Testimonio de María Marta de Uruguay

Maria MartaNací y me crié en Montevideo, Uruguay, dentro de una linda familia Católica practicante. Soy la última de 7 hermanos (uno de ellos fallecido al nacer). Mis padres siempre han sido un gran ejemplo para nosotros como padres y como matrimonio católico. Crecí en un ambiente en que se rezaba y se iba a Misa. A medida que fui entrando en la adolescencia fui perdiendo el gusto por todo lo referente a Dios. Quería vivir todas las emociones del mundo y sentía que la Iglesia no llenaba mis expectativas. A partir de los 16 años comencé esa carrera que creía tanto necesitar. Pasé por muchas etapas: algunas de euforia, en la que salía prácticamente todos los fines de semana y en vacaciones lo hacía todos los días; otras estuvieron cargadas de mucha tristeza, con pensamientos negativos y destructivos hacia mí misma. Gracias a otras amistades que vieron mi situación logré salir de ese círculo vicioso. Mi vida se volvió más estable, fui madurando, estudié y me recibí de maestra pre escolar y maternal, comencé a trabajar y a vivir sola en un apartamento. También intenté conocer a alguien para así poder formar una familia, con la cual yo creía que al fin podría ser feliz. Pero esas relaciones por una u otra razón no funcionaban.

Una amiga muy cercana participaba en un grupo de oración de Medjugorje y me invitó. Le negué las primeras invitaciones porque me parecía muy aburrido. Al final decidí ir al menos una vez para dejarla contenta. Esa primera vez fue muy especial y aún la llevo en mi corazón. No recuerdo el contenido de esa experiencia pero sí los sentimientos que me generaron, me sentí amada, aceptada y lo más fuerte, me sentí buscada y encontrada. Sólo eso bastó para meterme de lleno en ese caminar. A los pocos meses realicé, junto con el grupo de oración, una peregrinación a Medjugorje. Esto enraizó más mi fe y compromiso con Dios.

Aparentemente yo era una chica muy feliz y exitosa con lo que quería, pero por dentro el vacío seguía allí y no lo comprendía ni toleraba. Esa carencia inexplicable la intentaba llenar de cosas mundanas, me resguardé en la vanidad y en la afectividad, poniendo esos dos aspectos por delante del mismo Dios. Mi felicidad momentánea dependía de cómo me sintiera y viera físicamente y de sentirme amada y necesitada. Esos eran mis dos ídolos secretos y tan aceptados por la sociedad y hasta por mí misma. Así fue como en esos años conocí al Padre Francisco Verar, a quien invitábamos para recibir charlas y retiros. Conociendo un poco de su Comunidad sentí un fuerte llamado a entrar en ella, sin saber a ciencia cierta cuál era el motivo.

Tetsimonio de Maria MartaEn esos años conocí mis defectos más profundamente, las miserias y carencias que tenía y que intentaba inconscientemente llenar con apegos mundanos y calmar mi conciencia con la participación en la Iglesia. Ahora puedo ver la vida mediocre que yo llevaba, poniendo a Dios como una actividad más en ella y dándole el tiempo que yo creía justo y necesario. Pero ¿Qué estaba dando? ¿Por qué estaba dando? Y sobre todo, ¿Para quién?  Aprendí a necesitar de Dios y a darme sin excusas ni condiciones. Estando en la Comunidad tuve la dicha de vivir 6 meses en Medjugorje donde María me acompañó y acercó aún más aSu Hijo, viviendo un amor más real y puro. Donde  también vi la importancia de vivir los mensajes, que por poca voluntad e ignorancia, me costaba aceptar y vivir. Medjugorje me ha ayudado a buscar la felicidad donde sé la tengo asegurada, en Cristo Jesús. A buscar el consuelo y apoyo que sé lo tengo asegurado, en los brazos Purísimos de María.

Actual y temporalmente  estoy en Montevideo donde vivo mi fe sin miedos y sobre todo sin máscaras. Buscando día a día la voluntad de Dios en mi vida y poniendo en práctica los mensajes que María da desde hace 32 años en Medjugorje.

María Marta Guynot de Boismenu

Montevideo – Uruguay

Fuente: www.mariareinadelapaz.com.uy

2 pensamientos en “Testimonio de María Marta de Uruguay

  1. ME GUSTARÍA CONOCER MAS DE ELLA LA VIRGEN MARÍA ME REGRESO A MI FE PERO ÚLTIMAMENTE ES TOY MUY APAGADA NADA ME INTERESA SI ESTOY DEPRIMIDA Y NO SE POR QUE AYÚDEME A ENCONTRARME Y CREER CON EL CORAZÓN.

  2. bendito o bendita el hijo o hija que vuelve a la casa del padre dichosos los que creen sin ver DIOS TE BENDIGA Y TE CUIDE TODA LA VIDA QUE TE HA REGALADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s