Gospa«Desde 1984, la Virgen ha pronunciado por lo menos 400 veces su palabra favorita: “¡Oren!” ¿Por qué? Porque la oración es clave para la santidad, y María nos quiere conducir a la santidad, nuestro único futuro. Pero ella sabe que no es fácil para nosotros alcanzarla. En efecto, conoce bien las trampas que nos asechan porque el enemigo merodea sin tregua, buscando a quién devorar (1 Pe 5, 8). En el mensaje del 25 de marzo, María definió la estrategia utilizada por Satanás con respecto a nosotros: el modernismo; en otras palabras cuando uno se hastía de Dios. ¿El remedio? ¡La oración!

“Oren y luchen contra las tentaciones y contra todos los planes malvados que el demonio les ofrece a través del modernismo”, nos dice. Ya en mayo de 2010 nos advertía: “Dios les ha dado la gracia de vivir y de custodiar todo el bien que hay en ustedes… pero Satanás no duerme, y a través del modernismo los desvía y los conduce por su camino”. Nuestra cultura cristiana no está solamente amenazada por el radicalismo islámico, sino por nuestra propia falta de oración que nos aleja de Dios. ¡La oración es una maravillosa aventura con Dios! Pero el modernismo adormece las conciencias. Se busca reemplazar los valores cristianos y la fe viva por espejismos del mundo secular puramente terrenales. Se crea entonces una cultura que apacigua el vacío interior, la falta de esperanza y la pérdida de la identidad mediante el confort material y la búsqueda de un bienestar, tan pasajero como decepcionante. Es como si un cáncer carcomiera el mundo occidental, porque a Dios no se lo puede expulsar impunemente de sus fronteras. ¡Cómo no corroborar tristemente que la pérdida de la vida interior y la ausencia de una perspectiva de eternidad provocan la falta de felicidad del hombre!

Para la Sma. Virgen, el modernismo puede tan sólo ser vencido mediante la oración que alimenta el fuego de una viva fe. Nos suplica que desafiemos la cultura actual y que coloquemos toda nuestra esperanza, confianza y amor en su Hijo. No permitan que Satanás les abra los caminos de la felicidad terrenal, caminos donde no está mi Hijo. Hijos míos, éstos son falsos y duran poco. ¡Mi Hijo es para siempre! Les ofrezco la felicitad eterna, la paz y la unidad con mi Hijo, con Dios. ¡Les ofrezco el Reino de Dios!” (10 de agosto de 2010). Nuestra cultura ha desplazado a Dios a la periferia; a nosotros nos corresponde volver a colocarlo en el centro de nuestras vidas y de nuestra sociedad mediante una ardiente oración.»

© Children of Medjugorje del mes de abril de 2015

Sor Emmanuel

4 comentarios

  1. Nos olvidamos del Señor y de su Santa Madre cuando todo es fácil y sonriente… pero nos desesperamos y acudimos a Ellos cuando nos sentimos agobiados, torturados por los problemas… y entonces ¡aprendemos a rezar! ¿Porqué no lo hicimos antes?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: