Consagración de una niña al Corazón Inmaculado de María

«Santísima Virgen María estamos aquí para presentarte a nuestra hija Verónica, esta maravillosa criatura que el Creador nos ha dado y confiado. ¡Ya estabas con ella en el vientre de su madre! Sabes cuántas veces te hemos implorado para que llegue en buena salud hasta el término del embarazo. Nos has concedido esta victoria y ahora vive. ¡Te agradecemos desde lo más profundo del corazón por este milagro!

Ahora, muy querida Mamá del Cielo, te pedimos que poses tu mirada sobre esta pequeña que te presentamos con tanta gratitud. Ella ya te pertenece por completo, pero hoy queremos particularmente consagrarla a tu Corazón Inmaculado para que todo su ser pueda asemejarse a ti.

Oh Santa Madre de Dios, te rogamos que toques sus ojos para que puedan maravillarse y reconocer a Jesús en los demás; toca sus oídos para que puedan escuchar la voz del Buen Pastor y seguirlo; toca sus manos para que puedan acariciar los corazones desesperados, hacer el bien y realizar las obras de misericordia; toca sus pies para que puedan conducirla allí donde Dios la llame; toca su cabeza para que sus pensamientos sean siempre del agrado de Jesús; toca todo su cuerpo para que sea siempre el templo del Espíritu Santo, puro y bello; toca su alma para que sea siempre el tabernáculo del Dios Vivo; toca su corazón para que desborde más y más en él el Espíritu de amor a fin de que pueda consolar, iluminar y dar esperanza a este mundo tan privado de amor.

Santa Teresita del Niño Jesús decía: “El tesoro de la madre le pertenece al hijo”. Te rogamos que Verónica pueda gozar de todas tus virtudes, especialmente la de la humildad, de la pureza de corazón y de la misericordia. Y que nosotros, sus padres, podamos ayudarla por medio de nuestro ejemplo.

Oh Virgen Inmaculada, mantenla siempre entre tus brazos, contra tu tierno Corazón, arropada bajo tu manto maternal para que esté protegida de todo mal y de todas las trampas del Enemigo.

Oh Abogada nuestra, aleja de ella los miedos y las angustias que provengan del Maligno. Tú que eres la Reina de los Ángeles, rodéala de legiones de ángeles y ayúdala a seguir sus inspiraciones para que camine siempre por el hermoso sendero de la santidad que Dios ha preparado para ella. ¡Te pedimos que hagas de ella una santa! Confiadamente te pedimos que la ayudes a realizar plenamente y en paz el hermoso proyecto que Dios ha concebido para ella en su locura de amor cuando la creó. Que ella se convierta en su consolación.

Muy querida Madre, causa de nuestra alegría, te consagramos a Verónica y te agradecemos de antemano por como la conducirás a Jesús, día tras día, hasta el momento bendito cuando, tomada de tu mano, sea digna de entrar en la bienaventuranza eterna. (Se puede terminar con el Magnificat).»

© Children of Medjugorje del mes de octubre de 2018

Sor Emmanuel

4 pensamientos en “Consagración de una niña al Corazón Inmaculado de María

  1. Impresionante esa FE de este matrimonio y ese AMOR POR JESUS Y MARIA SSMA,ojala todos hubiesemos o seamos capaz de hacer eso con nuestros hijos

  2. Es un ejemplo del amor de Jesús y la intercesión de su Madre, que nunca desoye un ruego. Hoy yo le sigo suplicando por una bebita para mi hije doy las gracias porque se que ella siempre me escucha .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s