Irlandés y protestante, la transformación de su mujer en Medjugorje le dio «envidia» y clamó a María

PodbroRobert es irlandés. Sus padres lo bautizaron en la Iglesia presbiteriana pero más tarde recibió el sacramento de la confirmación en la comunión anglicana. Siempre se había considerado cristiano pero un cristiano sumamente light, sin compromiso ninguno. Y con un gran sufrimiento oculto en su interior se hizo católico tras la transformación radical de su mujer en Medjugorje y un retiro de Emaús que confirmó su propia conversión.

El padre de Robert era un alto cargo de la marina inglesa. Creció entre Inglaterra y la Irlanda del Norte, golpeada terriblemente por las atrocidades del IRA y la violencia protestante, un largo y doloroso conflicto justificado por ambas partes en nombre de Dios. Esta será una de las razones que le llevarán a rechazar todo lo que significase religión y es que durante los años de su juventud no pisó una iglesia.

Éxito, dinero y muchas mujeres
Acabados sus estudios regresa a Londres, a la City. Allí encontró trabajo, éxito y mucho dinero, demasiado dinero para un joven. Su vida era todo un exceso: trabajo, dinero, alcohol y chicas. De Londres va a Madrid. Allí continúa con esa vida hasta que encontró a alguien que cambio su vida. Ni él hablaba bien español, ni ella inglés. Tras siete meses de un curioso noviazgo se casan por el rito ecuménico en Madrid. 

Su boda fue el primer acto religioso en el que participó después de mucho tiempo. Celebrada en español y con su nula práctica religiosa Robert no entendió palabra alguna de su boda. Lo que le marcó profundamente fueron aquellas palabras pronunciadas por el sacerdote que les casó: “lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”. En este momento los dos llevan más de 25 años juntos.

Medjugorje fue la clave para su familia
Hoy Robert no es ni mucho menos la persona de entonces. En el año 2000 se volvieron a vivir a Londres. Unas amigas de su mujer, todas anglicanas, la invitaron a ir con otra amiga de ellas a un pequeño pueblo de Bosnia llamado Medjugorie. Las amigas anglicanas de su mujer aseguraban que cada día se aparecía allí la Virgen.

De este modo, Amada, su mujer, viajó en abril del año 2000 a Medjugorje. Para él, aquel viaje no suponía nada, ella iba por simple curiosidad. A los siete días su mujer regresó radicalmente cambiada. Su rostro irradiaba una felicidad, una fuerza y un amor que jamás había visto antes en ella. No entendía qué había ocurrido. Se hallaba entre fascinado y preocupado por lo que le había pasado a su mujer. Ésta le trajo un rosario, a él que era protestante irlandés, y empezó a  ir a misa cada día, a confesarse muy frecuentemente, a rezar y a asistir a la adoración. Robert no encontraba explicación a la transformación radical de su mujer.

Su petición a la Virgen: “¿Y yo qué?”
Un día, yendo a trabajar, fascinado y lleno de envidia por la felicidad y la paz que irradiaba su mujer, sin saber cómo se puso a rezar. Agarró el Rosario y le dijo a la Virgen: “¿Y yo qué?” Una frase se repetía una y otra vez en su cabeza: “suspend your disbelief”, “deja a un lado tu incredulidad”.

rosarioAsí empezó a preguntarse por la fe. Se puso apasionadamente a estudiar los Evangelios, los Hechos de los Apóstoles, y a partir de allí la historia: Josephus, Orígenes, Eusebio de Cesarea… Robert empezó a asistir a Misa cada domingo con su mujer. La Misa se convirtió para él en un maravilloso descubrimiento. Ya no podía prescindir de ella.

En la noche de su décimo aniversario de matrimonio se encontraba confesándose con su mujer de algo ocurrido antes de casarse con ella, algo de lo que nunca había hablado con ella y de lo que nunca tampoco le había pedido perdón a Dios.

A la mañana siguiente se encontró en el confesionario de su parroquia de Kensington. Tras confesar sus pecados, el sacerdote católico que le escuchó le dijo que bajo los términos de su confesión religiosa había hecho todo lo que tenía que hacer, que era pedirle perdón al Señor. Pero Robert necesitaba la absolución. Se volvió a casa decepcionado.

El milagro eucarístico que le ayudó en su catolicidad
Poco después su mujer y él asistieron al testimonio de un muy conocido periodista australiano, Mike Willasee, sobre un milagro eucarístico que acababa de ocurrir en Buenos Aires y que él estaba investigando. A Robert le pidieron traducir. En medio de la traducción Robert quedó profundamente sobrecogido por los hechos que está escuchando. Se habían derrumbado dos muros que impedían su conversión definitiva: la confesión y la transubstanciación.

El aborto que él promovió en su novia de la juventud
Pero lo que más le dolía, junto a su alejamiento de Dios, era aquello que había tenido guardado tanto tiempo en secreto: que no había tenido el valor de acoger a su primer hijo, fruto de su relación con una novia inglesa, y que pagando su intervención abortiva se había hecho cómplice de su muerte.

A pesar de su conversión, de su confesión sacramental y de la absolución del sacerdote, no podría hablar de ese tema. Le dolía demasiado. Padre de tres hijas preciosas que algún día serían madres, no podía perdonarse a sí mismo. Era como un cáncer maligno profundamente escondido. Algún sacerdote amigo les ayudó mucho, explicándoles la importancia de dar a su hijo nombre y posición en la familia, incluso bautizarle de deseo. Esto le ayudó mucho.

El Retiro de Emaús, su segunda conversión
Entonces llegó lo que Robert mismo llama su segunda conversión. El Retiro de Emaús le ayudó a desbloquearse interiormente. Aquello era muy difícil y doloroso para él: reabrir yagas que habían estado cosidas y recosidas, derribar los muros de autodefensa que su orgullo había levantado. Todo aquello se liberó.

“Me toca a mí quitarme la máscara de silencio, de olvido y de hipocresía, ayudando a otros hombres hacer lo mismo, y  dirigirme en voz alta a todas las mujeres que han sufrido un aborto forzado, para decirlas con todo mi respeto, mi  dolor y mi vergüenza: “Lo Siento”.

“Sé que esto es muy poco y que ya es muy tarde. Pero si puede aliviar el dolor de al menos una sola mujer, habrá valido la pena. Y si puedo también con esto a ayudar a que estas mujeres puedan llegar a perdonar a los que tanto les han hecho sufrir, todavía mejor”.

Robert compartirá su testimonio el próximo sábado 21 de enero en la Vigilia de testimonio, adoración y alabanza Asalto al Cielo, en la parroquia de Colmenar del Arroyo (Madrid) (Plaza de España, s/n) organizada por el padre Álvaro Cárdenas.

Programa:
17h. Rosario;
18h. Testimonio;
19h. Adoración
20h. Misa.
Habrá música de adoración y alabanza.

¿Cómo llegar?
Para llegar desde Madrid a Colmenar del Arroyo: Tomar la carretera M501 dirección San Martín de Valdeiglesias, y continuar por ella hasta la salida 37, dirección Chapinería, Colmenar del Arroyo y Valdemorillo. Tomar el desvío hacia Colmenar del Arroyo, y continuar recto hasta la Pza. de España, s/n, donde se encuentra la Parroquia. Hay zona de aparcamiento detrás de la parroquia. En autobús desde Madrid tomar el nº 642 en el Intercambiador de Moncloa.

Fuente: www.religionenlibertad.com

3 pensamientos en “Irlandés y protestante, la transformación de su mujer en Medjugorje le dio «envidia» y clamó a María

  1. Le deseo a Robert que la Paz de Dios alcance y llene su corazón, que Dios ya lo perdono y ahora le toca perdonarse el mismo. Exito!

  2. Dios es maravilloso y la Madre se su Hijo JESUS hace maravillas , dejemos abrazar con su inmeso AMOR, esa familia fue justamente abrazada por ese AMOR MARAVILLOSO, abramosle el Corazon

  3. Es muy bello ver como a través del arrepentimiento sincero y su corazón humilde, su mensaje llega a otras personas. Muchísimas gracias por compartir su experiencia de como Dios toco su corazón a través de nuestra madre Celestial. Reciban muchas benciones y que tengan un maravilloso día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s