Todo lo que María dijo sobre las familias -todos los consejos que ha dado, todas sus advertencias maternales, todas sus invitaciones a abandonarnos a Dios y a decidirnos por la santidad, su llamado a amar y perdonar- apuntaba a una meta central. Y de acuerdo con esta meta primordial fue que eligió su nombre diciendo: “Yo soy la Reina de la Paz”.

Gospa Podbro

La paz es el anhelo más profundo de cualquier corazón humano. En todo lo que el hombre hace, sea bueno o malo, de algún modo busca la paz. Cuando alguien asesina o se quita la propia vida, está buscando el camino a la paz tal como cuando da su vida por los otros. La paz es un valor bíblico que se realiza únicamente cuando tiene lugar la plenitud de todo bien espiritual, psicológico y físico.

Al final, la paz sólo es posible donde la vida es acogida, amada, respetada y protegida. Por eso, nuevamente, la familia o es un lugar de paz y por tanto, de vida, o bien un lugar de destrucción y con ello, de muerte. La paz en la familia es algo muy querido al Corazón de María, la Reina de la Paz, la Nueva Eva, la Madre de todos los vivientes.

Por esta razón, una de las intenciones principales de la oración en familia es la paz, que es particularmente amenazada en estos tiempos. Ademas de llamarnos a orar por la paz, Nuestra Señora nos invita a ayunar. Lo que suceda a la familia y al mundo depende específicamente de la oración y el ayuno (25 de julio de 1991). En la época en que se dio este mensaje, la tormenta de la guerra ya se había desatado sobre Croacia. Es Dios quien da la paz y nos defiende de la inquietud y del mal (25 de diciembre de 1992).

Dios desea la paz porque Él es la fuente de la paz y, por medio de María, nos invita a ayunar y a orar por la paz. Satanás, por otro lado, quiere la guerra, la ausencia de paz y la destrucción de todo lo que es bueno en el corazón del hombre, en las familias y en el mundo entero (25 de marzo de 1993). Sólo con la oración pueden superarse las inquietudes y el odio, y sólo con la oración puede haber paz (25 de abril de 1993).

En el mensaje de la Navidad de 1994, María es la Madre que se regocija con nosotros y ora con nosotros por la paz, por la paz en nuestros corazones, en nuestras familias, en nuestros deseos y en el mundo entero. Ella invoca sobre nosotros la bendición de la paz del Rey de la Paz. Sólo Él puede darnos la paz. De ahí la importancia de que lleguemos a comprender finalmente que la paz es un don de Dios que da a luz el amor, tal como el amor da a luz a la paz (25 de enero de 1996).

De acuerdo con los videntes, al final de cada aparición la Virgen les dice: “¡Vayan en paz, ángeles míos!”

Reflexión del Padre Slavko Barbaric

ROSAS PARA LA GOSPA

3 comentarios

  1. Yo quiero pedir si pueden hacer oración x mi familia tras varios años de hacer oración y pedir x la paz en mi familia no puedo lograrlo mi marido tan solo tiene sentimientos de cólera y resentimiento y no quiere perdonar.yo abandone mi casa buscando una solución x q el tan solo quería el divorcio. Y par ese q todo esta perdido

    1. Quisiera poder compartir esta bendita página con toda mi red de amistades de de internet para que al igual que yo sé alimenten espiritualmente y se enriquezcan con todo lo que nos comparten y que nos ayude a seguir creciendo en nuestro interior como debemos orar y prepararnos para vivir mejor nuestra fe y conocer mejor cada día a nuestra fuente de amor que es nuestro señor Jesucristo y que mejor que ser llevados de la mano de nuestra santísima madre gracias por compartimos los valiosos mensajes horas santas y bendiciones amén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: