Mensaje del 25 de febrero de 2020 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, en este tiempo de gracia, quiero ver sus rostros transformados en oración. Ustedes están tan inundados por las preocupaciones terrenales que ni siquiera sienten que la primavera está a las puertas. Hijitos, ustedes son llamados a la penitencia y a la oración. Así como la naturaleza lucha en silencio por una vida nueva, también ustedes están llamados a abrirse a Dios en oración, en quien encontrarán la paz y el calor del sol primaveral en sus corazones. ¡Gracias queridos hijos por haber respondido a mi llamado!”

A %d blogueros les gusta esto: