“¡Abran sus corazones!”

Gospa azulLa Virgen ha dicho: «Abran sus corazones, hijitos, para que Dios los llene con su amor y ustedes serán alegría para los demás.» También en los últimos mensajes la Virgen ha estado insistiendo sobre el particular de abrir el corazón. Quizá porque como Madre sabe que muchos de sus Hijos, aunque oren y vayan a la Iglesia, tienen el corazón cerrado a Dios. Ahora bien, para abrir el corazón hay que orar, porque la oración misma es la que abre el corazón. Así, cuanto más se ora, más se le abre el corazón a Dios, y cuanto menos se ore, menos se le abre el corazón a Dios. Entonces, todo depende de la oración. La gente que está habituada a orar no tendría problemas para abrirle el corazón a Dios. Más bien el problema lo presenta quienes no oran como deben. Para captar las cosas que el mundo de hoy ofrece, no es necesario abrir el corazón, sin embargo para captar las cosas de Dios sí. Y la deferencia está en que Dios es amor y el corazón humano es la sede de ese amor. Por eso si no se abre el corazón no se puede experimentar a Dios, porque Dios es amor. Dios no es un sentimiento, sin embargo el sentimiento del amor en el corazón es señal de su presencia.

Mucho se habla ¾y de manera errada¾, que no se debe buscar emoción cuando se ora, pero entonces, ¿¡qué sentido tendría la expresión «abrir el corazón» si no es para experimentar una emoción de amor!? No se abre el corazón para experimentar tristeza, angustia, aridez… sino para experimentar amor. Este es el fin. Y subrayamos este aspecto para que cada quien sepa cuándo puede tener la certeza de haber experimentado a Dios; de saber cuando le ha abierto el corazón a Dios. La señal es siempre el amor. La misma Virgen lo dice que: por medio de la apertura del corazón a Dios seremos alegría para los demás y cuanto haremos estará entretejido de la ternura de Dios.

Este nuevo llamado que la Madre nos ha hecho es para que sus hijos tomen conciencia del deber de ser testimonio de amor de Jesús en el mundo. El testimonio es alegría y ternura de amor. Pero hoy muchos no lo ven así. Se piensa que quien más predica, o quien más ministerios ejecuta dentro de la Iglesia es más apóstol de Jesús. ¡No! El testimonio no radica en hacer muchas, cosas sino en amar mucho. El apóstol verdadero es el que más ama y no el que más acciones realiza en la Iglesia. Teresita de Lisieux vivió muchos años como religiosa buscando su vocación en la Iglesia, pero después de leer 1 de corintos 12, 13 y 14 escribió esto: «Oh Jesús, amor mío, por fin he encontrado mi vocación: mi vocación es el amor. Sí, he hallado mi propio lugar en la Iglesia, y este lugar es el que tú me has señalado, Dios mío. En el corazón de la Iglesia, que es mi madre, yo seré el amor; de este modo lo seré todo, y mi deseo se verá colmado». Eso mismo ya no los dijo Jesús: que en amor reconocerán todos que somos discípulos suyos. Luego, la Madre quiere que demos testimonio de la ternura del amor de Dios frente a quienes nos rodean.

Padre Francisco Verar

4 pensamientos en ““¡Abran sus corazones!”

  1. RECEN HERMANOS EN CRISTO REY UN CONTINUO ACTO DE AMOR:
    JESÚS, MARÍA OS AMOOO.
    SALVAD A LAS ALMAS.

    JESÚS A MARIA CONSOLATA MONJA CAPUCHINA; SALVA UN ALMA DEL INFIERNO Y REPARA MIL BLASFEMIAS CON LA GRACIA DE DIOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s