El pasado 25 de marzo la Virgen nos dio un mensaje lleno de esperanza. En estos tiempos que estamos viviendo, donde hemos perdido a muchos de nuestros seres queridos a causa de la pandemia, donde otros están cursando esta y otras enfermedades, donde vivimos momentos de mucho dolor y sufrimiento, ella nos viene a traer la esperanza que necesitamos para seguir adelante y no bajar los brazos ante la adversidad.

La Virgen nos dice: “ustedes han sido elegidos para llevar alegría y paz, porque son míos”.

A mi me da mucha esperanza saber que la Virgen dice que somos de ella. Ella es nuestra mamá y como madre nos cuida, nos mima, nos protege, nos cubre con su manto maternal y nos llena de ese amor celestial que nos ayuda a seguir adelante en medio de las dificultades del día a día.

Sabemos que el amor de la Virgen es un amor puro, sincero, que quiere lo mejor para nosotros. Saber que ella dice que somos suyos nos tiene que dar ánimo y mucha esperanza, sobre todo en este momento tan difícil que estamos atravesando en todo el planeta.

Somos de ella y ella nos ayuda, nunca nos deja solos. Su Hijo nos eligió para llevar alegría y paz a los que se encuentran con nosotros, a los que viven sin esperanza, a los que sufren, a los que están tristes y angustiados, a los enfermos, a tantos familiares y amigos que no conocen el amor de Dios. De aquí se desprende algo muy importante y es que, para poder llevar esa alegría y paz a los demás, es necesario que primero la intentemos vivir nosotros.

Te invito a que en este tiempo experimentes el amor maternal de la Virgen en tu corazón. Dejala entrar en tu vida, acordate que sos de ella, que ella te ama y quiere que encuentres la felicidad y la alegría de vivir. ¡Tu corazón es muy valioso para la Virgen y para Jesús! Si estás pasando por momentos difíciles, acordate que la Virgen es la dueña de tu corazón y que podés recurrir a ella siempre, nunca te va a dejar solo.

¡No pierdas la esperanza! ¡Tenés una Madre que te ama, te cuida y nunca te va a dejar solo!

María Reina de la Paz, ruega por nosotros y por la paz del mundo entero.

Padre Marcelo Marciano

4 comentarios

  1. Que hermoso mensaje soy suya, completamente suya, llenarme de alegría y paz, es decir de su alegría y su paz, te bendiga Madre Mía, te amo y me entrego a tu corazón

  2. Gracias, Madre amada por recibirme como tu hija permitiéndome servir con oración y ayudándome a ser mejor para mi Señor! Tú me sanaste y aquí me tienes a tu lado.
    María Laura Espino. Tacuarembó, Uruguay

  3. Estos mensajes nos llenan de esperanza y fe en el Amor de nuestro Salvador y de su Madre Santísima y nos permite dejar el miedo atrás, pues, su mensaje nos recuerda que no debemos temer y que debemos comunicarlo a nuestros hermanos y convertir estas seguridades en acciones al servicio del prójimo.

Responder a Xiomara Roxanne Sabbagh Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: