Un horrible crimen

«Katia me contó su historia y, si no la hubiera conocido personalmente, jamás hubiera dato crédito a semejante pesadilla como fue la suya.

Cuando conoció a su marido, Claudio, él estaba “bien” a pesar de tener altibajos depresivos a los que ella no atribuyó mayor importancia. Él no quería tener hijos (y Katia ignoraba que para la Iglesia esto constituía una causa de nulidad para su matrimonio), mientras que ella hubiera querido tener por lo menos cuatro. Pronto el carácter de Claudio se endureció y estaba cada vez más deprimido, sobre todo después del nacimiento de su hija. A pesar de ello Claudio amaba mucho a su hija, aunque era muy autoritario con ella, pero no violento. La vida de Katia se tornaba cada vez más difícil, limitada por la depresión de su marido y su autoritarismo. Además, Claudio culpabilizaba a su mujer por todo, porque según él, ella era la causante de todos los males. Por más que estuviera medicado para controlar su depresión, su cuadro no mejoraba.

Una tarde del 2008, al volver a su hogar Katia encontró a su hijita de 7 años apuñalada con 7 heridas mortales y a Claudio igualmente muerto en un charco de sangre. ¿Un brote psicótico? Sólo Dios lo sabe. Le cedo la palabra a ella:

“Decir que estaba desesperada sería poco. Mi vida estaba literalmente destrozada y creía que no podría seguir viviendo. El dolor era atroz, imposible de soportar; se me revolvían las entrañas. Quería morir. Tan sólo mi fe en Dios me impedía cometer aquel gesto irreparable. Tres días después del drama, una amiga mía vio en sueños a mi hija en brazos de la Virgen María. ¡Esto fue un gran consuelo para mí! Luego, una mañana, estando enferma, abrí los ojos y vi a mi hija al pie de mi cama. No me habló, pero me miraba con gran ternura. ¡Sus ojos me decían tantas cosas! Entonces comprendí que debía optar por la vida, ya que ella estaba conmigo. La fiebre cesó al instante; pude dejar la medicación y volver a trabajar. Sin embargo, el dolor permanecía; experimentaba un intenso rencor que bloqueaba mi serenidad. Era como una piedra que aplastaba mi corazón. Estaba resentida con todo el mundo.

El efecto Krizevac “Pude ir a Medjugorje el año pasado, con el corazón lleno de esperanza, sabiendo que mi hija estaba feliz con Jesús y María. En la 4ª estación del Via Crucis del Krizevac, donde Jesús se encuentra con su Madre, el reflejo brillante de una piedra llamó mi atención y vi claramente en ella a mi hijita querida, que me sonreía como de costumbre. Me puse a llorar. Lloré por muy largo tiempo. Cuando me tranquilicé, volví a recuperar la serenidad en lo profundo de mi corazón. ¡Ya no sentía más dolor! Pude perdonar a mi marido y a cuantos me habían hecho daño. ¡Estaba curada!

Ahora alabo y le doy las gracias diariamente a Jesús y a María. Vivo sola, trabajo y me ocupo de mis padres. La Eucaristía dominical y la adoración de los jueves en mi parroquia renuevan mis fuerzas”.

¿Cómo pudo Katia salir feliz de aquella pesadilla? Pude comprobar su profunda serenidad. Una vez más, el milagro de la paz que desciende en Medjugorje se hizo realidad. ¡La Madre de la Misericordia y su Hijo Jesús habían sanado el corazón y la vida de esta mamá quebrada que había depositado su confianza en ellos!»

© Children of Medjugorje del mes de agosto de 2017

Sor Emmanuel

2 pensamientos en “Un horrible crimen

  1. En el 2001 viaje a Medjugorie. Es maravilloso estar alli. La presencia de nuestra madre se siente. Los lugares elegidos por nuestra Madre para manifestarse son especiales llenos de una presencia divina que llena de paz. En Argentina San Nicolas y Salta tenemos la gracia infinita de gozar el amor de Dios que envia a Maria como instrumenton para llevarnos al corazon de su amado hijo JESUS.

  2. Horrível, tristíssima página de vida para a qual não tenho, de imediato, uma frase que se insira sem qualquer pausa no quadro apresentado. Sei que quem sobe a montanha do Krisevac nos casos mais estranhos, cruéis, impossíveis, dali vem com algo de muito concreto em suas mãos. Irei lá, dentro de 2 semanas e quero dizer, que desde o momento em que comecei a escrever livros sobre Medjugorje, este lugar tem um significado humano tão alto dentro de mim, que já considerei, apesar de ter raízes, quer no Brasil, quer em Espanha, também quando ali chego fisicamente não posso negar que me sinto um pouco de lá, senão muito. Por outro lado, aqui neste artigo, também é, e felizmente, abordada a situação da ligação entre nós e o Outro Lado. Quem lê muito acerca destes assuntos, a alma fica mais plena de tudo e mais se distancia da vulgaridade humana, não por humilhação, mas por lamentar que tanta gente perca seu maravilhoso tempo sem ler bons livros, escritos por médicos altamente credenciados, que têm vindo a estudar informações concretas a vida para além da morte. Os meus respeitos a “Rosas para La Gospa”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s