No olviden que en la Eucaristía mi Hijo está siempre con ustedes

1012081_555205351253447_862351891_nEs un llamado a la verdad de la Eucaristía. a la presencia real de Jesucristo en la verdad del misterio pascual que ella encierra.

En Civitavecchia se venera una imagen de la Reina de la Paz en la iglesia de Pantano, erigida ahora en santuario. Es una estatuilla traída de Medjugorje que en 1994 lloró sangre. Uno de los testigos oculares fue el obispo, Mons. Girolamo Grillo, quien oficialmente reconoció el fenómeno como de orden sobrenatural. Civitavecchia está a las puertas de Roma. La estatuilla pertenecía a la familia Gregori y también en seno de la familia hubo apariciones de la Santísima Virgen. La primera vez –según relata Fabio Gregori- fue durante la Santa Misa, donde la Virgen permaneció silenciosa en adoración hasta el momento de la comunión, testimoniando de ese modo que su Hijo, nuestro Salvador, está realmente presente, resucitado, glorioso, vivo en la Santísima Eucaristía.

“Mis palabras son la verdad… la verdad no cambia… mis palabras son eternas”, evoca en nosotros las palabras del Hijo, nuestro Dios y Señor: “El cielo y la tierra pasarán pero mis palabras no pasarán” (Mt 24,35).  “No crean que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar pleno cumplimiento de la Ley. Yo les aseguro que antes se acabarán el cielo y la tierra, que deje de cumplirse hasta la más pequeña letra o tilde de la Ley” (Mt 5, 17-18).

P. Justo Antonio Lofeudo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s