Tenemos que estar muy alegres con las declaraciones del Papa

Ciertamente, cuando leímos las declaraciones por primera vez nos quedamos un poco helados al escuchar la opinión del Papa. ¿Cómo podía decir “que prefiere a la Virgen Madre que a la Virgen que se vuelve encargada de una oficina de telégrafos y envía un mensaje cada día?” ¿Y que, según su opinión, esas presuntas apariciones no tienen tanto valor?

Pero…si realmente analizamos todas las palabras que dijo el Papa, pienso que este 13 de Mayo del 2017 fue un gran día para los que profundizamos en la Escuela de María y tratamos de vivir los mensajes de la Gospa.

Fue un día feliz porque aparte de celebrar el centenario de las apariciones de Fátima, precisamente ese mismo día, el Santo Padre nos habló de Medjugorje, como nunca antes un Papa había hablado a nivel público de estas apariciones. Estoy seguro que es un guiño del cielo, y lo afirmo convencido porque en el libro escrito por el postulador de la causa de canonización de Juan Pablo II, Slawomir Oder, titulado “Por qué es Santo”, precisamente detalla como Juan Pablo II le comentó al arzobispo eslovaco Pavel Hnilica que “Medjugorje es la continuación de Fátima”. Y los que seguimos los mensajes de la Reina de la Paz, sabemos que en el mensaje del 25 de agosto de 1991, la Virgen dijo que nos invitaba a orar y ayunar durante nueve días a fin de que, con nuestra ayuda, todo lo que quiere que se realice por medio de los secretos que comenzaron en Fátima, se pueda cumplir. No es casualidad pues, que el Papa hablara de Medjugorje precisamente ese día.

Además, es un motivo de alegría que el resultado del estudio de la comisión presidida por el cardenal Ruini sobre las apariciones de Medjugorje, se haya hecho pública. Tanto tiempo esperando y el Papa, justo en el aniversario de las apariciones de Fátima, nos desvela unas pinceladas. Y un día más tarde, la agencia de noticias católica Vatican Insider, a través del prestigioso vaticanólogo Andrea Tornielli, nos mostró con detalle los resultados.

¿Y por qué no celebramos con exultante alegría el resultado de la comisión que nos desvela la sobrenaturalidad de las primeras apariciones por un resultado contundente de trece votos a favor, una abstención y un voto en contra? ¿Quién podía imaginarse recibir esta noticia en este día tan señalado?

Y, en la segunda fase de las apariciones, que se han analizado hasta nuestros días, solamente hay dos votos en contra de la sobrenaturalidad. El resto de la comisión, la mayoría, ve más aspectos positivos que negativos, pero considera que se debe seguir investigando. Lógico. Nadie con un poco de sentido común podía imaginar que se hubiera aprobado esa segunda fase de las apariciones ¿Cómo podemos pensar que el Vaticano apruebe la aparición y mensaje, por ejemplo, del último 25 del mes pasado, si ha acabado de pasar y no han tenido tiempo de estudiarlo? Esto es imposible, por lo que es totalmente natural, dentro del proceso canónico, que se diga que se sigue investigando.

Pero tenemos que tener en cuenta otro factor. Que estas apariciones tienen en parte un mensaje profético y se anuncian unos acontecimientos futuros. Por lo tanto, lo lógico es que se espere a que sucedan o no, para dar un juicio definitivo. Así ha sido siempre en la historia de las apariciones. ¿Se hubieran aprobado las apariciones de Fátima sin el milagro del sol? ¿Y qué le hubiera pasado a la pobre Santa Bernadette si no hubiera brotado agua de la roca y no se hubiera curado milagrosamente aquel niño moribundo? En Medjugorje se anuncia, en el tercer secreto, un signo visible e indestructible en la montaña del Pbdoro. Ante este hecho, cualquier comisión de investigación diría que se debe de seguir investigando, salvo que las apariciones fueran demoniacas, cuestión que ya han descartado.

Por ello, cuando el Papa en el avión nos habla del hecho espiritual y pastoral y dice que en Medjugorje “la gente se convierte, encuentra a Dios y cambia la vida” ¿qué más podemos esperar? ¡si esto es lo máximo que nos puede decir! ¿o es que preferimos que hubiera dicho que las apariciones son ciertas pero que apenas hay frutos? El Santo Padre reconoce los frutos que es lo que a nosotros nos debe interesar. El evangelio de san Mateo (7, 15-20) dice: “un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo puede producir frutos buenos (…) por sus frutos los reconoceréis.”

El reconocimiento por parte de la Iglesia ya llegará cuando Dios lo disponga. Recuerdo el evangelio de san Juan (21,1-14) cuando Jesús después de haber resucitado se manifestó por tercera vez a sus discípulos, esta vez a orillas del mar de Tiberíades, ninguno de ellos reconoció en un principio a Jesús. ¿Y cuándo lo reconocieron? Cuando después de estar toda la noche sin pescar Jesús les ordena que echen la red a la derecha de la barca y no podían arrastrarla por la abundancia de pesca. Es en ese momento cuando el discípulo, a quien Jesús tanto amaba, le dice a Pedro: “Es el Señor”. San Pedro, el Primer Papa, no reconoció la aparición de Jesús. Y san Juan no lo reconoce hasta que vio el milagro de las redes. Y si vamos al evangelio, cuando narra el encuentro con los discípulos de Emaús, en el momento en el que Jesús se les acerca y se pone a caminar con ellos, el evangelio dice: “pero algo en sus ojos les impedía reconocerlo”.

Por tanto, aunque nos hubiera gustado que el Santo Padre, hubiera opinado más favorablemente sobre las apariciones de Medjugorje, no es lo más importante en estos momentos. Estoy seguro que está dentro de los planes de la Providencia y así Dios lo quiere.

Lo que debe de preocuparnos en estos momentos es ser fieles a la llamada de María.  Debemos de seguir dando fruto. Y para eso no podemos olvidarnos de orar con el corazón, de ayunar los miércoles y los viernes, de confesarnos como mínimo una vez al mes, de meditar la Biblia y de vivir la Eucaristía. Siendo fieles al mensaje de María se obtendrán abundantes frutos, y podremos ayudar a extender el Reino de Cristo. Preocupémonos pues de vivir la santidad.

Alegrémonos pues de estos días que estamos viviendo. Es muy bonito este reconocimiento y saber que el Papa ha nombrado un gran Obispo, monseñor Henryk Hoser, para encontrar una solución a las necesidades pastorales de los peregrinos en Medjugorje y en nuestras propias diócesis. Este enviado del Papa, ha realizado una rueda de prensa y varias declaraciones hablando maravillas de Medjugorje. Estamos en buenas manos.

No me gustaría acabar mi reflexión sin preguntarme: ¿Qué hubiera sido de las apariciones de la Virgen de Guadalupe si el obispo no hubiera presenciado el milagro de la Tilma de San Juan Diego?

¡Viva el Papa!

¡Unidos en Cristo y en la oración!

Oriol Vives

Fuente: www.centromedjugorje.org

2 pensamientos en “Tenemos que estar muy alegres con las declaraciones del Papa

  1. No se puede negar lo que es evidente, por tanto los resultados son no solo obvios sino inegables, lo que es evidente con respecto a las declaraciones del Papa es que el no quiere a la Gospa, para el es un cuento. En fin, ciertamente confiemos en la provincia de Dios y que el ponga las cosas en su lugar.

  2. No creo que sea muy inteligente compararse con la aparición de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego, cada aparición es diferente y, muy especial. Esperen con humildad el milagro que de seguro será único.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s