El Señor quiere que no nos dejemos vencer por el egoísmo que siempre pretende desplazar a Dios

Medjugorje - elijan siempre la San MisaUna vez más nos habla de la Eucaristía, en un modo nuevo. Hoy la asocia al ofertorio donde nuestras penas, preocupaciones, debemos entregarlas uniéndolas a la ofrenda en sacrificio que, en cada Misa, Jesucristo hace al Padre para nuestra redención. En la Misa el Señor parte para nosotros y por nosotros el pan: es su cuerpo que se entrega por nosotros. “Tomó el pan, dando gracias lo bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: “Tomen y coman todos de él esto es mi cuerpo que será entregado (en sacrificio) por ustedes”. Después de la cena, del mismo modo, tomó el cáliz, lo bendijo, lo pasó entre sus discípulos diciendo: “Tomen y beban todos de él, este es el cáliz de mi sangre… que será derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados…”. Jesucristo parte el pan en cada Misa que se celebra en la tierra. Es Él, nuestro Señor, quien se entrega al Padre por cada uno de nosotros, por nuestra salvación y se nos da como alimento de eternidad. En cada Eucaristía, auténticamente participada, recibimos todo tipo de gracias. Y ciertamente cuando la prueba se nos vuelve muy dura, al límite de lo soportable, por la Eucaristía se nos alivia el peso y se nos refuerza la esperanza para que no desesperemos. 

Nos habla también de lucha interior. El Señor quiere que no nos dejemos vencer por el egoísmo que siempre pretende desplazar a Dios y al otro de nuestra vida, ni profiramos juicios que condenan, incluso inapelablemente a otras personas, porque Él es el único Juez y sabe qué pasa en cada alma y porqué las personas actúan como lo hacen. Nos pide luchar también contra toda debilidad porque por ahí será donde el demonio nos atacará una y otra vez. La lucha espiritual es permanente -contra los espíritus del mal que andan vagando por el mundo y continuamente nos acechan y contra nosotros mismos, nuestras malas inclinaciones, nuestra concupiscencia- y no podemos bajar los brazos. Recordemos la batalla de los israelitas contra los amalecitas, cuando Moisés mantenía (en oración) sus brazos en alto iban venciendo los israelitas pero cada vez que se les caían eran los amalecitas los que llevaban la mejor parte. Aarón y Jur sostuvieron los brazos cansados de Moisés y finalmente Israel tuvo la victoria. También nosotros no debemos dejar de rezar, en la oración está nuestra victoria, en la oración y –desde luego- en los sacramentos, especialmente la confesión sacramental y la Eucaristía. Algunos hermanos, por sus situaciones temporarias o de largo tiempo, no podrán acceder a ellos pero sí a la oración e incluso a la oración frente al Santísimo Sacramento. Por eso, la oración es el remedio para todos en el combate espiritual, porque de la oración recibimos las fuerzas para poder seguir dando batalla a quien quiere destruirnos y a nuestras propias debilidades.

Con la oración y con los sacramentos, las debilidades se vencen porque quien las vence es Dios. Y cuando ya no podemos más, porque estamos hasta cansados de orar y se va perdiendo la esperanza, entonces -como Moisés- sin dejar de rezar busquemos la ayuda de otros para que nos sostengan. La ayuda de otras personas que también intercedan por nosotros, y principalmente hagámoslo con fervor pidiendo a la Santísima Virgen, a san José y a los santos que intervengan a nuestro favor. Ellos son nada menos que la Madre de Dios y los amigos de Dios. Y aún, por encima de todo, pidamos, supliquemos a Aquél que no bajó sus brazos porque los tenía clavados en la cruz. Sí, pidámosle que con toda la fuerza de su amor divino interceda ante el Padre por nosotros, en la Santa Misa, cuando se hace presente y actual su sacrificio. Pongamos esa debilidad que debemos vencer, ese pecado con el que nos apartamos de Él, como intención en la Santa Misa.

P. Justo Antonio Lofeudo

Un pensamiento en “El Señor quiere que no nos dejemos vencer por el egoísmo que siempre pretende desplazar a Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s