En noviembre viajé a Malasia para una hermosa misión en la región de Kota Kinabalu

Sor Emmanuel«En Ranau hay una iglesia cuyo párroco, el p. Nick, está perdidamente enamorado del Niño Jesús. Como ya les comenté el año pasado, fomentó entre sus paroquianos el deseo de recibir una imagen del Niño para honrarlo durante 24 horas. Fueron tantos los milagros y las conversiones que el Niñito realizó en los hogares visitados que el p. Nick se vio obligado a reducir el tiempo de permanencia de la imagen a una hora, para poder cubrir todos los pedidos. Como éstos seguían siendo cada vez más numerosos decidió construir un Santuario dedicado al Niño Jesús. Allí todos podrían venerar al divino Niño. Conociendo nuestro estrecho vínculo con el Niñito Jesús en Medjugorje y la presencia en nuestro jardín de un establo de tamaño natural, el p. Nick esperaba mi venida para consagrar ese Santuario.

¡Pero esto no fue todo! Una mujer en su silla de ruedas vino para atravesar la Puerta Santa en su iglesia y obtener así la gracia del Jubileo ocho días antes del cierre de la misma. Estaba paralítica y hemiplégica desde hacía mucho tiempo además de muchas otras enfermedades que la aquejaban y la hacían sufrir mucho. Cuando salió del templo por aquella Puerta bendita, ¡comenzó a caminar! La noticia se difundió como reguero de pólvora y desde el día siguiente miles de peregrinos acudieron para pasar también ellos por la Puerta Santa.

¡La Providencia permitió que yo llegara justamente en aquel momento! Cuando me dirigí a la muchedumbre para compartir los mensajes de María, había alrededor de 20.000 personas venidas de distintos lugares del país! Literalmente me bombardearon a preguntas acerca de los mensajes y nuestro encuentro se prolongó durante varias horas. Un pequeño detalle: alrededor del 80% de mi auditorio eran jóvenes. Les comenté que en Europa, una charla similiar hubiera convocado seguramente a un 80% de personas mayores… Esto les causó mucha gracia; esto sería más bien para ponerse a llorar… En la celebración de la Pascua pasada, el P. Nick bautizó a 234 adultos, sin contar a los niños. En nuestras Vigilias Pascuales, con suerte, pueden llegar a bautizarse 3 ó 4 adultos.

¡Y esto no es todo! El p. Nick, queriendo brindar a sus feligreses una buena formación cristiana, les propuso realizar una reafirmación de las promesas bautismales. Como se trata de personas muy sencillas era importante que ese hecho fuera concreto; por ello construyó una especie de piscina a la que se accede mediante tres escalones y el agua llega hasta las rodillas y se la atraviesa repitiendo las Promesas del Bautismo. El Señor confirmó que la idea provenía de Él, porque de inmediato los milagros se multiplicaron: un hombre que tenía una de sus manos completamente paralizada al salir del agua, agitaba la mano con gran asombro; “Él me ha curado”, decía. Otro casi ciego al salir del agua comenzó a gritar: “¡Ahora veo bien, ahora veo bien!” De buena gana fui a renovar mis Promesas bautismales sabiendo que, según los exorcistas, esta oración es un excelente medio para expulsar a los demonios, que por cierto abundan en este mundo.

Agradezco a cada uno de ustedes por sus oraciones y sacrificios ofrecidos por estas misiones. ¡Verán su fruto en el Cielo y no quedarán defraudados!»

© Children of Medjugorje del mes de diciembre de 2016

Sor Emmanuel

2 pensamientos en “En noviembre viajé a Malasia para una hermosa misión en la región de Kota Kinabalu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s