El último día del 2022, en Medjugorje estuvieron  numerosos peregrinos de Italia, Alemania, Austria, Polonia, República Checa, Francia, Inglaterra, Estados Unidos, España, Corea del Sur, Ucrania, Croacia, Bosnia y Herzegovina… La vigilia de oración en la iglesia de Santiago Apóstol, en la víspera de la solemnidad de la Bienaventurada Virgen María, Madre de Dios, comenzó a las 22 horas con la Adoración a Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar, dirigida por fray Marin Mikulić. A continuación, fue celebrada la misa solemne a las 23.30 horas que dio entrada al Año Nuevo. La santa misa fue presidida por fray Jozo Grbeš, provincial de la Provincia Franciscana de Herzegovina en concelebración con 112 sacerdotes.

«Hermanos y hermanas, un año más ha quedado detrás de nosotros. Cambiamos el calendario. Nos examinamos a nosotros y a nuestros seres queridos, los acontecimientos y las personas, al país y a los ciudadanos. Pedimos explicaciones, damos gracias a Dios, y esperamos hacer, pensar y vivir mejor el año que comienza con su recorrido incierto. Es bueno prepararse para el viaje, porque el mañana pertenece a los que se preparan hoy. Si queremos vivir una vida nueva y mejor, entonces eso supone una manera de pensar nueva, y una nueva forma de pensar es fruto del Espíritu. (…) Como dijo el gran Benedicto XVI, a quien el Señor ha llamado hoy a su presencia: «El que tiene esperanza vive de manera diferente». El misterio y la grandeza del tiempo, la eternidad, la vida y Dios mismo sólo pueden ser comprendidos con una actitud humilde, no arrogante. Esto nos lo explica tan tiernamente la Madre de Belén, la mujer de Nazaret, la Virgen de todos los tiempos. Queridos amigos, ¡las partidas hablan de la eternidad, y las venidas hablan de amor! El Año Nuevo es, por lo tanto, un punto de inflexión en el tiempo, marcado por el cierre solemne de una etapa que termina y otra nueva y desconocida que comienza”, dijo fray Jozo Grbeš al comienzo de su homilía, añadiendo que nuestra personalidad y originalidad son un don del Dios Creador.

Fray Jozo Grbeš también dijo que el amor es el centro de la vida y del universo, del tiempo pasado y futuro, refiriéndose especialmente a la familia.

«La familia y los amigos son un don de Dios para nosotros. ¡Puro don! No desistamos de ellos fácilmente. La familia es el lugar donde somos felices. Tiene que ser el lugar de las personas que nos entiendan. Somos comprendidos por aquellos que nos aman. Como dijo la Madre Teresa: «¿Qué puedes hacer por la paz mundial? Ve a casa y ama a tu familia».

¿El poder de la fe? Creed en el Señor. La fe en el Señor hace que la vida valga la pena, porque la fe en Dios os da el conocimiento de que vosotros también sois parte de algo que es mucho más grande que tú y yo.  La fe en Cristo da un significado que dice que en nuestro camino no estamos solos. Alguien que está cerca de Dios se vuelve poderoso; ¡puede derrotar el mal que corroe el mundo! Como Benedicto XVI «pasó su vida buscando el rostro de Jesús», también nosotros debemos saber que «creer no es otra cosa, que en la oscuridad del mundo, tocar la mano de Dios y así, en silencio, escuchar la Palabra, ver el amor», dijo fray Jozo Grbeš e invitó a todos los fieles a no permanecer iguales a partir de esta noche, por lo que concluyó su sermón con las palabras:

«En esta noche de transición en el tiempo nos preguntamos: ¿Qué huellas dejaremos atrás en este nuevo año? ¿Qué es importante y qué no? ¿Qué soy  y qué no soy? ¿Soy una copia o un original?  El Señor me ha creado original, ¿acaso he elegido un camino que copia a otras personas, sus vidas, sus acciones o sé quifamilia La diferencia entre el original y la copia es la diferencia entre lo importante y lo que no tiene importancia, entre lo bueno y lo malo, entre lo correcto y lo incorrecto.

Si queremos, si realmente queremos, si verdaderamente queremos, esta noche en Medjugorje, esta noche podría ser el primer día del resto de nuestra vida. Todo después de esta noche puede ser diferente. Daremos este paso tan importante de nuestra vida sólo si tomamos en serio el mandamiento del amor de Cristo. Esta noche y todos los días de nuestra vida, si esta noche es el primer día, el resto de nuestra vida será una gran alegría. Que así sea para nosotros, para mí y para ti, y para ti dondequiera que estés esta noche y donde estés mañana. Amén».

Al final de la santa misa, fray Zvonimir Pavičić, párroco de Medjugorje, se dirigió a los fieles, agradeciendo al provincial fray Jozo Grbeš el haber venido y presidido la santa misa con la que entramos en el Año Nuevo, y luego a todos los feligreses y peregrinos en nombre de todos los frailes que trabajan en la parroquia de Medjugorje, y en nombre de Mons. Aldo Cavalli felicitó por el Año Nuevo, y agregó: «Hemos entrado en él celebrando la Eucaristía y venerando a María, Madre de Dios, que su intercesión nos acompañe en el Año Nuevo y obtenga la paz para todos. Feliz Año Nuevo».

Fuente: Fundación Centro Medjugorje

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: