Ella portaba armas que matan y en Medjugorje se enamoró del arma de la Virgen: el Rosario

Esta es una elección intensa, pero llena de felicidad para quien dejó un trabajo seguro y un salario estable, además de renunciar al uniforme que ama. Ahora es su momento para usar uno nuevo, tomar una nueva arma, el rosario, y así salvar almas para Dios.

La historia de conversión de Ilenia Siciliani, su experiencia de Dios mediada por la Santísima Virge María, está hecha de esos pequeños milagros cotidianos que en algunas almas causan revuelo, incluso aunque se hayan desarrollado por años en medios seculares y ajenos a Dios.

Así lo narra en una crónica el periódico italiano La Sicilia señalando que Ilenia a sus 26 años de edad, siendo una cultora del atletismo y amante de las motocicletas… “después de un viaje a Medjugorje decidió dejar el Cuerpo de Carabineros (en Italia) y convertirse en monja ingresando a la comunidad de vida religiosa Misioneros de la Divina Revelación”.

Oriunda del Frusinate (Lazio, Italia), trabajaba como policía en Caltanissetta (Sicilia) esta atleta de maratones disfrutaba vacacionar recorriendo en moto el territorio. En uno de sus viajes donde visitó las más bellas iglesias de Sicilia escuchó a peregrinos hablar de Medjugorje; la aldea en Bosnia Herzegovina donde la Virgen se aparece desde 1981…

Quedó fascinada con la historia de ese lugar y allí viajó en agosto del año 2018. Como cientos de otros que han peregrinado a Medjujorge Ilenia recibió allí el llamado de Dios a través de la Virgen. Ocurrió durante el rezo vespertino del rosario.

Entró en conversación en esa misma aldea con las monjas misioneras de la Divina Revelación, orden fundada por la Madre Prisca, nacida en Sicilia, Italia y así después de haber realizado una intensa labor de apostolado con ellas decidió dejar la fuerza policial para realizar un camino vocacional que durará entre dos y tres años para, finalmente, consagrarse a Dios.

En su último día de servicio, antes de partir para un convento en Roma, sus colegas y amigos la saludaron con una celebración religiosa en su honor en la parroquia Regina Pacis en Caltanissetta, a la que asistieron representantes de la curia romana y de Palermo, incluido el capellán militar de la Región de Sicilia, el P. Salvatore Falzone.

Esta es una elección intensa, pero llena de felicidad para Ilenia, quien dejó un trabajo seguro y un salario estable, además de renunciar al uniforme que ama. Ahora es su momento para usar uno nuevo, tomar una nueva arma, el rosario, y así salvar almas para Dios.

Fuente: www.portaluz.org

Fotos de la aparición de la Virgen a Mirjana el 2 de mayo de 2019

Compartimos con ustedes algunas fotos de la aparición de la Virgen a Mirjana el pasado 2 de mayo de 2019.

Recordemos que el día 2 de cada mes la vidente Mirjana reza con la Virgen por los no creyentes. El día 2 de mayo Mirjana tuvo la aparición de la Virgen ante miles de peregrinos que se hicieron presente en Medjugorje y luego le dio el siguiente mensaje:

Mensaje del 2 de mayo de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, con amor maternal los invito a responder al gran amor de mi Hijo, con un corazón puro y abierto, con total confianza. Yo conozco la grandeza de Su amor. Lo llevé dentro de mí, Hostia en el corazón, luz y amor del mundo. Hijos míos, que yo me dirija a ustedes también es un signo del amor y de la ternura del Padre Celestial, una gran sonrisa llena del amor de mi Hijo, una invitación a la vida eterna. La Sangre de mi Hijo fue derramada por amor a ustedes. Esa Sangre preciosa es para su salvación, para la vida eterna. El Padre Celestial ha creado al hombre para la felicidad eterna. No es posible que perezcan ustedes que conocen el amor de mi Hijo, ustedes que lo siguen. La vida ha vencido: ¡mi Hijo está vivo! Por eso, hijos míos, apóstoles de mi amor, que la oración les muestre el camino y la manera de difundir el amor de mi Hijo, la oración en su forma más sublime. Hijos míos, cuando procuran vivir las palabras de mi Hijo, también están orando. Cuando aman a las personas con las que se encuentran, están difundiendo el amor de mi Hijo. El amor es lo que abre las puertas del Paraíso. Hijos míos, desde el comienzo he orado por la Iglesia. Por eso, también los invito a ustedes, apóstoles de mi amor, a orar por la Iglesia y sus servidores, por aquellos a quienes mi Hijo ha llamado. ¡Les doy las gracias!”

Fotos: Mary TV

ROSAS PARA LA GOSPA

Entrevista de Padre Livio a Marija con motivo del Mensaje del 25 de abril de 2019

Livio: Queridos amigos, aquí tenemos en directo a Marija de Medjugorje que nos dará el mensaje de la Virgen de la Paz del día de hoy 25 de abril de 2019. ¡Buenas tardes Marija!

Marija: ¡Buenas tardes padre Livio! Saludo a todos los oyentes de Radio María. Hoy 25 de abril, como cada 25 de mes, la Virgen nos ha dado el siguiente mensaje:

“¡Queridos hijos! Este es un tiempo de gracia, un tiempo de misericordia para cada uno de ustedes. Hijitos, no permitan que el viento del odio y del desasosiego reinen en ustedes y a su alrededor. Ustedes, hijitos, son llamados a ser amor y oración. El diablo desea el desasosiego y el desorden, pero ustedes, hijitos, sean el gozo de Jesús Resucitado que murió y resucitó por cada uno de ustedes. Él ha vencido la muerte para darles la vida, la vida eterna. Por eso, hijitos, testimonien y siéntanse orgullosos de haber resucitado en Él. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

Livio: Marija, este es un mensaje muy bonito y rico en detalles para profundizar. El primero, es esta alusión al tiempo de la Misericordia, que es el que ahora vivimos, pero también hace referencia a la fiesta del próximo domingo. San Juan Pablo II quiso que el domingo siguiente a Pascua estuviese dedicado a la Divina Misericordia.

Marija: Cierto. La Virgen, como dice en tantas ocasiones, este es un tiempo de gracia, tiempo de misericordia. Yo creo que este tiempo de misericordia no es solo para nosotros, sino para todos aquellos que viven en el pecado, que viven alejados. La Virgen les invita a aprovechar este tiempo de gracia y de misericordia volviendo a Dios y a sus mandamientos.

Livio: Seguidamente, la Virgen hace referencia al viento del odio y del desasosiego, seguramente por lo que se refiere a la situación actual del mundo. Quizá también por estas persecuciones en el día de Pascua con esas bombas que han provocado la muerte de tantos niños, tantos cristianos que celebraban la Pascua.

Marija: Sí, claro. Para nosotros esta Pascua ha sido el culmen de martirio de tantos locos que se han inmolado para matar a tantos inocentes. Por esto hay desasosiego, ya que a muchos les entra el pánico viendo que no hay un lugar seguro. Sucede en aeropuertos, hoteles… ni en las iglesias puedes estar en paz rezando. También la iglesia de Nôtre Dame se ha incendiado, sin saber todavía si ha sido un atentado o un hecho casual. De todas maneras, suceden tantas cosas que nos hacen sentir esa inquietud e incertidumbre. Por este motivo, la Virgen nos dice que nuestra seguridad, nuestra certeza debe estar en Jesús Resucitado.

Livio: La Virgen nos dice que, en lugar de odio y desasosiego, debemos ser amor y oración. Me acuerdo que cuando tuvo lugar el atentado del 11 de septiembre en Nueva York, en el mensaje del 25 de septiembre la Virgen decía: “Satanás quiere el odio, quiere la guerra. Testimonien la paz a todos los corazones”. Y en el de hoy dice: “sean amor y oración”.

Marija: La Virgen quiere que nosotros seamos amor. Jesús murió en la cruz por amor. En Medjugorje, durante el Viernes Santo, es muy bonito ver a los peregrinos, a los parroquianos, a los jóvenes, a las familias, todos unidos en la oración. Creo que se vive de un modo diferente, con más alegría en el corazón viendo a ese Jesús que nos ha dado ejemplo con su vida y con su gran amor. Jesús era el que curaba y cura también hoy. Jesús es aquel que murió en la cruz consciente de ello. Jesús es el que resucitó y que también hoy resucita tantos corazones. Muchas personas que han estado en Medjugorje han resucitado espiritualmente a una vida nueva. No solamente un drogadicto que ha dejado de hacerlo, sino tantas otras situaciones increíbles en las que vemos la resurrección humana. Debemos pues, unirnos en la oración para que nuestro país vuelva a Dios, porque sin Dios no tenemos futuro. La Virgen nos habla del desasosiego porque el diablo nos mete tantas ideas: somos de derechas, somos de izquierdas, somos de allí, somos de allá. En cambio, la Virgen nos quiere llevar a todos y nos dice, en el mensaje precedente, que sin Dios no tenemos futuro. Por esto nos propone ser amor, alegría, oración, estar orgullosos de estar con Jesús ya que también nosotros hemos muerto y resucitado en Él y a través de Él obtenemos la vida eterna. La Virgen nos aclara que debemos decidir en nuestro corazón a quién pertenecemos.

Livio: Marija, me ha impresionado el hecho de que la Virgen venga a decirnos, ahora que vivimos el tiempo de Pascua con alegría, que el diablo hace soplar el viento del odio, del desasosiego y del desorden. Es decir, que debemos vigilar que no nos arrolle, que debemos entender que el diablo quiere destruir este tiempo de alegría que es la Pascua.

Marija: Exactamente. Para ello, tenemos esa gran oración: “Ven Espíritu Santo”. Creo que nosotros debemos ser el reflejo, que cada uno, en nuestro corazón, en nuestro ánimo sea consciente de quienes somos y a dónde vamos. Tantas veces, cuando doy testimonio, digo: “¿Qué son cien años aquí, en comparación con la eternidad?” Nosotros nos fijamos en las pequeñas cosas materiales que no nos llevaremos al más allá y la vida es muy corta. La Virgen nos llama a vivir los pocos años que tenemos con alegría junto a Jesús resucitado.

Livio: Me impresiona también esta frase: “Ustedes, hijos míos, sean la alegría del Jesús Resucitado”. Es decir, que debemos actuar para agradar a Jesús, para que Él esté contento de nosotros. Obviamente, Jesús nos llena de alegría, pero también nosotros debemos alegrarle a Él.

Marija: Sí, porque al final la Virgen ha dicho: “Por eso, hijos míos, testimonien con orgullo de haber resucitado en Él”. Es decir, seamos resurrección también nosotros. Yo cuando veo tanta gente en la iglesia que parece muy seria, casi diría sombría, me pregunto si Jesús está en sus corazones. Tantas veces bien dispuestas para discusiones de quién sabe qué cosas. En cambio, nosotros debemos ser esperanza, en cualquier situación. Debemos ser alegría y oración. Nosotros, hemos visto en tantas ocasiones, sobre todo en los primeros años, cuando el comunismo nos oprimía, que nuestra vida estaba en peligro, pero la Virgen nos decía siempre: “Oren, ayunen y sean testimonio”. Esto es lo que hicimos, a pesar de que muchas veces le decíamos que éramos pequeños y teníamos miedo, Ella siempre nos decía: “No se preocupen porque yo estoy siempre con ustedes”. De hecho, era así, y también Jesús estaba con nosotros y eso nos hacía sentir fuertes.

Livio: Verdaderamente, este mensaje indica la Pascua cuando dice que seamos la alegría de Jesús y también llamándonos a resucitar del pecado, de una vida mediocre, de una fe muerta para empezar una vida nueva.

Marija: En nuestros días hay todavía gente que muere por Jesús a través de estos atentados, también muchos misioneros, etc. Puede que nosotros no vayamos a morir así, pero debemos testimoniar nuestra experiencia de Dios. Durante la Cuaresma, estando en Medjugorje, subiendo las colinas, en medio de la naturaleza, a pesar de la fatiga que se siente, se siente una alegría, un bienestar inmenso porque lo haces acompañado de Jesús, y rezando, sientes que tu corazón se llena de una alegría y un agradecimiento que no son tuyos. La Virgen nos dice que cuando estamos con Jesús, hacemos experiencia de Dios, experiencia del encuentro con Dios. Esta experiencia da serenidad a nuestro corazón y ello nos permite darlo a conocer a los demás.

Livio: Me parece, Marija, que la Virgen ha dicho una palabra nueva muy importante: “Siéntanse orgullosos”. Me parece que es la primera vez que lo dice. Ha dicho en ocasiones que estemos serenos, contentos…, pero “siéntanse orgullosos”, quiere decir que debemos sentir un santo orgullo de ser cristianos, que no debemos tener miedo ni vergüenza porque hemos resucitado en Cristo, y conscientes de ello, debemos testimoniarlo a los demás.

Marija: Yo creo que el paganismo es tan fuerte en estos momentos, que nos está sofocando. Parece que no tengamos razones para discutirlo. El paganismo nos dice que no hay Dios, el no creer parece una ley, en cambio no es así. Me acuerdo de una cosa muy bonita que me sucedió el Viernes Santo cuando subía al monte Krizevak. Estando en la décima estación, veo una madre que se acerca a una de las figuras de bronce y a su niño que llora fuertemente. Yo me acerco y pregunto a la madre qué le sucede y me responde que el niño llora tristemente porque Jesús se ha caído bajo la cruz y me pide que le hable y le diga que yo he visto a Jesús. Al oír esto, el niño cesa su llanto y me pregunta si es verdad que he visto a Jesús y al confirmárselo se pone contento. Yo después de esto, continúo mi camino del Via Crucis, pero este hecho me hizo reflexionar. Así es como deberíamos hacer, decir que sí hemos visto, sí hemos oído. Yo he visto a Jesús niño. He visto a Jesús hombre. Cuando en los primeros años nos llevaron a prisión, vimos a Jesús con la corona de espinas y lleno de llagas. En aquellos momentos, me di cuenta de cómo se debieron sentir los apóstoles o las primeras mujeres cuando dijeron que Jesús no estaba en el sepulcro, que Jesús había resucitado. También nosotros, con nuestra experiencia, con nuestra vida, con nuestra fe, debemos decir: Yo lo he visto, yo lo oigo, yo creo y por ello, doy mi testimonio.

Livio: Una vez, en un mensaje a Mirjana, la Virgen dijo: “Hablanle”, por esto nosotros debemos decir a la gente que hablamos con Jesús y que, si quieren, podemos hablarle juntos. Debemos decir la verdad de la vida cristiana. Nosotros hablamos con Dios siempre que queremos, en cualquier momento, y esto lo debemos testimoniar.

Marija: Sí. Tantas veces me dicen que no pueden contactar conmigo por teléfono, y es que yo lo uso muy poco, sobre todo estando a Medjugorje. Además, depende de donde uno está, ahora hay cobertura, ahora no la hay, en cambio con Dios siempre tengo la cobertura segura y con mis oraciones siempre estoy conectada con todos. A veces, me rio un poco de ellos porque les digo que hoy en día sin el móvil no somos capaces de hacer nada, en cambio debemos volver a la cobertura con Dios. La Virgen nos repite tanto acerca de ese encuentro personal con Dios y de ponerle siempre a Él en el primer lugar de nuestra vida.

Livio: En el fondo, la vida cristiana es ser amigos de Jesús y de María. No es tan complicado.

Marija: Exactamente, pero ¿sabes lo que yo creo que nos falta en estos tiempos? Yo creo que lo que falta es la fuerza de testimoniar con sencillez, abiertamente y sin vergüenza.

Livio: Creo que es una vergüenza psicológica.

Marija: Sí, como la Virgen dice acerca del viento de odio y de desasosiego, nos está llegando a nosotros también. Pero si tenemos a Dios, aunque llegue un huracán de los más terribles, nuestro pilar, que es Dios, nos sostendrá. A pesar del viento del odio, de la inquietud, de la guerra y del desorden, Dios reinará con nosotros. La Virgen nos insiste en que debemos amar y orar porque mientras amamos y oramos, el diablo no nos puede hacer ningún daño. El diablo no ama, el diablo odia, el diablo destruye. Dios ama, Dios nos llama a la oración, Dios nos llama al amor.

Livio: En el mensaje aparecen estas cuestiones: Jesús resucitado, por un lado, que nos trae la paz y la alegría de la vida eterna y, por otro lado, el diablo que trae odio, desasosiego y desorden. Debemos vigilar que entre Dios en nosotros y no el viento terrible que viene del infierno.

Marija: De todas maneras, Dios está con nosotros y no debemos tener miedo. Sabemos lo que tenemos que hacer porque Él nos ha dado ejemplo. Nos dijo: “Ama al prójimo como a ti mismo. Ama a aquellos que te odian, ama a aquellos que te hacen daño.” Y nosotros estamos en esta línea, ¿justo?

Livio: La Virgen dice: “Jesús ha resucitado para cada uno de ustedes“. Es decir, que verdaderamente nos conoce uno por uno a todos, nos ama uno por uno y, por lo tanto, deberemos responder uno por uno.

Marija: Cierto. Es muy bonito esto que has dicho padre Livio. Jesús, a través de este mensaje, nos quiere expresar su enorme amor, un amor que le lleva a la muerte. Pero la muerte no ha vencido, vence solo el amor, con la libertad que Él nos da, con la libertad de responder sí a Dios, de responder sí a Sus Mandamientos, sí a la vida nueva, sí a la vida eterna.

Livio: Marija, un recuerdo de la fiesta de la Divina Misericordia del domingo próximo. Es decir, que tantos, que están el en mal y en el pecado, deben tener confianza en Dios.

Marija: Sí, nosotros oremos ya que tenemos esta bellísima gracia que San Juan Pablo II instauró para celebrarla el domingo después de Pascua como domingo de la Misericordia. También la Virgen, tantas veces dice: “Por todos los que no oran, no aman, no adoran”. La Virgen ya había dicho en Fátima que nos volviéramos oración, amor y adoración para todas las almas que se sienten confundidas, especialmente los jóvenes. La Virgen nos llama a orar porque la oración no tiene límites, ni confines.

Livio: Gracias Marija por tus bellas palabras y te encomendamos a todas las personas de Radio María, especialmente a los enfermos y a todos los que necesitan la ayuda de Dios.

Marija: De todo corazón y siempre unidos en la oración y fuerza en el Señor. Que Jesús resucitado nos de la fuerza.

Vídeo de la aparición del 2 de mayo de 2019 de la Virgen a Mirjana

Compartimos el vídeo de la aparición del día 2 de mayo de 2019 de la Virgen a Mirjana en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina.

Mensaje del 2 de mayo de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, con amor maternal los invito a responder al gran amor de mi Hijo, con un corazón puro y abierto, con total confianza. Yo conozco la grandeza de Su amor. Lo llevé dentro de mí, Hostia en el corazón, luz y amor del mundo. Hijos míos, que yo me dirija a ustedes también es un signo del amor y de la ternura del Padre Celestial, una gran sonrisa llena del amor de mi Hijo, una invitación a la vida eterna. La Sangre de mi Hijo fue derramada por amor a ustedes. Esa Sangre preciosa es para su salvación, para la vida eterna. El Padre Celestial ha creado al hombre para la felicidad eterna. No es posible que perezcan ustedes que conocen el amor de mi Hijo, ustedes que lo siguen. La vida ha vencido: ¡mi Hijo está vivo! Por eso, hijos míos, apóstoles de mi amor, que la oración les muestre el camino y la manera de difundir el amor de mi Hijo, la oración en su forma más sublime. Hijos míos, cuando procuran vivir las palabras de mi Hijo, también están orando. Cuando aman a las personas con las que se encuentran, están difundiendo el amor de mi Hijo. El amor es lo que abre las puertas del Paraíso. Hijos míos, desde el comienzo he orado por la Iglesia. Por eso, también los invito a ustedes, apóstoles de mi amor, a orar por la Iglesia y sus servidores, por aquellos a quienes mi Hijo ha llamado. ¡Les doy las gracias!”

ROSAS PARA LA GOSPA

Mensaje del 2 de mayo de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, con amor maternal los invito a responder al gran amor de mi Hijo, con un corazón puro y abierto, con total confianza. Yo conozco la grandeza de Su amor. Lo llevé dentro de mí, Hostia en el corazón, luz y amor del mundo. Hijos míos, que yo me dirija a ustedes también es un signo del amor y de la ternura del Padre Celestial, una gran sonrisa llena del amor de mi Hijo, una invitación a la vida eterna. La Sangre de mi Hijo fue derramada por amor a ustedes. Esa Sangre preciosa es para su salvación, para la vida eterna. El Padre Celestial ha creado al hombre para la felicidad eterna. No es posible que perezcan ustedes que conocen el amor de mi Hijo, ustedes que lo siguen. La vida ha vencido: ¡mi Hijo está vivo! Por eso, hijos míos, apóstoles de mi amor, que la oración les muestre el camino y la manera de difundir el amor de mi Hijo, la oración en su forma más sublime. Hijos míos, cuando procuran vivir las palabras de mi Hijo, también están orando. Cuando aman a las personas con las que se encuentran, están difundiendo el amor de mi Hijo. El amor es lo que abre las puertas del Paraíso. Hijos míos, desde el comienzo he orado por la Iglesia. Por eso, también los invito a ustedes, apóstoles de mi amor, a orar por la Iglesia y sus servidores, por aquellos a quienes mi Hijo ha llamado. ¡Les doy las gracias!”

Message May 2, 2019

“Dear children, with a motherly love I am calling you to respond to the great love of my Son, with pure and open hearts, with complete trust. I know the greatness of His love. I carried Him within me, the Host in the heart, the light and the love of the world. My children, also my addressing you is a sign of the love and tenderness of the Heavenly Father—a big smile filled with the love of my Son, a call to eternal life. Out of love, the Blood of my Son was shed for you. That Precious Blood is for your salvation, for eternal life. The Heavenly Father created man for eternal happiness. It is not possible—for you who know the love of my Son and who follow Him—to die. Life triumphed; my Son is alive. Therefore, my children, apostles of my love, may prayer show you the way and the means of spreading the love of my Son—prayer in the most exalted form. My children, also when you strive to live the words of my Son, you are praying. When you love the people whom you meet, you are spreading the love of my Son. It is love that opens the doors of Paradise. My children, from the beginning, I prayed for the Church. Therefore, I am also calling you, apostles of my love, to pray for the Church and her servants—for those whom my Son called. Thank you.”

Messaggio del 2 maggio 2019

“Cari figli, con materno amore vi invito affinché con cuore puro ed aperto, con totale fiducia, rispondiate al grande amore di mio Figlio. Io conosco la grandezza del suo amore, io ho portato lui dentro di me, l’Ostia in cuore, la Luce e l’Amore del mondo. Figli miei, anche il mio rivolgermi a voi è un segno dell’amore e della tenerezza del Padre Celeste, un grande sorriso ricolmo dell’amore di mio Figlio, una chiamata alla vita eterna. Il Sangue di mio Figlio è stato versato per voi per amore. Quel Sangue prezioso è per la vostra salvezza, per la vita eterna. Il Padre Celeste ha creato l’uomo per la felicità eterna. Non è possibile che moriate, voi che conoscete l’amore di mio Figlio, voi che lo seguite. La vita ha vinto: mio Figlio è vivo! Perciò, figli miei, apostoli del mio amore, la preghiera vi mostri la strada, il modo di diffondere l’amore di mio Figlio nella forma più eccelsa. Figli miei, anche quando cercate di vivere le parole di mio Figlio, voi pregate. Quando amate le persone che incontrate, diffondete l’amore di mio Figlio. L’amore è quello che apre le porte del Paradiso. Figli miei, sin dall’inizio ho pregato per la Chiesa. Perciò invito anche voi, apostoli del mio amore, a pregare per la Chiesa ed i suoi ministri, per coloro che mio Figlio ha chiamato. Vi ringrazio!”

Patrick y Nancy estaban alejados de Dios por completo… un mensaje de Medjugorje los transformó

Patrick y Nancy cuentan su testimonio de conversión asombrosa, como un ejemplo de la fuerza transformadora de Dios y la Virgen

El portal mariano Cari Filii News recoge la historia de Nancy y Patrick Latta, un doble testimonio de conversión en Medjugorje:

En Medjugorje hay una casa de retiros llamada “Nuestra Señora del Sagrado Corazón”, con aspecto de castillo de parque temático. Es la morada de un matrimonio que fue transformado por el poder de Dios, el de Nancy y Patrick Latta. Allí acogen continuamente peregrinos y, sobre todo, sacerdotes.

cuentan su testimonio de conversión, porque hasta 1990 ellos estaban muy alejados de Dios. Nosotros hemos podido entrevistarles para saber más de su historia.

Patrick: de monaguillo a descreído vendedor divorciado

Patrick Latta, canadiense de Vancouver, fue monaguillo de niño y su madre siempre rezó por él. De pequeño, fue a una escuela católica, pero era cara y a los 16 años dejó la escuela y se dedicó a lavar coches. Con lo que ganó, compró su primero coche por 200 dólares. Lo arregló un poco, le puso un cartel de “se vende” y lo vendió por 800. “En 1 minuto aprendí a vender coches”, dice con humor. Se olvidó de cualquier cosa relacionada con Dios y se dedicó a vender.

A los 32 años vendía coches en 7 empresas, era dueño de dos, tenía 28 personas trabajando para él… “En un buen día, vendíamos 50 coches”, recuerda. Tenía mucho dinero y lo usaba para irse de fiesta. Se casó dos veces, adulteró en ambos casos, se divorció las dos. “Nunca estaba en casa, sólo vivía para el dinero y las fiestas”. Tuvo varios hijos. Uno le dijo: “papá, me bauticé en la escuela, ahora soy anglicano”. “¿Cómo? Se supone que somos católicos”, respondió Patrick algo confuso. “Tú nunca me has dicho nada sobre la iglesia, ni siquiera me bautizaste”, dijo el chico.

Nancy: entre el New Age y la vida fácil

Nancy nació en Croacia, y de los 3 a los 12 años se crió en un pueblecito cerca de la capital. Aunque era la época comunista, en su pueblo había bastante libertad religiosa. Su casa estaba llena de imágenes de la Virgen. Su familia, como otros vecinos, iban a misa con tibieza, por cumplir. “Hice la primera comunión y mi madre intentó transmitirnos la fe. Pero yo veía en en misa todos adoptábamos posturas piadosas, para que nos vieran, al sentarnos, levantarnos… pero fuera del templo, nada. Me parecía mera apariencia”.

A los 12 años la familia emigró a Vancouver y Nancy buscó a Dios en todo tipo de filosofías orientales, budismos, taoísmos, new age... No dudaba de que Dios existía y era bueno, pero necesitaba encontrarlo. Terminó sus estudios de derecho y conoció a Patrick. “Era el hombre más adorable y amable, le miré a los ojos y me enamoré”, recuerda. Y además tenía dinero.

Patrick tenía muchos años más, ya se había divorciado 2 veces y ya tenia 4 hijos. Los padres de Nacy se espantaron pero ella respondió “yo vivo mi vida a mi manera”. Y se fueron a vivir juntos. Ella alguna vez fue a misa para Navidad, pero más allá de eso Dios estaba completamente lejos de su vida.

“O nos casamos o me voy”

Después de 6 años de convivencia, en 1990, Patrick se fue a navegar con unos amigos en velero, de Nueva Zelanda a Canadá, un viajecito de 3 meses. Cuando llegó, Nancy se enfadó: “o nos casamos, o me voy”.

A toda velocidad, Patrick alquiló un helicóptero, se vistieron de blanco, “yo me veía como James Bond” y con un notario se casaron en el helicóptero, con certificado civil y todo. Pero unos días después Nancy lloraba:

– ¡No me siento casada! – sollozaba ella.
– Pero ¿sabes cuánto me costó el helicóptero? -se quejó él
– ¿Por qué no nos casamos en la Iglesia? – propuso ella.
– ¡Tengo dos divorcios! ¿Cómo quieres que nos casemos por la Iglesia?
– Pues yo me voy a ver al obispo -respondió Nancy.

Resultó que el obispo conocía perfectamente el caso de Patrick porque durante 17 años trabajó estudiando la petición de nulidad de su primera esposa. Y, efectivamente, había sido un matrimonio nulo. En cuanto al segundo matrimonio, era sólo civil, no tenía ninguna validez eclesial. Por lo que podían casarse. Nancy encontró una parroquia de franciscanos croatas para casarles.

– Patrick, ¿por qué quiere usted casarse por la Iglesia, con dos divorcios, hijos sin bautizar, ni reza ni va usted a misa…? -dijo el cura.
– Es que ella se dedica a llorar…
– Os caso porque tenéis permiso del obispo, pero, Nancy, es el peor error de tu vida. Él nunca cambiará. Y, Patrick, piensa que en el matrimonio haces promesas…

Claro, promesas… ¡yo soy vendedor de coches!”, pensó él, divertido, dispuesto a romper las promesas que hiciera falta.

Un libro de Medjugorje

Pasado poco tiempo, un hermano de Nancy les dio un libro de mensajes de Medjugorje. Hoy Patrick conserva ese libro y lo lleva a todas partes. Nancy lo hojeó, vio que hablaba de convertirse y pensó “yo estoy bien, que se convierta mi marido. Se lo daré, y si lo rechaza, ah, será culpa suya”. Nancy no pensaba que Patrick pudiera leer nada de ese libro.

– Toma este libro, marido pagano. Si quieres tirarlo, tíralo tú, que caerá sobre tu conciencia…
– ¿Mi conciencia? Bueno, Nancy, sólo por ti, ¡leeré un mensaje! -dijo él. Y buscó el texto más pequeño y lo leyó.

Por última vez, te llamo a la conversión“, decía el mensaje.

No sé lo que pasó, pero mi corazón empezó a latir y empecé a llorar“, recuerda Patrick. “Supe que eso era completamente cierto, que era un mensaje de la Virgen. Yo llevaba 30 años sin ir a la iglesia, pero dije: ‘Nancy, esto es verdad’. Y lloré porque llevaba toda mi vida en pecado mortal y sabía que yo era católico”. Fue fulminante, instantáneo. Todo lo que había aprendido de niño, como monaguillo, todo aquello era cierto e indudable.

“Consagra tus hijos al Inmaculado Corazón”

¿Dónde ir? ¿Qué hacer a continuación? En un encuentro, un sacerdote les orientó. “Quiero que consagréis a vuestros hijos al Inmaculado Corazón de María“, les dijo.

Al hijo “anglicano” lo habían expulsado del colegio por drogas. Otro bebía tanto que no podía encontrar en un párking su coche amarillo. Su hija se casó a los 17, tuvo un bebé con 18, se divorció a los 19… y Patrick le había dicho: “toma mi coche y tarjetas de crédito y busca otro tipo en California”. Su segundo divorcio 18 fue meses después… Y el cuarto hijo le dijo: “soy gay… quizá es porque mi padre nunca estaba en casa”.

Y así Patrick hizo su primera oración a Dios desde que era niño:

– Santa Madre de Dios, toma a mis hijos. Sé tú el padre que yo nunca he sido,porque yo soy un fracaso.

Y con los años las cosas cambiarían: el hijo expulsado llegó a ser un buen profesor de colegio católico, el otro dejó el alcohol, la niña ordenó su vida… Patrick y Nancy lo atribuyen al rezo del rosario y a la oración con ayuno.

Las cinco piedritas de Medjugorje

En ese encuentro de oración aprendieron lo que llaman “las cinco piedrecitas” de Medjugorje, con las que se construye la vida cristiana:

– la oración
– la eucaristía
– la confesión
– la Biblia
– el ayuno

Lo que más me impresionó de la vida cristiana fue la confesión“, explica Patrick. Leyó en el el libro de mensajes de Medjugorje: “No podrás empezar la conversión sin la confesión”. Y fue a confesarse, a contar su larga lista de adulterios, divorcios, mentiras y adicciones. Cuando el sacerdote le dijo “yo te absuelvo”, Patrick rompió a llorar y abrazó al cura. “Sentí amor instantáneo por los sacerdotes. Y me impresiona el milagro de poder descargar 30 años de pecado en un sacerdote. El verdadero milagro de Medjugorje se da ahí, en los sacerdotes que confiesan y perdonan pecados“, insiste.

Hoy Patrick anima a no dejar “para más adelante” la confesión: “si alguien me dijera que piensa confesarse sólo cuando sea ya anciano, o enfermo, yo le contaría mi testimonio, le diría que a mí me cambió la vida. Dios es compasivo, sí, y por esa compasión te da los sacramentos, la confesión, sólo has de acogerlo. No te va a lanzar rayos de luz. Cuando recibes la absolución es cuando se abren las puertas del cielo”.

En su casa de retiros en Medjugorje reciben a muchos sacerdotes “porque les quiero de verdad, me gusta acogerlos. Ahora la mayoría son de Ucrania, de Oriente… una vez juntamos 150 clérigos y seminaristas, grecocatolicos, latinos y ortodoxos, todos juntos”.

Amar a María, como niños pequeños a su Madre

Después de tantos años, ¿qué han aprendido de María?

“Hay que amarla como los niños pequeños a una madre”, dice Nancy. “Si ‘crecemos’ demasiado, nos salimos de su abrazo. Ella siempre dice ‘hijos míos’ y también ‘hijitos’. Por eso, podemos ser como un pequeño Niño Jesús en sus brazos, sin crecer más allá de su abrazo”.

¿Consejos para los novios? “Que se amen lo suficiente para vivir en pureza, sin poner en riesgo la vida eterna del otro”, dice Nancy

¿Y consejos para matrimonios? “Rezar el rosario juntos“, dice Patrick. ¿No vale rezarlo por separado? “No, la Virgen pide rezar el Rosario cada día juntos. Eso es lo que nos ha unido a nosotros, que somos tan distintos. Disfrutamos en esa oración conjunta, y vamos a misa juntos, y ayunamos juntos. Rezar juntos protege a las familias”.

¿Y la importancia del ayuno? Patrick responde: “La Virgen dice que solo la oración y el ayuno frenan desastres naturales, guerras y cambian el mundo. ¡Yo tenía una guerra en mi propia casa, con mi familia caótica! Alguien enfermo no necesita ayunar, pero para alguien sano, la Virgen ni siquiera da restricciones de edad. Ayunar es muy difícil, pero puedes empezar como nosotros, rechazando primero una comida, luego limitando el té, el café, etc…. Pero la Virgen dice: “Hijitos, pedidme ayuda, no podéis hacerlo solos“. Hay que hacerlo rezando, pidiendo la paz para tu corazón, luego para tu familia, luego ya para el mundo”.

Otros acompañantes espirituales

Patrick también es devoto de Santa Catalina de Siena y Santa Faustina Kowalska.“El diario de Santa Faustina es impresionante por su enseñanza de la misericordia, creo que llegará a doctora de la Iglesia. Y me asombra que Dios Padre mismo haya hablado directamente a Santa Catalina, es el único caso que conozco”.

Patrick y Nancy tienen por director espiritual a Slavko Barbaric, uno de los franciscanos de Medjugorje, y hablan de todos ellos como maestros de enseñanza sólida, llenos amor a Dios, a la Virgen y a la Iglesia.

Por último, les preguntamos qué es lo peor que podría pasarle a Medjurgorje. “¿Lo peor?”, plantea Nancy. “Sin duda, sería que yo no viva lo que la Virgen pide. Porque lo que pase en el mundo, depende de ti, de cada uno. Lo peor es no cumplir lo que Ella pide, que es lo mismo que la Madre Iglesia ha pedido durante siglos: los sacramentos, la oración…”

Fuente: www.religionenlibertad.com

Hoy es sacerdote: “En el medio de tanto dolor me invitaron a una peregrinación a Medjugorje, una pequeña aldea en Bosnia-Herzegovina, y fue ahí que mi vida cambió”

Ser sacerdote está d+

Hoy es el cuarto aniversario de la ordenación sacerdotal

Un día como hoy, pero hace cuatro años atrás, mi vida cambiaba para siempre. Aún recuerdo lo que me costó decidirme para entrar al Seminario.

Hasta los 23 años no frecuentaba la Iglesia, es más, no quería saber nada con la Iglesia y con los curas; y eso que fui a colegios católicos toda mi niñez y adolescencia. Nunca me llamó la atención ir a la Iglesia, es más, recuerdo que lo consideraba una perdida de tiempo.

Fue el dolor lo que me acercó a Dios y a la fe, fue la muerte de un amigo que quería mucho. Mi gran amigo Agustín falleció en un accidente de transito y a partir de ahí mi vida cambió para siempre. Empecé con ataques de pánico y en mi corazón había una angustia que no la podía describir con palabras.

En el medio de tanto dolor me invitaron a una peregrinación a Medjugorje, una pequeña aldea en Bosnia-Herzegovina, y fue ahí que mi vida cambió. La Virgen me rescató de esa angustia y me llevó a conocer a su Hijo Jesús. Esta fue la experiencia más reconfortante que tuve en mi vida, porque pasé de tener un vacío enorme en mi interior a encontrar paz. Les puedo asegurar que pasé mucho tiempo buscando paz y no la encontraba, la busqué en todos lados antes de llegar a Dios.

En mi juventud me la pasaba de boliche en boliche, en un vida bastante desordenada desde todo punto de vista y cada día, cuando me levantaba de salir la noche anterior, me encontraba inmerso en un vacío que no podía explicar. Yo no quería seguir así, pero no encontraba nada que me llene para salir de esa situación.

Más adelante, luego de esa conversión, fue tanto lo que cambié que, por momentos, yo mismo no me reconocía. El cambio fue muy grande, pero era tanta la alegría que había en mi corazón que yo estaba tranquilo y en paz en medio del dolor por la perdida de mi amigo y de tantas otras situaciones dolorosas por las que estaba atravesando.

Después de este cambio comenzó a aparecer en mi corazón la idea de ser cura. ¡Pahhh! ¡Qué difícil fue digerir eso! ¡Nunca se me había pasado por la cabeza ser cura! Es más, cuando me pongo a pensar en el momento en que por primera vez sentí ese deseo en mi corazón me acuerdo y me río. Estaba en una Capilla en medio de un retiro espiritual y sentí en mi corazón que Dios me estaba pidiendo que tenía que ser cura. En ese mismo momento me levanté y salí corriendo de la Capilla. Yo decía para dentro mío: “ahora si que estoy quedando loco del todo. ¡Yo cura! ¡Noooo! ¡Seguro que Dios se equivocó”. A partir de ese momento no pude disfrutar más del retiro, ya nada era lo mismo. Cuando me fui de esa casa de espiritualidad hice de cuenta como si no había pasado nada y puse esa idea en el “freezer”.

El tiempo pasaba y esa idea no se iba, yo seguía con mi vida. Tenía novia, salía con mis amigos, jugaba al fútbol y trataba de que se vaya la idea porque eso de ser cura no era para mi.

Peleé con esa idea que Dios había puesto en mi corazón durante 3 o 4 años hasta que un momento no pude pelear más y le dije a Dios que si esa era su voluntad yo me metía para cura, pero sabiendo que no era lo que yo quería sino lo que Él quería.

Estuve muchos años estudiando y formándome hasta que llegó el momento, de verdad que me costaba mucho aceptar la voluntad que Dios tenía para mi vida. Entre vos y yo, no le digas a nadie, hice todo lo posible para confundir a Dios y que Él mire para otro lado, porque yo seguía insistiendo en que no quería ser cura. Quise huir de ese llamado varias veces, quise mirar para otro lado, me quise esconder innumerables veces, pero todo eso seguía en mi corazón.

Primero llegó la ordenación de diácono y luego, un 26 de abril de 2015, la ordenación sacerdotal. Ese día lloraba como un niño, pero el llanto no era porque quería huir, sino de alegría y felicidad. No te puedo explicar lo que fue la celebración de la ordenación, mientras el Obispo ponía sus manos sobre mi cabeza mi corazón latía fuerte y mis manos temblaban de la emoción.

Es increíble que habiendo tanta gente capacitada y buena Dios me haya elegido a mi para esta vocación. Hasta el día de hoy me encuentro con gente por la calle y me ve vestido con la camisa de cura o de sotana y se sorprende. Varias personas me han dicho que se imaginaban a cualquiera de cura menos a mi. A lo cual respondo que yo también me imaginaba a cualquier otro menos a mi.

Lo que te aseguro es que ser cura es lo mejor que me pasó en la vida, no me imagino mi vida sin ser cura. Le doy gracias a Dios por haberme mostrado ese mundo en el que estuve antes de mi conversión, haber pasado por todo lo que pasé, sufrir todo lo que sufrí y conocer cada uno de los lugares que conocí.

Hoy, como sacerdote, me toca hablar con muchos jóvenes y adultos que están pasando por lo mismo que me tocó vivir y no le encuentran sentido a la vida. Dios está siempre al lado del que sufre y del que no encuentra sentido a su vida, el problema es que nosotros no dejamos que Él entre en nuestro corazón.

En estos días me ha tocado vivir uno de los momentos más duros de mi sacerdocio, fue celebrar la Misa en el entierro de un querido amigo, al que quería mucho, que decidió terminar con su vida después de muchos años de sufrimiento por estar inmerso en las drogas. No se como hice para celebrar esa Misa, estaba quebrado, mi corazón estaba roto. Ser cura tiene estas cosas, el mismo domingo de Pascua, día de la Resurrección, celebré una Misa llorando y desconsolado por un gran amigo que se nos fue.

No paro de dar gracias a Dios por haberme metido en este hermoso lio de ser cura, es lo mejor que me pasó y no lo cambiaría por nada. De verdad que nunca me imaginé que terminaría siendo cura, pero hoy no me puedo imaginar ser otra cosa que no sea cura. Conocer a Jesús, por medio de la Virgen, fue lo mejor que me pasó en la vida.

¡Gracias Señor por este hermoso regalo de ser cura! ¡Gracias Madre querida porque si no me hubieras presentado a tu Hijo Jesús hoy no habría aceptado el regalo tan grande que Dios me hizo de celebrar la Misa y recibir a las personas heridas en el sacramento de la confesión!

¡Ser cura está d+! ¡Gracias Señor por haber elegido a este indigno y gran pecador para esta hermosa vocación!

Me encomiendo a tus oraciones,

Padre Marcelo Marciano

www.uncuraenlasredes.com