Igor: una conversión paso a paso

igor_medjugorje_conversionHay conversiones fulminantes, en un instante, y hay personas que se convierten paso a paso: es el caso de Igor, que poco a poco fue recibiendo gracias del Señor, especialmente a través de la Reina de la Paz, hasta llegar a su completa conversión.

Igor no creía en Dios y vivía un momento muy difícil de su vida, encadenado por la droga, la sensualidad y el alcohol. Su corazón estaba vacío y no había esperanza. En ese momento llegó a sus oídos lo que ocurría en un lugar de Bosnia-Herzegovina. Fue su madre quién se lo contó, hablándole al mismo tiempo de que Dios cuenta con nosotros y nos ayuda. Ella llevó a casa un libro sobre las apariciones de la Reina de la Paz en Medjugorje. Igor abrió el libro y encontró estas palabras: “Yo soy su Madre. Paz, paz, paz”. Quedó conmovido y comenzó a llorar porque él ansiaba enormemente la paz. En ese momento comprendió, por una luz muy especial que entró en su corazón, que María era su Madre.

Decidió intentar vivir lo que pide la Reina de la Paz y que había leído en el libro. Poco a poco y con el paso del tiempo venció los respetos humanos y comenzó a orar, sin importarle las burlas de sus amigos. Pero todavía no iba a la iglesia. Dejó de fumar, de emborracharse y de drogarse. Pero no tenía valor para confesarse. Su madre le presentó a un sacerdote y finalmente, después de algunos intentos fallidos, porque se confesaba mal, sin decir todos sus pecados, logró hacer una verdadera y profunda confesión. Entonces la paz que había perdido volvió a su corazón. Lleno de gratitud peregrinó a Medjugorje para darle gracias al Señor y a la Reina de la Paz. Pero aún le faltaba otro paso: vivir la fe en la Iglesia. Porque aún la vivía él solo, sin contar con los demás.

En su tercera peregrinación a Medjugorje descubrió lo que es la Santa Misa y la Eucaristía. Comprendió que el Señor está presente en ella. Comprendió que la Virgen se aparece todos los días en Medjugorje, pero también está en cada Misa, presente junto a su Hijo. Ella es la Madre de la Iglesia y tenemos que estar en la Iglesia con Ella y con su Hijo. Descubrió que en cada iglesia, en cada lugar, está presente Medjugorje si nosotros lo queremos vivir.

Este fue su camino: primero oyó hablar de Medjugorje, abrió su corazón y se convirtió, aceptando a Dios en su vida. Después comenzó a orar venciendo los respetos humanos. A continuación se confesó y dejó el pecado. Finalmente comprendió lo que es la Santa Misa y la importancia de pertenecer a la Iglesia. Medjugorje fue el comienzo de este camino y el lugar al que volvió al final del mismo para agradecer de corazón su completa conversión.

Fuente: Reina de la Paz TV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s