“Queridos hijos no olviden que la meta de sus vidas es el Cielo. Ustedes se pierden en las cosas materiales. Satanás los desvía por medio del modernismo”

En el último © Children of Medjugorje del 15 de agosto de 2014, Sor Emmanuel, nos narra la siguiente anécdota. Ésta nos tiene que ayudar a reflexionar acerca de la vida eterna:

Rosario en el cielo de Medjugorje«¡El Festival de Jóvenes fue excelente! El nuevo cura párroco, el padre Marinko, lo organizó a manera de retiro; fue por lo tanto muy profundo, orante y gozoso. Los sacerdotes acudieron en gran número al servicio de los jóvenes. Una noche hubo 534 concelebrantes en la misa vespertina, sin contar aquellos que estaban confesando.

Seguramente ya habrán visto todos estos detalles en Facebook o en algún otro medio, pero deseo compartirles una bella historia que el padre Danko relató en su homilía el 30 de julio pasado.

Un viejo cuento cristiano relata la historia de una rica y célebre mujer que solía ocupar su tiempo en diversiones y que vivía en medio de un gran lujo. Sin embargo, con el correr de los años, al llegar a una edad avanzada, comenzó a orar y a reflexionar sobre la vida eterna y el Reino de Dios. Estaba convencida de que en la otra vida, habiendo poseído poder y riquezas en ésta, le aguardaba un lugar maravilloso. Por lo tanto Dios decidió mostrarle el medio para obtener una gran alegría en el Cielo. Le habló en sueños y su ángel de la guarda le propuso llevarla al Cielo para que viera lo que les aguarda a los bienaventurados que allí ingresan y ella aceptó gustosa.

Cuando llegaron allí, se pasearon a lo largo de una avenida bordeada de flores con espléndidos palacios de ambos lados, a cual más bello. “¿A quién pertenecen estas mansiones?” le preguntó a su ángel. “Están destinadas a aquellas personas que más han agradado a Dios” y el ángel comenzó a nombrarlas. Pasaron luego frente a un palacio en construcción. Una multitud de ángeles trabajaban con premura construyendo esta nueva morada. “¿Para quién será este palacio?”, preguntó contemplando el magnífico edificio que estaba ya en su última etapa de construcción. El ángel le dijo: “Este será el palacio de tu vecina” “¡Será para mi vecina! ¿Cómo? ¡Para esa pobre mujer con todos sus hijos harapientos!”, replicó asombrada la mujer.”Sí -le respondió el ángel-, éste palacio será para ella”. Fue entonces cuando percibió una casita muy modesta, construida con materiales bien sencillos. “¿Para quién será esta casa?”, preguntó. “Esta será la tuya”, le respondió el ángel. “Pero, ¿cómo es posible?” respondió visiblemente conmocionada. El ángel le dijo: ‘Mira, los ángeles están construyendo esta modesta habitación con los materiales que reciben de ti y que son muy terrenales. Quien nos envíe materiales de construcción de valor celestial – el oro que proviene de la oración, las perlas provenientes de las buenas obras, el mármol de numerosos sufrimientos y penitencia -, recibirá de parte de los ángeles un palacio edificado con dichos materiales. Tu vecina nos ha enviado mucha de esta materia prima elaborada con su vida tan sacrificada que mucho agrada a Dios. Es por ello que ella poseerá esta bella morada aquí. Lo que tú has enviado apenas ha sido suficiente para construir esa pequeña y precaria casucha.

Cuando la anciana despertó luego de semejante sueño decidió enviar al Cielo una gran cantidad de materiales preciosos ayudando a los demás, a fin de procurarse un lugar digno en compañía de todos los santos.

Aunque esta historia sea tan sólo una simple leyenda, deja una profunda moraleja. En uno de sus mensajes, la Virgen dijo: Queridos hijos no olviden que la meta de sus vidas es el Cielo. Ustedes se pierden en las cosas materiales. Satanás los desvía por medio del modernismo. Por lo tanto aprovechemos este tiempo de descanso estival para detenernos, para suspender el engranaje de nuestras actividades y reflexionar: ¿dónde quiero pasar mi eternidad? ¿qué decisiones debo tomar para asegurarme de emprender el camino correcto; de tomar la senda que lleva al Cielo y no aquella que me propone el mundo, primera vista parece fácil pero en la cual me voy a descarriar?

El Festival de los Jóvenes fue un tiempo muy fuerte para todos nosotros que nos ha permitido focalizarnos nuevamente sobre el verdadero sentido de nuestras vidas y no perder más el tiempo en nimiedades. Para muchos jóvenes esta ha sido la oportunidad de realizar un cambio radical. La Virgen está verdaderamente formando a sus apóstoles para los nuevos tiempos que ella prepara. ¡Magnífico!»

Sor Emmanuel

Para leer el Boletín completo de Sor Emmanuel del mes de agosto pueden ingresar AQUÍ

7 pensamientos en ““Queridos hijos no olviden que la meta de sus vidas es el Cielo. Ustedes se pierden en las cosas materiales. Satanás los desvía por medio del modernismo”

  1. Me gusto la reflexion de nuestra meta es el cielo. Es la esperanza de todo cristiano ganar la vida eterna porque todo lo demas es pasajero. Gracias por enviar futuros mensajes. Bendiciones!

  2. oh, maria sin pecado concebida,rogad por nosotros que rrecurrimos a vos,mamita querida llevanos contigo,a mi y a mis hijitos,recogenos en tu sagrado manto, y danos tu santa bendicion y no te olvides madre que aqui te esperamos ,nuestra morada es tuya,dignate visitarnos,gracias madre por escucharme ,mis hijos y yo estamos a tus pies.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s