“A todos ustedes transmito el saludo cordial y la bendición del Santo Padre Francisco”

Así dio inicio a su homilia el día de ayer el vicario del Papa para la diócesis de Roma, Cardenal Angelo De Donatis en Medjugorje con ocasión de la misa de apertura del 30° Festival Internacional de la Juventud en Medjugorje, con el lema “Sígueme”. Compartió con los jóvenes una maravillosa enseñanza la cual le compartimos a continuación.

Homilía del cardenal De Donatis

Estimados amigos,

“Estoy agradecido con Dios y con todos ustedes por la invitación a presidir esta Eucaristía al comienzo del 30º Festival de la Juventud. A todos les transmito el saludo cordial y la bendición del Papa Francisco”. Refiriéndome al lema del festival de la juventud de este año, nos reunidos para la Eucaristía bajo la mirada de la Madre de Dios, quedamos asombrados por la gracia que el Señor nos derrama continuamente. Todo es gracia: el don de la Iglesia, de la Palabra y del Pan, la belleza de la creación y el rostro de los hermanos. El Buen Padre quiere que sigamos al Hijo para encontrar la dicha. Dios no es un reclutador de personal sino la fuente de la vida y quiere que todos vivan plenamente. Seguimos al Señor porque hemos creído que solo Él trae la vida. El discipulado no tiene edad, no pide ser bueno o haber llegado a serlo. ¡Es gratis, porque el buen Padre ama la olla de barro que somos! No hay planes de estudio para presentar. Esto nos llena de alegría, pero también elimina todas las coartadas: nadie puede decir que no son adecuados para la santidad en nombre de sus errores y sus debilidades. ¡El discípulo teme los atajos, no los pecados!

Ciertamente para escuchar el “Sígueme” que Jesús, el Maestro, nos dirige, es necesario que el Espíritu Santo abra nuestros corazones y los llene de sabiduría divina. El Evangelio de hoy nos presenta al escriba del nuevo pacto, el sabio según el Evangelio. Tres indicaciones podemos encontrar entre otras: la primera, El Reino de los Cielos, como hemos escuchado, es similar a una red arrojada al mar que reúne todos los peces posibles. Luego, arrastrados a tierra, los pescadores seleccionan los buenos de los malos para comer. Los Padres del Desierto han imaginado que cada cristiano es como un buen pescador que vigila el mar de su mente reteniendo los santos pensamientos y desechando a los inútiles o venenosos, como lo hace un pescador experimentado con peces. ¿Quién es sabio entonces? un cristiano que no sigue todo lo que se le viene a la mente: podemos tener una mentalidad habitada por el Espíritu solo si no nos dejamos vencer por pensamientos de desesperación, de miedo, de ansiedades sobre el futuro; del mismo modo, nuestra mente no puede ser invadida por distracciones continuas o información inútil, o peor aún, ser esclava de las redes sociales. También puede suceder que estemos obsesionados con rencores, celos, pensamientos de autodestrucción. ¡Ánimo! el Evangelio nos invita a purificar nuestros pensamientos para acoger el pensamiento de Cristo. ¡Un corazón evangélico exige una mente libre!

La segunda indicación. Jesús habla de un juicio: no podemos negar esta verdad de fe que profesamos en el Credo todos los domingos: “Vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos”. Pero este juicio es una feliz luz de la verdad, no la sentencia de un tirano; es refresco, no terror. El juicio final es para el creyente el triunfo del amor divino. La reunión con el cónyuge; pero para aquellos que han negado a Cristo o han vivido odiando a su hermano, esta luz llena de bondad resaltará la verdad de una vida sin fruto: “habrá llanto y crujir de dientes”. Entonces, ¿dónde está la sabiduría? ¡Aprender a vivir como jóvenes colocándose en el horizonte de la verdad que no pasa! No cometemos el error de confiar solo en la actualidad, en soluciones fáciles, en el placer inmediato, en las opiniones que acunan nuestras elecciones egoístas. La vida cotidiana está más amenazada por lo superfluo que por el mal. Anticipamos el verdadero juicio de Dios sobre nosotros colocándonos inmediatamente en el horizonte de la verdad: un joven cristiano es sabio cuando se habla la verdad, se busca la verdad, se ofrece la verdad. En este sentido, el examen de conciencia y la confesión sacramental son un gran instrumento para crecer en la verdadera sabiduría.

Finalmente la tercera indicación. El escriba del Reino, como enseña el evangelio proclamado, es el cristiano que “del tesoro de su corazón, saca cosas antiguas y cosas nuevas”. Es una expresión maravillosa que también se puede expresar así: el verdadero sabio es aquel que vive cosas antiguas que siempre dan nuevas alegrías y cosas nuevas que tienen el sabor de lo antiguo. Un ejemplo per cápita es la relación entre lo antiguo y lo nuevo: el antiguo testamento prepara lo nuevo; pero lo nuevo se entiende completamente solo por referencia a lo antiguo. Lo viejo y lo nuevo se necesitan para eclosionar. La sabiduría del mundo, por otro lado, no integra lo antiguo y lo nuevo, sino que se desintegra, intercambia lo viejo por lo viejo y lo nuevo por novedad; oscila entre modas de última hora y escapa en el pasado: estos extremismos siempre crean conflicto, dureza, hostilidad. Entonces aquí está la tercera indicación: la persona bautizada debe ser una nueva criatura que tenga el sabor de lo antiguo, es decir, que tenga raíces, que florezca sobre la base de la milenaria historia de santidad de la que está hecha la Iglesia. El auténtico cristiano no es tradicionalista ni progresista. Es una “nueva creación” que conserva el buen sabor del pan casero, fragante y apetitoso precisamente porque se amasa y cocina con una receta antigua.

Queridos, aquí están las tres perlas extraídas de la concha del Evangelio de hoy: para purificar la mente; anticipar el juicio divino sobre nosotros haciendo la verdad; para convertirse en nuevos hombres que arraigan en la tradición del Pueblo Santo del Señor.

Queridos jóvenes, ¡el Espíritu los hace sabios como la Madre de Dios, que meditó todo en el corazón y como el gran doctor San Alfonso de Liguorio que en el siglo XVIII re-evangelizó inteligentemente a los ciudadanos de Nápoles.

Envía tu Espíritu tu Padre y renueva nuestros corazones a imagen de tu Hijo Jesús, nacido de la Virgen María. Amén.

Fuente: https://infomedjugorje.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s