25 de agosto de 2017

Mensaje del 25 de agosto de 2017 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, hoy los invito a ser personas de oración. Oren hasta que la oración se convierta en alegría para ustedes y en un encuentro con el Altísimo. Él transformará su corazón y ustedes se convertirán en personas de amor y de paz. No olviden, hijitos, que Satanás es fuerte y desea alejarlos de la oración. Ustedes no olviden que la oración es la llave secreta del encuentro con Dios. Por eso estoy con ustedes, para guiarlos. ¡No desistan de la oración! ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”