2 de octubre de 2019

Mensaje del 2 de octubre de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos: la voluntad y el amor del Padre Celestial hacen que yo esté aquí, en medio de ustedes, para ayudarlos con amor maternal al crecimiento de la fe en vuestro corazón, para que puedan comprender verdaderamente el propósito de la vida terrenal y la grandeza de la vida celestial. Hijos míos, la vida terrenal es el camino hacia la eternidad, hacia la verdad y la vida, hacia mi Hijo. Quiero llevarlos por ese camino. Ustedes, hijos míos, ustedes que siempre tienen sed de más amor, verdad y fe, sepan que solo existe una fuente de la cual pueden beber: la confianza en el Padre Celestial, la confianza en Su amor. Abandónense completamente a Su voluntad y no teman. Todo lo que sea mejor para ustedes, todo lo que los lleve a la vida eterna, les será dado. Comprenderán que el propósito de la vida no siempre es ansiar y tener, sino amar y dar. Tendrán verdadera paz y verdadero amor, serán apóstoles del amor; con su ejemplo harán que esos hijos míos que no conocen a mi Hijo y Su amor deseen conocerlo. Hijos míos, apóstoles de mi amor, adoren conmigo a mi Hijo y ámenlo por encima de todo. Procuren vivir siempre en Su verdad. Les doy las gracias.”