La Santa Misa exequial por Mons. Henryk Hoser fue celebrada el 20 de agosto en la Catedral de la arquidiócesis de Varsovia-Praga. La misma estuvo presidida por el cardenal Kazimierz Nycz, arzobispo de Varsovia y metropolitano, y la homilía estuvo a cargo del arzobispo Tadeusz Wojda, metropolitano de Gdańsk.

“San Pablo nos recuerda en la lectura de hoy: ‘Porque sabemos que si esta tienda, que es nuestra morada terrestre, se desmorona, tenemos un edificio que es de Dios, una morada eterna, no hecha por mano humana, que está en los cielos’ (2 Cor 5: 1). Estas palabras nos introducen a la ceremonia fúnebre del difunto arzobispo Henryk Hoser, palotino, sacerdote, misionero, arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Varsovia-Praga, visitador apostólico en Medjugorje», dijo el arzobispo Wojda en el inicio de su homilía recordando los últimos encuentros y conversaciones con Mons. Hoser.

»Lo visité en Ołtarzew a fines de julio. El sufrimiento y el dolor eran visibles en su rostro, pero permaneció completamente tranquilo y sereno. Como siempre, estaba ansioso por discutir una variedad de temas, hacer preguntas, comentar, calificar y hacer sugerencias valiosas. La conversación con él reveló su rica experiencia de vida, reunida en diferentes países y en diferentes continentes. Era un excelente observador de la realidad circundante, que podía analizar, evaluar con precisión y hablar de manera objetiva. Era un hombre culto. Ha hecho un uso extensivo de la literatura histórica y contemporánea en áreas de su interés personal, también además en temas de desafíos y problemas sociales, éticos, teológicos y pastorales actuales.

Mostró una inmensa disposición al trabajo, aunque estaba consciente de sus problemas de salud. Incluso agregó, que probablemente había llegado el final y que estaba listo para cualquier cosa, si era la voluntad de Dios. Traté de animarlo diciéndole que lo estaban esperando en Medjugorje, que todavía había mucho trabajo allí y que estaban rezando por su salud… Se lo repetí por teléfono a principios de agosto desde Medjugorje», dijo el arzobispo Wojda en su homilía en la que habló sobre la rica vida del arzobispo Hoser, diciendo al final que «el siervo fiel nunca descansa, sino que vela hasta la venida del Señor». También agregó, que estas palabras de Jesús demostraron una vez más ser ciertas en la vida del arzobispo Hoser.

“En una ocasión lo admitió el mismo, ‘nunca elegí y nunca pregunté, siempre acepté lo que me decían mis superiores’. Esta vez, en 2017, como obispo en paz, a pedido del Papa Francisco, fue a Medjugorje para atender a los peregrinos que llegaban allí. Y en Medjugorje, su servicio fue invaluable.

El 13 de agosto de 2021, el Señor lo llamó de la tierra para invitarlo a su mesa en la gloria celestial. El Hijo del Hombre vino y se lo llevó. Queda el dolor, pero también una profunda esperanza cristiana de que Aquel que ha hecho el bien en él, ahora lo recompensará abundantemente y lo aceptará en el gozo eterno. Querido Henryk, hermano del sacerdocio y de la diócesis, amigo y misionero, te agradecemos desde el fondo de nuestro corazón el don de tu vida, tu servicio y todo lo bueno, y pedimos que el buen Dios te dé la bienvenida a su gloria. ¡Amén!». Son las palabras con las que monseñor Tadeusz Wojda concluyó su homilía.

El Papa Francisco también envió una carta con expresiones de simpatía y esperanza cristiana. Agradeció al arzobispo Hoser por todo lo que había hecho por la Iglesia.

En el discurso de despedida, el presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, el arzobispo Stanislaw Gadecki, hablo y expresó sus condolencias, también Mons. Tomo Vukšić, en nombre de la Conferencia Episcopal de Bosnia y Herzegovina, el Arzobispo de Vrhbosna, Coadjutor y Administrador Apostólico del Ordinariato Militar en Bosnia y Herzegovina, y luego el sobrino del arzobispo Hoser…

Mons. Hoser es el primer pastor de esta arquidiócesis cuyo cuerpo será enterrado en la cripta de la catedral de Varsovia-Praga, dijo el actual arzobispo del lugar, Mons. Romuald Kaminski. Junto con él en la Misa estaban muchos arzobispos, obispos, sacerdotes, monjas, y entre los fieles había muchos representantes del gobierno polaco local y estatal.

Con Mons. Vukšić, también estuvieron presentes en la misa fúnebre y el entierro, llegados desde Bosnia y Herzegovina, el provincial de la Provincia Franciscana de Herzegovina, P. Miljenko Šteko, el secretario personal del difunto arzobispo, P. Perica Ostojić, y los sacerdotes de Medjugorje, P. Zvonimir Pavičić y P. Renato Galić.

Después de la misa, se llevaron a cabo los ritos funerarios y el cuerpo del arzobispo Henryk Hoser fue puesto en la cripta de la catedral de Varsovia-Praga.

El día anterior, el jueves 19 de agosto de 2021, a las 12 horas, se celebró la Misa conmemorativa en la iglesia del seminario en Ołtarzew, y a las 18 horas del mismo día, la Misa fue celebrada en la Catedral de San Miguel Arcángel y San Florián Mártir.

Fuente: Fundación Centro Medjugorje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: