¡Entraron ladrones!

«Todos los días nos son ofrecidos nuevos medios de comunicación con gran soporte publicitario a través de la televisión, radio, celulares: Twitter, WhatsApp, Internet, Youtube, Facebook, Instagram, Wechat, etc. ¿verdadera comunicación? ¿Por qué entonces la comunión fraterna y las relaciones interpersonales se deterioran? ¿Por qué cada vez hay más familias divididas? ¿Quiénes son estos ladrones que aparecen sutilmente para robarnos la escucha mutua, la alegría del compartir fraterno y la unión de los corazones?

Una trampa para las relaciones interpersonales. La familia debería ser “un lugar de comprensión y de ternura”, nos dice María (2 octubre). Lamentablemente a través de la televisión y todos estos diferentes medios, ladrones de tiempo, de diálogo familiar y de atención mutua se han infiltrado en numerosos hogares. Todas estas técnicas no son intrínsecamente nocivas. Frecuentemente resultan de gran utilidad, pero su utilización desenfrenada, sistemática y sin discernimiento las convierte en verdaderos tiranos domésticos que nos controlan. Estas nuevas formas de comunicación nos roban nuestra capacidad interior de escucha a Dios y al prójimo, nos quitan nuestra capacidad de adoración que hace la grandeza del hombre. Nos mantienen en una superficialidad lastimosa a la cual nos acostumbramos de manera lamentable y adictiva como si se tratara de una droga. Cuando adoramos a Dios, nos transformamos en lo que realmente somos a los ojos del Creador; por el contrario, estos impostores nos van sustrayendo de a poco nuestra hermosa identidad.

Muchas familias padecen una “crisis de falta de comunión. Allí donde el amor no se expresa, cada cual intenta sobrevivir a su encierro buscando compensaciones a través de comunicaciones por todos los medios posibles. ¡Si supiéramos cuánto Dios desea hablarnos! ¡No es por nada que su primer mandamiento comienza por Shema Israel, escucha Israel!

Una trampa para la relación con Dios. El Señor le dijo a santa Faustina: “En un alma habladora no hallo reposo. El ruido incesante me cansa y en ese tumulto el alma no discierne mi voz”. En efecto, Dios habla a todas las almas pero sólo un muy pequeño número de ellas percibe el murmullo de su voz. Hoy en día la gran mayoría de la gente le teme al silencio. Temor de encontrarse consigo misma. El ruido nos hace olvidar nuestro vacío interior, simulando llenarlo. ¡Es tan sólo una ilusión! ¡Pobre de aquel corazón que no encuentra la verdadera alegría! ¡Pobre de aquel corazón que no sabe que sólo Dios puede saciarlo y que olvida su capacidad de ser colmado!»

© Children of Medjugorje del mes de noviembre de 2017

Sor Emmanuel

3 pensamientos en “¡Entraron ladrones!

  1. Infelizmente, uma situação assaz interrogante se passou comigo, este passado Out/Nov em Medjugorje. Nem toda a gente que ali vai ou faz parte de grupos merece crédito. Conseguem enganar ardilosamente os outros, mas acabam por vir a ser descobertos. Daí que falo no cruzamento entre o Bem e o mal. E ele existe. Critérios, expedientes e comungo das mesmas opiniões que foram proferidas por frei, doutor Slavko, que sabia impor respeito. Presentemente é muito difícil o relacionamento humano, porque algo se passa com as pessoas, começando pelos desvarios de valores pessoais e educação. Contra factos não há argumentos.

  2. Sor Emmanuelle: seulement lui dire que parfois c’est pas facile trouver la joie, on doit atteindre le moment dont Dieu peuve l’instaler dans notre coeur. J’ai nostalgie de cette joie que j’avais perdu à travers la vie. Je vous remercie par votres efforts pour nous rendre chrétiens,
    Sofía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s