Mons. Luigi Bonazzi, Nuncio Apostólico en Albania, celebró la Santa Misa este 4 de abril de 2022 en Medjugorje. Concelebró la eucaristía Mons. Aldo Cavalli (visitador apostólico de Medjugorje), el Arzobispo Metropolitano de la Arquidiócesis de Tirana-Durres en Albania Mons. Arjan y seis sacerdotes más.

Al comienzo, el Arzobispo Bonazzi dijo que era un placer celebrar la Sagrada Eucaristía allí en Medjugorje por primera vez. Al dar la bienvenida a los fieles y concelebrantes, destacó que era amigo de Monseñor Cavalli y que venían del mismo lugar. «Estamos en la quinta semana de Cuaresma. Nos acercamos a la Pascua y sabemos que el primer don de Jesús resucitado es la paz. Necesitamos que la Reina de la Paz nos dé la paz. En comunión con toda la iglesia, oremos por el don de la fe y la paz”, dijo Mons. Bonazzi introduciendo la celebración de la Misa.

En su homilía, Bonazzi se refirió a una lectura del Libro del profeta Daniel, que “nos habla de una mujer que fue atrapada: Susana. ¿La han acusado de algo de lo que no puede defenderse y cuál es su reacción?”, preguntó monseñor Bonazzi.

“Ella no busca una forma humana de salir de esta dificultad, levanta la mirada y se vuelve al Señor, diciéndole: ‘Tú sabes que soy inocente, ayúdame ‘ . Esta es la actitud cristiana cuando de repente entra en nuestra vida una dificultad que no podemos resolver. La actitud cristiana, ante todo, es mirar hacia arriba, hacia el cielo, hacia Dios. Pongan su confianza en el Señor y vean lo que Él quiere decirnos”, dijo el arzobispo Bonazzi, refiriéndose a la guerra en Ucrania, enfatizando que todos estamos afectados por esta gran tragedia y que todos sufrimos a causa de esta guerra.

«Y los rusos están sufriendo por eso, porque el mal hace mal especialmente a quienes lo hacen. Una voz que va al cielo y dice ‘Señor, ayúdanos’ , creo que es especialmente la voz del Papa Francisco, quien desde el principio ha hablado con fuerza para detener esta guerra, pero no solo se dirige a los políticos. Se dirige ante todo al Señor y nos ruega que hagamos lo mismo. La misericordia y el regalo de la paz es mucho más grande que cualquier cosa que los políticos quieran. Y nos unimos, como Susana, al Papa Francisco y le pedimos que nos ayude. Y que este tiempo que nos prepara para la fiesta de Pascua nos ayude a todos a buscar el don de la paz. Tratemos de participar en esta lucha, que es una lucha por la paz”, son las palabras con las que Monseñor Bonazzi concluyó su homilía.

Fuente: Radio Mir Medjugorje

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: