOVIC

Con ocasión de la visita del Padre Francisco Verar a Medjugorje con un grupo de peregrinos de habla hispana, la vidente Marija Pavlovic les compartió algunas palabras de animo y ademas su testimonio personal sobre como se vivieron los primeros meses de las apariciones, a continuación les brindamos la fiel transcripción del testimonio:

Ustedes saben que el 24 de junio de 1981 la Virgen María se apareció en la colina con el niño Jesús recién nacido, al inicio los que vimos a la Virgen el primer día éramos seis, yo era una de esos seis. De nosotros hoy tenemos la dicha de seguirla viendo todos los días, tres de nosotros: Ivan, Vicka y yo [Marija]; los otros tres la ven solo una vez al año. Somos afortunados porque tenemos la dicha de ver a la Virgen todos los días y no estamos cansados de verla, y en realidad la Virgen nos llama a todos a la conversión. Desde el inicio nos enamoramos de Ella, comenzamos a seguirla, pero no como ustedes, sino al 100%. Cuando la Virgen a pedido oración, hemos orado; cuando ha pedido ayuno hemos ayunado, pero no como ustedes que piensan si pueden o no hacerlo, nosotros lo hicimos de inmediato. Pues siempre ustedes tienen el miedo de ayunar porque piensan que ayunando morirán de hambre y al final están todos obesos. Conocimos la bellísima experiencia de una muchacha de nuestro grupo de oración, que era un poco gordita, y decidió durante toda la cuaresma comer solo pan y agua, pero la Virgen no ha dicho cuanto hay que ayunar, sin embargo, al final de la cuaresma, ella quedó más gorda que al inicio.

Al igual que los otros videntes, por otro lado, en mi casa mamá decía: “esta casa ya no es nuestra”, mi casa se convirtió en una estación del tren, le gente llegaba, miraba, comía, bebía, dormía y se iba. Sin embargo, nosotros estábamos totalmente atrapados por la Virgen, sus apariciones, su presencia y queríamos con todas nuestras fuerzas responder a esto que la Virgen pedía de nosotros.

La Virgen apareció la primera vez con el niño Jesús en brazos, y nos llamaba; con una mano sostenía a Jesús y con la otra nos llamaba hacia donde estaba. Nosotros de verdad, nos hemos enamorado de la Virgen, de verdad, comenzamos a seguirla, a poner en práctica todo lo que pedía, nuestra vida ya no era nuestra, se convirtió en un seguimiento de todo lo que Ella quería de nosotros. Aquí era difícil por el comunismo, recuerdo que cada mañana yo me vestía con lo mejor que tenía, pues pensaba que cada día podía ser el último de mi vida y soñábamos con el martirio, pero en lugar de eso, no fuimos mártires, pero la Virgen ha querido que vivamos, que demos testimonio también con nuestra vida y nuestro ejemplo, y también que pudiéramos decir que el Señor es grande y misericordioso, por eso ha enviado a su Madre aquí.

Y así, éramos jóvenes normales, no obstante, nuestro “don”, no nos hemos perdido ni hemos caído en fanatismos, porque la Virgen durante las apariciones no nos ha eximido de las dificultades, hemos ido a la policía, ha hospitales, nos han llevado al psiquiátrico, han llegado ha acusarnos de que estábamos drogados, que somos enfermos clínicos y al final la doctora que nos atendió, que incluso era comunista, dijo: “estos jóvenes son normales”, de esa forma se certificó que somos normales. Tengo una foto aquí [muestra la foto al público], en la solo estamos cinco, porque faltaba Ivan, allí está Mirjiana con una faja en el brazo – esto fue en los primeros meses de las apariciones – y Mirjiana llevaba la faja en señal de protesta por la acusación que sufrimos de que estábamos drogados, pues decían que Mirjiana traía la droga desde Sarajevo para nosotros.

Trataron de mil maneras detener las apariciones, prohibieron que subiéramos a la colina de las apariciones, le preguntamos entonces a la Virgen “qué debíamos hacer” y Ella dijo vayan a la Iglesia, allí estarán protegidos. Nosotros no conocíamos las leyes que había durante el comunismo, no sabíamos que dentro de la Iglesia el Estado no tenían ningún poder, por eso la Virgen nos dijo que fuéramos allí. Entonces en la Iglesia comenzamos a rezar, la Virgen le pidió al Padre Jozo que era el párroco, que celebrara la misa, que rezara el rosario y todo el programa que tenemos todos los días por la tarde es fruto de lo que la Virgen pidió.

También a partir de ese momento sucedió algo bellísimo, la Virgen comenzó a guiar la parroquia y todos los parroquianos, daba mensajes todos los jueves a la parroquia y nos sentíamos contentos de formar parte del proyecto que la Virgen tenía sobre nosotros, sobre nuestra parroquia, nuestra familia, sobre nuestros jóvenes y en ese momento no nos sentíamos aislados formábamos parte de ese proyecto de la parroquia, la invitación a la conversión, a la santidad.

Así, comenzamos de forma delicada a vivir en nuestro interior ese encuentro entre “Dios y yo”, a través de este gran amor de la Virgen. Además de aquel deseo de orar siempre más, como dice la Virgen “hasta que nuestra vida se convierta oración”. Puedo decir que yo en eso era una mentirosa, viniendo de una familia católica practicante donde todos los días se rezaba; recuerdo cuando era pequeña que si yo no me hacia la señal de la cruz o no hacia la bendición de los alimentos, mi mamá agarraba el cucharón de madera y me daba en la cabeza o el brazo, diciendo: “acaso eres un animal para no hacer la bendición antes de comer, debes hacer la bendición por todo lo que hay de comer” así también la gratitud que debemos tener en el corazón, por eso les cuento esto, ya que al final no somos paganos, pero somos cristianos con una idea que no es correcta, donde solo estamos aquí en la tierra y Dios está lejano en el cielo.

Luego, hemos iniciado una nueva relación con Dios a través de la Virgen, estamos enamorados de la Virgen, Ella a transformado este amor que tenemos por Ella y lo ha llevado a Jesús, y Ella ha dicho: donde está Jesús, expuesto en el Santísimo Sacramento, “yo estoy presente con los que lo adoran” y así como la Virgen expresa ese amor por Dios, comenzamos también nosotros a sentir ese gran amor, ese deseo del paraíso, deseo de ir al cielo.

Este deseo del cielo a comenzado dentro de nuestro corazón de forma muy fuerte, pues preferimos morir, en ese sentido nuestra vida aquí ya no tiene ningún sentido. Sin embargo, la Virgen nos quiere aquí, quiere que demos testimonio, y recuerdo como lo hacíamos de tantas formas y en tantos idiomas, no de forma sencilla como en el programa de la parroquia que hay traducción simultanea en varios idiomas, pues en aquel tiempo llegaban los grupos uno tras de otro, estaban en la colina de las apariciones, en nuestras casas, en la Iglesia, en la colina de la Cruz, esos eran los cuatro puntos donde la gente llegaba, no iban a Široki Brijeg o a Mostar, todo se concentraba aquí, y cuando era día de ayuno todos ayunaban.

El Señor nos dio muchos signos también, recuerdo muchas veces durante la oración de la tarde que el Señor hacia un signo, mientras todos trabajaban, pues era tiempo de primavera, a las 5:00 p.m. se veía al sol que danzaba y dentro del sol se veía la Hostia, el Cáliz, la Sagrada Familia, la Cruz iluminada, etc. Estos signos los entendimos como una invitación, aunque había muchas personas que se escapaban asustadas, pero todo era un llamado a orar en esa hora, ya que era el tiempo previo a la misa de la tarde, y esto lo vivimos hasta que llegamos a ser adultos, ya a las 4:30 o 5:00 p.m. entramos en la preparación para la Santa Misa.

Pero, incluso el maligno, el diablo intento detenernos. Una vez sobre la colina de la Cruz sobre el cielo estaba escrito la palabra MIR (PAZ) en letras de fuego, muchas personas lo vieron y dieron testimonio del suceso, luego llegó un policía de la fuerza especial vestido de civil y preguntó “¿quién vio todo? No tengan miedo, díganme ¿Quién lo ha visto?” y un hombre se levantó, y dijo “yo he visto algo”, varios se levantaron, “también yo vi”, “y yo”, etc. digamos que era una treintena de personas que dieron testimonio de ese signo, luego los arrestaron a todos y los llevaron a la prisión y estuvieron tres meses presos con trabajos forzados.

Sin embargo, continuaban sucediendo muchos signos, también con los peregrinos que venían, recuerdo una ocasión que una noche un grupo que yo guiaba, eran aproximadamente la 1 de la madrugada, estaban orando en la cruz azul, habían venido de Napoli, del sur de Italia, de donde viene mucha gente, digamos un poco fanática también. Recuerdo que era el único momento que podíamos limpiar la casa en paz, pues durante todo el día hasta las 1 de la madrugada, siempre había alguien que pasaba por ahí, y el caso fue que este grupo aseguró haber visto la imagen de la Virgen, de unos 200 metros de altura sobre el cielo, y nosotros que estábamos en casa en ese momento, fuimos allá y vimos esta imagen de la Virgen sobre el cielo, que era como si nos abrazara, luego decidimos quedarnos rezando toda la noche, lo hemos visto y hemos dado testimonio de eso, un día después fui a la casa cural a contarle al Padre Slavko lo que había sucedido, una cosa extraordinaria y bellísima, y fue una señora corriendo y dijo: “Padre Salvko, ayer hemos visto a la Virgen” y el contesto “yo también”. Ninguno de nosotros, ni el Padre Slavko documentábamos estos sucesos por escrito con los datos de las personas, pues eran tantos signos que sucedían que ya no se les daba tanta importancia, pero fue un testimonio bellísimo lo que esas personas vimos aquel día.

Como en otra ocasión que la Virgen nos dijo que aparecería una segunda vez, cosa que para nosotros era extraordinaria, en la tarde mientras rezábamos cerca de nuestra casa, en el campo, cuando era prohibido subir a la colina de las apariciones, estábamos rezando por las intenciones de la Virgen, después de rezar e rosario completo, que eran tres partes en aquel tiempo (gozo, dolor y gloria), la Virgen apareció y dijo que podíamos acercarnos a Ella y tocarla, y todos la tocamos, todos habían sentido alguna cosa, antes de eso, nosotros que la veíamos preguntamos “cómo podrán tocarte si no te ven” y Ella dijo: “tómenlos de las manos y tráiganlos hacia mi” y así lo hicimos, así todos sintieron algo, un calor, un frio, una corriente eléctrica, otros que un roce, pero todos se han convencido de la presencia de la Virgen, en cambio nosotros los videntes cuando veíamos que la gente tocaba a la Virgen, que algunos eran nuestros vecinos, amigos y familiares, vimos que sobre el manto de la Virgen aparecían unas manchas grandes y pequeñas, comenzamos a llorar y le preguntamos el ¿por qué? De esas manchas, y Ella contestó que era por los pecados y pidió que fueran a confesarse. Desde aquel momento Medjugorje se convirtió en el confesionario del mundo.

Así, comenzaron un camino nuevo, un camino en la verdad con Dios, entre yo y Dios, y la Virgen nos ha pedido que avancemos en esa intimidad no como grupo ni como familia sino solo “yo y Dios”, una relación intima con Dios. Es en esta verdad donde te encuentras profundamente con Dios y comienzas una vida nueva, donde sientes responsabilidad sobre ti, pero también sobre tu prójimo.

Un consejo que puedo darles a ustedes, es que aprovechen este tiempo como un tiempo de gracia, porque la Virgen aparece cada tarde, da mensajes, los ama y les llama. Ella a dicho “Dios me ha permitido estar con ustedes para guiarlos”. Yo creo profundamente que la presencia de la Virgen aquí en Medjugorje es una oportunidad para mí, para ti, para nosotros, para la Iglesia, para el mundo entero, la oportunidad de comenzar una vida nueva, una Iglesia nueva, renovada, amante, porque tantas veces somos cristianos solo de palabra y no de obras. Desde lo profundo de mi corazón agradezco a la Virgen por su presencia, pues no obstante nos sentimos pecadores, al mismo tiempo somos sus hijos, nos llama, nos guía y no se cansa de nosotros. Y también dice: “gracias por haber respondido a mi llamado” siempre dice gracias porque sabe que tenemos esa posibilidad de responder.

La Virgen es la mujer de la esperanza, Ella desde el cielo ve todo. Y en medio de tanta confusión debemos mirarnos con ojos de santidad, amarnos con ojos de santidad, debemos ser todos santos. Como dice la escritura, no es si “yo soy de Pablo o de Pedro”, todos somos de Jesucristo. Yo le pido a la Virgen que nos convirtamos en verdaderos enamorados de Dios como está enamorada Ella de él.

Fuente: Info Medjugorje

COMENTARIO DE MARIJA PAVLOVIC SOBRE EL MENSAJE DEL 25 DE ABRIL DE 2022

P. Livio: Queridos amigos, ahora tenemos en directo a Marija de Medjugorje que nos transmitirá el mensaje de la Reina de la Paz del día de hoy 25 de abril 2022. ¡Buenas tardes Marija!

Marija: ¡Buenas tardes padre Livio! Un saludo cordial a todos los oyentes de Radio María deseando a todos una feliz Pascua de Resurrección y también un feliz domingo de la Divina Misericordia. Hoy día 25, como cada mes, la Virgen nos ha dado el siguiente mensaje:

«¡Queridos hijos! Los miro y veo que están perdidos. Por eso los invito a todos: regresen a Dios, regresen a la oración y el Espíritu Santo los colmará de Su amor que da alegría al corazón. La esperanza crecerá en ustedes y en un futuro mejor, y se convertirán en testigos gozosos de la misericordia de Dios en ustedes y a su alrededor. Gracias por haber respondido a mi llamado.»

P. Livio: Marija, ¿Hoy la Virgen estaba seria como las veces pasadas?

Marija: No, estaba más tranquila, pero el mensaje es igualmente muy comprometedor. Cuando dice: “Os miro y veo que estáis perdidos”, me da a entender que por mucho que hagamos, no es bastante. Estamos perdidos porque no estamos lo suficientemente apegados a todo lo que la Virgen nos pide. Ella nos llama a la santidad, nos mira con ojos del Cielo y nosotros en cambio seguimos apegados a las cosas terrenales. Yo siempre le pido al Señor que nos ayude a colmarnos siempre más de Él, a estar siempre más abiertos a Su voluntad. Sí, el mundo está perdido y muchas veces nosotros nos perdemos con el mundo. Por esto la Virgen repite también hoy: “Regresad a Dios, regresad a la oración”. También esta vez nos habla muy concretamente y nos dice: “El Espíritu Santo os colmará con Su amor que da la alegría al corazón”. Por esto, pienso que muchos cristianos somos demasiado serios y que nos falta la alegría que debería caracterizar al buen cristiano. Muchas veces nos preocupamos de dar testimonio con nuestra rigidez, mientras que la Virgen nos invita a la alegría de la Pascua y a que nuestra mirada esté siempre vuelta hacia el Cielo, hacia Dios que nos da tantas gracias que no sabemos apreciar y poner en práctica para sentirnos colmados de Su amor. Ese amor que no somos capaces de sentir porque creo que no oramos bastante. Creo que el mensaje de hoy es también para mí porque, no estamos perdidos en Dios, cuando deberíamos perdernos en Él, en todo el amor que Dios nos da, también con la presencia cotidiana de la Virgen, ya que todavía tres de los seis videntes seguimos teniendo la aparición cada día. Creo que no sabemos agradecerlo bastante.

P. Livio: Cuando he leído esta expresión que la Virgen ha dicho: “Os miro y veo que estáis perdidos”, me ha parecido que ya lo había dicho en otra ocasión. Y esto me ha hecho pensar que quizá la Virgen esperaba algo más de esta Pascua ya que esta Pascua ha sido un poco especial. Quizá vosotros en Medjugorje no os habéis dado cuenta, pero fuera de allí, en la televisión, en la radio, en los periódicos nos se hablaba de otra cosa que de la guerra en la que además no hubo ni tan siquiera una tregua. La verdad es que ha sido una Pascua de muerte y de odio. El mundo está en un momento en que se prepara para la guerra y la situación se vuelve siempre peor como ya ha dicho el Papa tantas veces. Por esto pienso que quizá el contexto del mensaje sea porque el mundo piensa en matar justo en esta gran solemnidad que nos llama a la oración, a la confesión, a la conversión… En cambio, hemos estado distraídos con este suceso tremendo que nos condiciona a todos.

Marija: Sí, es verdad padre Livio. Lo que tú dices lo hemos sentido también aquí porque en el corazón de muchas personas hay esta maldita guerra. Hoy mismo, me han preguntado si la Virgen había dicho algo de Ucrania. Todos esperábamos que la Virgen nos dijera algo en el mensaje ya que la situación se ha vuelto tan difícil. Ni siquiera Rusia respetó la tregua que pidieron en Ucrania. Pero lo que más me duele de todo esto es que somos cristianos contra cristianos, cosa que no consigo entender. Tenemos la misma fe, el mismo Dios y sin embargo estamos haciendo una tragedia de nosotros mismos. Me hace pensar también en el aborto. ¿Cuantos abortos cristianos se practican? ¡Esta es la tragedia más grande! Por esto pienso que vamos contra nosotros mismos. Por esto creo que estamos perdidos, creo que nuestro corazón no es consciente, no somos lo suficientemente cristianos, no entendemos bien el valor de la oración y por esto la Virgen nos pide que oremos más. Siento una enorme tristeza en el corazón, pero pienso que el Señor nos ayudará, que Él, de alguna manera, nos dará esa alegría de la Pascua. Es verdad, como tú dices padre Livio, que aquí en Medjugorje es como un oasis en la Tierra con la presencia de la Virgen y los peregrinos sienten esa presencia y sus mensajes. Aquí hemos vívido la Cuaresma con la oración, con sacrificios, con el ayuno, con la confesión que es lo que la Virgen nos ha enseñado. Así es como se ha vuelto nuestra vida y todas las familias de Medjugorje se han preparado para la Pascua de este modo. Pero en el resto del mundo no es así, pero espero que todos los grupos de oración que han aprendido esto en Medjugorje, lo transmitan a sus parroquias, como ya he sabido de algunos y creo que es muy bonito. Creo que debemos hacer siempre comunidad, es decir, que si sufre una parte de nuestro cuerpo, sufre todo el cuerpo. Así también debemos renunciar a esta situación del paganismo, a la guerra, a situaciones ajenas a Dios. He pensado en escribir a Putin para decirle: “Basta ya de esta guerra”. No sé si somos conscientes de que Satanás esta jugando con nosotros. Parece que a Putin lo estén guiando los sacerdotes y se esté convirtiendo. ¿Pero dónde están los frutos de esa conversión? El Señor nos pide ser portadores de paz y de alegría. Y esto se lo podemos decir a él, pero también a nosotros mismos.

P. Livio: Dime Marija, vosotros vivisteis la guerra de Bosnia y orabais y ayunabais para que terminase la guerra. Me acuerdo que la Virgen, al principio, os dijo que la duración de la guerra dependería de vuestras oraciones. ¿Crees que si toda la Iglesia se pone a orar y ayunar se puede cumplir el milagro de que la guerra cese?

Marija: Creo que sí, porque he visto el poder de la oración. Muchas veces al principio cuando llegaban personas enfermas, orábamos y ayunábamos y lo sentíamos. Cuando a veces llegan matrimonios que están desesperados por no tener hijos, les digo que oren y ayunen con fe por este fin y seguro que lo obtendrán porque cuando la oración es de corazón a corazón, Dios escucha y abre la puerta. También por esta situación de la guerra, yo creo profundamente que, tal como la Virgen nos dijo, cuanto más oremos, más pronto acabará. Me acuerdo que muchísimas personas oraban y ayunaban, como también lo hacemos ahora, pero, al parecer, no es bastante. El mal es fuerte, es confusión, es guerra…, en estas situaciones, el mal es cada vez peor. Parece estar dentro de una centrifugadora en la que solo hay el instinto de la bestia. La Virgen nos pide mirar con los ojos de Dios.

P. Livio: Sí Marija. La Virgen no se cansa de invitarnos a regresar a Dios, a la oración. Es decir, es paciente, no se cansa nunca, tiene siempre la esperanza de que le hagamos caso. De todas maneras, veo que hay mucha gente que responde.

Marija: Sí, gracias a Dios, sí. Pero debemos ser fuertes porque yo también a veces tengo altibajos y cuando estoy en lo bajo con todas mis cosas, me debo dar un golpe de valor para volver a la oración, al ayuno, al sacrificio, a levantarme más temprano para tener más tiempo para orar. ¡No podemos dar si no tenemos experiencia de Dios! La Virgen nos dice que el Espíritu Santo colmará nuestro corazón. De este modo, sentiremos el amor y la alegría de Dios y podremos ser verdaderos testimonios haciendo a la vez un futuro mejor. Si yo soy mejor, podré transmitir ese “mejor” de mí al mundo; transmitiré la oración, mi alegría, mi amor hacia Dios.

P. Livio: Marija, quizá deberíamos empezar a pensar que no hay conversiones en masa. Sí que ha habido, en pocos decenios, la descristianización en masa, una vuelta al paganismo debido sobre todo a los mas-media que nos llenan de mundanidad, pero volver al cristianismo es algo individual, de uno a uno. Es decir, es un camino que se hace personalmente con mucha fatiga.

Marija: Depende padre Livio, con mucha fatiga, o con mucha alegría, porque cuando se encuentra al Señor, se encuentra también la alegría en esta vida cristiana. No es un desafío, es un acto de amor lo que sentimos, un acto de amor hacia Dios y hacia el prójimo y cuando testimoniamos, lo hacemos por lo que hemos vivido, por sentir a Dios en nuestro corazón. Yo siento una enorme alegría y siempre digo que gritaré mientras viva que el Señor es grande, misericordioso, bueno y piadoso con nuestra humanidad. Sí, debemos combatir diariamente, pero al mismo tiempo vemos que el Señor manda a Su Madre y Ella no se cansa nunca de llamarnos, de amarnos, de guiarnos hacia ese camino que Ella llama “el camino de la santidad, la escuela de la oración”. Debemos ser conscientes de que la vida es corta, estamos solo de paso y nos espera la eternidad. A pesar de que muchas veces en esta vida no estamos bien, no la queremos dejar y tenemos miedo de morir cuando podemos ir al Paraíso. Hace pocos días hemos tenido aquí un terremoto bastante grande y todos, hemos intentado salvarnos y hemos salido fuera de las casas como es justo, pero muy pocas personas han preferido quedarse en su cama diciendo que si debían morir, morirían en su casa. Creo que nos falta fe. Pidamos al Señor que fortalezca nuestra fe en los momentos difíciles, en los momentos de prueba, para que podamos ser como los primeros mártires que testimoniaron con su ejemplo. Ellos oraban y alababan a Dios frente a la muerte con la conciencia muy clara y con fe inconmovible. También a veces nosotros hacemos un sacrificio cuando al testimoniar nuestra fe nos toman por fanáticos. En tiempos del comunismo se decía que la fe era el opio del pueblo. Imaginaos a la Virgen diciéndoles: ¿Este es el opio del pueblo? la presencia de Dios, mi presencia, yo que soy la mujer del futuro llego a vosotros a deciros que aquí la vida es pasajera y os espera la vida eterna y a vosotros quizá el infierno o el purgatorio.

P. Livio: Yo veo que la Virgen nos quiere preparar también para Pentecostés, es decir, la fiesta del Espíritu Santo porque nos dice: “Volved a la oración y el Espíritu Santo os colmará de Su amor”. Ella nos invita siempre a la conversión, aunque sea con fatiga para dejar el pecado ya que a veces son muchas las ataduras del mal en las personas que no se confiesan en tanto tiempo. Pero debemos tener fe en el Espíritu Santo que es el que nos da la fuerza, nos da la luz y realiza los milagros del corazón.

Marija: Sí, la Virgen nos dice que volvamos a la oración y el Espíritu Santo nos colmará de Su amor que nos da alegría en el corazón. Es decir, si oramos, el Espíritu Santo nos usará, nos colmará de Su amor y no solamente nosotros seremos mejores, sino también nuestro futuro. Nosotros obramos el bien y el mal según nuestra decisión y si nosotros elegimos la santidad, si elegimos el bien, nos volveremos testimonios de la misericordia de Dios para los demás.

P. Livio: A mí me ha gustado mucho esta expresión: “Os colmará de Su amor que da alegría al corazón”. Es decir, es el sentirse amado por Dios lo que llena de felicidad.

Marija: Exactamente. Es lo que yo siempre intento testimoniar, ya que para mí no es una obligación sino algo que me hace feliz y siento esa necesidad. El Señor nos ha dado, nos ha colmado, nos está plasmando Su amor y este amor no es un amor cualquiera. El amor de Dios nos llena de gracia y colma el corazón de felicidad y da sentido a la vida viendo así todas las cosas con otra perspectiva, sabiendo que no estamos solos y que iremos al Paraíso. Es maravilloso poder ser el reflejo de Dios y pensar que todos somos hermanos. Así crecerá en nosotros la esperanza en un futuro mejor. Yo, hoy mismo, decía que a mí no me interesa ni el Infierno ni el Purgatorio. Yo tengo la fijación en el Paraíso. Aquí en la Tierra intentaré, siempre que pueda, vivir la santidad. Sí, es verdad que la Virgen nos dice que estamos perdidos, pero aunque de vez en cuando caigamos, nos volvemos a levantar y sabemos que el Espíritu Santo nos iluminará, nos ayudará y nos colmará con Su amor y nos guiará hacia una vida nueva.

P. Livio: Marija, ¿tú crees realmente que esta situación actual puede llegar a provocar una guerra mundial, o piensas que todavía hay la posibilidad de un mundo mejor sin un milagro extraordinario de la gracia?

Marija: Yo creo en el mensaje de la Virgen. Ella se presentó como Reina de la Paz y esto es muy claro. Ella nos dice que Dios le permite estar entre nosotros para guiarnos hacia el camino de la santidad, hacia la conversión, hacia la vida eterna. Obviamente, el diablo quiere la guerra tal como nos ha dicho la Virgen, pero también estamos nosotros. Hay tantas personas que oran, tantas personas que trabajan por la paz. También ahora por la situación de Ucrania, no puedes imaginarte cuantas personas intentan comunicarse conmigo, que me cuentan sus experiencias. Es sorprendente, pero me contaron que dos militares, uno ruso y uno ucraniano se pusieron a rezar juntos por la paz. Cada uno responderá por sí mismo ante Dios porque algunos que luchan están obligados a ello aunque no lo quieran. Yo espero que los que estemos por la paz lleguemos a rebelarnos contra la guerra porque queremos a Dios en nuestras familias. Dios es la libertad, Dios es la felicidad.

P. Livio: De hecho Marija, nosotros poseemos un arma extraordinaria que es la oración del Rosario que vence todas las batallas, pero o no la usamos, o no la usamos lo suficiente.

Marija: Sí, la Virgen dice que con la oración y el ayuno incluso las guerras pueden acabar. Yo he conocido gente que ayuna a pan y agua, no solamente en los cuarenta días de Cuaresma sino incluso más. Desde que empezó esta guerra, hay gente del Este que está ayunando, aunque no sea siempre a pan y agua. Yo cada día, en el momento de la aparición, le pido a la Virgen por la paz y pienso que el Señor nos escuchará. La Virgen está con nosotros y Ella llamará a la puerta del corazón de Dios para pedirle la paz por esa pobre gente. Nosotros debemos ser constantes. Yo le pido cada día esta gracia a la Virgen. Quizá seamos pocos, pero lo hacemos de todo corazón.

P. Livio: Marija, por lo que se difunde en las noticias, ¿tú no crees que hay el peligro de que esta guerra se prolongue provocando una intervención mundial que pueda llegar a la destrucción global?

Marija: Yo rezo y creo que no, porque la Virgen está con nosotros. Ella es la mujer del futuro, Ella es la Madre de Dios y ha venido a guiarnos y a salvarnos. Yo creo profundamente que esto no sucederá. Es verdad que nosotros somos terribles porque ya no creemos, ya no oramos, ya no respetamos las leyes de Dios, pero a pesar de todo, la Virgen está con nosotros.

P. Livio: De hecho, hay una respuesta porque son muchas las personas que no conocemos y que oran, que dan testimonio. Por lo tanto, debemos ser optimistas, tener confianza en Dios y pensar que realmente el mundo mejorará.

Marija: Yo me acuerdo del testimonio de un hombre que era abortista. Tenía una clínica para abortos y él decía que se sentía bien porque en vez de que fueran a abortar clandestinamente, él ayudaba sobre todo a las chicas jóvenes que no eran lo suficientemente maduras para la responsabilidad de ser madres. Así pues, ese hombre pensaba que estaba haciendo un bien. Fíjate cómo Satanás lo engañaba, hasta que llegó el momento en que se dio cuenta de la cantidad de muertes que había provocado, ya que esos niños podían haber sido hombres como él. Se convirtió y fundó el movimiento Pro vida en su ciudad y su testimonio fue muy fuerte porque en un momento dado el Espíritu Santo tocó su corazón y empezó una vida nueva.

P. Livio: Marija, han pasado ya más de cuarenta años desde que empezaron las apariciones. No quiero entrar en argumentos que no se pueden tocar, pero ¿se puede decir que todavía estamos  al principio de las apariciones? Es decir, a veces hablando con vosotros me habíais dicho que el plan de María era tan grande que se podía decir que estaba todavía al inicio de ese plan por el tiempo que faltaba para llegar a su término. ¿Podemos decir lo mismo ahora?

Marija: No puedo decir que estemos en los inicios porque ya han pasado cuarenta años, aunque cuarenta años a los ojos de Dios son como dos días. Puede ser el inicio y puede también ser el final porque quizá mañana la Virgen me dice que no se me aparecerá más. Yo espero que la Virgen estará más tiempo con nosotros para continuar guiándonos y diciéndonos que nos ama.

P. Livio: Perdona Marija, pero ¿tú personalmente cómo reaccionarías si la Virgen te dijera que se acabaron las apariciones diarias y que ya solo la verás una vez al año como pasa con Jakov, Ivanka y Mirjana?

Marija: No lo sé padre Livio. Yo solo quiero aceptar la voluntad de Dios, por lo tanto, que sea lo que Él quiera. Yo agradezco inmensamente a Dios este gran don, pero estamos preparados porque del mismo modo que lo hemos recibido, sabemos que no será para siempre. Desde que la Virgen se apareció a nosotros cuando éramos niños nuestra vida cotidiana ha estado siempre relacionada con las apariciones independientemente de la duración de las mismas, pero cada día ha estado entrelazado con esta maravillosa experiencia que Dios ha querido darnos.

P. Livio: Es pues un don para vivirlo con gratitud, pero al cual habéis dedicado vuestra vida.

Marija: Le hemos dedicado nuestra vida porque hemos recibido esta vida nueva. Sí, a veces cuando hablo con mis hermanas me dicen que ellas no podrían soportar una vida así porque piensan que es una vida llena de sacrificios, con gente que te para, que quiere hablarte en el momento menos oportuno, que quiere hacerse una foto contigo o una oración. Es verdad que nuestra vida no ha sido fácil, pero por otro lado debo decir que no he tenido nunca miedo de la gente ni de testimoniar porque siento más el bien que las molestias que ello pueda ocasionar. Es verdad que hemos tenido experiencias negativas cuando nos llevaron a los médicos pensando que estábamos enfermos. Tantas personas que no nos creen y piensan que somos unos fanáticos y que hemos hecho esto para enriquecernos y siempre nos miran con lupa. Pero, en realidad no saben quienes somos. A mí me dicen que tantas personas se tienen por amigos míos y cuando me acerco veo que yo no les conozco, pero no importa porque son todos hermanos míos, somos amigos en Dios. Esto es muy bonito y sabemos que esto es un don para los demás. Somos conscientes de que este don no es solo para nosotros, sino que a través de nosotros, es para el mundo entero.

P. Livio: De hecho, ahora sois maduros, pero en unos años empezareis a ser viejecitos.

Marija: Ya lo somos padre Livio, porque algún dolor aquí o allí ya se nota (se ríe), pero nuestro corazón sigue siendo joven.

P. Livio: ¡Claro, esto es lo que cuenta! Entonces Marija, podemos decir que eres muy feliz con tu misión, a pesar de que la Virgen da, pero también pide, como es justo que sea.

Marija: Sí, pero yo siempre digo que pasados los cincuenta nos volvemos siempre más jóvenes para el Paraíso. Ahora ya no contamos los años que tenemos, sino los que nos faltan para llegar al Paraíso y cuando lo miras desde esta perspectiva, te aseguro que se vive mucho mejor.

P. Livio: Sí claro, tú puedes decir esto porque cuando ves a la Virgen ves el Paraíso, pero nosotros no.

Marija: Pero debes creerlo. Por eso debemos pedir al Señor que aumente nuestra fe. Cuando llegamos a ser conscientes de esto, a pesar de vivir estos momentos difíciles con la guerra a mí me viene espontáneamente la oración de San Francisco: “Hazme instrumento de paz”, instrumento de Jesús Resucitado, porque de veras Jesús resucitó. Jesús nos ha llevado de la muerte a la vida y esto es para cada uno de nosotros y este pensamiento me llena de felicidad. El tiempo de Pascua es un tiempo tan maravilloso del que seguramente no somos plenamente conscientes debido a todas las cosas mundanas que le añadimos a esa fiesta. La Virgen nos pide estar siempre más cerca de las cosas celestiales para ser más conscientes del Paraíso, para sentirlo más cerca. Una vez Ella nos dijo que quería que viviéramos el Paraíso ya aquí en la Tierra.

P. Livio: Sí, también en el último mensaje nos dijo que podíamos vivir bien aquí en la Tierra. Efectivamente, si uno vive la vida de Dios, ya es feliz aquí en la Tierra.

Marija: Nosotros vemos personas que no rezan y tienen muchos problemas psicológicos, no se sienten seguros de sí mismos, no ven un futuro para ellos. En cambio, la Virgen dice: “Volved a la oración”, así seremos conscientes de ser amados por Dios y tendremos su fuerza y su positividad renovando así nuestra vida.

P. Livio: Sí Marija, la Virgen nos repite que volvamos a Dios, que volvamos a la oración. Esto lo podemos hacer y si lo hacemos, en realidad cambia nuestra vida.

Marija: Así es padre Livio. Ayudémonos en la oración los unos a los otros, sobre todo a los que están enfermos les digo que confíen en la misericordia del Señor porque Él les ayudará. Oremos también por la paz junto a todos los ucranianos que se han unido a Radio María.  

P. Livio: Muchas gracias Marija por tu testimonio, que como siempre ha sido muy bonito y unámonos pues en la oración.

Traducción: Equipo de voluntarios de Amor de Déu

REFLEXIÓN DEL PADRE VERAR AL MENSAJE DEL 25 DE ABRIL DE 2022

El Padre Francisco Verar nos comparte como cada mes, la reflexión del mensaje de la Santísima Virgen María Reina de la Paz del 25 de abril de 2022

«¡Queridos hijos! Los miro y veo que están perdidos. Por eso los invito a todos: regresen a Dios, regresen a la oración y el Espíritu Santo los colmará de Su amor que da alegría al corazón. La esperanza crecerá en ustedes y en un futuro mejor, y se convertirán en testigos gozosos de la misericordia de Dios en ustedes y a su alrededor. Gracias por haber respondido a mi llamado.»

Fuente: www.infomedjugorje.org

LOS MÁRTIRES FRANCISCANOS DE SIROKI BRIEG, MÁS TESTIMONIOS DE CONVERSIÓN EN TIERRAS DE MEDJUGORJE

En Herzegovina fueron martirizados 66 franciscanos durante la II Guerra Mundial

A 40 km de Medjugorje se encuentra Široki Brijeg, y allí una iglesia dedicada a la Virgen de la Asunción que custodia los restos de 24 mártires franciscanos, de los 66 que fueron asesinados por los comunistas por odio a la fe durante la II Guerra Mundial en Bosnia Herzegovina. Široki Brijeg, como toda Herzegovina, y la propia Croacia, era y es una región profundamente católica, y por tanto etiquetada como “pro-fascista” durante la Guerra y posteriormente demonizada en la Yugoslavia comunista de Tito. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, esta sencilla iglesia franciscana comienza a recibir más y más peregrinos de Medjugorje, pues es fundamental para comprender la cultura católica y la historia de Bosnia y Herzegovina, así como la presencia de los franciscanos en estas tierras. Unos mártires, además, que provocaron la conversión de algunos de sus propios asesinos.

Los franciscanos, custodios de la fe

Bosnia y Herzegovina fue una región profundamente católica hasta la ocupación turca en 1463. Los musulmanes destruyeron sistemáticamente iglesias y monasterios. El clero diocesano fue desapareciendo y los únicos sacerdotes que quedaron allí, en medio de la persecución y mezclados entre el pueblo y atendiéndolo clandestinamente fueron los franciscanos. En 1846, doce de sus frailes de origen herzegovino pudieron construir un monasterio y una iglesia en Široki Brijeg. También construyeron carreteras y puentes y, con el paso del tiempo, introdujeron electricidad en la zona. Junto a la iglesia, construyeron un seminario y una famosa escuela que llegó a ser una reconocida sede de aprendizaje y rendimiento escolar.

Y de esta forma, Široki Brijeg se convirtió en un centro cultural cristiano, mientras el santuario se transformó en un símbolo de Herzegovina. Sin embargo, 100 años después, la persecución religiosa contra los católicos se avivó y el monasterio y sus obras fueron devastadas y destruidas.

El martirio de 30 franciscanos: asesinados y quemados

Esta  nueva etapa de terror comenzó el 20 de mayo de 1942, cuando Fray Stjepan Natetilic fue sacado de su casa y fusilado cerca del pueblo de Zanaglina Kupres. Tres años después, el 7 de febrero de 1945, los miembros del Partido Comunista decidieron destruir del símbolo cristiano desde sus cimientos, y desarraigar la fe católica, la bondad y el reconocimiento de los frailes franciscanos del corazón del pueblo.

Ese día, llegaron a Široki Brijeg a las tres de la tarde, y encontraron a 30 religiosos en el monasterio; muchos de ellos trabajaban en el instituto adyacente: eran profesores y muchos licenciados y doctorados. Al grito de “Dios ha muerto, no hay Dios, no hay Papa, no hay Iglesia, no hay necesidad de ti, vuelve al mundo y trabaja”, los partisanos intentaron que los frailes abjuraran de su fe y se quitaran el hábito religioso. Sin embargo, con entereza, ellos respondieron: “Somos religiosos consagrados, no podemos quitarnos los hábitos”.

Entonces, uno de los cabecillas tomó un crucifijo, lo arrojó al suelo y les invitó a elegir entre la vida o la muerte. Para su sorpresa, cada uno de los frailes se arrodilló, abrazó y besó a Jesús, sosteniendo la Cruz contra el pecho, y repitiendo todos como San Francisco: “Dios mío y mi todo”.

Su respuesta estaba dada, por lo que los comunistas tomaron a los frailes uno a uno, los sacaron del convento y los mataron. Luego rociaron sus cuerpos con gasolina y los quemaron. Como narran los propios partisanos, los frailes se fueron a la muerte rezando y cantando la Letanía de Nuestra Señora.

El monje más anciano, el P. Marko Barbaric, tenía ochenta años. Había perdido la memoria durante la Segunda Guerra Mundial, y aquel día estaba en su habitación enfermo de tifus. Sin embargo, los comunistas le ordenaron que saliera y se uniera a los demás. El P. Marko Barbaric tenía fama de santidad entre los seminaristas. El más joven era el Fray Rados, de veinte años, nacido el 14 de noviembre de 1925 y acababa de terminar el noviciado.

Conversión de un comunista

Uno de los testigos quedó impactado por el comportamiento heroico de los frailes. En su relato de los hechos explica que “desde que era un niño, en casa, siempre escuché de mi madre que hay un Dios, que Dios existe. Sin embargo, Lenin, Stalin y Tito siempre habían afirmado lo contrario e hicieron todo lo posible para inculcarnos que no hay Dios, que no existe”.

Y prosigue: “Cuando las circunstancias de la vida me llevaron al martirio de Široki Brijeg y vi cómo los frailes enfrentaban la muerte, rezando y bendiciendo a sus perseguidores, suplicando a Dios que perdonara los pecados de los verdugos, entonces las palabras de mi madre sonaron claras, y pensé: mi madre estaba en lo cierto, hay un Dios, ¡Dios existe!”. Este testigo acabó volviendo a la fe católica, y tiene un hijo sacerdote y una hija religiosa.

Una semana después del martirio de Široki Brijeg, los comunistas mataron a otros siete frailes en Mostar. Estos frailes, aunque sabían lo que había sucedido en Široki Brijeg, habían decidido no escapar, sino permanecer en el convento y cerca de las almas que les habían encomendado. De ellos, tres eran de la parroquia de Medjugorje y en 1933 habían colaborado en la construcción de la cruz blanca que hay en el conocido como “Monte de la cruz” del pueblo de las apariciones marianas.

Camino a los altares

Después de la Guerra, los comunistas se esforzaron por separar a los niños de su identidad nacional y su fe. Herzegovina fue desatendida, muchos, por razones económicas, se vieron obligados a emigrar a otros lugares mientras también se dio un despertar religioso en el que muchos jóvenes y, de la forma que pudieron, se unieron a diferentes comunidades religiosas.

Los franciscanos abrieron un registro de los frailes torturados y asesinados, y en 1971 se pidió que los testigos aportasen todas las pruebas posibles sobre las circunstancias que llevaron a sus muertes. Aunque no fue hasta la caída del comunismo en 1989 cuando comenzó un trabajo más sistemático sobre las circunstancias que rodearon las atrocidades en Bosnia Herzegovina.

Por supuesto que entre las calumnias lanzadas contras estos franciscanos se encontraba su falsa colaboración con la Ustacha, una organización filo nazi fundada en 1929 y que aterrorizó y asesinó a miles de serbios, judíos y disidentes políticos durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, su inocencia y su distancia con la Ustacha siempre ha quedó clara, por lo que los franciscanos de Široki Brijeg continúan con el proceso de canonización de estos frailes mártires.

Fuente: Religión En Libertad

REFLEXIÓN DEL PADRE MARCELO MARCIANO AL MENSAJE DEL 25 DE ABRIL DE 2022 EN MEDJUGORJE

A continuación compartimos la reflexión del Padre Marcelo Marciano al mensaje del 25 de abril de 2022 dado por la Virgen en Medjugorje.

Fuente: Un Cura En Las Redes

MENSAJE DEL 25 DE ABRIL DE 2022 EN MEDJUGORJE, BOSNIA-HERZEGOVINA

«¡Queridos hijos! Los miro y veo que están perdidos. Por eso los invito a todos: regresen a Dios, regresen a la oración y el Espíritu Santo los colmará de Su amor que da alegría al corazón. La esperanza crecerá en ustedes y en un futuro mejor, y se convertirán en testigos gozosos de la misericordia de Dios en ustedes y a su alrededor. Gracias por haber respondido a mi llamado.»

Message 25 April 2022

“Dear children! I am looking at you and I see that you are lost. That is why I am calling all of you: return to God, return to prayer—and the Holy Spirit will fill you with His love which gives joy to the heart. Hope will grow in you, also for a better future, and you will become joyful witnesses of God’s mercy in you and around you. Thank you for having responded to my call.”

Messaggio 25 aprile 2022

»Cari figli! Vi guardo e vedo che siete persi. Perciò vi invito tutti: ritornate a Dio, ritornate alla preghiera e lo Spirito Santo vi colmerà del Suo amore che dona gioia al cuore. La speranza crescerà in voi e in un futuro migliore e voi diventerete testimoni gioiosi della Misericordia Divina in voi ed attorno a voi. Grazie per aver risposto alla mia chiamata.»

Botschaft 25 April 2022

„Liebe Kinder! Ich sehe euch an und ich sehe, dass ihr verloren seid. Deshalb rufe ich euch alle auf: Kehrt zu Gott zurück, kehrt zum Gebet zurück und der Heilige Geist wird euch mit Seiner Liebe erfüllen, die dem Herzen Freude gibt. Die Hoffnung wird in euch wachsen, auch auf eine bessere Zukunft, und ihr werdet zu frohen Zeugen der Barmherzigkeit Gottes in und um euch herum. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid!“

Poruka 25 travanj 2022

„Draga djeco! Gledam vas i vidim da ste izgubljeni. Zato vas sve pozivam: vratite se Bogu, vratite se molitvi i Duh Sveti će vas ispuniti svojom ljubavlju koja daje radost srcu. Nada će rast u vama i u bolju budućnost, a vi ćete postati radosni svjedoci Božjeg milosrđa u vama i oko vas. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.“

EL ÚLTIMO MENSAJE A SANTA FAUSTINA

«Recordemos aquí lo que Jesús le dijo a Santa Faustina para el mundo entero (último mensaje de su Diario escrito en 1938, año de su muerte):

En el Antiguo Testamento enviaba a los profetas con truenos a mi pueblo. Hoy te envío a ti a toda la humanidad con mi Misericordia. No quiero castigar a la humanidad doliente, sino que deseo sanarla, estrechándola contra mi Corazón misericordioso. Hago uso de los castigos cuando me obligan a ello. Mi mano se resiste a tomar la espada de la justicia. Antes del día de la justicia envío el día de la misericordia. Contesté: ¡Oh Jesús mío, háblale Tú mismo a las almas! (Diario § 1588)

Un regalo excepcional. Este año especialmente, en ocasión de la Pascua y del Domingo de la Misericordia (24 de abril), ¡tomémonos firmemente de esta tabla de salvación! (*ver el inmenso regalo que Jesús nos ofrece con el Domingo de la Misericordia). ¡Dejemos que Jesús cure nuestra humanidad doliente estrechándola sobre su Corazón Misericordioso! ¡Él desea tanto abrazarnos a cada uno de nosotros! Nadie será dejado de lado. Él, Jesús, es el Pan Vivo que da vida al mundo. No es demasiado tarde como para tender las manos hacia nuestro Salvador, renunciar al pecado y hacer una buena confesión con el corazón. Para ello, María nos lleva, como una madre conduce a su niño. Nos acerca a su Hijo Jesús y nos incluye en el abrazo de amor que Ella vive con Él, porque desea introducirnos en esta unión indescriptiblemente bella.

*Escribe y habla sobre mi Misericordia. Di a las almas que es en el tribunal de la misericordia donde han de buscar consuelo. Allí es donde tienen lugar los milagros más grandes que se repiten incesantemente. Para obtener este milagro no hay que hacer una peregrinación lejana ni celebrar ritos exteriores; basta con acercarse con fe a los pies de mi representante y confesarle su miseria, y el milagro de la Misericordia de Dios se manifestará en toda su plenitud. Aunque un alma fuera como un cadáver en descomposición que desde el punto de vista humano no existiera esperanza alguna de restauración y todo estuviera perdido, no es así para Dios. El milagro de la Divina Misericordia restaura esa alma en toda su plenitud. Oh infelices quienes no disfrutan de este milagro de la Divina Misericordia; lo pedirán en vano cuando sea demasiado tarde. (Diario § 1448)»

© Children of Medjugorje – 15 de abril de 2022

Sor Emmanuel

ARZOBISPO ARJAN DODAJ: LA REINA DE LA PAZ HA ESTADO HABLANDO CON DIOS DURANTE 40 AÑOS

“Demos gracias al Señor que nos reúne en este bendito lugar, como hijos de Dios, como hijos de la Reina de la Paz. Hace diez días, el Papa dedicó la humanidad, Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de la Reina de la Paz. Y aquí está la invitación más grande al comienzo de esta celebración, esta es la invitación que Nuestra Señora nos envía en sus primeros mensajes aquí en Medjugorje: paz, paz, paz, paz entre Dios y los pueblos, paz entre los pueblos.

Por eso doy gracias al Señor por poder celebrar aquí la Santa Misa por primera vez. Gracias por la invitación de Mons. Aldi Cavalli, guardián de este lugar sagrado. Le doy las gracias y lo saludo. Saludo también a mi colega que me acompañó en una peregrinación, Mons. Luigi Bonazzi, Nuncio Apostólico en Albania. Demos, pues, gracias a Nuestra Señora, con un corazón agradecido, convencidos de que la Reina de la Paz responderá a nuestras oraciones. E instruimos a Su Inmaculado Corazón para que presente a Jesús nuestros dolores, nuestras penas y nuestra resistencia al amor y todos nuestros pecados”, dijo Mons. Arjan Doda, Arzobispo Metropolitano de la Arquidiócesis de Tirana-Durres en Albania esta noche (5 de abril de 2022). ) presentando la Santa Misa.

La Santa Misa en la iglesia de Santiago de Medjugorje fue concelebrada por los Arzobispos Bonazzi y Cavalli y otros diez sacerdotes.

En su homilía se refirió a la lectura de hoy del Libro de los Números (Núm. 21, 4-9) en la que el Señor envió serpientes furiosas a su pueblo pero subrayó que “el Señor no desampara a su pueblo”. También habló de Moisés, quien dirigió al pueblo elegido durante 40 años.

“Así también la Reina de la Paz, que apareció hace 40 años, habla a Dios por el pueblo. Y habla al pueblo de Dios, para que las serpientes furiosas de nuestro tiempo vean la señal, pero esa señal lleva a una señal más alta, una señal que no pasa. Dios dice a Moisés: «Haz un serafín y ponlo en un poste: el que sea mordido vivirá si lo mira». Dios proveyó una cura para el pueblo, que estaba envenenado. Dios proveerá una cura para una nación que está envenenada en todo momento. Dios nos dejará aunque sea una señal tangible de esta medicina contra el veneno, que fue la serpiente”, en alusión a la Cruz de Cristo, dijo monseñor Add en su homilía, llamándonos a encomendar a Jesús todas las mordeduras de esas furiosas serpientes que habitan en nuestra mente, en nuestra memoria, en nuestro corazón, en nuestra alma…

“Y desde este lugar de gracia volvemos capaces de mantener la visión de que María nos devuelve aquí a Jesús. Volvamos a nuestros hogares con esta tarea: aquí he aprendido a ver la señal. Vi a Jesús a través de los ojos de María porque mis ojos estaban sucios. Mi mente estaba herida. Mi corazón estaba apesadumbrado, pero con María salté hacia Dios”, concluyó Mons. Arjan Dodaj, Arzobispo Metropolitano de la Archidiócesis de Tirana-Durres.

Fuente: Fundación Centro Medjugorje

MENSAJE DE PASCUA DEL PÁRROCO DE MEDJUGORJE, FRAY MARINKO SAKOTA

Queridos feligreses de la parroquia de Medjugorje,
queridos peregrinos, queridos amigos de todo el mundo.

Quiero dirigiros unas palabras con motivo de la Pascua de Resurrección, o más bien con motivo de la Pascua. Es importante enfatizar esto, porque la Pascua no es solo el momento de la resurrección el domingo por la mañana, sino que está asociada con la muerte del Señor -el Viernes Santo, el Sábado Santo y la mañana del Domingo de Resureccion son un conjunto- la Pascua. Eso es el paso, el paso de Jesús, como cuando el pueblo judío pasó por el Mar Rojo y salió de la esclavitud a la libertad. Eso es el paso de Jesús a través de la muerte a la Vida. Por supuesto, no es sólo el paso de Jesús, sino que debe ser también nuestro paso, nuestra Pascua, nuestra resurrección.

Cuando observamos la naturaleza, vemos cómo en la naturaleza durante el invierno todo estaba, podemos decir, como muerto. No había rastros de vida en ninguna parte, y ahora ya estamos observando vida en la naturaleza. Todo  esperaba a que llegaran las lluvias y entonces despertar. Cayeron las lluvias, después de la sequía, y notamos que todo despertó. En los prados y en los árboles vemos crecer brotes… Ya vienen las flores, las flores se van despertando. El sol calienta, el calor del sol y todo lo demás son las condiciones para que surja una nueva vida. Así también es en nosotros.

Queridos amigos,  en nosotros también existen los  brotes y gérmenes que existieron en los árboles durante el invierno y en los prados, pero que brotaron  cuando se crearon las condiciones para ello. Con su resurrección, Cristo crea las condiciones para que estos gérmenes de vida, gérmenes de esperanza, gérmenes de fe, gérmenes de amor, germinen ahora en nosotros.

Incluso sentimos la tiniebla del Viernes Santo, cuando hay momentos de oscuridad en nosotros, momentos de desesperanza, momentos de desesperación, momentos de ambigüedad, decepción, cuando pensamos que no hay salida, ni solución, ni luz, ni nada positivo… Estos momentos son normales en nuestra vida, y existen. Sin embargo, la Pascua y la Resurrección de Cristo nos da esperanza. Es el fundamento de nuestra fe que la vida tiene la última palabra, que el Señor tiene la última palabra, que estamos en sus manos, que somos sus seres amados, que Él no nos ha desamparado, que Él no nos ha abandonado, que quiere que vivamos con Él para siempre…

¡La Pascua de Resurrección nos da esa esperanza! Por lo tanto, que estos días de la Pascua de Cristo, la Resurrección de Cristo, sean los días en que los gérmenes de fe, de esperanza y de amor tengan vida en nosotros. Desde el fondo de mi corazón, les deseo una feliz y bendecida Pascua.

Fray Marinko Šakota

¿SERÁ DEMASIADO TARDE?

«Durante la segunda guerra mundial mi padre formaba parte de la Resistencia. Detenido en 1942, fue deportado a Alemania. Padeció en diferentes campos de concentración durante tres años. El hambre y los malos tratos reinaban entonces en aquellos lugares. Un día, se encontró con un prisionero que se moría de hambre. Como papá tenía un trozo de pan se lo ofreció, pero el prisionero con una mirada perdida no hizo el menor intento de tomar aquel pan que quizás lo hubiera salvarlo. Mi padre insistió, pero fue en vano porque el hombre carecía de energía para reaccionar. Murió de hambre poco después. Para él era demasiado tarde; había atravesado el límite del instinto de supervivencia.

¡Qué importante es nuestra elección! Medité varias veces sobre aquel acontecimiento y percibí que semejante situación, en otros campos, no es inhabitual hoy en día. Pero permanezcamos en Medjugorje con los llamados a la Vida y a la supervivencia que nos envía la Madre de Dios a través de sus venidas. ¿Acaso no nos ofrece desde hace 40 años la comunión fraterna y la prosperidad en la Tierra para que caminemos en la paz de Dios? En sus mensajes de febrero y de marzo nos vuelve a invitar a retornar a Dios y a vivir sus Mandamientos, lo que es VITAL para nosotros … ¿Nos detenemos para leer y releer esta invitación a la supervivencia y apropiarnos de todo lo que ella contiene? Se trata de elegir, como ante un cruce de caminos, y no equivocar el rumbo: vivir con Dios o sin Dios. ¿Hemos comprendido que está en juego nuestra vida, tanto en la Tierra como en la Eternidad?

Concretamente: ¿Oramos con regularidad? ¿Frecuentamos los sacramentos “con el corazón”? ¿Solemos realizar actos de caridad? ¿Perdonamos a quien nos ofende? ¿Ofrecemos pequeños sacrificios para la salvación de las almas o simplemente “para complaceer al Buen Dios”, como decía santa Teresita? Finalmente y sobre todo, ¿tenemos una inmensa confianza en la Misericordia inconmensurable del Señor?

Si podemos tildar con un SÍ cada item, vamos por el buen camino, ¡sólo necesitamos perseverar en él!

¡No, no es demasiado tarde! Para nuestro tiempo, intermedio doloroso entre el pasado y el Nuevo Tiempo del Nuevo Pentecostés de Amor, Dios ha preparado una misericordia muy especial. Pero estamos tan debilitados por la costumbre de vivir sin Dios que podríamos hacer oídos sordos y perdernos la posibilidad de la felicidad que se nos ofrece.»

© Children of Medjugorje – 15 de abril de 2022

Sor Emmanuel

CHILDREN OF MEDJUGORJE – 15 DE ABRIL DE 2022

Para ver el boletín de abril de 2022 de  © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 15 de abril de 2022  

Sor Emmanuel

Perfume de Nardo Puro

María, tomando una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, ungió con él los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. La casa se impregnó con la fragancia del perfume.» (Juan 12, 1-11)

María, hermana de Marta y Lázaro, antes había ungido los píes de Jesús, como signo de penitencia y reparación. Ahora unge también la cabeza, como signo de la realeza de Jesús, no solo por ser el Primogénito, al que todo se ha de someter, incluso hasta la misma muerte ha de quedar vencida bajo el imperio de su Sangre Redentora, sino que también, al ungir a cabeza del Rey de reyes, está reconociendo la corona del sacrificio del Cordero de Dios, que abrazará el dolor en un grado de humillación, tortura e intensidad, como ningún otro ser humano, con el deseo de disminuir nuestros padecimientos, suavizarnos el yugo y liberarnos del mal de nuestros pecados.

Es por eso que la hermana de Lázaro tenía que ejercer este servicio, que habitualmente los criados daban a sus señores, ya que bien conocía Ella, la que había preferido la mejor parte, dedicándose a escuchar y contemplar al Señor, sobre la omnipotencia del amor misericordioso de Jesús, cuyas lágrimas y oración llamaron a la vida a su Lázaro, que días llevaba ya muerto.
Ese es el valor del sacrificio, el ayuno, el santo rosario y la meditación de la palabra del Señor, que purifican nuestra voluntad, de las inclinaciones del orgullo, del afán de compararse o ser exclusivos, de la vanagloria y los celos, así como también nos libran de la tentación de los juicios temerarios, del resentimiento, de la envidia y de la intriga.

Lamentable ejemplo de estos pecados fue naturalmente Judas Iscariote, que se precipitó en la intriga y en la ambición, desacreditando el rito de fervor y piedad de la discípula de Betania.

¿Cuántas veces nuestras acciones, omisiones, comentarios o silencios estratégicos responden a nuestros cálculos de intriga y al afán de proteger de modo egoísta nuestros intereses o protagonismos. Sin darnos cuenta, muchas veces podemos valernos de los tesoros que Dios nos da, para nuestro beneficio personal, o para alcanzar reconocimientos y admiración.

La Reina de la Paz nos dice:

Mensaje, 4 de diciembre de 1986

“¡Queridos hijos! También hoy los invito a preparar sus corazones para estos días, en los que el Señor desea purificarlos de manera especial de todos los pecados de su pasado. Ustedes, queridos hijos, no pueden hacerlo solos. Por eso, Yo estoy aquí para ayudarles. Oren, queridos hijos, sólo así podrán conocer todo el mal que hay en ustedes y ofrecerlo al Señor, a fin de que el Señor pueda purificar sus corazones de todo. Por tanto, queridos hijos, oren sin cesar y preparen sus corazones con la penitencia y el ayuno. Gracias por haber respondido a mi llamado! ”

Que esté Lunes Santo no termine sin pedir la gracia de un cuidadoso examen de conciencia y una preparación generosa al Sacramento de la Confesión, para que el Señor pueda purificar nuestro propio corazón.

Mi oración y bendición para usted
Atentamente en Jesús, María y José…Padre Patricio Javier

REGNUM DEI
«Cuius regni non erit finis»

Padre Patricio
https://www.gospachile.cl

“LUCHEMOS POR LA PAZ” – MONS. LUIGI BONAZZI

Mons. Luigi Bonazzi, Nuncio Apostólico en Albania, celebró la Santa Misa este 4 de abril de 2022 en Medjugorje. Concelebró la eucaristía Mons. Aldo Cavalli (visitador apostólico de Medjugorje), el Arzobispo Metropolitano de la Arquidiócesis de Tirana-Durres en Albania Mons. Arjan y seis sacerdotes más.

Al comienzo, el Arzobispo Bonazzi dijo que era un placer celebrar la Sagrada Eucaristía allí en Medjugorje por primera vez. Al dar la bienvenida a los fieles y concelebrantes, destacó que era amigo de Monseñor Cavalli y que venían del mismo lugar. «Estamos en la quinta semana de Cuaresma. Nos acercamos a la Pascua y sabemos que el primer don de Jesús resucitado es la paz. Necesitamos que la Reina de la Paz nos dé la paz. En comunión con toda la iglesia, oremos por el don de la fe y la paz”, dijo Mons. Bonazzi introduciendo la celebración de la Misa.

En su homilía, Bonazzi se refirió a una lectura del Libro del profeta Daniel, que “nos habla de una mujer que fue atrapada: Susana. ¿La han acusado de algo de lo que no puede defenderse y cuál es su reacción?”, preguntó monseñor Bonazzi.

“Ella no busca una forma humana de salir de esta dificultad, levanta la mirada y se vuelve al Señor, diciéndole: ‘Tú sabes que soy inocente, ayúdame ‘ . Esta es la actitud cristiana cuando de repente entra en nuestra vida una dificultad que no podemos resolver. La actitud cristiana, ante todo, es mirar hacia arriba, hacia el cielo, hacia Dios. Pongan su confianza en el Señor y vean lo que Él quiere decirnos”, dijo el arzobispo Bonazzi, refiriéndose a la guerra en Ucrania, enfatizando que todos estamos afectados por esta gran tragedia y que todos sufrimos a causa de esta guerra.

«Y los rusos están sufriendo por eso, porque el mal hace mal especialmente a quienes lo hacen. Una voz que va al cielo y dice ‘Señor, ayúdanos’ , creo que es especialmente la voz del Papa Francisco, quien desde el principio ha hablado con fuerza para detener esta guerra, pero no solo se dirige a los políticos. Se dirige ante todo al Señor y nos ruega que hagamos lo mismo. La misericordia y el regalo de la paz es mucho más grande que cualquier cosa que los políticos quieran. Y nos unimos, como Susana, al Papa Francisco y le pedimos que nos ayude. Y que este tiempo que nos prepara para la fiesta de Pascua nos ayude a todos a buscar el don de la paz. Tratemos de participar en esta lucha, que es una lucha por la paz”, son las palabras con las que Monseñor Bonazzi concluyó su homilía.

Fuente: Radio Mir Medjugorje

LA CONVERSIÓN EN CADENA EN MEDJUGORJE DE ROSA Y NORA, DOS HERMANAS A LAS QUE HASTA SU TRABAJO CAMBIÓ

Estas dos mujeres hablan del enorme e inesperado cambio de vida que experimentaron

Rosa y Nora transformaron su agencia de viaje en una únicamente de peregrinaciones

Rosa y Nora son hermanas de sangre y también en Cristo, tras una conversión en cadena que tuvo a Medjugorje como centro neurálgico. Este encuentro tan profundo con Cristo y con la Virgen transformó completamente la existencia de estas napolitanas, que incluso dieron un giro a la que era su agencia de viajes para que pasara a ser únicamente una agencia de peregrinaciones. Además, desde Facebook, “Pellegrine per sempre”, rezan en streaming el Rosario, ya sea desde su casa o desde los lugares a los que peregrinan. Y son miles de personas las que siguen a diario este apostolado online de las hermanas.

Su historia muestra que la vida puede cambiar en un segundo y que además la fe puede ser un foco de atracción, no tanto ante las palabras sino más bien al observar el cambio en la otra persona.

Rosa y Nora compartían una agencia de viajes, una de las muchas que había en la ciudad italiana de Nápoles. Organizaban viajes a los destinos más populares del mundo y no les iba mal. Pero el encuentro con la Virgen en Medjugorje les hizo dar un paso más. Cambió sus vidas y hasta el propósito de sus profesiones.

En una entrevista con La Nuova Bussola Quotidiana las hermanas hablan sobre esta bella experiencia de fe. Rosa cuenta que antes de conocer a María ambas eran chicas que simplemente vivían acorde a su edad: “ganas de divertirse, de poder compartir cenas con amigas y con ganas de viajar, sobre todo. Un deseo que luego se convirtió en nuestro trabajo. En 1998 nos embarcamos en la aventura laboral de una agencia de viajes. Estábamos felices de poder trabajar en el campo del turismo”.

Tiempo después –agrega Rosa- conoció a un sacerdote de Nápoles. “Mi vida, en ese momento, sentía que no estaba del todo llena. Y el encuentro con este sacerdote y con el grupo de oración que dirigía fue el inicio del camino, que aún continúa, del verdadero sentido de la vida”, agrega.

El amor a la Virgen surgió, por así decirlo, un poco por casualidad. Rosa recuerda que el sacerdote napolitano que conoció organizaba muchas peregrinaciones a Medjugorje. “Una vez, pues, decidí ir también a comprender esta realidad que desconocía.  Sí, había estado allí cuando tenía diez años, pero ciertamente no tenía la percepción de lo que estaba frente a mí. Entonces, ese fue mi segundo viaje a Medjugorje. En ese lugar cambió mi existencia, mi trabajo, mi vocación: Nuestra Señora me hizo sentir su amor. Me sentí como en casa. Allí fue el comienzo de todo mi viaje. A mi regreso, entonces, sentí el deseo de compartir con mi hermana Nora todo lo que había vivido en ese viaje”, relata.

Nora confiesa que al principio no entendió a su hermana Rosa tras regresar de Medjugorje. Ella se consideraba una persona de fe y no creía que este lugar en Bosnia pudiera también cambiar su vida, por lo que su vida siguió como hasta entonces.

Sin embargo, en un momento concreto tuvo una gran crisis existencial por lo que viendo la paz con la que vivía Rosa decidió pedir ayuda a su hermana. “Quería entender de dónde venía todo esto. Y entonces me acerqué al grupo de oración también”, añade.

Hubo para Nora un momento culminante. Explica que pasaron “por un momento de profundo dolor cuando una amiga nuestra murió. Entonces, toda la familia de la chica quería ir a Medjugorje y acudieron a nuestra agencia para organizar el viaje. Y mi hermana Rosa se ofreció para acompañarlos a este destino”.

Rosa cuenta que en aquella peregrinación conoció a una monja, la hermana Benedetta. “El Señor había respondido a mi oración porque le había pedido un ángel que pudiera instruirme sobre cómo guiarme en un viaje tan particular. La hermana Benedetta era ese ángel.  Y fue ella quien fue el instrumento del Señor: me inculcó el amor a la Virgen María. Y así, poco a poco, con el camino espiritual que había iniciado y que comenzaba a compartir con mi hermana, fui madurando – en mi corazón – la conciencia de hacer algo más por el Señor. Así fue que junto con mi hermana comenzamos a planificar algunas peregrinaciones. Arriesgamos mucho al comienzo de esta nueva aventura. También hemos arriesgado económicamente, hay que decirlo. Pero la Madre no dejó de cumplir con nuestras expectativas. Nos ayudó mucho también en cuestiones prácticas. ¡Conoce bien el corazón de sus hijos!”.

De este modo, la agencia que vendía vacaciones, cruceros y destinos exóticos decidió dar un giro completo a su trabajo. Nora cuenta que fue en 2005 cuando “decidimos dedicarnos por completo a Dios”.

“Nuestro trabajo se ha convertido en una verdadera misión, en una vocación que sentimos profundamente. Pero la belleza de todo esto radica, sobre todo, en compartir con los demás, con las mismas personas a las que llevamos a los lugares marianos, no solo con Medjugorje, nuestro camino de fe. Crecemos con ellos porque nos dan mucho”, afirma.

Fuente: Cari Filii

EL «FOTÓGRAFO DE LA VIRGEN»: MATEO IVANKOVIC DE MEDJUGORJE: «FOTOGRAFIANDO CONOCÍ MEJOR A LA VIRGEN»

Soy Mateo Ivanković – «fotógrafo de la Virgen»,  estoy casado y soy padre de tres hijos. Nací, crecí y vivo en Bijakovići, al pie de la Colina de las Apariciones (Pobdro), cerca del lugar donde la Santísima Madre descendió del Cielo hace 40 años para llevar a sus hijos hacia su Hijo Jesús. Desde mi infancia, he estado unido a la Virgen y a Medjugorje. Yo, un niño pequeño, fui bautizado por el Padre Slavko Barbarić. Hasta los 21 años, era un «creyente dominical normal», porque iba a la Santa Misa sólo los domingos. No conocía el rezo del Rosario con el corazón, ¡y del ayuno era mejor no decirlo! Mi verdadero interés era sólo la fotografía. Cuando era estudiante de secundaria, tenía una simple cámara digital porque no podía comprar una mejor, lo fotografiaba todo, todo lo que me rodeaba era objeto de mi lente fotográfico.

Después de mi boda me compré mi primera cámara profesional. No sé por qué, pero a partir de ese momento, mi amor por la Virgen y por Medjugorje se hizo cada vez más fuerte; solía ir a la Colina de las Apariciones, al Monte de la Cruz (Križevac), los alrededores de la Iglesia de Santiago Apóstol (parroquia de Medjugorje), y tomaba fotos de todo lo que ocurría a su alrededor. Di a conocer mi «pasión» a los demás compartiendo siempre mis fotos en las redes sociales, poco a poco, el conocimiento del «fenómeno» de Medjugorje me aclaró, por qué la Madre Celestial vino aquí. Todos los días, ahora, estoy presente en todos los lugares de oración de Medjugorje y a través de mis fotos y vídeos, siento la necesidad de transmitir al mundo los mensajes de la Reina de la Paz y todo lo que aquí sucede; fotografiando los acontecimientos de la colina, llegué a conocer mejor a la Virgen; fotografiando los acontecimientos en el Križevac, conocí a Jesucristo, y fotografiando todo lo que rodea a la Iglesia: la Adoración del Santísimo Sacramento, la Veneración de la Cruz, las Santas Confesiones, la Santa Misa, las oraciones, los peregrinos, el Mladifest (Festival de jóvenes)… todas estas experiencias me han hecho comprender cada vez más el gran plan que la Virgen tiene para la salvación de la humanidad a través de esta parroquia.

Hoy, diez años después de mi primer encuentro con esta realidad, puedo decir con certeza que la Virgen se sirvió de una cámara fotográfica para moldearme en lo que soy hoy: marido y padre de tres hijos. Junto con mi mujer, yendo a la Santa Misa casi todos los días, rezando el Rosario, rezando en familia por la noche, ayunando y leyendo diariamente las Sagradas Escrituras, queremos transmitir la semilla de la fe a nuestros hijos, para que un día sean personas buenas y santas, porque la misma Virgen nos llama a la santidad. La Virgen ha obrado grandes milagros en nuestra familia cuando la hemos acogido con el corazón. Conocí a mi esposa el 24 de noviembre, el día del nacimiento del Padre Slavko en el Cielo. Le pedí que se casara conmigo delante de la estatua de la Virgen en la Colina de las Apariciones. Gracias a las oraciones de la Virgen tuvimos el regalo de nuestros tres hijos. Mi madre se curó milagrosamente en 2018, en el 37º aniversario de las Apariciones, mi padre dejó de jurar, me he reconciliado con mis vecinos; me convertí en fotógrafo al servicio de la Reina de la Paz y el padre Jozo Zovko bendijo mi trabajo. Hemos recibido muchas gracias de la Virgen, y a cambio Ella sólo nos ha pedido nuestro corazón.

Estamos viviendo un momento especial, un tiempo de gracia y de milagros. Un momento especial de la «presencia Materna», un momento del que aún no somos completamente conscientes. Para mí, Medjugorje es la respuesta del Cielo a las necesidades del mundo, y creo que la Virgen lo transformará a través de estos acontecimientos, y que llevará a sus hijos hacia su Hijo.

Fuente: Info Medjugorje

A %d blogueros les gusta esto: