El peso de un bebé

«Stefania creció en el seno una familia muy creyente de Milán; pero en la adolescencia pronto se alejó del Señor. Los estudios universitarios, los viajes y su trabajo como gerente de una empresa hicieron que cesara poco a poco de rezar; en cambio cuando era niña de buena gana dialogaba en su corazón con el Señor. A los 38 años, en ocasión de un viaje a Croacia como turista, se sintió impulsada de ir a Medjugorje. Su primera impresión fue bastante insignificante; no experimentó nada especial y no veía el interés de acudir a ese lugar. Tiendas, restaurantes, hoteles… ¿Eso es Medjugorje? ¿Dónde está la Gospa? Muchas dudas surgían en ella y decidió confesarse después de 20 años de haber abandonado ese sacramento. ¡Fue la mejor confesión de su vida! Recibió la absolución de todos sus pecados y, cuando se retiraba, el sacerdote le pidió que perdonara a un hombre que le había hecho mucho daño. ¡Imposible!, pensó. ¡Nunca jamás! Pero mientras caminaba por la explanada, se dio cuenta de que inconscientemente estaba orando por aquel hombre y también lo estaba perdonando. ¡La Gospa había tocado su corazón! Luego subió al Krizevac y al Podbrdo, y allí sintió que se transformaba en una persona distinta. Logró finalmente orar con toda su alma. La gracia de la oración manaba a torrentes de su corazón; se había reencontrado con Dios.

Se presentó entonces un momento crucial para ella. Su guía la había invitado a visitar la gruta de nuestro jardín para contemplar el nacimiento del Niño Jesús y luego escuchar mi conferencia en el bosquecito aledaño. Allí Stefania se dio cuenta de que todavía tenía muchos perdones por conceder porque se sentía todavía aprisionada por ciertas amarguras tenaces. Aquel día hablé sobre el Niño Jesús. Le habíamos pedido a la Virgen que colocara a su Niño frente a nosotros y nos lo diera. Entonces le propuse a cada persona de la asamblea que hiciera un gesto de acogida y que dispusiera sus brazos en forma de cuna como para recibir allí, en espíritu, de las manos de María, a su Hijo Jesús recién nacido. Stefania cierra los ojos y se dispone a acoger al Niño Dios. Es entonces cuando pierde conciencia de lo que ocurre a su alrededor porque siente el peso del Niño entre sus brazos. Conmocionada por aquella presencia tan inesperada y a la vez tan real y tangible, se siente envuelta en un amor inmenso e incondicional. El peso del Niño se hace cada vez más sensible y Stefania comprende que en realidad es Jesús mismo quien ha venido a tomarla entre Sus brazos. Es ella la que se transforma en una niña que Jesús viene a estrechar. ¡Momento de alegría indescriptible! Aquel abrazo extraordinario se disipa poco a poco luego del encuentro. Stefania afirma hoy en día: “¡Siempre recordaré aquel amor eterno! Mientras el peso del Niño disminuía poco a poco, sentía que el Maligno también se alejaba de mí y que se disipaba en mi corazón el peso de los resabios de amargura”.

En esta Navidad 2019, un año después de este milagro, Stefania regresará a Medjugorje… Que su testimonio inspire a muchos jóvenes a acoger de todo corazón a este Niño y a colocarlo en el primer lugar, ¡porque Él es el Amor que todos ansiamos!»

© Children of Medjugorje del mes de diciembre de 2019

Sor Emmanuel

3 pensamientos en “El peso de un bebé

  1. Agradezco este Conmovedor Mensaje con el Testimonio de Un Milagro de Conversión y Liberación. Bendito sea Dios y La Madre Santísima La Guapa. Oraciones desde PERU.

  2. Santísima Virgen Maria Madre de Dios y Madre Nuestra, hoy te pido que así como pusiste al niño Dios en los brazos de Stefania ,pongas en los brazos de mis hijos Bryan ,Jaime y Ángel para que el Niño Jesús sane sus corazones heridos y puedan perdonar a todas las personas que les causamos dolor y heridas en sus corazones y el Niño Jesús llene de ese inmenso Amor para que ellos encuentren la Paz en el Niño Jesus.Amen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s