Agobiada por la esclerosis múltiple y un cáncer, la Virgen le tendía la mano de formas sorprendentes

MARÍA MARGARITA NUNCA SE SINTIÓ SOLA: LA VIRGEN SIEMPRE APARECÍA DE ALGUNA FORMA CUANDO LLEGABAN LAS MALAS NOTICIAS.

Maria Margarita Cuellar sabe con certeza que la Virgen la esperaba para acompañarla en una situación muy complicada en su vida. Ni enferma de cáncer ni con esclerosis multiple se sintió sola sino que desde el principio María fue si compañera y su madre.

Padecía un cáncer y además esclerosis múltiple, pero María Margarita Cuéllar nunca se sintió sola. La Virgen la esperaba para acompañarla en una situación tan complicada, como relata ella mima a Portaluz. Esta abogada y madre de cuatro hijos recuerda que desde niña sus padres la educaron en la fe. Siendo ya una mujer adulta, su confesor -el ya fallecido sacerdote jesuita Tomás Lombo Bonilla- le aconsejó prácticas de devoción cotidiana a la Virgen María.

Sin embargo, en aquel momento no hizo demasiado caso a esta recomendación. Ella lo dejó estar, hasta que en una misa celebrada por los Caballeros de la Virgen en la Catedral Mayor de Bogotá (Colombia), el 13 de mayo de 2009, tuvo una moción interna: “Sentí las ganas de seguir a la madre de Dios y pensé que sí me gustaría ser más devota de la Virgen María”, confidencia.

El mensaje de la Virgen

Dos días después una amiga le comentó de un sueño que había tenido, en el cual la Virgen le enviaba un mensaje: “Dile a Margarita que no se preocupe, que su vida la tengo cubierta con mi manto”.

Transcurridos un par de meses Margarita acudió al médico por un dolor en su mano derecha. Le diagnosticaron esclerosis múltiple. En ese momento -dice- cuando el miedo amenazaba, recordó los consejos de su confesor, la misa en la catedral y lo soñado por su amiga; comprendió -agrega- que aquel sueño “era un mensaje que la Virgen me estaba mandando”, para enfrentar con fe la enfermedad.

Ante el Sagrario, Margarita pidió la gracia de aceptar la voluntad.  De este modo, buscando agradar a Dios, se le ocurrió invitar a rezar el rosario en su casa a personas del trabajo, amigos y miembros de su familia. Al finalizar, la persona que dirigía el rezo -que era el padre de uno de los compañeros de colegio de sus hijos- se acercó a ella y le dijo en confidencia: “La Virgen de Medjugorje estuvo aquí hoy”.  Margarita no conocía en ese momento nada de esta advocación.

“Os protejo con mi manto”

“En cuanto partieron de casa los invitados al rezo del Rosario, me fui al computador -ni siquiera sabía cómo escribir Medjugorje- y empecé a buscar”. Pocos días después fue a la librería que está detrás de la Catedral Mayor para ver si tenían algún libro. De camino al lugar se quedó perpleja, pues “la vitrina de una tienda tenía pegada una estampa de la Virgen de Medjugorje con la leyenda: ‘Hijos míos os protejo con mi manto’”.

Llegada a la librería se llevó dos libros y nada más abrir uno de ellos comenzó a leer el testimonio de una curación milagrosa mediada por la Virgen, a una mujer que padecía esclerosis múltiple. Margarita no pudo evitar creer que era privilegiada por abundantes signos del amor de Dios y de la Virgen…  “Tú sabrás qué harás conmigo y por qué lo quieres”

Por ello ha enfrentado la enfermedad -comenta- también como una oportunidad de conversión; de ofrecer, reparar y así amar más a Jesús. “Aprendí a enamorarme del Sagrario”, destaca.

Aferrada a su fe enfrentó luego, hace dos años, el diagnóstico de una nueva enfermedad: cáncer de pulmón. María Margarita se estremeció y al mismo tiempo que pensaba en sus cuatro hijos, en su esposo, tuvo la certeza de no estar sola. Nada había que temer: “la Virgen sí que me tiene cogida de la mano porque si no fuera por ella pues yo me hubiera desbaratado. Son dos noticias muy impactantes… yo empecé a orar y le dije a Dios ‘hágase tu voluntad, tu sabrás qué quieres conmigo y por qué lo quieres’. Eso lo tengo claro”.

Margarita tenía que comenzar la quimioterapia indicada por los médicos y por ello fue ingresada en el hospital. Una de las doctoras al recibirla le sugirió que cuando tuviera un espacio de tiempo no dejase de subir a la terraza del edificio, pues era “agradable” contemplar la ciudad desde allí.

Medjugorje recibe cada año a decenas de miles de peregrinos.

Así lo hizo acompañada de su familia y fue de nuevo sorprendida, pues “apenas entré a la terraza estaba la Virgen de Medjugorje, una estatua de mi tamaño”. Recuerda que sus hijos le acercaron una silla para sentarse frente a la imagen…  “La miré y sentí que me decía… no me preocupe pues ella es mi mamá y está conmigo, sin importar la noticia que me den. Me emocioné mucho”.

La Virgen, presente en todo momento

Ese mismo día, tras aplicarle la quimioterapia, sus signos vitales cayeron abruptamente y un electrocardiograma pronto reveló “que estaba teniendo un infarto porque el corazón no podía bombear, al estar rodeado de un líquido que no le permitía moverse”, señala.  Mientras la preparaban para una maniobra quirúrgica que drenaría ese líquido, fue nuevamente confortada por Dios.

Sin mucha conciencia entonces, María Margarita recuerda haberle preguntado al médico que estaba a su lado, si alguna vez había subido a la terraza y visto allí la imagen de la Virgen de Medjugorje. Por toda respuesta el doctor sacó de su bolsillo una estampita de la Reina de la Paz diciéndole: “A propósito, Ella le envió esto”.

Hoy María Margarita no duda en afirmar a Portaluz que todas estas vivencias de intimidad espiritual “no son coincidencias, sino que la Virgen de Medjugorje me busca y me protege y no me abandona, esa es la tranquilidad que tengo”.

“El sufrimiento y la enfermedad -agrega como reflexión final- es una forma de redención, de ayudar a Jesús a salvar almas; que con este dolor te pueda ayudar a ti, para que con mi dolor pueda salvar a alguien… Nada pasa en nuestra vida que no sea para nuestro bien mayor; lo que Dios permite, lo permite para nuestra salvación, aunque nosotros no lo comprendamos… Estamos llamados a aceptar la voluntad de Dios”.

Fuente: www.religionenlibertad.com

Mensaje del 25 de noviembre de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, que este tiempo sea para ustedes tiempo de oración. Sin Dios no tienen paz. Por eso, hijitos, oren por la paz en sus corazones y en sus familias, para que Jesús pueda nacer en ustedes y les dé Su amor y Su bendición. El mundo está en guerra porque los corazones están llenos de odio y de envidia. Hijitos, se ve en los ojos inquietud porque no han permitido a Jesús que nazca en sus vidas. Búsquenlo, oren y Él se dará a ustedes en el Niño que es alegría y paz. Yo estoy con ustedes y oro por ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Message 25 November 2019

“Dear children! May this time be a time of prayer for you. Without God you do not have peace. Therefore, little children, pray for peace in your hearts and families, so that Jesus can be born in you and give you His love and blessing. The world is at war because hearts are full of hatred and jealousy. In the eyes, little children, peacelessness is seen because you have not permitted Jesus to be born in your lives. Seek Him, pray, and He will give Himself to you in the Child who is joy and peace. I am with you and I pray for you. Thank you for having responded to my call.”

Messaggio 25 novembre 2019

“Cari figli! Questo tempo sia per voi il tempo della preghiera. Senza Dio non avete la pace. Perciò, figlioli, pregate per la pace nei vostri cuori e nelle vostre famiglie affinché Gesù possa nascere in voi e darvi il Suo amore e la Sua benedizione. Il mondo è in guerra perché i cuori sono pieni di odio e di gelosia. Figlioli, l’inquietudine si vede negli occhi perché non avete permesso a Gesù di nascere nella vostra vita. CercateLo, pregate e Lui si donerà a voi nel Bambino che è gioia e pace. Io sono con voi e prego con voi. Grazie per aver risposto alla mia chiamata.”

Botschaft 25 November 2019

„Liebe Kinder! Möge diese Zeit euch eine Zeit des Gebetes sein. Ohne Gott habt ihr keinen Frieden. Deshalb, meine lieben Kinder, betet für Frieden in euren Herzen und Familien, damit Jesus in euch geboren werden und euch Seine Liebe und Seinen Segen geben kann. Die Welt befindet sich im Krieg, weil die Herzen voller Hass und Eifersucht sind. Meine lieben Kinder, in den Augen sieht man Unfrieden, weil ihr Jesus nicht erlaubt habt, dass Er in eurem Leben geboren wird. Sucht Ihn, betet, und Er wird sich euch im Kind schenken, das Freude und Friede ist. Ich bin mit euch und ich bete für euch. Danke, dass ihr meinem Ruf gefolgt seid.“

Message 25 novembre 2019

«Chers enfants, que ce temps soit pour vous le temps de la prière. Sans Dieu, vous n’avez pas la paix. C’est pourquoi, petits enfants, priez pour la paix dans vos cœurs et dans vos familles, afin que Jésus puisse naître en vous et vous donner son amour et sa bénédiction. Le monde est en guerre car les cœurs sont pleins de haine et de jalousie. Le manque de paix, petits enfants, se voit dans les yeux, car vous n’avez pas laissé Jésus naître dans vos vies. Cherchez-le, priez, et il se donnera à vous en (la personne de) l’Enfant qui est joie et paix. Je suis avec vous et je prie pour vous. Merci d’avoir répondu à mon appel.»

Poruka 25 studeni 2019

„Draga djeco! Neka vam ovo vrijeme bude vrijeme molitve. Bez Boga nemate mira. Zato, dječice, molite za mir u vašim srcima i obiteljima, da bi se Isus mogao roditi u vama i dati vam svoju ljubav i blagoslov. Svijet je u ratu zato što su srca puna mržnje i ljubomore. U očima se vidi, dječice, nemir jer niste Isusu dopustili da se rodi u vašemu životu. Tražite ga, molite i On će vam se darovati u djetetu koje je radost i mir. Ja sam s vama i molim za vas. Hvala vam što ste se odazvali mome pozivu.“

Entrevista a Marija Pavlovic por P. Livio con motivo del mensaje del 25 de octubre de 2019

P. Livio: Queridos oyentes, tenemos en directo a Marija de Medjugorje que nos dará el mensaje de la Reina de la Paz del día de hoy 25 de octubre 2019. ¡Buenas tardes Marija!

Marija: ¡Buenas tardes padre Livio. Un saludo afectuoso a todos los oyentes de Radio María. Hoy 25 del mes de octubre, un mes mariano, durante el cual hemos rezado intensamente, sobre todo el Rosario, la Virgen nos ha dado este hermoso mensaje:

“Queridos hijos, hoy los invito a la oración. Que la oración sea un bálsamo para su alma, porque el fruto de la oración es la alegría, es dar, es testimoniar a Dios a los demás a través de sus vidas. Hijitos, al entregarse ustedes totalmente a Dios, Él se ocupará de todo y los bendecirá, y sus sacrificios tendrán sentido. Estoy con ustedes y los bendigo a todos con mi bendición maternal. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

P. Livio: Marija, en estos últimos meses, la Virgen nos ha invitado mucho a la oración, por lo que diríamos que la oración es el mensaje más importante de Medjugorje, aunque lo esencial sea la conversión. Pero vemos que en cada mensaje hay una invitación a la oración.

Marija: Es increíble, sí, creo que el centro de los mensajes de la Virgen es la oración. Hoy, cuando la Virgen ha dado el mensaje y ha usado la palabra “bálsamo para vuestra alma” quiere decir que es como la respiración para nosotros y que sin esa respiración con Dios, no tendremos tampoco esa respiración con el prójimo. Por tanto, no tendremos esa alegría que nos da la oración para poder dar y testimoniar, como quiere la Virgen. Por esto, Ella nos invita siempre a ser ese don para los demás, ese bálsamo, esa alegría para los demás. Agradezcamos a la Gospa que nos está ayudando a entender que la oración no es solo repetir avemarías, es el encuentro íntimo con Dios y es también el dar y testimoniar con alegría. Este es el fruto de la oración.

P. Livio: Efectivamente, la Virgen ha dicho que la oración es la respiración del alma y ha comparado la oración con una flor que sin agua muere. Es decir, que con la oración aumenta la fe, pero sin la oración, nos arriesgamos a perderla.

Marija: Exactamente. Como el agua para una flor, así es la oración para las personas. La oración es el bálsamo espiritual, sobre todo cuando alguien se encuentra herido o alejado de Dios. Recuerdo que, ya desde el principio, la Virgen nos decía que debíamos estar siempre más unidos a Dios con la oración. No por el hecho de verla a Ella, sino porque debíamos hacer experiencia de Dios para poder dar testimonio. También hoy, la Virgen nos dice que el fruto de la oración es la alegría, es ese reflejo de Dios para testimoniar al mundo de hoy que es tan pagano.

P. Livio: La Virgen, desde el principio, os ha guiado por un camino de oración, pero, en el fondo, orar es un ejercicio bastante fácil, como el Santo Cura de Ars que delante del Santísimo decía: “Yo le miro, y Él me mira.” La oración es el encuentro con Jesús y con María.

Marija: Así es. La Virgen nos permitió enamorarnos de Ella y después, con la oración, nos llevó a Jesús. Ese encuentro es muy importante para todos nosotros. Sin ese encuentro, sin ese tú a tú, estamos secos; es como un árbol sin vida. Por este motivo, la Virgen nos invita siempre a la oración ya que, la linfa de nuestra vida, es la oración. Sobre todo, para nosotros cristianos con todas las borrascas, con todas las tentaciones que el mundo de hoy nos da, la Virgen nos dice que la oración es nuestra mejor ayuda. Así es como han hecho los santos.

P.Livio: Desde el principio, la Virgen aconsejó a vuestro grupo la oración personal, también aquella espontánea con Jesús y la del Santo Rosario, pero especialmente la Santa Misa. Hay que tener en cuenta este último aspecto porque muchos cristianos no van nunca a la iglesia y faltan a la oración más importante que es la Eucaristía.

Marija: Sí padre Livio. Por esto, nosotros repetimos tan a menudo que la unión con Dios viene a través de la oración. No nos podemos encallar en la oración, debemos ir siempre a más. Tenemos dos opciones, o bien vamos hacia adelante, o vamos hacia atrás. Y la Virgen nos insiste en ir siempre hacia adelante. La Virgen no nos dijo solamente que debíamos rezar más, sino que nuestra vida debía volverse oración. ¿Pero qué es esta vida de oración? Puede ser la oración espontánea, el rezo del Rosario, la Adoración, la meditación. Es decir, que cada día nuestro programa es más intenso. Así nuestra alma se vuelve, día a día, más simple y más real con ese contacto con Dios. Ya no hay esa separación de que Dios está en el Cielo y yo en la Tierra, sino que Dios está entre nosotros. Nosotros podemos hacer la experiencia de que Dios está entre nosotros a través de tantas pequeñas cosas y esto lo conseguimos poniendo a Dios en el primer lugar de nuestra vida, tal y como nos dice la Virgen.

P. Livio: Marija, lo más específico de Medjugorje es que la Virgen además de guiaros a vosotros, organizó a toda la parroquia y alrededores para asistir a la misa diaria precedida por dos partes del Rosario y seguida de la tercera parte del Rosario. En cambio, en nuestras parroquias, durante la semana, vemos que casi nadie asiste a la Santa Misa y en los festivos hay muy poca gente. Aquí vemos que se debe hacer un verdadero examen de conciencia, sobre todo nosotros los sacerdotes, ya que debemos entender que la Eucaristía es la fuente de la vida espiritual.

Marija: Ciertamente. Eso es lo que la Virgen siempre ha deseado. Desde la colina de las apariciones, nos llevó a la iglesia. Allí empezó a pedir al párroco, que en aquel momento era el padre Jozo, que celebrara la Santa Misa. Dijo que para prepararnos para la Santa Misa debíamos estar en la iglesia, al menos cuarenta minutos antes para rezar dos partes del Rosario, meditar las lecturas y también para tener tiempo de estar con Jesús en ese “tú a tú” ya que Él está presente en el tabernáculo. Pero para el mundo de hoy esto no parece importante, por eso la Virgen nos insiste tanto en abrazar la vida de santidad, abrazar el gozo y la alegría que Dios nos da. A menudo nuestro testimonio es árido e incompleto porque hablamos de ello, pero no lo vivimos. La Virgen nos pide orar hasta que esa oración se vuelva gozo en nosotros y así nos será muy fácil dar testimonio. Será como una fuente que empuja el agua que debe ir hacia algún lugar y si va hacia el desierto, algún día florecerá.

P. Livio: El mensaje de hoy se divide en dos partes. En la primera parte la Virgen nos dice que la oración es un bálsamo para nuestra alma. Es verdad que muchos vivimos con la angustia de esta vida y que cuando nos ponemos a rezar, el Amor de Dios nos apacigua el corazón. En la segunda parte, la Virgen dice que nos entreguemos totalmente a Dios, que Él se ocupará de todo. Así, con ese abandono, nos desharemos de los miedos, de tantas incertidumbres para el futuro. Es decir, que una vez abandonados a Dios, a hacer Su Voluntad, Él se ocupará de nuestra salud, de nuestro trabajo, de nuestros problemas materiales… de todo.

Marija: Y sobre todo, nos bendecirá y nuestros sacrificios tendrán sentido. Esto es lo que ha dicho la Virgen. Me acuerdo que en los primeros años, cuando venían tantos peregrinos a nuestra casa, mi madre decía que nuestra casa ya no era nuestra casa sino más bien una estación de tren con mucha gente que entraba, salía, comía, bebía y a menudo nos encontrábamos en dificultades, pero cuando pensábamos en la Virgen, en la vida eterna, veíamos en ese sacrificio la forma de ganarnos el Paraíso. También hoy, a veces incluso cuando queremos testimoniar, encontramos dificultad porque la persona no nos quiere escuchar, o bien nos escucha pero sin ningún interés. Estos sacrificios también tienen sentido porque lo hacemos con todo nuestro amor y el orgullo de ser cristianos y las ganas de que el Señor los convierta con nuestra ayuda. Me acuerdo que cuando llegaba un joven drogado, como también ahora, sabes que su futuro es la muerte, muerte física, pero también espiritual ya que en él reina el diablo. Así pues, cuando llegaban estos chicos yo siempre pensaba que había esperanza porque otros habían pasado por eso y se habían liberado y vivían contentos, libres como pájaros de esa dependencia. Al principio es mucho sacrificio, pero después se convierte en alegría, en la alegría de saberse en las manos de Dios, que nos ama tanto. Esto es lo que el mundo debe saber.

P. Livio: Marija, quisiera preguntarte, visto que la semana que viene se conmemora la fiesta de los Difuntos, vosotros el primero o segundo año tuvisteis la visión, que también tuvieron los niños de Fátima, bueno, ellos tuvieron la visión del infierno y vosotros tuvisteis la del infierno, la del purgatorio y la del Paraíso, incluso Vicka y Jakov fueron llevados físicamente allí, pero tú tuviste esa visión. ¿Puedes hablarnos de ello? Pues hoy en día, muchos, incluso dentro de la Iglesia, no hablan de ello, o bien dicen que todos se salvan, que el infierno no existe y que el diablo es solo un símbolo. ¿Qué es lo que la Virgen quiso que vierais?

Marija: Sí, la Virgen llevó a Vicka y Jakov, y en otra ocasión también a Ivan, físicamente al más allá. A Vicka y a Jakov se los llevó y estuvieron fuera más de cuarenta y cinco minutos. Cuando la Virgen les dijo que se los iba a llevar, Jakov pensó que iba a morir y le dijo a la Virgen que se llevara solo a Vicka porque ellos eran ocho hermanos mientras que él era hijo único. La Virgen sonriendo se los llevó y cuando los trajo de vuelta les dijo: “Testimoniad”. Vieron el Paraíso, el purgatorio y el infierno. Vicka estaba muy sorprendida. Nosotros nos burlábamos de ella porque era la mayor. Decía que en el Paraíso nadie se fijaba en ellos, es decir que en el Paraíso todos somos iguales delante de Dios, que nadie es más pequeño o grande, más delgado o gordo … Dios nos mira a todos con ojos llenos de Amor. En cambio, nosotros hemos visto estos lugares como mirando a través de una ventana.

P. Livio: Si no recuerdo mal, ¿fue después de una de las apariciones que tuvisteis esa visión los seis?

Marija: Sí, fue como mirar a través de una ventana. La Virgen nos mostró el Paraíso como un gran espacio con tantas personas vestidas con colores suaves extremadamente bonitos y sentimos una gran emoción y alegría en nuestros corazones. La Virgen nos dijo que eran personas que habían vivido la voluntad de Dios y que estaban allí agradeciendo a Dios por todo lo que les había hecho. Es decir, que si hacemos la voluntad de Dios, cuando moriremos, nuestra alma no morirá y nos veremos con otro cuerpo, un cuerpo glorioso lleno del Amor de Dios. Siempre que nos acordamos de aquella experiencia, sentimos una gran emoción. Muchos se preguntan si nos aburriremos allí sin hacer nada, yo en cambio ya me siento feliz solo con la idea de estar allí, de poder conocer siempre más a Dios. Mi pequeña espiritualidad, se volverá siempre más grande porque ya no estaré atada a las cosas materiales como comer, beber o tener, sino que tendré todas las cosas de Dios. Esto es lo que me atrae desde lo más profundo de mi corazón. El purgatorio en cambio, lo hemos visto como una gran niebla, con gritos de personas que nos llamaban. Nosotros creímos que era porque necesitaban nuestra ayuda con oraciones. La Virgen nos dijo que eran personas que habían sido indecisas, que a veces creían en Dios y otras no, no recibían los sacramentos, no rezaban, por eso fueron al purgatorio. Su sufrimiento no es físico, sino espiritual porque ya saben que Dios existe y sienten el deseo de estar cerca de Él. Es como estar cerca del fuego y cuando te alejas sientes frio. Dios es el calor, la templanza, la felicidad y lejos de Él sienten un gran vacío. Por este motivo, la Virgen nos pide rezar, hacer sacrificios y ofrecer misas, no solo pagarlas sino asistir a ellas con devoción por las almas del purgatorio para que así puedan alcanzar el Cielo. Cuando nosotros rezamos por las almas del purgatorio, ellas interceden por nosotros ante Dios. Después hemos visto el infierno como un enorme fuego. Hemos visto a una joven muy guapa que agarrada por el fuego, se transformó en algo parecido a una bestia. La Virgen nos dijo que teníamos que rezar por ellos cuando están en vida, rezar por todos los pecadores, por los que están alejados de Dios. De hecho, la Virgen pidió que, a través de Mirjana, cada día 2 del mes, se hagan oraciones especiales para la conversión de los que no creen, no aman, no adoran a Dios e incluso para los que lo odian. Con nuestra oración, con nuestro amor podemos ayudar a estas personas que no han encontrado el Amor de Dios. Nosotros queremos ser esos que aman, que adoran, que oran… Esto es lo que la Virgen quiere de nosotros. Esas personas, en su libertad han elegido el mal y el mal los ha llevado al infierno. Por esto la Virgen dice que debemos rezar por ellos mientras están en vida porque una vez muertos, ya no hay esperanza. Hoy en día vemos que en muchos hospitales a las personas ancianas se las intenta hacer morir lo antes posible en vez de acercarlas a los Sacramentos. Mientras que quien ha tenido experiencia de la oración, por ejemplo, los que han hecho los primeros viernes de mes, cuando llega el momento de la muerte, Dios les da el conocimiento de ello, se confiesan, se preparan y mueren santamente. Esto es lo que la Virgen quiere de nosotros.

P. Livio: Marija, quiero hacerte una pregunta. Aquella joven rubia que visteis precipitar al infierno. ¿Qué representa? ¿Qué os quería dar a entender la Virgen al permitiros ver eso?

Marija: No lo sé exactamente, pero creo que la Virgen quisiera que nos diéramos cuenta de que la belleza, no solo la física, sino también la espiritual, la podemos echar a perder. Es decir, que la vida no se debe despreciar, que la vida es valiosa, la vida es un don de Dios y nosotros debemos amarla desde su concepción hasta la muerte natural. En esta época, se lleva pensar que la vida es nuestra y no es así. La vida es un don que hemos recibido de Dios.

P. Livio: Entonces, significa la vida basada en lo efímero, una vida destruida, desperdiciada. ¿Es esto lo que puede significar aquella joven bella que precipitada en el fuego se transforma en un horrible animal?

Marija: Sí. Como un ramo seco echado al fuego. Así también ella era como ese ramo. No fue Dios quien la echó al infierno, sino ella misma con sus propias acciones eligiendo el mal, incluso en el momento de su muerte. Aquí en Medjugorje, cuando una persona se está muriendo, Vicka se pone a rezar por esa persona. A veces, tarda en morir unas horas, o puede ser dos días, pero ello no importa, Vicka reza siempre hasta que llega esa hora porque ese es un momento de batalla entre el bien y el mal. Es un momento decisivo y si esa persona no está consciente, nuestra oración le ayuda, llegando así la voz de Dios a su mente, porque Dios siempre actúa a través de la oración.

P. Livio: Cierto, pero Marija, la Virgen dijo que actualmente muchos van al infierno.

Marija: Sí, porque haciendo uso de nuestra libertad, muchos van libremente al infierno. No es Dios que castiga, somos nosotros que decidimos al igual que el hijo pródigo cuando se fue de casa.

P. Livio: Tal como dijo la Virgen en Fátima, debemos rezar justamente para prevenir a las almas del fuego del infierno. Esta es una oración de una gran caridad, de una caridad grandiosa.

Marija: Exactamente, y debemos hacerlo plenamente convencidos de que a través de la oración Dios actúa.

P. Livio: Gracias Marija por este testimonio tan bonito que nos has dado esta tarde y, como de costumbre, te encomiendo a toda la gran familia de Radio María.

Marija: Estos días, en Medjugorje, está la directora de Radio María con mil peregrinos. Es muy bonito ver que, a través de Radio María, tanta gente se ha acercado a la Virgen. Este es un hermoso fruto.

¡No nos cansemos nunca de rezar por la conversión de todo el mundo!

Traducción: Equipo de la Asociación Amor de Déu

Desenmascarar el mal

«A aquellos que quieran seguir al Señor y trabajar para Él de todo corazón, el enemigo intentará siempre desalentarlos empleando un sinfín de artimañas. Felizmente, mediante el ayuno y la oración sus trampas pueden ser descubiertas y así evitar caer en ellas a pie juntillas.

La Virgen María es experta en prevenirnos sobre el mal que nos asecha y tan sólo necesitamos pedirle que nos ayude. Conozco al responsable de una comunidad que tenía muchas personas a su cargo. Algunas de ellas salían de la cárcel, otras de la prostitución, etc, y la Comunidad les proponía un camino de restauración en Cristo. ¡Era necesario estar bien alerta! El predio contaba con un pabellón para hombres y otro, a cierta distancia, para mujeres. Viendo que no podía supervisarlo todo al mismo tiempo, este hermano le pidió a la Santísima Virgen que lo previniera si había algo que alterara el orden para poder frenar el problema desde su raíz. Una noche, mientras estaba profundamente dormido, se despertó sobresaltado, sintiendo la moción de dirigirse inmediatamente, en plena noche, al pabellón de los hombres. Llegado allí, vio que uno de los visitantes había llevado a su habitación a una de las madres solteras. No entro en detalles. Después de una larga conversación, este responsable compendió que el hombre quería seducir a todas las mujeres afectivamente frágiles. Aquella noche, la Virgen María supo intervenir para que el asunto saliera a la luz. Otro lugar de acogida, no mixto, le fue propuesto al sujeto en cuestión, y esto permitió a esta joven madre recomponerse.

Conozco a un hombre de Dios que frecuentemente tiene que tratar con personas infestadas por el Maligno por haber practicado toda clase de graves pecados. Me transmitió una de las oraciones que emplea; corta, pero muy poderosa. Pienso que esta simple oración puede llegar a ayudar a muchas personas deseosas de caminar con Dios sin dejarse engañar.

“Señor Jesús te ruego hagas caer las máscaras de toda la gente que me rodea. Has que sea visible a mis ojos cuanto está oculto en ellos y que intentan disimular. Para que pueda conocerlas y evitarlas, pon en evidencia todas las artimañas que el demonio usa en contra de mí para obstaculizar mi camino hacia ti”.»

© Children of Medjugorje del mes de noviembre de 2019

Sor Emmanuel

Reflexión del Padre Verar a los mensajes del 25 de octubre y del 2 de noviembre de 2019

El Padre Francisco comparte la reflexión de los últimos mensajes de la Reina de la Paz desde Medjugorje.

Fuente: www.infomedjugorje.org

 

© Children of Medjugorje – 13 de noviembre de 2019

Para ver el boletín de noviembre de © Children of Medjugorje de Sor Emmanuel ingresar en el siguiente link © Children of Medjugorje – 13 de noviembre de 2019

Sor Emmanuel

Apariciones marianas: Garabandal y Medjugorje

Mientras llega el juicio de la autoridad de la Iglesia, al que debo respeto y obediencia, he optado, como otros creyentes, por estudiar las apariciones de Garabandal y Medjugorje, acercarme a los hechos sin prejuicios, documentarme en un sentido y otro y, finalmente, ir allí e intentar discernir.

Las apariciones son fenómenos vitales, experienciales, más que teóricos; son fenómenos místicos, que nos dejan llenos de estupor y asombro. Pero se trata de no rechazar por sistema lo que no entendemos o no encaja en nuestros esquemas y, al mismo tiempo, no renunciar a “comprender” algo siguiendo la “intuición de la fe”.

Pienso que si nuestra Madre realmente se ha tomado la molestia de aparecerse y se ha expuesto a hacer el ridículo ante el mundo para decirnos algo, ¿cómo no nos vamos a tomar la mínima molestia de prestarle algo de atención, tratando de discernir si realmente se aparece o no y qué quiere decirnos? Si el Cielo quisiera hablarnos por un medio tan extraordinario, sería lamentable que cerráramos los ojos.

Llegué a Garabandal en el año 2013, sin ninguna peregrinación ni plan organizado, después de haber escuchado bastantes juicios negativos al respecto. Ninguna expectativa en un sentido u otro. Solo el interés por atender una posible “llamada” de mi Madre, aunque la posibilidad fuera más que remota, y totalmente abierta, por tanto, a considerarla falsa. Es decir, yo no tenía ningún interés en validar las apariciones. Pero no quería dejarlos pasar sin ir allí, no sea que fueran ciertos y estuviéramos haciendo un “feo” inmenso a la Virgen. Hoy puedo decir que creo que la Virgen se apareció en Garabandal y no se escuchó su mensaje.

A Medjugorje fui con mi marido el año pasado, como regalo por mi 40º cumpleaños, muy meritorio por su parte porque no quería ni oír hablar del tema pero me acompañó. Hoy los dos creemos que la Virgen se aparece en Medjugorje. Los días que pasamos con Ella en ese pueblecito de Bosnia tocamos su presencia. Sé que no es sugestión ni emotivismo. La fe siempre implica un salto, pero no un salto al vacío. Tengo motivos para creer. Pero vayan ustedes, investiguen y saquen sus propias conclusiones.

Ante las apariciones marianas, encontramos dos actitudes contrapuestas: la del que mira a otro lado escudándose en el “juicio de la Iglesia” todavía pendiente, y la del emotivista que solo apunta al entusiasmo y a “abrir el corazón” dejando aparcada la cabeza. ¿Cómo va a querer Nuestra Madre que dejemos la cabeza a un lado? Una cosa es caer en el racionalismo-empirismo-cientificismo más radical y otra es caer, por efecto pendular, en un emotivismo o neorromanticismo que solo apela a la emoción y a la experiencia. La cabeza a veces se equivoca pero el corazón también. Es evidente que la imaginación, la sugestión y la histeria son humanas y pueden distorsionar nuestra percepción de lo real.

Las apariciones marianas apelan a cabeza y corazón. No caigamos en falsas dicotomías que hacen daño a la fe de muchos. En este sentido, José Luis Saavedra ha defendido una tesis doctoral en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, departamento de Teología Histórica, sobre Garabandal. La investigación me ha parecido sólida y rigurosa, además de plantear cuestiones tan interesante como “¿Cómo afecta a la teología católica, a un discurso racional sobre la revelación de Dios en Cristo, que la Virgen se aparezca a los hombres y les hable? o ¿éstas pertenecen a un mundo que no tiene nada que ver con la reflexión de los teólogos?”.

Para gozar de la Madre, hay que hacerse pequeño. Pero eso no significa que los mensajes de nuestra madre, a pesar de su sencillez, no apelen también a la inteligencia y no sean razonables. Karl Rahner, en Visiones y profecías, afirma que “las revelaciones privadas son una facilidad dada a la inteligencia para adquirir un conocimiento que no podría adquirir sin tal ayuda”. Y el Catecismo dice sobre las revelaciones privadas que “no pertenecen al depósito de la fe. Su función no es mejorar o completar la Revelación definitiva de Cristo, sino ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia”.

Los mensajes de la Virgen en Garabandal y Medjugorge escandalizan por su sencillez y repetición. ¡A mí me cuadran tanto con la forma de ser de una Madre! En la educación hay tanto de repetición… La buena pedagogía es sencilla, no atronadora ni rebuscada. Ella nos acerca a su Hijo y nos recuerda la importancia de la oración, la penitencia y los sacramentos. Y, entre consejo y consejo, se quita la corona de estrellas para que las niñas jueguen con ella (Garabandal).

Pienso que nuestra Madre está en lo pequeño. Arraigada en la realidad, tiene inmensa inteligencia práctica y por eso su intercesión es tan eficaz en nuestro día a día. Pero es también una mujer de mirada altísima y elegancia sublime. Tiene una enorme dignidad y una presencia majestuosa, coronada de estrellas y con la luna bajo sus pies. Analizando los vestidos y colores con los que se ha ido apareciendo, éstos se han ido ajustando sutilmente a la moda femenina de cada momento.

Los ropajes de Guadalupe son los propios de una india embarazada reinterpretados de forma majestuosa porque allí se mostró como Reina y por eso eligió el color reservado por los aztecas al emperador. En Garabandal, el atuendo que eligió la Virgen del Carmen reinterpreta la moda hippie de los 60, con el pelo suelto, la raya en medio y la túnica.

Creo en las apariciones marianas. Creo que son un inmenso regalo divino para estimular la fe y mantener la esperanza. Una cosa es la decisión final de la autoridad de la Iglesia y otra es el más que legítimo interés del creyente en acercarse al acontecimiento sin prejuicios, discernir y darlo a conocer. También hubo un tiempo en que el pueblo creyó sin contar con el Constat de la autoridad eclesiástica. Infinidad de ejemplos de este sentir de los fieles “sensum fidelium”, que sabe discernir: Lourdes, Fátima, la Medalla Milagrosa (140 Rue du Bac, no hay lugar más interesante que visitar en París), Guadalupe (donde la Virgen hizo esa perfecta inculturación en medio del pueblo indígena), Akita (la Fátima de Oriente, que se apareció en Japón como Corredentora, derramando lágrimas por sus hijos) y Kibeho (donde Nuestra Señora de los Dolores profetizó el genocidio ruandés y ha acompañado a este pueblo desgarrado a machetazos, haciéndose presente en medio de la violencia, los cuerpos desmembrados y la destrucción).

En Garabandal, la Virgen se presenta como Madre, con una dulzura y ternura infinitas, a pesar de la gravedad del mensaje. Garabandal es el Hogar de una Madre. Es la vuelta a casa. Es una Madre que, al mismo tiempo que nos recuerda que “la Copa se está llenando”, nos canta canciones de cuna y besa nuestras alianzas matrimoniales, un gesto suyo muy repetido en las apariciones de Garabandal, que muestra su especial protección al matrimonio y a la familia en este lugar.

En Medjugorje, la Virgen se presenta como Reina de la Paz. Ella ama al pecador tanto como al santo y nos llama a luchar aquí en la tierra ayudando a nuestros hermanos a conocer el Amor de Dios. No tenemos que ser perfectos para “trabajar para el Cielo”, pero nos recuerda la importancia de las “cinco piedras”: la oración con el corazón, el ayuno, la confesión, la Eucaristía y la lectura de la Biblia. Son los puntos que María nos da para recorrer un camino de santidad, paz y transformación interior, de un modo sencillo y accesible a todos.

Y, para acabar, un pequeño homenaje a nuestra Virgen del Pilar, cuya festividad celebramos este sábado. Nuestra Madre es una mujer adulta y sólida como un pilar, no una niña ingenua y frágil. Una Madre fuerte en la que sus hijos pueden apoyarse con todo el peso de sus problemas y fragilidades sin miedo a derrumbarla, como hizo Santiago harto de la falta de frutos y desanimado por el fracaso total de su predicación. Un pilar para nuestra fe. Sobre ese pilar de jaspe se apareció la Virgen en “carne mortal” para “darnos ánimos”. No puede ser más actual el mensaje: darnos ánimos para perseverar en la evangelización de España a pesar del aparente fracaso. “La Pilarica se constituyó para siempre en base sólida en la que sustentarnos cuando todo viene en contra, cuando ya no podemos más, cuando se nos quiebra el valor, la fuerza e incluso la esperanza” (José Rafael Sáez March).

He escrito este texto el 7 de octubre y acabo de caer en la cuenta que es la festividad de Nuestra Señora del Rosario, así que necesariamente una referencia al rosario para acabar: “No hay peor rosario que el que no se reza” (Juan XXIII). Avemarías sueltas, misterios sueltos; ella aprovecha todo, especialmente lo pobre y lo pequeño. Ni un avemaría se pierde.

Autor: Carmen Castiella

Fuente: www.religionenlibertad.com