La Virgen nos dice que ella fue el cáliz del Hombre-Dios

peregrinacion-a-medjugorje

«Por primera vez en 35 años de apariciones, la Virgen nos dice que ella fue “el cáliz del Hombre-Dios”, y nos invita a que nosotros mismos seamos cálices. ¡Muchos se cuestionan qué quiso decir con esto! Debemos orar muy intensamente para comprender esta invitación, porque hay que considerarla como una revelación de parte de nuestra Madre del Cielo. Evidentemente, Ella quiere conducirnos por un camino inesperado para nosotros.

 No hay misa sin cáliz. En el momento del ofertorio, se vierte el vino en el cáliz. Durante la consagración, por lo tanto en la transubstanciación, el vino se transforma en Sangre por las palabras del sacerdote que, en ese momento, es otro Cristo (persona Christi).

“Este es el cáliz de mi sangre, dice, que será derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados”. El cáliz es por lo tanto un vaso sagrado, estrictamente reservado para la celebración de la eucaristía, y es sagrado a causa de su contenido divino.

 Desde el momento de la Anunciación, María ha sido el tabernáculo viviente del Hombre-Dios durante 9 meses ya que lo portaba en su seno; pero no solamente en su seno, sino que lo llevaba en todo su ser. La unión muy especial de corazón y de alma entre el Hijo-Dios y su Madre era tal que toda la persona de María vibraba con lo que vivía su Hijo en su seno, especialmente por su locura de amor por la humanidad que ya brotaba de su divino Corazón como un manantial impetuoso. Y después del nacimiento de su Hijo continuó llevándolo de manera cada vez más intensa.

El cáliz es el lugar del desbordamiento del amor. Cuando los judíos celebran el Kidoush, es decir la bendición del pan y del vino durante la cena del Shabat, vierten el vino en la copa y lo hacen desbordar como signo de la sobreabundancia de los dones de Dios para con el hombre.

 El cáliz en el Evangelio es también el que Jesús ve llegar para él cuando ora por nosotros en el Huerto de los Olivos. Ese cáliz es un cáliz de vértigo, de grandes sufrimientos. Jesús llega a decir: “Padre, si quieres, aleja de mí este cáliz” sin embargo agrega: “Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lc 22, 42).»

© Children of Medjugorje del mes de noviembre de 2016

Sor Emmanuel

Un pensamiento en “La Virgen nos dice que ella fue el cáliz del Hombre-Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s