– Usted es un artista esloveno y estoy especialmente interesado en saber ¿cómo entró en contacto con Medjugorje?

Ya había oído hablar de Medjugorje al principio, en 1981, cuando la Virgen se apareció. En esa época, los eslovenos hacían muchos souvenirs para Medjugorje y yo, como artista, tenía estos objetos en mis manos. Este fue mi primer contacto con Medjugorje. El segundo contacto, el más directo, ocurrió cuando fui en persona a Medjugorje. Este viaje fue posible gracias a un muy querido amigo mío, Slavo Nemanic. Era juez de instrucción en Celje y en 1996 me llevó a Medjugorje por primera vez.

Cuando llegué a Medjugorje, mi primera impresión fue de asombro, porque todo estaba sucediendo a un ritmo rápido y reinaba sobre todo el poder del comercio. Pero como también había visitado otros famosos santuarios donde se reúnen muchos peregrinos, como Lourdes y Fátima, vi lo mismo en todas partes. Sin embargo, en todas experimenté una paz especial, precisamente esa paz de Dios que se encuentra en completo silencio.
En conclusión, puedo decir que algo grande está sucediendo en Medjugorje.

– Hizo una hermosa escultura de “Jesucristo resucitado” en Medjugorje. ¿Qué puede decirnos de esta escultura?

Sobre mi escultura “Jesús resucitado”, me gustaría decirles en primer lugar que no soy un cristiano en el sentido clásico. Por lo tanto, incluso como artista no me he quedado en la contemplación clásica de la cruz, a diferencia de aquellos artistas que siempre tienen ante sí una imagen tradicional y clásica de Jesús en la cruz y su resurrección. Hasta hoy, los artistas han hecho una cruz en este estilo tradicional, y hay muchas cruces de este tipo.

Mi escultura de “Jesús resucitado” muestra algo nuevo y es completamente diferente de las demás. He tratado de abandonar la contemplación clásica y tradicional. Mi Jesús está elevado y simboliza a Jesús en la cruz, que permaneció en la tierra, y al mismo tiempo al Resucitado, porque está de pie sin cruz.

En esa parte de la cruz que está en el suelo se puede ver la huella del cuerpo. El propio cuerpo se levanta. En esto consiste la grandeza, porque en esta representación se muestran dos misterios diferentes. Esta obra es el primer intento de un artista-escultor de expresar tal representación, hasta ahora ha habido muchos pintores que han representado este misterio por separado con pinturas, pero hasta ahora nadie había hecho una escultura de la resurrección.

– ¿Cuándo empezaste a trabajar en esta escultura?

Diseñé esta cruz en 1990. La escultura tal como la ven hoy en día fue moldeada en 1991. Cuando hice una exposición de mis esculturas en Alemania, la escultura de “Jesús Resucitado” fue comprada por la Iglesia de Bonn y otras ciudades alemanas. Todo el mundo admiraba esta escultura. En ese momento tenía más de 40 esculturas diferentes en exhibición, pero los visitantes se detenían principalmente frente a la escultura de “Jesús Resucitado”. Algo debió tocarlos de manera especial, porque se detuvieron frente a esta escultura y meditaron durante mucho tiempo.

Así que mi escultura ganó interés muy rápidamente y llegó a los dignatarios eclesiásticos. Cuando el Papa Juan Pablo II vino a Eslovenia en 1996, la Iglesia eslovena quiso que hiciera esta cruz de plata para ofrecérsela al Papa como recuerdo de su visita.

En ese momento Mons. Rode, nuestro actual obispo de Laibach, era ministro de cultura en Roma. Cuando se convirtió en obispo de Ljubljana, nos conocimos y me dijo que todos en el Vaticano estaban entusiasmados con la forma en que se representaba a Jesús Resucitado, porque esta escultura tenía algo especial.

– ¿Puede decirnos cómo llegó a Medjugorje su escultura de Jesús Resucitado?

Cuando visité Medjugorje por primera vez en 1996 con mi amigo Slavo Nemanic, también traje la escultura de “Jesús Resucitado” para mostrarla a los sacerdotes. En ese momento, el padre Ivan Landeka era el párroco y el provincial era el padre Tomislav Pervan. Cuando vieron la escultura, se entusiasmaron con ella y quisieron tenerla también en Medjugorje.

Este proyecto costó unos 300.000 euros y fue financiado por un esloveno y un judío que vivían en Genf. Estaba particularmente feliz de que esta escultura estuviera en un lugar donde llegan tantos peregrinos de todo el mundo.

La escultura de “Jesús Resucitado” en Medjugorje es adecuada para el lugar donde se encuentra. Detrás de Jesús se puede ver un gran pedazo de cielo, y esto también fue un gran deseo mío cuando se erigió, para que la cruz adquiriera más significado. Hoy en día, la escultura es de gran importancia especialmente para los discapacitados y para aquellos que no pueden subir al Vía Crucis del Krizevač.

– Pero ¿cómo se le ocurrió la idea de tal escultura, que muestra una tendencia totalmente nueva?

Se me ocurrió esta idea completamente por casualidad. Mientras modelaba algo con arcilla, tenía el crucifijo de Mestrovic en mi mano y de pronto se me cayó en la arcilla. Me asusté y rápidamente saqué el cristo de la arcilla. Entonces de repente noté la figura de Jesús impresa en la arcilla. Fue un momento que tuvo un significado decisivo, tanto que más tarde dibujé algo similar y trabajé en ello. Verán, me gustaría decir esto: fue para mí un evento completamente fortuito y al mismo tiempo también una gran señal que dejó profundas huellas en mí. Hoy estoy muy contento de haber visto tal signo y de haber podido darle expresión. Algo similar ya ha ocurrido a muchos artistas; me pregunto cuántos de ellos tuvieron el cuidado de reconocerlo.

– ¿Cómo juzga esta escultura como artista?

La cruz que yace en el suelo no puede ser vista, porque está en el suelo, y para mí el significado de la cruz es muy grande. Si levantas la cruz sin un cuerpo, sólo ves una huella de la figura de Jesús en la cruz, porque Jesús ascendió al Cielo. Por eso la escultura se llama “Jesús resucitado”, porque la nueva vida pertenece al Cielo. En la Cruz sólo queda un rastro de Jesús crucificado, y este es el momento que he capturado y que emociona a todos los que ven esta escultura.

En el Vaticano muchos se quedaron impresionados por este mismo momento de la representación de la Resurrección, con la insinuación de la cruz que permanece en el suelo y sólo muestra un rastro del cuerpo de Jesús, mientras que el cuerpo de Cristo ascendió al Cielo. Jesús también se fue y nos dejó una gran marca en la tierra. Todos sabemos que Cristo era hombre y tenía un cuerpo humano. Quien observa la huella impresa en esta cruz, puede imaginar para sí mismo a su Cristo, porque la huella le permite hacerlo.

– Sabes que hace unos años, gotas de agua comenzaron a brotar de tu escultura. Como creador de la escultura, ¿qué piensas de este fenómeno?

Cuando escuché que el agua goteaba de la escultura, me sorprendió mucho. Probablemente es algún tipo de fenómeno físico. Yo mismo levanté la escultura y es ciertamente posible que esto ocurra. No quisiera especular sobre ello, porque hay otros científicos que pueden examinar el fenómeno.
Sólo puedo decir una cosa: durante el transporte toda la escultura fue desmontada en cuatro partes. La cruz que permanece en el suelo estaba compuesta de dos partes, y también el cuerpo. Cuando levanté la parte inferior, fijé al suelo grandes cables de acero en la base a una profundidad de 2-3 metros y llené toda la escultura de hormigón. También conecté la escultura a un pararrayos central para que, si un rayo cayera, la escultura no se fundiera por el calor excesivo. Levantamos la cruz en 1998.

– ¿Qué siente cuando piensa que su obra está en Medjugorje, donde tantos peregrinos vienen a orar ante esta cruz?

Creo que he creado algo grande, porque con esta escultura he sacudido la forma tradicional en que la Iglesia miraba la cruz y la resurrección. Cuando levanté la cruz en Medjugorje, yo mismo aprendí muchas cosas. Mientras levantábamos la cruz, cada día un africano venía y observaba cada uno de nuestros gestos. Pero esto no me impactó tanto como en otro momento, cuando casi completábamos el montaje de la escultura, tres mujeres vinieron y se arrodillaron ante la cruz y comenzaron a rezar, eran canadienses y esta escena me conmovió increíblemente. Venían de otro continente y de otra religión, pero rezaban delante de la cruz porque sentían algo grande en esta cruz.

También recuerdo otro evento interesante. Después de la solemne inauguración y bendición de la cruz en la Pascua de 1998, una campesina se acercó a mí y me dio un huevo diciendo: “¡Gracias por traernos esta cruz! Esto significaba para mí más que muchas otras cosas que se decían de la cruz en los periódicos y otros medios de comunicación de la época. Era precisamente este signo de una anciana lo que fue tan importante para mí, porque sé que venía del corazón. Estos fueron algunos de los eventos y sentimientos que han permanecido en mí hasta hoy y en los que siempre pensaré. Esta es la recompensa por algo que he hecho y que tiene un significado mucho mayor que el dinero que se gana y luego se gasta, sin que quede nada de él.

Eslovenia, 30 de enero de 2004

Fuente: www.centromedjugorje.org

2 comentarios

  1. Sin dudas el artista estuvo guiado por el cielo. Es mi Jesús Resucitado, con el que me identifico. Gracias por la nota, hasta ahora no había encontrado información que me me aclarara las preguntas que tenía sobre la estatua y este aspecto de su obra. Bendiciones

  2. Esa cruz bendita la vi por primera vez cuando la trajeron a Medjugorje y yo realizaba una de mis 5 peregrinaciones que Jesús y María me permitieron realizar. Aún no habían traído la cruz, pero esa figura de Jesús me conmovió muchiiiisimo y toqué su pierna izquierda y empecé a llorar, me conmovió hasta lo más profundo de mi ser.
    En mi última peregrinación, traía en mente visitar aquella imagen de Jesús tirada por ahi; ya se encontraba en otro sitio, pero igual se veía como abandonada; volví a pasar mi mano sobre su pierna izquierda y mi mano la sentí como húmeda y pensé: posiblemente son gotas de rocio de esa mañana; pero al volver por la tarde, un fuerte sol brillaba, lo toque de nuevo y me llamo la atención que un par de gotas venían y las atrapé en un pañuelito blanco, que conserve por mucho tiempo, hasta que se lo di a una amiga, llamada también Martha como yo y que habíamos ido por primera vez a Medjugorje, para que se lo pusiera en su pecho. Ella acababa de ser diagnosticada con cancer de seno. Ella me decía que cada vez que se ponía ese pañuelo sobre sus senos, sentía mucho alivio. Pero ella quería irse donde Jesús y María … ellos vinieron por ella … QdDg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: