Con él concelebraron el arzobispo de Tirana y Durres, Mons. Arjan Doda, el nuncio apostólico de la Santa Sede en Tirana, Mons. Luigi Bonazzi, el provincial de la provincia franciscana de Herzegovina, Fr. Miljenko Šteko, el párroco de Medjugorje, Fr. Marinko Šakota y otros sacerdotes.

«Estamos reunidos en torno a la mesa del Señor, bajo la atenta mirada de la Virgen María, como los discípulos una vez en el Cenáculo», dijo el arzobispo Lazzaro You Heung Sik al comienzo de su homilía. También dijo que «ante nuestros planes, nuestros sueños, nuestro compromiso diario de servir al Reino, a veces puede ocurrir que tengamos que poner en orden nuestra red vacía. Con tanta dedicación y generosidad por nuestra parte, los resultados que esperábamos y deseábamos no son así. Y entonces nos quedamos ahí, inmóviles, con una sensación de fracaso en el corazón, lidiando con nuestra pequeñez, con el riesgo de que la resignación y el pesimismo nos abrumen. Pero, iluminados por la Palabra de Vida, nos damos cuenta, sin embargo, de que el Señor ha escogido justamente nuestra nave, un poco destartalada, y nuestras redes vacías. Y entonces renace en nosotros el entusiasmo, se reaviva la confianza, a pesar de los errores y los fracasos. Él está con nosotros en el barco», dijo el Arzobispo Lazzaro You Heung Sik, subrayando que «María supo cultivar esta confianza en la presencia y la acción del Señor en su vida».

«Si guardamos la Palabra de Dios en nuestro corazón, la Madre de Jesús nos asegura que nos ayudará a leer nuestra existencia con una nueva perspectiva, pero también nuestra historia personal y familiar, así como la historia de nuestro país, revelando que todos los acontecimientos, incluso los más dolorosos, a la luz de la fe, forman parte del plan de salvación. María nos enseña que, cuando dejamos actuar al Señor, podemos vivir en la alegría y la gratitud. María es la voz de todos los pequeños y la última de la historia. Quien, como Ella, confía en Dios, ya ha vencido y ya ha visto su victoria sobre el mal y sobre toda injusticia», dijo el Prefecto de la Congregación para el Clero en la Misa de Medjugorje, y luego añadió que «a sus manos puras y a su Corazón Inmaculado, confiamos hoy la vida y el ministerio del Santo Padre, del obispo, del sacerdote, del diácono, y también nuestra oración por todos aquellos que aceptan la llamada de Jesús y que tienen el valor de darle la vida.»

«Alabemos al Señor con ella, glorifiquémoslo con todas nuestras voces, y así descubriremos y sabremos la belleza de poner cada día nuestra vida al servicio del Señor, para el bien de la Iglesia y de los hermanos. Amén», concluyó Mons. Lazzaro You Heung Sik, Prefecto de la Congregación para el Clero, a quien el P. Marinko Šakota agradeció su presencia en Medjugorje al final de esta Santa Misa.

Fuente: Medjugorje.hr

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: